Zamora, su arte
Castilla y León
Podría decirse de esta ciudad, en cuyo corazón se asienta un elevado número de iglesias románicas y edificios monumentales, que en ella el tiempo se ha detenido y ha dejado un espacio casi museístico en sus calles y rincones.
Els Blaus de Roses

castilla y león, zamora, su arte

RIQUEZA HISTÓRICA Y ARTÍSTICA


ZAMORA

Podría decirse de esta ciudad, en cuyo corazón se asienta un elevado número de iglesias románicas y edificios monumentales, que en ella el tiempo se ha detenido y ha dejado un espacio casi museístico en sus calles y rincones. El arte es uno de los principales atractivos con que cuenta Zamora y sus iglesias son una mezcla de estilos que le confieren una personalidad propia. Y a este carácter se une el bello emplazamiento de la ciudad sobre el Duero. Una imagen inolvidable, sin duda.

IGLESIA CATEDRAL DE ZAMORA
Siglo XII. Estilo Románico
Plaza de la Catedral


Severa y armónica es uno de los edificios más bellos construidos en el siglo XII. Su construcción comenzó en el año 1.151, y veintitrés años después fue consagrada. La planta es una cruz latina con tres naves, las laterales con bóveda de arista y los brazos del crucero de cañón apuntado, la central de crucería simple. En el crucero se alza un hermoso cimborrio, de clara influencia bizantina, decorado con una cúpula gallonada, adornada con escamas de piedra. Este es el elemento más llamativo, bello y original del templo, que presenta un juego de contrastes arquitectónicos verdaderamente interesante.

Capitel. Iglesia Románica de Santo Tomé
La catedral conserva una de las tres puertas románicas, la del Obispo, situada en la fachada Sur, que supone una de las muestras de mayor calidad de la escultura románica. En el siglo XIII se añadió al conjunto una torre maciza de cinco cuerpos de gran altura y sobriedad, y ya en el siglo XVII se reconstruyó el claustro del edificio. Dentro de este recinto destaca la escalera que da acceso al museo catedralicio.

Interior.


Capilla Mayor. El retablo principal del siglo XVIII es una obra neoclásica diseñada por Ventura Rodríguez. Excelente es también el trabajo de forja realizado en las rejerías (siglo XV) que encierran la capilla, así como el retablo de Nuestra Señora de la Majestad en el que se encuentra la imagen gótica de la Virgen de la Calva, conocida así por su ancha frente.

Coro. Realizado por Juan de Bruselas entre 1503 y 1507 es una magnífica obra de estilo gótico tardío. Se distribuye en tres lados con dos pisos cada uno y su talla representa profetas, apóstoles, evangelistas y una interesante secuencia de escenas grotescas, fábulas y sátiras.

Capilla de San Bernardo. Aquí recibe culto uno de los mejores crucificados del Renacimiento español, el Cristo de las Injurias, durante años atribuido a Gaspar Becerra pero que recientes estudios sitúan como obra de Diego de Siloé y Jacobo Florentino. Este Cristo, de gran Belleza y expresividad, supone un símbolo para los zamoranos que lo acompañan en procesión por las calles el Miércoles Santo.

Otras hermosas capillas son las de San Juan, donde se encuentra el bello sepulcro del Doctor Juan de Grado, o la de San Idelfonso, que fue fundada por el Cardenal Juan Romero de Mella en la segunda mitad del siglo XV. Es imprescindible completar la visita a la Catedral con la del Museo Catedralicio en el que destacan la valiosa colección de tapices flamencos del siglo XV, el retablo de San Ildefonso obra de Fernando Gallego y una amplia muestra de orfebrería.
Tapices de la Catedral de Zamora

Historia.


Siglo XII. Firma del tratado de Zamora, en el que se reconoce a Alfonso Henríques el título de rey.

Siglo XVII. Un incendio desfiguró parte del claustro. La restauración se realiza en los años posteriores al suceso y lo dejó tal y como lo conocemos.

1755. El terremoto de Lisboa causó importantes grietas en la torre, hasta entonces utilizada como cárcel.

IGLESIA DE SANTA MARÍA MAGDALENA

Siglos XII y XIII. Estilo Románico tardío
Rúa de los Francos


Templo de una sola nave, de esbeltas proporciones, tramo recto y ábside semicircular. Perteneció a la orden de San Juan. Destaca su ábside y sobre todo la portada de su fachada meridional que se halla bajo un rosetón y está formada por cinco arquivoltas decoradas con abundantes motivos vegetales que la definen como la más rica en ornamentación del románico zamorano.

Interior.

Dentro del templo se encuentra un hermoso sepulcro románico datado en torno a 1.190. Representa a  una dama desconocida cuya figura yacente aparece adosada al muro. Dos ángeles portan su alma sobre ella. La estructura del conjunto ricamente adornada es única en el arte español.

Historia.


En su pórtico septentrional se administró justicia durante algún tiempo. En esta misma puerta, de profusa ornamentación, se encuentra semiescondida la figura de un obispo, cuentan que aquellos que la encuentren contraerán matrimonio.

SAN PEDRO Y SAN ILDEFONSO

Siglos XII y XIII. Estilo Románico. Renovación gótica siglo XV.
Plaza de San Ildefonso


En origen la planta de esta iglesia era de tres naves, capilla mayor, ábside y torre, pero al final del siglo XV se amplía y remodela. El templo se funde en una sola nave cubierta de bóvedas alargadas de crucería gótica. En 1719 Joaquín Churriguera reforma la torre y construye las puertas norte y occidental. Es por tanto una iglesia de gran tamaño que refunde varios estilos arquitectónicos.

Interior.


Los restos de San Ildefonso, fueron descubiertos en 1260 y descansan en lo alto de la capilla mayor del templo desde 1496. Junto a ellos están también los restos de San Atilano, Obispo de la diócesis en el siglo X. Ambas reliquias son custodiadas desde el siglo XV por la cofradía de Caballeros de San Ildefonso y San Atilano. En la sacristía se encuentra un magnífico tríptico flamenco de principios del siglo XVI, regalo del rey Carlos I en una visita que realizó a Zamora en 1522.

Historia.


Fue construida por Fernando I en el siglo XI sobre los restos de la antigua Iglesia de Santa Leocadia. En el interior del templo fue proclamada patrona de Zamora la Virgen de la Concha en el año 1100. Por concesión de Don Juan de Aguilar fue declarada en el año 1500 Iglesia Arciprestal.

SAN CIPRIANO
Siglos XI, XII. Románica.
Cuesta de San Cipriano.


Es una bella iglesia que conserva de su románica construcción en el siglo XI, una triple cabecera recta y el muro norte. En el siglo XII se reedificó el ala sur y se construyó la torre, erigida sobre un pasadizo cubierto con bóveda de cañón donde antiguamente estaban expuestas varias imágenes a pública devoción. La pequeña ventana de la cabecera está guarecida por un arco de medio punto y descansa sobre columnas capiteladas. La reja que protege la ventana es románica original del siglo XII. En su tímpano hay un relieve de ocho figuras muy deterioradas en las que se distingue el sacrificio de Isaac. Su original trazado románico de tres naves se sustituyó por una sola donde destacan diversos capiteles historiados.
Sepulcro románico. Iglesia de Santa María Magdalena

SANTA MARÍA LA NUEVA

Siglos XI, XII. Románico.
Plaza Santa María La Nueva.


Templo románico que conserva en el exterior un armonioso ábside de admirables proporciones. Semicircular, presenta siete arcos murales apoyados en seis columnas. Bajo ellas se hallan tres ventanas guarecidas por un arquillo y columnas capiteladas.

Interior.


Esta iglesia, de las más antiguas de Zamora, custodia la bellísima talla barroca de Jesús Yacente, del aventajado discípulo de Gregorio Fernández, Francisco Fermín. Este yacente desfila en la procesión de la noche del Jueves Santo. De piedra tosca zamorana, también destaca la pila bautismal del siglo XIII.

Historia.


En 1158, durante el reinado de Fernando II, el pueblo se levantó contra los nobles por los privilegios de que éstos gozaban. Amenazados por la plebe, se refugiaron en el templo, el suceso culminó con la quema de la iglesia. Este acontecimiento histórico, se conoce como “El Motín de la Trucha”, pues fue este pez el motivo último del levantamiento. En el templo se realizaban las reuniones del Estado Noble de la ciudad y también se guardaba el archivo de “hijosdalgo” de la ciudad de Zamora.

SAN JUAN DE PUERTA NUEVA

Siglos XII y XIII. Románico.
Plaza Mayor.


Su construcción corresponde a la segunda mitad del siglo XII, aunque sufrió diversas modificaciones hasta bien entrado el siglo XIV. Lo más destacable es su fachada sur o portada del mediodía en la que se desarrollan dos robustas y profundas arquivoltas decoradas con motivos florales, no sólo en el frente sino también en el intradós. Encima de esta hermosa portada se sitúa el más elegante rosetón del románico zamorano. En su pórtico Norte destaca un amplio vano gótico del siglo XIII. Su torre situada estratégicamente en la cabecera fue reedificada en el siglo XVI y está coronada por la figura de Pero Mato, guerrero de hierro con estandarte que servía de veleta.

Interior.


En el interior del templo destaca su magnífico artesonado y el retablo principal.

Historia.


Debe su nombre de San Juan de Puerta Nueva porque a su lado se abrió una puerta sobre la muralla hoy desaparecida.

IGLESIA DE SANTIAGO EL BURGO

Siglos XII, S. XIII. Románica.
Calle Santa Clara.


Conserva su originaria planta rectangular de tres naves, y apenas sobresale la capilla Mayor. La nave central, más alta, lleva bóveda de cañón y las laterales, de arista. El templo tiene tres portadas distribuidas simétricamente. Destaca la fachada sur en la que dos arcos gemelos descansan en una ménsula central, sin apoyo, que crea una difícil sensación de equilibrio. Sobre la puerta se abre un rosetón con doble celosía de piedra. Son interesantes también los capiteles del templo, unos de tipo corintio y otros de profusa ornamentación.

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LA HORTA

Siglo XII. Románica.
Barrio de La Horta.


Esta iglesia funde la tradición románica local con una corriente gótica. Su construcción corresponde a finales del siglo XII, dispone de una sola nave compartida en tres tramos con bóvedas de crucería y un profundo y prolongado ábside semicircular, recorrido por columnas decoradas con pequeñas flores. De su hastial surge una fuerte y elevada torre románica de sección cuadrada y bóveda de cañón en sus dos pisos. Los numerosos capiteles de este templo son de variados temas.

Historia.


Fue Casa Madre de los Caballeros Hospitalarios de San Juan ya en 1236 y, más tarde, en 1537 de las monjas de la misma Orden. Solo se conserva del convento una fachada del siglo XVI, con los escudos de los duques de Alba.

IGLESIA DE SAN ANDRÉS

Plaza del Seminario

Antigua iglesia románica reedificada en el siglo XVI a expensas de la familia Sotelo que está enterrada en su interior.

El templo tiene una sola nave y en la cabecera dos capillas gemelas, con bóvedas de crucería góticas, que se comunican entre sí. La nave se cubre con una importante armadura morisca sujeta por dos grandes perpiaños que atraviesan la nave. Junto a la iglesia está ubicado el edificio del Seminario terminado de construir en 1722.

Interior.


Posee importantes retablos barrocos y renacentistas, el de San Andrés y el de la Capilla de los Sotelo, pero lo más relevante es el Sepulcro de Don Antonio Sotelo, realizado en alabastro por el maestro Pompeio Leoni. Representa la estatua orante del difunto con diversa ornamentación religiosa. Fue terminado en 1598.

SAN CLAUDIO DE OLIVARES

Románica Siglo XII.
Barrio de Olivares.


Se trata de una iglesia de proporciones reducidas pero de gran relieve arquitectónico, ya que constituye una de las variantes que ofrece el románico de Zamora. Su única nave es de prolongación presbiterial y ábside semicircular. En su interesante portada, que resalta respecto al muro, se disponen tres arquivoltas con una decoración realizada con exquisita técnica.

Retablo barroco. Iglesia de San Andrés
El ábside se halla exteriormente coronado por una cornisa ajedrezada, y  las arquerías ciegas que recorren los muros del tramo descansan sobre columnas con ábacos y capiteles muy decorados.

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

Románica Siglo XI.
Campo de la Verdad.


Iglesia de planta rectangular y de reducidas dimensiones. Dispone de una única nave de prolongación presbiterial y ábside semicircular con una ventana saetera en el centro. En el interior encontramos capiteles de motivos enfrentados, con simbología del paraíso o del infierno.

Historia.


Muchas son las referencias del romancero a esta pequeña Iglesia. Cuenta la tradición que en este templo fue armado caballero Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador y que, también en este lugar, hizo jurar al Rey Alfonso que nada había tenido que ver en la muerte de su hermano, el Rey Sancho.

IGLESIA DE SANTO TOMÉ

Siglo XI. Románica.
Plaza Santo Tomé.


Muy cerca de la iglesia de La Horta y de un lienzo de muralla, se encuentra este templo románico que ya existía en el año 1128. De este tiempo conserva su cabecera y el muro norte, todo ello con profusa decoración, en la que destaca como elemento decorativo el ajedrezado.

Historia.


La Hiniesta. Zamora
Desempeñó funciones de templo catedralicio desde el año 1135 cuando la cedió el rey Alfonso VII al obispo Don Bernardo, hasta que el año 1151 se instituyó en la iglesia arzobispal de San Ildefonso.

OTROS TEMPLOS

Iglesia de San Isidoro.
Iglesia románica del siglo XII situada dentro del primer recinto amurallado, cerca del Portillo de la Traición. De capilla mayor cuadrada conserva muy bien su exterior.

Iglesia de San Vicente.

Tiene una de las torres, del siglo XIII, más hermosas de la ciudad, y en algunas partes sigue patrones románicos y en otras góticos. En su interior se encuentra el Cristo de la Buena Muerte, admirable talla del siglo XVI realizada por el escultor Ruiz de Zumeta.

Iglesia de San Esteban.

Templo románico del siglo XII situado en la plaza del mismo nombre, conserva intacto su original trazado y en su interior se instalará el Museo Baltasar Lobo.

Iglesia del Espíritu Santo.

Románica del siglo XII, está ubicada en el barrio del mismo nombre, es un templo sencillo de una sola nave, con capilla rectangular cubierta con bóveda de cañón.

Iglesia del Santo Sepulcro.

Templo que aparece citado ya en 1167, fue monasterio templario y consta de una sola nave, cabecera rectangular y torre.

PUERTAS Y MURALLAS


Zamora es llamada en el romancero “la Bien Cercada”, y no en vano ya que eran tres los recintos amurallados que constituían sus defensas. El primero de ellos data del siglo XI y conserva varios lienzos, algunas puertas y el Castillo.

Este es de perímetro trapezoidal, está rodeado por un profundo foso y por hermosos jardines desde donde se puede contemplar la vega del Cuero y los barrios de Trascastillo.

Cerca de estos jardines y continuando la muralla nos encontramos con el postigo de la Traición, formado por un simple arco de medio punto pero cargado de historia. Más adelante se situaba la puerta del Mercadillo de la que solo subsiste un cubo.

La muralla continúa. Bordeando la ronda de Santa María la Nueva y bajando San Martín se llega a la denominada puerta de Zambranos o de Doña Urraca, así llamada pues junto a ella tenía su residencia la reina zamorana. Su puerta es de arco de medio punto y está protegida por dos cubos de sillería. Desde aquí el recinto seguía hacia la plaza Mayor, donde se situaba la puerta Nueva de San Juan. Descendía por la calle de Balborraz, doblada hacia San Cipriano y San Ildefonso, donde se situaban dos puertas. Más allá aparecen las peñas de Santa Marta que dan paso a la puerta del obispo, Olivares y Óptima (que así se denominaba antiguamente). A ella está adosada la denominada Casa del Cid que conserva dos ventanas de arco de herradura geminados y puerta de arco de medio punto.

Otros dos recintos amurallados se abrieron en Zamora en el siglo XIII, acompañando el crecimiento de la ciudad y abarcaban desde la avenida de Alfonso IV hasta los denominados barrios bajos.

Historia.


Algunas de las piedras de estos muros no permanecen, pero sí la historia que forjaron los antepasados. La pequeña puerta o postigo de la Traición fue testigo de la entrada del magnicida Bellido Dolfos en la ciudad, perseguido por el Cid Campeador. Bellido Dolfos había asesinado al rey Don Sancho, que por deseos de poder, asediaba la ciudad en la que reinaba su hermana, Doña Urraca. Tildados los zamoranos de traidores por Diego Ordóñez, fueron tres los caballeros, todos hijos del venerable Arias Gonzalo, los que defendieron el honor de Zamora. Salieron hacia el campo, llamado de la Verdad, por la puerta del Mercadillo. Con su muerte, a manos de caballeros castellanos, se lavó el honor de Zamora.

PALACIO DE LOS CONDES DE ALBA DE ALISTE


Situado en la plaza de Viriato, su actual destino es albergar el Parador de Turismo. Es un palacio renacentista del primer tercio del siglo XVI. Destaca su magnífico patio rectangular formado por arcos carpaneles sobre columnas y los capiteles están adornados con grutescos. Un friso con ramaje gótico remata la galería superior, que se adorna también con orlas góticas de familias nobles de la época. En el interior destaca la escalera, bellamente decorada.

HOSPITAL DE LA ENCARNACIÓN.


Actualmente utilizado como sede de la Diputación provincial, fue fundado en 1624 por Pedro Morán Pereira. De fachada sencilla y elegante en el interior destaca un amplio patio, con veinte arcos carpaneles que descansan sobre columnas dóricas.

La capilla aneja es muy amplia, cubierta con bóveda de cañón y alberga un magnífico retablo del siglo XVI, atribuido a Gaspar Palencia. En el interior de la Diputación se conserva un destacable fondo de pintura y escultura moderna y contemporánea.

Historia.


Don Pedro Morán Pereira, capitán y procurador en Cortes, cumplió el encargo por testamento que le había dejado su hermano y mandó construir este edificio para albergar un hospital. Más tarde fue utilizado como orfanato, escuela y hasta prisión.

PALACIO DE PUÑOENROSTRO O DEL CORDÓN


Este edificio corresponde a finales del siglo XV o principios del XVI. Constituye uno de los más nobles edificios de la arquitectura civil zamorana. Su fachada, convierte su alfiz en un cordón franciscano, que da nombre popular al palacio y cobija las armas de los fundadores.

Actualmente ha sido reconstruido y ampliado con un destacable edificio de arquitectura contemporánea para albergar el Museo de Zamora, que contiene fondos arqueológicos que abarcan todos los periodos culturales de nuestra provincia y fondos artísticos de gran valor, procedentes en su mayoría de monasterios desamortizados o de distintos museos nacionales.

PALACIO DE LOS MOMOS


Es un bello ejemplo de arquitectura civil, armónico en sus formas y trazado. Fue levantado a principios del siglo XVI por Don Pedro de Ledesma.

De estilo gótico florido o isabelino, destacan sus ventanas, formadas por dos arcos gemelos de medio punto decoradas con hojarasca gótica y distintos motivos. La puerta es un arco de medio punto encuadrado por un alfiz, en cuyas enjutas aparecen dos escudos y por encima un tercero grande, sostenido por dos desnudos salvajes de distinto sexo. Antes de servir como Palacio de Justicia, su actual uso, fue utilizado como mesón y casa de arrieros.

PUENTE DE PIEDRA


De gran extensión y belleza este puente románico del siglo XII se apoya en dieciséis arcos apuntados y otros tantos vanos calando sus pilares como ojos, los del río Duero, al que vadea.
Puente de Piedra. Puente románico de Zamora

SAN PEDRO DE LA NAVE


A  unos 12 kilómetros de la capital, en el pueblo del Campillo, se halla esta iglesia visigoda. Data del siglo VII y pasa por ser uno de los primeros templos de la cristiandad. De planta de cruz griega aunque con prolongación latina, cuenta con un magnífico interior en el que destacan sus capiteles historiados y constituye un importante precedente para el románico zamorano.

ARCENILLAS


En el interior de su iglesia parroquial se hallan unas magníficas tablas procedentes del antiguo retablo de la Catedral. Restan de aquel grandioso retablo quince tablas, de estilo hispano-flamenco, realizadas por Fernando Gallego.

Recientemente han sido restauradas, obteniendo su original brillo, luminosidad y colores clásicos de esta pintura. El pueblo de Arcenillas se halla situado a tan sólo 6 kilómetros de la capital, por lo que merece una visita.

CASASECA DE LAS CHANAS


Situado en la carretera de Arcenillas, posee una magnífica iglesia a caballo entre el gótico y el renacimiento. Construida en el siglo XVI, destacan los grandes arcos, sobre columnas jónicas, que separan sus tres naves. En el interior es relevante el retablo mayor de estilo manierista y rematado por un Cristo gótico.

LA HINIESTA

De esta iglesia, una de las escasas joyas del gótico en la provincia, que se halla situada a poca distancia de la ciudad, destaca la portada y atrio meridional que sorprende por su esbeltez y riqueza ornamental. Se abre el pórtico con un gran arco decorado con bolas y en el interior está cubierto con bóvedas de crucería gótica. La puerta y los muros laterales están decoradas con escenas de la infancia de Cristo. La iglesia fue construida por mandato del rey Sancho IV para venerar a la Virgen de la Hiniesta.

Capitel historiado. Iglesia de San Pedro de la Nave
TORO

Esta ciudad, que fue sede real y capital de provincia, conserva aún el sabor de su antiguo esplendor. Casas con patios porticados y fachadas de antiguos palacios con escudos heráldicos nos remiten al espíritu medieval que aún impregna gran parte de sus calles. La gran abundancia de monumentos y la importancia de estos, conjugados con una arquitectura popular sencilla, han permitido que la Administración declarara a Toro ciudad de Interés Turístico en el año 1955 y, posteriormente, en 1963 Conjunto Monumental Histórico Artístico. Unos títulos merecidos y que no van a defraudar al viajero que la visite.

COLEGIATA


Es el monumento emblemático de la ciudad de Toro. Comenzó a construirse a mediados del siglo XII, finalizando sus obras alrededor del año 1240. No es de extrañar, pues, que se encuentren dos períodos constructivos diferentes en su conjunto; dos fases que son reconocibles hasta por el color de las piedras, el primero con una piedra caliza y el más tardío con una piedra arenisca de tonos rojos. Del primer período, destacan los ábsides, las ventanas y la portada norte con arco de medio punto. En el segundo, los arcos se hacen apuntados y las ventanas se transforman en grandes rosetones. Sin embargo, donde más se nota el tránsito de estilos es en las bóvedas.

La planta del edificio es similar a la de la Catedral de Zamora, aunque la Colegiata mantiene sus primitivos ábsides. El Cimborrio, copia del de la Torre del Gallo de Salamanca, da un carácter oriental al templo.

Pero lo más relevante del templo y de su tránsito de estilos, es el pórtico occidental, denominado Portada de la Majestad o Pórtico de la Gloria que encaja de lleno con lo “parisién” del siglo XIII. Sus arquivoltas ojivales, las profusas esculturas, el mainel y el tímpano, le confieren un hermoso aspecto. La portada septentrional es de estilo románico con tres arquivoltas de medio punto y cierta ornamentación en sus capiteles. La otra portada, llamada del Espolón o del Miradero, sostiene un arco ligeramente apuntado sobre columnas de capiteles con decoración vegetal.

Interior.


Pórtico de la Gloria. Toro, Zamora
Se conservan importantes obras de arte, como un calvario de marfil y carey de gran mérito o un magnífico relieve de alabastro que representa la adoración de los Reyes Magos. También podemos admirar el famoso cuadro de la Virgen de la Mosca, datado hacia el año 1520 y atribuido al pintor holandés, Gerard David y una Virgen embarazada de la que existen pocos ejemplos en España.

IGLESIA DE SAN LORENZO EL REAL

Románico Mudéjar. Siglo XII-XIII.
Calle San Lorenzo Real.

Construida de ladrillo, consta de una sola nave, capilla mayor y ábside poligonal. A la izquierda de la Capilla Mayor, se encuentra el ostentoso sepulcro de estilo gótico flamenco de don Pedro de Castilla y de su esposa Beatriz de Fonseca.

IGLESIA DE SAN SALVADOR

Románico Mudéjar. Siglo XII.
Calle de San Salvador.


Este es uno de los edificios moriscos levantados en Toro a finales del siglo XII. Perteneció a la orden de los templarios. El mayor interés reside en su estructura con tres ábsides que en el exterior llevan arquerías dobladas en arco de medio punto. El conjunto ofrece una gran vistosidad con gran ornamentación. En su interior se encuentra el Museo de Arte Sacro.

IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO

Románico Mudéjar. Siglo XII.
Plaza Mayor.


De igual planta que San Salvador, en el interior destaca el Cristo barroco de la Expiración.

SANTA MARÍA DE LA VEGA

Románico Mudéjar. Siglo XII.

Más conocida como la Ermita del Cristo de las Batallas por albergar a este Cristo y celebrar una romería el lunes de Pentecostés. Es un bello ejemplo de románico mudéjar toresano. La planta es de una sola nave, con capilla mayor y ábside semicircular. Las pinturas murales que decoraban gran parte del templo están muy deterioradas.

Otras iglesias de similar planta a las anteriores, son san Pedro del Olmo (en ruinas) o Santa María de Arbás, aunque ésta última fue rehecha en el siglo XVII.

SAN SEBASTIÁN DE LOS CABALLEROS

A principios del siglo XVI, también fue reedificada en su totalidad por Fray Diego de Deza. Lo realmente significativo de esta iglesia es que contiene las pinturas murales del Real Monasterio de Santa Clara. Son pinturas de estilo gótico, aunque conservan rasgos del románico y pudieron ser obra de una mujer ya que en la última de las pinturas se lee “Teresa Dieç me fecit”.

SAN JULIÁN

El actual edificio es del XVI, siendo lo más destacable la portada, de finales del siglo XV y procedente del antiguo Monasterio de San Ildefonso.

Ermita Cristo de las Batallas o Santa María de la Vega. Toro, Zamora
REAL MONASTERIO DE SANTA CLARA
Plaza de Santa Clara.

A pesar de sus reedificaciones y de haber sufrido grandes reformas, mantiene elementos destacables. Tiene un hermoso patio central rodeado de doble galería de ladrillo. Asimismo, la sillería del coro es una importante obra del período medieval.

REAL MONASTERIO DEL SANCTI SPIRITU

Calle de la Virgen del Canto.

Fundado en 1307 por la Infanta de Portugal, doña Teresa Gil, encierra elementos arquitectónicos y artísticos importantes. Su templo de una sola nave, tiene un suntuoso artesonado de armadura morisca. En él se encuentran los sepulcros de Teresa Gil, Leonor de Castilla y doña Beatriz de Portugal, éste último en alabastro, de gran riqueza y elegancia. Posee un claustro con 48 columnas dóricas y un museo con fondos del propio Monasterio.

MONASTERIO DE SANTA SOFÍA

Rúa de Arbás.

Tiene partes arquitectónicas del siglo XIII (parte baja del Torreón), del siglo XIV (Portada de la iglesia), y del siglo XVI (patio central). Destacan, en la parte escultórica, los relieves del Retablo Mayor. Como pieza importante resalta un crucifijo gótico de cruz de gajos del siglo XIV.

CONVENTO DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN (COMENDADORAS MERCEDARIAS)
Calle los Gascos

Antiguo Palacio de los Ulloa, es un suntuoso edificio de la ciudad de Toro y corresponde al siglo XV-XVI. El patio central es de doble galería en los cuatro frentes. Su iglesia conserva la armadura del salón principal. Este monasterio posee una rica colección de ornamentos religiosos del siglo XVI, XVII y XVIII, QUE SE ENCUENTRAN EN LA SACRISTÍA. En el retablo principal hay cinco relieves que recuerdan el estilo de Gaspar Becerra.
Real Monasterio de Santa Clara

PUENTE DE PIEDRA


Puente románico del siglo XII-XIII, situado bajo la ciudad de Toro, sus veintidós arcos apuntados atraviesan el Duero. Se observa desde el mirador de El Espolón, junto a la Colegiata.

PUERTAS DE LA ANTIGUA MURALLA


Son cuatro las puertas que conserva la ciudad de Toro de sus antiguos recintos amurallados. La Puerta de la Corredera, de sillería, que se abre sobre la antigua cerca del arrabal; el Arco del Postigo, que pertenecía a la primitiva cerca; la Torre del Reloj, que se alza sobre la antigua puerta del mercado y la Puerta de Santa Catalina, que formaba parte del segundo recinto.

PALACIO DE LAS LEYES
Calle de Capuchinos.

Aquí fueron aprobadas las Leyes de Toro, en las Cortes que allí se celebraron en 1505. De lo que fue una gran mansión con patio central de doble galería, primorosas armaduras mudéjares y pinturas góticas decorativas, sólo resta la portada que con profusa decoración lo llena todo.

PALACIO DE LOS CONDES DE REQUENA

Calle de la Concepción.

Actualmente es residencia de Nuestra Señora de la Merced y conserva un patio gótico de final del siglo XV.
Palacio de las Leyes

PALACIO DE LOS MARQUESES DE ALCAÑICES

Plaza de Santo Domingo.

De su antiguo trazado sólo conserva su sobria fachada de tres cuerpos. En su interior pasó sus últimos años el Conde-Duque de Olivares. También fue testigo de la boda de doña Juana, hija de Carlos I, con el príncipe portugués don Juan Manuel. Hoy es el Colegio del Amor de Dios.

PALACIO DE LOS MARQUESES DE CASTRILLO
Calle Corredera.

Sede de la actual Casa Municipal de Cultura, algunas techumbres están decoradas con pinturas góticas y su salón principal está cubierto de armaduras.

CASTILLO DE VILLALONSO

Situado a pocos kilómetros de Toro, su fortaleza conserva un magnífico aspecto exterior. Sobrio, poderoso y de planta cuadrada. Los restos de su truncada torre y sus desportillados muros con cinco almenados cubos, revelan su pretérita importancia.

Castillo de Villalonso
BENAVENTE

Dada su situación estratégica, Benavente ha sido encuentro de muchas civilizaciones. De hecho, hoy sigue siendo un nudo importante de comunicaciones. Se cita como la mansión de Brigeco en el itinerario de Antonino. Fue repoblada por el rey Fernando II a comienzos del siglo XII y después villa señorial  de Juan Alonso Pimentel, conde de Benavente, que inició un linaje de varios siglos de esplendor en la historia de la nobleza castellana.

SANTA MARÍA DE AZOGUE

Es una bella iglesia románica que comenzó a construirse en el año 1180, aunque se finalizó un siglo después. Se caracteriza por sus muchos motivos ornamentales. Su planta es de cruz latina, con tres naves y extenso crucero de cuatro bóvedas de crucería. La iglesia se encuentra situada en el centro de la ciudad de Benavente y su exterior sorprende por su originalidad y el armonioso juego de volúmenes que conforman sus cinco ábsides. En las dos fachadas del crucero, se abren dos puertas muy semejantes entre sí. Están decoradas con diversos motivos, en la puerta sur, destacan los evangelistas. En su interior, se conserva un grupo de esculturas góticas de finales del XIII y principios del XIV, donde sobresale el grupo de la anunciación que conserva su original policromía. Destacan los pilares que ofrecen una decoración muy variada, con labor de doble zigzag e hileras de hojas menudas.

SAN JUAN DEL MERCADO

Iglesia coetánea a la de Santa María de Azogue en su comienzo y en su finalización que fue en ladrillo. Tiene tres naves, crucero no marcado en planta y tres ábsides curvos. La portada septentrional, que correspondió al claustro, tiene tres arquivoltas. La meridional, está protegida por un profundo arco apuntado a modo de portal y sus arquivoltas descansan sobre tres pares de columnas con capiteles bellamente esculpidos. En su mitad superior, están representadas seis figuras de profetas. La arquivolta interior y el tímpano nos muestran una iconografía muy interesante.
Iglesia románica Santa María de Azogue

CASTILLO DE LA MOTA


Constituyó una de las más hermosas residencias palaciegas de la España medieval, pero de su antiguo esplendor sólo perdura el denominado Torreón del Caracol, hoy utilizado como Parador Nacional de Turismo. Mezcla de gótico y renacimiento, fue destruido por los ingleses durante la Guerra de la Independencia, fecha a partir de la cual fue objeto de continuos despojos. En el interior de la planta principal hay una magnífica armadura mudéjar procedente del desaparecido convento de San Román del Valle.

HOSPITAL DE LA PIEDAD


Fundación de carácter benéfico, del siglo XVI. Su finalidad era albergar a los peregrinos en su camino a Santiago de Compostela. A caballo entre el gótico final y el renacimiento es relevante su portada, de arco de medio punto, encuadrado por un alfiz con gran decoración vegetal. Sobre él puede observarse un alto relieve de La Piedad y a ambos lados los escudos de armas de los condes. En el interior, el patio está formado por doble galería de arcos. La capilla es de decoración análoga  a la de Santa María de Azogue.

SANTA MARTA DE TERA


En dirección a Galicia, nos podemos acercar hasta la iglesia románica de Santa Marta de Tera. Su planta tiene forma de cruz latina y posee tres puertas, entre las que destaca la del sur, en cuyos lados están colocadas dos esculturas que representan a San Pedro y Santiago. Merece la pena destacar los numerosos capiteles que posee el templo, sobresaliendo uno en el interior sobre el que se apoya el arco de triunfo en su extremo izquierdo y el otro se encuentra en el extremo norte del muro de cabecera y representa la Adoración de los reyes.
Escultura de Santiago Peregrino. Iglesia románica de Santa Marta de Tera
Ruinas del Castillo de Castrotorafe

MONASTERIO DE MORERUELA (RUINAS)


Encontramos las ruinas de este monasterio cisterciense, probablemente el primero que fundó en España la orden del Císter, muy cerca de la localidad de Granja de Moreruela. En el pasado ejerció una gran influencia, no sólo por el hecho de pertenecer a la orden del Císter, sino desde el punto de vista artístico. Aportó aires renovadores al románico y mostró el camino hacia el gótico. El templo sigue los modelos del Cluny, con tres naves divididas en nueve tramos, crucero muy marcado y capilla mayor que consta de ábside semicircular y girola. Adosado al ábside se abren siete absidiolos de planta ligeramente apuntada. La decoración es escasa, pero sin embargo la iglesia ofrece un armonioso y severo conjunto a pesar de sus elevadas proporciones. Su visita merece la pena ya que consigue evocarnos lo que fue la vida cotidiana de los antiguos monjes de la orden del Císter.
Monasterio de Moreruela

CASTILLO DE CASTROTORAFE  (RUINAS)


Fue un importante enclave medieval ubicado sobre asentamientos mucho más antiguos. En 1129 se le concedió el fuero de Zamora, llegando a ser en 1176 capital de la orden de Santiago en el reino de León. Su valor estratégico obedecía al puente situado sobre el río Esla. Se conservan restos del recinto amurallado y de lo que fue el recinto del castillo.

PUEBLA DE SANABRIA

La arquitectura popular que domina su casco antiguo le ha valido la declaración de Conjunto Histórico Artístico Nacional. Situada en una elevación posee varios monumentos de interés artístico, además de numerosas casas nobles diseminadas por sus calles.

La iglesia parroquial es una mezcla de sencillos muros románicos y de crucero y cabecera gótico. La portada de la fachada occidental constituye el elemento más original desde el punto de vista artístico. Los capiteles poseen decoraciones, principalmente de temas vegetales, y uno de ellos representa el tema bíblico de Adán y Eva tentados por la serpiente. Desde el castillo se domina una magnífica panorámica de la comarca. Fue construido a mediados del siglo XV por Rodrigo Alonso de Pimentel. Domina el recinto la gran torre interior que se denomina Macho. Ha sido restaurado y convertido en biblioteca pública.

San Martín de Castañeda
Puerta de la Iglesia de Puebla de Sanabria
Elevada sobre el Lago de Sanabria, la localidad de San Martín de Castañeda conserva la iglesia del antiguo monasterio cisterciense. Data del siglo XII, y en su estructura destaca el juego de volúmenes de los tres ábsides de la cabecera. La sacristía adosada es del siglo XVI. Actualmente, en su interior se ha ubicado el Centro de Interpretación del Parque Natural del Lago de Sanabria.

En la carretera nacional 525 nos encontramos con la localidad de Mombuey donde se puede admirar la notable torre románica. Se trata de un ejemplo único en la provincia, esbelta, dividida en tres cuerpos y rematada por un característico chapitel de planos curvos.

Algo antes, en la carretera procedente de Zamora a Puebla de Sanabria, la localidad de Tábara nos ofrece una hermosa iglesia del siglo XII. De esa época sólo conserva, reformada, la esbelta torre de tres cuerpos mientras que el resto de la edificación es del año 1761. Aquí estuvo ubicado el famoso monasterio tabarense, fundado por san Froilán en el siglo X y que llegó a contar hasta con 600 monjes de ambos sexos.
Torre de la Iglesia de Tábara

Dónde alojarte en Zamora
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil