Zaragoza, recorridos por la ciudad
Aragón
Con una ubicación privilegiada y rodeada por los ríos Ebro, Huerva y Gállego y el Canal Imperial de Aragón, la ciudad de Zaragoza se presenta como un destino perfecto para perdernos por sus calles y descubrir toda la historia que guarda.
Els Blaus de Roses

aragón, zaragoza, recorridos por la ciudad

Con una ubicación privilegiada y rodeada por los ríos Ebro, Huerva y Gállego y el Canal Imperial de Aragón, la ciudad de Zaragoza se presenta como un destino perfecto para perdernos por sus calles y descubrir toda la historia que guarda.

En el corazón de Zaragoza
Desde muchos rincones podemos disfrutar de una panorámica de su mayor joya, nada más y nada menos que la Basílica del Pilar que preside la ciudad y razón por la cual es considerada un importante centro de peregrinación. De un estilo barroco, nos sorprenderá por su tamaño y todos los detalles que la caracterizan, sus tres naves de igual altura y cubiertas con bóvedas de cañón donde al mismo tiempo se intercalan cúpulas y bóvedas de plato sobre los pilares. El exterior de la basílica se caracteriza por la construcción en ladrillo aragonés, mientras que de su interior tenemos que destacar la reunión de grandes obras de diferentes épocas. De entre estas, no podemos irnos de aquí sin observar el Retablo Mayor de la Asunción del siglo XVI realizado por Damián  Forment, el Coro Mayor, el órgano y la Santa Capilla de la Virgen del Pilar, ubicada en la nave central. Además no nos dejarán indiferentes los frescos que adornan la Bóveda del Coreto y la cúpula Regina Martyrum que fueron pintados por Goya.

Mientras por un lado de la basílica encontramos al río Ebro, con sus múltiples puentes que nos permiten disfrutar de unas increíbles vistas, por el lado opuestos al río se sitúa la Plaza del Pilar donde encontramos las entradas de la basílica y diversos monumentos y esculturas que caracterizan la ciudad. Se ha podido adaptar también en esta plaza el Ayuntamiento de la ciudad junto con La Lonja de Mercaderes, mientras el primero imita al renacimiento aragonés el segundo el uno de los máximos exponentes del estilo civil renacentista aragonés. Hoy en día la Lonja, que data desde 1551, se usa como sala de exposiciones municipales, aunque simplemente entrando y observar sus columnas anilladas y bóvedas de crucería estrelladas nos harán disfrutar al máximo de la visita. Delante de estos encontramos el monumento a Goya, rindiendo así homenaje a este pintor aragonés. Podemos observar subida en un pedestal la figura del pintor sosteniendo una paleta y un pincel entre sus manos, mientras a la parte mas baja encontramos dos parejas con atuendos dieciochescos, inspiradas en asuntos goyescos. Muy cerca de este monumento también podemos toparnos con el Cenotafio de Goya.

Ayuntamiento de Zaragoza
La plaza se cierra por un lado por la majestuosa Catedral de San Salvador o conocido también por La Seo, debido a su contraposición con la Basílica del Pilar. Fue construida sobre una mezquita mayor y se caracteriza por sus múltiples estilos que se presentan en su conjunto. A lo largo de los siglos la catedral sufrió varias reformas y ampliaciones hasta 1704, cuando finalmente se le coloco la aguja barroca en la que finaliza la torre. Actualmente consta de cinco naves y seis tramos cubiertos por bóvedas de crucería de la misma altura, pero para poder descubrir todos sus detalles tenemos una visita obligatoria tanto por fuera como por dentro. Sin duda nos quedaremos fascinados por el muro de la Capilla Parroquial de San Miguel Arcángel y los ábsides al estilo mudéjar con bellas formas geométricas de azulejos policromos, siendo esta capilla cerrada e independiente dentro del edificio. De su interior destaca el Retablo Mayor gótico y sus numerosas capillas, además alberga el Museo de Tapices donde podemos disfrutar de tapices flamencos del Cabildo Metropolitano.  Los domingos podemos aprovechar para pasear por el mercadillo de antigüedades que se realiza al lado de esta catedral.

Basílica del Pilar
En el lado opuesto de la Catedral de San Salvador en la  Plaza del Pilar encontramos la  magnifica Fuente de la Hispanidad, dibujando el mapa de Latinoamérica,  que nos ofrecerá un espacio para relajarse y disfrutar de la panorámica. Seguidamente por la parte posterior de la fuente nos topamos con la Iglesia de San Juan de los Panetes del año 1725 con un estilo barroco. Junto a ella se eleva el Torreón de la Zuda, que antiguamente fue sede de los gobernadores musulmanes y más tarde palacio residencial de los monarcas aragoneses y sede del gran Castellán de Amposta. Actualmente se le da uso como Oficina Municipal de Turismo, donde además de informarnos sobre cualquier consulta que nos puede surgir sobre la ciudad, podemos subir hasta su último piso y disfrutar de la panorámica que ofrece por sus cuatro lados. Aquí es el lugar donde podemos ver las Murallas de  Caesaraugusta, siendo el mayor vestigio conservado del siglo III, y al fondo el Mercado Central, que desde 1903 hace función de mercado pero además destaca por sus materiales innovadores de construcción, como el hierro y el cristal.  

Fuente de la Hispanidad
Paseando por las calles del barrio histórico de Zaragoza nos podemos seguir encontrando con importantes monumentos y edificios que completarán nuestra visita y la harán más encantadora aun. Los múltiples templos religiosos son lo que más caracterizan esta zona como  la Iglesia de Santa Isabel del año 1681 en honor a Santa Isabel de Portugal. Su estructura imita los templos del barroco italiano, razón por la cual seguro que nos llamará la atención. Sin duda durante nuestro recorrido nos toparemos con otras iglesias como la Iglesia de San Felipe y Santiago el Menor del año 1686,  la Iglesia de San Pablo, de la cual destaca su esbelta torre y su Retablo Mayor y la Iglesia de la Magdalena, en estilo mudéjar, de la cual destaca su torre de planta cuadrada y decoración de azulejos.

Otros edificios que nos llamarán la atención, no solo en el casco histórico, sino por toda la ciudad, son los diferentes palacios que permanecen hasta hoy en día. Dos de los más emblemáticos palacios donde tenemos una visita obligatoria son el de la Aljafería y el Palacio de Sástago. El primero es considerado como uno de los monumentos más importantes de la arquitectura hispano-musulmana del siglo XI y es Monumento declarado Patrimonio de la Humanidad. Aunque ha sufrido varias reformas, no pasará desapercibida su Torre del Trovador, en la que Verdi sitúa la acción de la ópera “Il Trovatore”, el oratorio y el Patio de Santa Isabel. Por su lado del edificio renacentista que ocupa el Palacio de Sástago sobresale el hermoso patio de columnas que hoy en día se utiliza como sala de exposiciones de la Diputación de Zaragoza.

Bola del mundo en la Plaza del Pilar
Zaragoza también ofrece una gran oferta de museos que nos permitirán descubrir el pasado y la historia de la ciudad.  Volviendo en las fechas más antiguas de esta urbe, no tenemos que dejar de visitar cuatro museos que nos enseñaran las principales edificios que configuraban la ciudad romana, como el Museo del Foro de Caesaraugusta, donde podemos encontrar los restos arqueológicos de un mercado de la época del emperador Augusto, el Museo de las Termas Públicas de Caesaraugusta, ubicadas entre el foro y el teatro de Caesaraugusta desde el siglo I a.C. donde  hoy localizamos los restos de las letrinas que fueron derribadas para construir sobre ellas una gran piscina porticada al aire libre. Los otros dos museos que completan la ruta de Caesaraugusta son el Museo del Teatro de Caesaraugusta, considerado como uno de los mayores teatros de la Hispania Romana, que se mantuvo hasta el siglo III d.C., destaca por ser construido en un solar llano y finalmente el Museo del Puerto Fluvial de Caesaraugusta, ubicado en una gran edificio que servia probablemente al almacenaje durante la época que el río Ebro era navegable desde Dertosa, la actual Tortosa hasta Vareia, actual Logroño, para favorecer al comercio y comunicaba directamente con el puerto.

Otros museos que nos siguen contando la historia de la ciudad y nos muestran obras de importantes artistas son el Museo de Zaragoza, Secciones de Arqueología y de Bellas Artes, pasando por la Prehistoria, la época musulmana y la Sección de Bellas Artes con obras de Goya.  Si nos gusta la pintura, tenemos una visita imprescindible al Museo Ibercaja Camón Aznar (MICAZ)  en el Palacio de los Pardo donde podremos encontrar cuadros de diferentes épocas y autoretratos de Francisco de Goya. Además en la segunda planta hallamos sus cuatro series de grabados: Caprichos, Tauromaquia, Disparates y Desastres de la Guerra.  Por último, otro museo que nos podría llamar la atención si nos gustan las esculturas es el Museo de Pablo Gargallo, instalado en el Palacio de Argillo, donde encontramos la exposición de esculturas de este aragonés.

Mercado Central
La nueva Zaragoza
La Exposición Internacional de Zaragoza ha permitido que la ciudad cuente con un espacio totalmente nuevo, con tema principal  “agua y desarrollo sostenible”,  donde podemos observar unos increíbles edificios y espacios que no harán disfrutar del arte contemporáneo. Alejado del casco histórico, en la ribera del meandro de Ranillas, accedemos mediante el Puente del Tercer Milenio construido por el ingeniero Juan José Arenas. Además de ser el mayor puente de arco en hormigón suspendido del mundo, supone el tramo principal de la Ronda del Rabal, el último tramo del Tercer Cinturón de Zaragoza. Es utilizado tanto por vehículos automóviles, bicicletas como por peatones.  Mientras lo estamos cruzando podemos ver a nuestra derecha el Pabellón Puente, que  fue uno de los pabellones expositivos de Expo Zaragoza 2008. Diseñado por la arquitecta Zaha Hadid, ofrece una planta en forma de gladiolo y actualmente es un museo relacionado con las nuevas tecnologías y las ciencias del agua.

Encontramos el Palacio de Congresos, dentro de un  pulmón verde, que engloba los Jardines Temáticos y el Jardín Botánico y las zonas de agua, como la Zona de Baños y el Canal de Aguas Bravas, juntamente con el Teatro de la Estación. Centrándonos en el Palacio de los Congresos, nos topamos ante un edificio de 22.285 metros cuadrados. Este, de seis plantas y luz natural, se compone por un auditorio, un pabellón multiusos y salas modulares. Tampoco pasa desapercibida la gran Torre del Agua, considerada como el símbolo de la Expo Zaragoza 2008. Representando una gota de agua, este edificio tiene una altura de 76 metros y un cuerpo acristalado y transparente, que podemos disfrutar tanto de día como de noche cuando se convierte en un faro luminoso.  Otros elementos que configuran la Expo Zaragoza 2008 son el fantástico Acuario Fluvial, siendo el mayor acuario de agua dulce de Europa, Las Plazas Temáticas, que durante la Expo ofrecían diferentes pabellones donde se podían observar los distintos variados del agua y el Pabellón de Aragón  y el de España, entre otros. E conjunto toda esta zona es digna de visitar por sus características tanto paisajísticas como culturales.

Murallas de Caesaraugusta
 Estas son solo algunas de las razones por las cuales podemos considerar Zaragoza como una ciudad llena de una larga historia, un lugar de paz y tranquilidad, además de un sinfín de posibilidades para descubrir la innovación, la cultura y las costumbres de un pueblo.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

 

Dónde alojarte en Zaragoza


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil