Vizcaya - Bilbao, guía turística
País Vasco
Hoy para las ciudades y el desarrollo de su actividad económica al igual que para las empresas lograr ese status de marca reconocible es un valor incuestionable y Bilbao ha conseguido ser un punto con nombre propio en el mapa mundial.
Els Blaus de Roses

país vasco, vizcaya - bilbao, guía turística

EL AVE FENIX Y LA AMBICIÓN DEL EQUILIBRIO

Nadie hubiera podido imaginar a finales de los años ochenta, cuando el azote de la crisis de los sectores industriales claves en Bizkaia la industria siderúrgica y los grandes astillerosdejo un panorama de ruina industrial e índices de paro que superaban el 20%, que en poco más de una década Bilbao conseguiría reinventarse y alzar el vuelo hasta convertirse en el ave fénix que hoy se ha convertido en un modelo de regeneración de referencia en todo el mundo. Así lo acreditan los prestigiosos galardones que ha merecido en los últimos años: el Premio Lee Kuan Yew World City Prize Ciudad-Estado de Singapur, considerado “El Premio Nobel de las Ciudades”; el Premio a las Mejores Prácticas Urbanas de la Expo Shanghai; I, II y III Premio transparencia Municipal, División española de Transparency International en las ediciones de 2008, 2009 y 2010, por citar algunos. Seleccionada como una de las mejores prácticas urbanas para estar presente en la Exposición Universal de Shanghai y galardonada por el Consejo Europeo de Urbanistas con el premio europeo de urbanismo, Bilbao ha implicado en su regeneración a prestigiosos arquitectos como Ghery, Foster, Pelli, Isozaki, Hadid, Calatrava, Moneo, Siza, Starck, Legorreta o Soriano entre otros. La ciudad ha pasado de la pátina industrial al esplendor urbanístico, de estar sumergida en lo gris a convertirse en una ciudad amable y acogedora en la que, junto a los nuevos proyectos se ha desvelado el rico patrimonio histórico de la ciudad. En su proceso de regeneración Bilbao ha puesto el énfasis en factores que ambicionan un equilibrio sostenible que va más allá de la renovación estética de la ciudad.

La recuperación de espacios industriales para usos urbanísticos ha devuelto a sus ciudadanos las orillas de la ría, antes dedicadas a usos portuarios y que hoy son espacios para el ocio y el recreo. Las grandes inversiones realizadas en proyectos de recuperación medioambiental han devuelto al Nervión, durante décadas contaminado por los vertidos urbanos e industriales, el oxígeno necesario para que vuela la vida a sus aguas. Las infraestructuras culturales como el Museo Guggenheim Bilbao o la ampliación del Museo de Bellas Artes han actuado como detonante de todo el proceso de regeneración y han atraído a viajeros de todo el mundo impulsando el desarrollo del turismo hasta el punto de que The Times y The Lonely Planet la incluían en el ranking de los 10 Mejores Destinos Turísticos del Mundo en 2008. Pero además de la propia ciudad, el área metropolitana ofrece diversos destinos y actividades de interés. Basta con acercarse al Puente Colgante de Portugalete, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o a cualquiera de las playas o municipios costeros del entorno en Getxo, Sopelana o Plencia hasta donde se puede llegar en metro. A pocos minutos también existen múltiples opciones de disfrutar de la naturaleza salvaje en los entornos protegidos de los parques naturales de Urkiola o el Gorbea, o en el Estuario de Urdaibai, uno de los más bellos paisajes de Europa, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Museo Guggenheim Bilbao
BILBAO: UN DESTINO TURÍSTICO CON NOMBRE PROPIO

En un mundo cada vez más globalizado y competitivo en todos los ámbitos situar una marca en el panorama internacional es un desafío que pocos alcanzan.

Hoy para las ciudades y el desarrollo de su actividad económica al igual que para las empresas lograr ese status de marca reconocible es un valor incuestionable y Bilbao ha conseguido ser un punto con nombre propio en el mapa mundial.

En poco más de una década, la capital bizkaina se ha convertido en un destino turístico con identidad propia, capaz de atraer no solo a viajeros del resto del Estado sino también de todos los rincones de Europa y Estados Unidos. En este período Bilbao ha pasado de recibir poco más de 25.000 viajeros a alcanzar los cerca de 700.000 el último año en una tendencia de crecimiento que además se consolida año a año.

Según los datos referidos al verano del 2011, la entrada de turistas se incrementó, en Julio y agosto cerca de un 7% el número de pernoctaciones en más de un 14,5%.

Con estos datos en la mano, el turismo se ha convertido en un sector de importancia estratégica para el desarrollo económico y social de Bilbao, con un impacto económico anual de más de 300 millones de euros sobre el Producto Interior Bruto (PIB) del Territorio Histórico de Bizkaia.

La ciudad cuenta hoy con todas las infraestructuras y servicios que explican esta explosión, cuyo detonante fue la inauguración del Museo Guggenheim en 1997. Bilbao pone a disposición de sus visitantes una excelente oferta hotelera, con más de de 4.000 habitaciones. Todos los establecimientos, además de estar situados en puntos estratégicos de la ciudad, ocupan emblemáticos edificios históricos o son muestra del diseño y la arquitectura más vanguardistas. Moverse por Bilbao es cómodo y sencillo. Su red de transportes cuenta con uno de los metros más modernos del mundo, tanto por su diseño, obra de Norman Foster, como por los sistemas de protección y seguridad que posee. Bilbao dispone también de un innovador tranvía, además de una eficaz red de autobuses urbanos e interurbanos, y una red de trenes de cercanías, que permiten desplazarse con suma facilidad hasta localidades costeras próximas y parques naturales.

Bilbao es, además el centro de comunicaciones aéreas, marítimas y terrestres más importante del norte de España y el Arco Atlántico. Desde su aeropuerto operan un total de trece compañías, lo que permite acceder a las principales ciudades del continente en un promedio de 1 a 3 horas, así como conectar con el resto de los aeropuertos continentales y transcontinentales.

En la ciudad converge una red de autopistas y autovías que conecta la capital bizkaina con las capitales más importantes de España y Europa.

Su oferta cultural aglutina, junto a las pinacotecas de referencia, el Museo Guggenheim Bilbao y el Museo de Bellas Artes, 11 Museos de primer nivel y más de veinte galerías de arte y salas de exposiciones y, una temporada de ópera reconocida internacionalmente.

Además en Bilbao se encuentran la mayoría de los mejores restaurantes y restauradores vascos. Van desde las “Estrellas Michelín” del local selecto al restaurante tradicional; del rústico Asador o de la Sidrería a la taberna. Todos ellos ingredientes que sitúan a Bilbao entre los destinos urbanos más atractivos del mapa.

Turistas en embarcación recreativa
SHOPPING: COMPRAS DISEÑADAS PARA TI

El Puente de San Antón aparece en el escudo de Bilbao. Ubicado al lado de la Iglesia que lleva el mismo nombre, es la puerta de entrada al mayor mercado cubierto de Europa. El Mercado de la Ribera, recientemente renovado. Este edificio es de obligada visita. Perfecto anfitrión para adentrarse en los tesoros del Casco Viejo y de sus Siete Calles originales que se completan con los primeros ensanches más allá de la antigua muralla.

La importante cultura gastronómica tiene un lugar central dentro de las costumbres más bilbaínas. Y esta pasión se refleja en una de las costumbres vascas más populares, que se cultiva en Bilbao de forma especial: el “txikiteo”. Mientras se toman “txikitos” –vasos pequeños de vinoo “zuritos” –de cervezaes habitual ver a determinadas horas a muchos bilbaínos recorriendo los bares mientras degustan los exquisitos “pintxos”.

Y si alguna zona sabe de nuestras costumbres, esa es el Casco Viejo, uno de los espacios comerciales urbanos más importantes de Europa. A los jardines del Arenal se asoma la cafetería centenaria, Café Boulevard. Estos jardines son un salón urbano poblado por robles, castaños, acacias y un tilo, que es símbolo de Bilbao. Varias fuentes de formas caprichosas aportan frescura, que se une al romanticismo del Kiosko de la Música.

El Casco Viejo medieval ofrece una perfecta oportunidad para descubrir la esencia de Bilbao y además recoge el espíritu comercial de la Villa e integra más de 500 comercios, bares y restaurantes.

Es difícil llegar al Casco Viejo y que la gran oferta comercial y hostelera pase desapercibida. Zapaterías como Foxter, tiendas de moda como Olañeta, Cardenal, Skunk Funk, Loreak Median, Gili Gili y afamados comercios de alimentación de toda la vida, como la Turronería Ivañez, la afamada pastelería Bizkarra…

O la Bacalada, comercio especializado en la venta de bacalao, en la calle Belosticalle y en el edificio que ocuparan los primeros grandes almacenes de Bilbao, Almacenes Amann. También encontraréis magníficos cafés, donde hacer un alto en el paseo o día de compras. El Palacio Allende Salazar y su centenario negocio de venta de textiles para modistas, Rafael Matías, que es el comercio de textil más grande de Europa, es otro claro ejemplo. El clasicismo de comercios centenarios se une a las tiendas más “cool” de Bilbao.

Ayuntamiento de Bilbao
La Plaza Nueva, monumento nacional es la primera y con más solera de Bilbao. Plaza porticada en cuyos soportales se puede disfrutar de una estupenda oferta gastronómica, en locales como el Víctor, o tabernas acostumbradas a ganar en los concursos de pintxos, como el Bilbao o el Gure Toki, y en la que cada domingo se celebra el mercado de numismática y coleccionismo.

Un paseo por la historia conlleva recordar antiguos detalles y soñar con futuros escenarios. Bilbao ha sido capaz de reconvertirse, de brillar y de ofrecer a las personas que nos visitan lo mejor de nosotros mismos. Porque los bilbaínos sentimos como propia nuestra ciudad. Porque Bilbao, es la ciudad donde los sueños no se abandonan. Se hacen realidad.

Abando, el nuevo Bilbao

Llegues por donde llegues tendrás que bajar alguna cuesta y te recibirá una plaza. Por ejemplo, la calle Hurtado de Amézaga te conducirá a la Plaza Circular, comienzo del Ensanche.

Punto de partida de una de las arterias comerciales más importantes: la Gran Vía, que combina grandes almacenes como El Corte Inglés con comercios de moda como For o Moca, o la tradicional pastelería Arrese. Sólo en Bilbao podréis probar nuestros bollos de mantequilla. Nuestra repostería es uno de los referentes en España por su variedad y calidad. En la Plaza Circular se halla la emblemática cafetería La Granja. Rumbo hacia el Sagrado Corazón, desvíate por la calle Berástegui, donde antes de llegar a los Jardines de Albia, podrás conocer el Café Iruña. Histórico punto de reunión de muchos bilbaínos.

Paralelas a Gran Vía discurren la calle peatonal Ledesma y la comercial Colón de Larreátegui. En Ledesma encontraréis locales típicos entremezclados con restaurantes orientales como el Sumo o el Asian Chic y tiendas de moda como For46. Colón de Larreategui, zona de zapaterías y complementos, y atractivos comercios como la excepcional papelería Arnaga, y las tiendas de moda Faltsaff y B54.

Otra de las zonas muy atractivas de Bilbao es el Ensanche. El edificio del Mercado del Ensanche, alberga la oficina de Bilbao Turismo y centra esta zona, en cuyas calles adyacentes se concentran excelentes establecimientos de moda, decoración, galerías, etc. Todo el Ensanche tiene fama de buenos cafés y restaurantes, como el restaurante alemán Ein Prosit, de los hermanos Thate.

Pasear por Bilbao es pasear sobre flores, y no metafóricamente. Porque nuestra baldosa representa una flor. En la Plaza Moyúa se encuentra Loewe. No pasar de largo de la calle Diputación y de sus bares, de donde el paladar se llevará buenos recuerdos. La Viña, La Olla, El Globo y el Embrujo son algunos de estos locales.

Cerca de esta zona, si preguntáis a los viandantes por algún lugar donde saborear un sándwich típico de Bilbao, os recomendarán el Eme, ubicado junto a la Bodeguilla Vallejo. Varias arterias principales atraviesan la colorida Plaza Moyúa.

Repletas de actividad comercial, de bares, cafeterías y pastelerías que ofrecen sus delicias. Martina de Zuricalday, Pastelería la Suiza, Pastelería Don Manuel, Jauregui… En el tramo desde la Plaza Moyúa hasta el Sagrado Corazón, se pueden contemplar los escaparates de Louis Vuitton, Max Mara, las joyerías Suárez y Eguzkilore. Cabe destacar también las tiendas de decoración de Máximo Aguirre. La zona de Indautxu ha experimentado una reconversión urbanística de mucha relevancia.

La Plaza Bizkaia, la bucólica Plaza Arriquibar, con grandes tilos que invitan al descanso y la Plaza Indautxu, corazón de esta zona residencial, delimitan un área comercial y de ocio por excelencia. Las boutiques de moda se concentran sobre todo por las calles Iparraguirre, Ercilla, Rodríguez Arias y Máximo Aguirre. No olvidar pasar por García Rivero y vivir en directo una de las calles más animadas de la ciudad, debido a la gran concentración de bares de “pintxos”.

La calle peatonal Ercilla es una de las zonas más comerciales de Bilbao. Esta ruta podría continuar por Alameda de Urquijo, hasta llegar a San Mamés, estadio donde juega el Athletic de Bilbao.

Y aquí nos tenemos que detener para intentar describir el ambiente que se genera en la ciudad cuando nuestros “leones” juegan en casa.

En la calle Licenciado Poza no cabría ni un alma más, porque horas antes de cada partido se tiñe de rojo y blanco. Aficionados de todas las edades exprimen los momentos antes de cada partido para compartir un rato con los amigos.

En esta calle se dan cita famosos restaurantes como el Serantes, el Viejo Zortzi, el Lasa y el Enol, y también tradicionales bares como el Muji y el Huevo Berria.

Vida nocturna en Bilbao
DESDE QUE CAE EL SOL ...

La noche comienza al caer el sol y la vida nocturna en Bilbao también integra una variada oferta que se prolonga en una amplia franja horaria que se inicia al terminar la tarde, cuando los bilbaínos ponen fin a su jornada laboral, hasta que los bares de copas y locales nocturnos de todo tipo echan la persiana entrada ya la madrugada.

Así, antes de cenar, en distintos rincones de la ciudad, desde el Casco Viejo hasta Indautxu, desde El Ensanche hasta Deusto, se mantiene la tradición del txikiteo, una tradición de encuentro cotidiano con los amigos, que recorren diariamente los bares de su zona preferida de esparcimiento, incorporándose al recorrido según van liberándose de sus obligaciones sin necesidad de establecer ninguna cita previa.

En estas cuadrillas se dan cita a diario amigos, que en muchos casos se conocen desde sus horas de juego en la infancia y a los que la vida adulta ha dispersado en tareas profesionales dispares pero que, sin embargo, mantienen inquebrantable el vínculo creado en el encuentro cotidiano. En las zonas de txikiteo con más larga tradición como el Casco Viejo, donde podemos encontrar algunas de las cuadrillas más veteranas, no es extraño, aún hoy, que el recorrido vaya acompañado por cantos a coro que inicia cualquier cuadrilla y a los que pronto se suman propios y extraños.

Entrada la noche, después de cenar, el txikito, que es como se denomina el vaso tradicional de vino, deja paso a las copas en esas mismas calles y en otras zonas de la ciudad.

Bilbao ofrece a sus visitantes una intensa vida nocturna. La ciudad cuenta con una oferta que comienza después del horario de cierre de los numerosos restaurantes de la ciudad. La capital bizkaina acoge infinidad de posibilidades y variedad de ambientes: bares, pubs, disco-bares, discotecas, salas de fiestas y cabarets, con todos los ambientes, para todas las edades y para todas las opciones en un entorno seguro y en el que resulta fácil y cómodo desplazarse a pie, disfrutando la calma que ofrecen las calles entrada la noche.

Desde la placidez sosegada de la terraza de La Alhóndiga, la entretenida emoción de una rato en el casino, pasando por los locales que ofrecen música en vivo hasta los cafés decimonónicos o los bares de copas de zonas más bulliciosas como Alameda Urquijo o “Pozas” ( el tramo más animado de la calle Licenciado Poza) hay un ambiente para cada edad y cada estado de ánimo y la ciudad va ganando espacios peatonales que los ciudadanos rápidamente ocupan en su tiempo de ocio para el encuentro y la diversión que comparten con los amigos.

A pocos minutos a pie podemos pasar del amiente más estudiantil de Deusto a disfrutar de música en directo en cafés-teatro o pubs que ofrecen música en vivo en Abandoibarra o Indautxu o acudir a la cita semanal que los aficionados al jazz tiene la noche de los miércoles en los locales de La Bilbaína.

Y aunque suene a bilbainada, nada como un gin-tonic en Bilbao o sus alrededores, no en vano el bilbaíno David Ríos ha merecido el galardón al mejor gin-tonic de España por su forma magistral de preparar este combinado en el café Kobuk de Barakaldo.

Fachadas del Casco Viejo
EL PRIMER LATIDO DE BILBAO

Todos los pueblos y ciudades esconden multitud de rincones atractivos y llenos de encanto que, si sus ciudadanos saben preservar, dotan de carácter a la ciudad y definen la esencia de su fisonomía porque son los elementos que las distinguen y por ello constituyen el alma de cada lugar.

Pero el origen, el punto de partida de cada asentamiento humano, de cada pueblo o ciudad, donde se produce su primer latido, guarda el código genético de ese lugar, el inicio de su historia y, en muchos casos, la propia razón de su existencia. Y ese primer latido de Bilbao tuvo lugar en las siete calles, que discurren en paralelo, partiendo de la orilla derecha del Nervión, desde a la iglesia de San Antón.

Ahí nace, en un estrecho valle entre dos hileras de montañas “‘el bocho”, la ciudad que la ría convirtió en uno de los puertos más importantes de la península a lo largo de la edad media, desde el que se exportaba a Europa la lana de Castilla y el hierro de las minas de Bizkaia.

Aunque la carta fundacional de la villa de Bilbao data del año 1300, se sabe que existieron asentamientos previos y no hace muchos años se han encontrado en el subsuelo de la Iglesia de San Antón, restos de una muralla que data posiblemente del siglo XI y que se pueden ver a través del pavimento de cristal que se instaló en una zona de la iglesia, tras el descubrimiento de este yacimiento.

La visita a San Antón, que aparece por cierto en el escudo de la villa, es un excelente punto de partida para iniciar el recorrido por el casco viejo, la zona medieval que hoy agrupa bastantes más calles que las 7 que dieron origen a la ciudad.

Junto a la Iglesia de San Antón se encuentra el Mercado de la Rivera, un edificio de estilo Art Decó, que hoy, a medio camino en su proceso de rehabilitación, mantiene toda su vitalidad y es el mayor mercado cubierto de Europa.

Desde el Mercado de la Ribera cualquiera de las siete calles, nos llevan a descubrir la Catedral de Santiago y su plaza, o la Iglesia de los Santos Juanes, junto a la que se aloja el Museo Arqueológico y Etnográfico. A pocos metros se abre la Plaza Nueva, la expansión de las siete calles en el siglo XVIII, que es un rectángulo acotado por pasajes laterales, bajo cuyos pórticos se amparan multitud de tabernas donde saborear unos pintxos en un entorno lleno de vitalidad.

Saliendo de la Plaza Nueva, si levantamos la vista al recorrer cualquiera de las calles del casco viejo, toparemos con las fachadas de las casas con miradores y los escudos de las casas señoriales de piedra que son testimonio de la fortuna que alcanzaron los comerciantes de la villa.

Aunque la ciudad se decidió finalmente a cruzar a la otra orilla de la ría desde el parque del Arenal, que pone límite al Caso Viejo luciendo entre sus monumentos el teatro Arriaga y la Iglesia de San Nicolás, para su expansión en los albores del siglo XX, el caso viejo sigue siendo hoy un referente comercial de la ciudad en el que conviven los comercios tradicionales, llenos de encanto, con las tiendas y cadenas comerciales más actuales.

BILBAO BIZKAIA OPEN MIND, LA MEJOR MANERA DE CONOCERNOS

Las instituciones de Bizkaia apostaron por una transformación que ha convertido a Bilbao en un ejemplo de regeneración urbana y en un modelo a seguir en todo el mundo. Bilbao ha recuperado su dinamismo al convertirse en una ciudad de servicios, volcada en su recuperación medioambiental y urbana.

Los antiguos terrenos industriales, situados junto a la Ría, se han transformado en nuevos y modernos espacios de recreo para los bilbaínos y visitantes.

Este cambio espectacular ha convertido a Bilbao en una referencia imprescindible en el panorama europeo. La capital de Bizkaia es hoy, en todo el mundo, sinónimo de dinamismo y creación, un lugar de encuentro para todas aquellas personas interesadas en la arquitectura, el diseño, la gastronomía, el ocio y la cultura. En la actualidad, el Gran Bilbao dispone de una amplia oferta cinematográfica y de espectáculos, temporada de ópera, innumerables galerías de arte, museos de prestigio internacional, feria de muestras y palacio de congresos. En Bilbao conviven las grandes firmas de la moda -Carolina Herrera, Louis Vuitton, Gucci, Loewe..., junto con las propuestas de los principales diseñadores europeos, con un especial protagonismo de la moda vasca, con nombres como Mercedes de Miguel, Alicia Rueda, Ion Fiz, Skunkfunk, Loreak Mendian o Mirian Ocariz.

La gastronomía es otra de las señas de identidad de Bizkaia y Bilbao, con grandes restaurantes de cocina contemporánea y pequeños locales donde degustar las excelencias de la cocina vasca.Una ciudad que mira al futuro, con edificios que reflejan su imparable transformación, algunos con la firma de arquitectos del prestigio de Norman Foster, Cesar Pelli, Rafael Moneo, Santiago Calatrava, Frank O. Ghery, Zaha Hadid o Arata Isozaki, pero que no olvida que en las calles de su casco antiguo se encuentran el verdadero corazón de la villa.

Pero Bizkaia es mucho más que Bilbao. Los visitantes que se acerquen con el reclamo del Bilbao cosmopolita y moderno descubrirán también Bizkaia, una zona privilegiada llena de parajes naturales y playas idílicas.

En menos de media hora, gracias a una moderna red de transporte público, se pueden visitar pueblos costeros llenos de encanto o conocer la Bizkaia rural, con sus parques naturales y maravillosos enclaves con el verde de sus montes y la hospitalidad de sus habitantes como compañeros de viaje.

Mercado de la Ribera
EL RENOVADO MERCADO DE LA RIBERA, DIGNO DE VERSE

Los mercados son siempre un buen espacio a visitar cuando se llega a una ciudad. En ellos se aprecia la cotidianidad y el modo de vivir de sus habitantes, sus hábitos de compra, los diferentes puestos y su presentación, la calidad y variedad de los productos de la tierra, etc.

El recientemente reformado Mercado de la Ribera, ubicado junto a la Ría de Bilbao, es una referencia comercial para toda Bizkaia y combina tradición y modernidad de un modo natural. Una muy recomendable visita.

En el año 2011 se inauguró la primera fase de la obra, que se realiza bajo proyecto del arquitecto Emilio Puertas, que ocupa la parte más cercana a la iglesia de San Antón.

Supone unos 7.000 metros cuadrados a los que se añaden otros 3.000 que se han ganado en el exterior, unos 1.300 en San Antón y el resto en la parte de la Merced. La reforma ha implementado los recursos de venta más modernos y a supuesto un cambio radical en la gestión de la luz natural con amplias superficies acristaladas. También se ha recuperado el antiguo camino de sirga.

Historia del Mercado

En el siglo XIV el área de mercado de Bilbao se estableció en la Plaza Vieja o Mayor, al lado de la iglesia de San Antón. Este punto estaba considerado "el centro neurálgico de la Villa".

El mercado que se formaba allí tenía, en palabras de Emiliano de Arriaga: un mercado bien surtido de cuanto apetecer pudiera el más refinado gastrónomo.

En 1870 ya estaban cubiertos la totalidad de los puestos con una tejavana proporcionando resguardo estable a las inclemencias meteorológicas.

Jugadores de frontón
LA FUERZA Y PLASTICIDAD DEL DEPORTE EN BIZKAIA

Para los bilbaínos y los bizkainos, el Athletic Club de Bilbao es mucho más que su club de fútbol, es el símbolo del espíritu colectivo, de la propia idiosincrasia y es, sobre todo, una devoción que cataliza las intensas emociones compartidas a lo largo del tiempo.

Y es que, transcurridos más de cien años desde que los bilbaínos adoptaran con entusiasmo este deporte que importaron los ingenieros ingleses que llegaron a la capital bizkaina para trabajar en los grandes Altos Hornos de Bizkaia, el Athletic todavía hoy merece la admiración y el cariño de muchos aficionados que valoran un modo singular de entender la competición, dentro y fuera de Bizkaia. Y es que el club centenario mantiene el principio de nutrirse con jugadores de la cantera, anteponiendo el valor del propio esfuerzo a la gloria de las victorias conseguidas a golpe de talón. No por eso, además, la historia del Athletic está exenta de gloria, 8 títulos de liga y 24 títulos de Copa, entre otros galardones, y nombres como Zarra, Gainza, Iriondo, Iribar, Clemente, Rojo, o Guerrero, por citar tan solo algunos, han dejado una huella imborrable en la historia de este deporte.

Y como no solo de futbol vive el ser humano, deportes como el baloncesto han conocido un crecimiento vertiginoso en poco más de una década. Nacido en el año 2000, el BilbaoBasket, el nuevo equipo de baloncesto bizkaino, vino a llenar las aspiraciones de los muchos aficionados nostálgicos que los clubs que lo precedieron habían dejado en Bizkaia. La afición entregada con que cuenta hoy el Bilbao basket, llena en cuanto puede las 9.400 localidades de que brindan las gradas de la magnífica cancha del “Bilbao Arena”, un recinto que colma la aspiración histórica de contar con unas instalaciones de calidad para disputar los torneos de este deporte, que se convirtió en realidad en septiembre de 2010. Hay otros muchos deportes que atesoran una afición fiel e inquebrantable y entre ellos, sin duda, la pelota, las regatas de traineras y el ciclismo merecen una mención especial por su peso, tradición y logros en el ámbito deportivo. Recomendamos vivamente, a quienes tengan la oportunidad durante su estancia en Bizkaia, de presenciar en directo un partido de pelota. Ya sea en las modalidades de pala, mano o remonte, la plasticidad de este deporte y el fervor de los aficionados son dignos de verse.

Además, si lo pueden hacer en el recientemente inaugurado frontón de Bizkaia, en el moderno barrio bilbaíno de Miribilla, descubrirán algunas de las innovaciones de este deporte tan arraigado en Euskal Herria: la cancha ya no es la tradicional de color verde sino negra y gris. Vinculada a la tradición de los arrantzales (pescadores), durante el verano se celebran numerosas regatas de traineras en toda la costa de Bizkaia. Cada embarcación representa a una localidad y cada una de ellas y sus seguidores utilizan un color distintivo, con lo que la paleta de vivos colores acompaña a cada competición. El ciclismo ha dado y sigue dando numerosas alegrías al deporte vasco. Cuenta con numerosos corredores, equipos y pruebas ciclistas. Tiene una de las mejores canteras del mundo, prueba de ello la gran cantidad de ciclistas que han salido de sus carreteras. Además, como aficionados, son muy numerosos los practicantes de este deporte en Bizkaia.

Puente de Bizkaia
EL PUENTE DE BIZKAIA: SÍMBOLO DE UN ESPÍRITU

El 13 de Julio de 2006 el Comité Mundial de la UNESCO declaró al Puente Bizkaia Patrimonio Mundial, convirtiendo a este símbolo del Nervión en el primer monumento Patrimonio Mundial del País Vasco, así como el Primer Patrimonio Industrial reconocido en España.

La Unesco consideró que el Puente Colgante de Portugale, como es habitualmente denominado por los bizkainos y consagrado por la canción popular, “es una adición espectacular y estéticamente agradable al estuario del río y una excepcional expresión de creatividad técnica reflejando una relación completamente satisfactoria entre forma y función”.

El Puente Bizkaia es uno de los grandes monumentos de la Revolución Industrial y uno de los pocos supervivientes representativos de aquella era. Durante la segunda mitad del siglo XIX el hierro era considerado el más poderoso símbolo del progreso de la historia, era el material con el que se construían las máquinas, los barcos, los ferrocarriles, las grandes cubiertas y las torres como la de Eiffel, las enormes salas de Exposiciones Universales y, sobre todo, los nuevos puentes de Europa y América cada vez más esbeltos y audaces.

A finales del siglo XIX, la ría de Bilbao vivió la Revolución Industrial como un periodo de extraordinaria actividad económica, vinculado a la explotación masiva de un rico filón de hierro de más de 25 kilómetros de longitud en las minas de Bizkaia.

El Puente Bizkaia fue considerado desde el primer momento como el arco del triunfo de esta naciente civilización industrial. Fue el primer puente transbordador de estructura metálica construido en el mundo. Está situado en la boca del río Ibaizabal, en el punto en el que el estuario navegable de Bilbao se abría al mar hasta el siglo XIX. Se inauguró el 28 de Julio de 1893 y fue diseñado para enlazar con su gran cuerpo de hierro las localidades de Portugalete y Getxo, una orilla rocosa y escarpada y otra baja y arenosa. Cuando se construyó consiguió facilitar las comunicaciones entre estas dos pequeñas poblaciones balnearias veraniegas sin interrumpir la navegación de uno de los puertos fluviales con más activo tráfico naval de Europa.

Fue diseñado por Alberto Palacio y Elissague, conocido también por su participación en la construcción del Palacio de Cristal del Parque del Retiro, en Madrid. El ingeniero francés Don Ferdinand Joseph Arnodin se hizo cargo de la construcción de la obra, y el empresario textil bilbaíno Don Santos López de Letona fue el principal valedor y financiador de este importante proyecto.

En 1999 culminaron las importantes obras de rehabilitación que mejoraron algunos aspectos funcionales tras más de un siglo de funcionamiento. Este espectacular monumento vivo es una obra sorprendente que combina a la perfección belleza, estética y funcionalidad.

FERIAS Y CONGRESOS: DESTINO BILBAO

CUANDO EL VIAJE DE TRABAJO ES UN PLACER

Arquitectura, diseño, transformación, cultura, actividad económica...Todos estos ingrediente han convertido a Bilbao en una ciudad de vanguardia y en destino de referencia tanto para el turismo de ocio como para el viajero de negocios, además de consolidar a la capital bizkaina como una importante plaza en el campo de la celebración de ferias y congresos a nivel internacional.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX el liderazgo industrial del País Vasco y, especialmente, de las industrias de la margen izquierda del Nervión impulsaron el desarrollo de la actividad ferial en la capital bizkaina.

Hoy, el proceso de regeneración llevado a cabo ha dotado a Bilbao y su área metropolitana de nuevas y vanguardistas instalaciones que han dado un nuevo impulso a esta actividad.

Buena prueba de ello es el propio Palacio Euskalduna, galardonado en el año 2003 con el Premio Apex Award como “Mejor Centro de Congresos del Mundo”.

Esta infraestructura, reconocida también con el premio de arquitectura Enric Miralles 2001, cuenta igualmente con el Premio Nacional concedido por la Federación Española de Organizadores de Congresos, en su edición 2003.

Por su parte, el BILBAO EXHIBITION CENTRE, situado en Baracaldo, ha sustituido al antiguo recinto ferial cuya expansión estaba limitada por su ubicación en el corazón de la ciudad y dispone hoy de una superficie expositiva de 150.000 m2 distribuida en 6 pabellones sin columnas.

Su gran flexibilidad y versatilidad hacen de BEC el recinto perfecto para la organización de cualquier evento. El complejo integra en sus instalaciones un área, BEC Convenciones, que cuenta con 18.000 m2 repartidos en varios niveles. Es un espacio multiusos que dispone de los más avanzados sistemas de comunicación. El centro ofrece también otras instalaciones de gran nivel como el BIZKAIA ARENA, un recinto multiusos capaz de albergar cualquier espectáculo multitudinario.

Este año, entre otros certámenes, el BEC acogerá a finales del mes de mayo, la 27 edición de la Bienal Española de la Máquina-Herramienta, considerada como la tercera feria más importante del sector en Europa.

Pero además Bilbao dispone de un departamento municipal específico, Bilbao Convention Bureau, al servicio de la organización de ferias, congresos y festivales.

El departamento cuenta con el equipo profesional y la infraestructura necesaria para captar y promocionar la celebración de todo tipo de eventos en la ciudad y brinda a quienes elijan Bilbao como sede de sus actividades:

• Soporte técnico para la presentación de la ciudad a candidaturas de congresos.
• Contactos institucionales.
• Localización de centros de reunión.
• Asesoramiento sobre gestión y relación de empresas profesionales del sector.
• Información sobre actividades para acompañantes.
• Relación de actividades culturales y de ocio en Bilbao y Bizkaia.
• Documentación turística para las personas asistentes.

La amplia y excelente oferta hotelera, las modernas infraestructuras, tanto aéreas como terrestres, una “carta” gastronómica reconocida internacionalmente y una intensa vida cultural y de ocio, completan los ingredientes que consolidan a Bilbao como escenario ideal para la celebración de un congreso o encuentro profesional y en un destino que invita a permanecer y sentirse parte de la ciudad a quienes acuden a ella para asistir a una feria o un festival.

TURISMO DE NATURALEZA

DESCUBRE LAS JOYAS NATURALES DE URDAIBAI-BUSTURIALDEA

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y en el caso de Urdaibai es un hecho constatable. La ría de Mundaka es el centro de este excepcional enclave declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1984.

12 km de arenales que forman la ría en su desembocadura, donde se mezcla el agua dulce y salada y constituyen la zona húmeda más importante de Euskadi. La comarca de Busturialdea es una de las joyas naturales de Bizkaia. Formada por 20 municipios . Doce de ellos quedan incluidas en su totalidad, Mundaka, Sukarrieta, Busturia, Murueta, Forua, Gernika-Lumo, Ajangiz, Mendata, Arratzu, Kortezubi, Gautegiz Arteaga y Elantxobe. Otros dos municipios, Muxika e Ibarrangelu, quedan incluidas en su mayor
parte y Bermeo, Nabarniz y Ereño aportan más de la mitad de su importante extensión.

Los cinco restantes, Arrieta, Errigoiti, Morga, Amorebieta-Etxano y Munitibar-Arbatzegi-Gerrikaitz aportan menos de un tercio de su superficie. Nos encontramos en el valle del río Oka, que tiene a Gernika-Lumo como población principal, villa histórica y lugar donde se encuentra la Casa de Juntas, lugar donde se encuentra el parlamento que representa a los bizkainos. Además de los núcleos citados, la mayoría son pequeños pueblos rurales que conforman un espacio donde el visitante encontrará una selección de paisajes naturales llenos de belleza e historia.

Para los amantes de las aves

La reserva de Urdaibai es un lugar estratégico para el avistamiento de las aves que huyen del frío del norte de Europa y que en su recorrido hacia el sur en busca de lugares más cálidos se refugian en este humedal. Es el lugar de reposo e invernada de muchas especies de aves migratorias raras en la Península Ibérica como la garza real, el cormorán, el charrán, la espátula y un gran número de limícolas, que son aves que se alimentan de animales que viven enterrados o semienterrados en los abundantes limos y arenas.

El espacio es una visita obligada, especialmente para los amantes del avistamiento de aves. En el municipio de Busturia, en San Cristobal existe un observatorio.

La Ría de Mundaka

La Ría es el corazón de la Reserva de Urdaibai. Con el juego de las mareas, la marisma ofrece un espectáculo digno de contemplar. La bajamar deja a la vista el extenso arenal de la zona denominado Kanala, cerca de Laga.

El lugar invita a pasear, a darse un baño o simplemente a relajarse mientras contemplas el bello espectáculo creado por la naturaleza. Las panorámicas de la zona son espectaculares desde cualquier punto de la desembocadura de la ría. La reserva de Urdaibai conjuga naturaleza y cultura en sus espacios de la costa y el interior.

El paisaje del mar y de las marismas contrasta con el verde de las montañas y laderas del interior. Las montañas de la zona, con cimas de escasa altura que no superan los 900 metros y de fácil acceso ofrecen vistas espectaculares de la costa de Urdaibai.

Destaca en la zona, el cabo Ogoño, imponente y al que se puede acceder por un sendero, donde habitan el cormorán moñudo y el halcón peregrino vigía de la playa de Laga, muy visitada por los bañistas y surfistas y que a su vez conserva la riqueza y el encanto de muestras de fauna y flora, propia de arenales y dunas.

Turismo rural
AGROTURISMOS: EL ENCANTO DE LO NATURAL

Hace ahora más de 20 años que "Txopebenta", el primer agroturismo del País Vasco, abrió sus puertas al público en el municipio bizkaino de Gautegiz-Arteaga. Hoy, los más de 40 establecimientos asociados a la red de agroturismos y casas rurales de Bizkaia ofrecen cerca de 500 plazas a aquellos viajeros que buscan sumergirse en la forma de vida tradicional del mundo rural vasco disfrutando del contacto con la naturaleza. Los agroturismos están integrados en explotaciones agrarias y, al igual que las casas rurales que alojan a los viajeros, responden a las arquitecturas tradicionales de montaña o propias del medio rural. Cerca del mar o en parajes de montaña, a menudo están enclavados en paisajes espectaculares que guardan toda su belleza gracias, precisamente, a la propia actividad a la que están dedicadas estas explotaciones que han mantenido un equilibrio sostenible con su entorno natural durante siglos.

Los agroturismos y casas rurales proporcionan al viajero algo que va más allá del alojamiento, le ofrecen la posibilidad de vivir una experiencia, a partir de un trato cercano y familiar. Sus anfitriones le abren las puertas de sus propias casas y le permiten asomarse a su modo de vida y su entorno vital. Nadie mejor que ellos conoce la riqueza y los encantos por descubrir en cada lugar y suele ser para ellos una satisfacción compartir con sus huéspedes los tesoros de su entorno: la geografía, los rincones que integran sus parajes, la gastronomía, la historia, las costumbres, todo cuanto tenga un interés artístico, cultural o arqueológico, es decir, todo aquello que configura nuestra propia cultura e identidad. De hecho, la puesta en marcha de esta actividad complementaria para la economía de los caseríos, ha impulsado a muchos de sus propietarios a recuperar y conservar las herramientas y enseres que durante siglos integraban el menaje y los útiles de trabajo del mundo rural y que nos permiten conocer hoy como era la vida de nuestros ancestros.

Nekatur, la asociación que aglutina al 85% de los agroturismos y casas rurales del País Vasco, garantiza la calidad de los establecimientos incorporados a su red, estableciendo los requisitos y estándares de calidad que han de cumplir para formar parte de la Asociación.

Gorbeialdea Central Park
GORBEIALDEA CENTRAL PARK, LOS PLACERES DE LA NATURALEZA

UNA VISITA MUY RECOMENDABLE PARA ESTE INVIERNO

GORBEIA CENTRAL PARK, es un lugar que hará las delicias de las personas que buscan la sencillez de los placeres de la naturaleza. El verde de sus montañas, la paz que emanan sus bosques y sus preciosos paisajes son una muestra de lo auténtico y lo exquisito que ofrece el lugar.

Teniendo en cuenta estas características, la Asociación de Desarrollo Rural Gorbeialde y la Cuadrilla de Zuia han desarrollado un plan turístico acorde a los nuevos tiempos, basándose en las características anteriormente citadas, una oferta destinada a un publico que busca experiencias "diferentes" como una sesión de astronomía en la montaña, sentir la experiencia de ser pastor por un día o vivir el bienestar de un taller de medicina tradicional. La carta de opciones y experiencias de "GORBEIA CENTRAL PARK" están diseñadas para un público que quiere disfrutar de un turismo sin aglomeraciones y con ganas de vivir y sentir lo auténtico del lugar, con sus tradiciones, sus fiestas y sus costumbres. El espacio natural de Gorbeia está formado por las comarcas de Gorbeialdea en Bizkaia y la Cuadrilla de Zuia en Álava. Dos zonas con dos elementos comunes en ambos territorios históricos: las sierras de Gorbeia y de Urkiola, ambos declarados Parques Naturales por su alto valor natural y paisajístico. Merece la pena conocerlos y disfrutar de su entorno, siendo una alternativa de ocio estupenda para los amantes de un turismo más natural y humano.

Un paraíso para los amantes de la montaña. En GORBEIA CENTRAL PARK se puede llegar a lo más alto de sus cimas, descubrir sus bosques y valles y conocer rincones sencillamente "deliciosos". La nueva Estrategia turística de la zona, propone Gorbeia como un lugar de encuentro, el "Central Park" de Euskadi abierto 24 horas.

24 horas

Además del aire puro y los paisajes exuberantes, encontrarás infinitas posibilidades gastronómicas, lúdicas o deportivas. Para recuperar fuerzas tras un paseo por los extensos espacios arbolados, los verdes prados... nada mejor que descansar en los pequeños oasis del parque: casas con encanto a las puertas de Gorbeia Central Park rodeadas de un entorno único. Por la mañana, carga pilas para una nueva jornada con un desayuno a base de productos locales y prepárate para una nueva aventura.

Eso, si te apetece adrenalina; si lo que buscas es tranquilidad tras meses de trabajo en la ciudad, envuélvete en las comodidades y detalles de nuestros alojamientos o refúgiate en el silencio más natural de rincones del parque solo para ti.

La tradición es otro de los valores que envuelve el entorno del Parque Natural del Gorbeia. Podrás conocer más a fondo la vivencia tradicional vasca a través de un estilo de vida arraigado, que lleva consigo huellas de la historia más antigua de Euskadi: profesiones milenarias, romerías, gastronomía autóctona, lengua propia...

ANBOTO: UN BELLO MONTE LLENO DE MAGIA

El Anboto es uno de los montes míticos, de la geografía vasca. Culminado por una peña caliza, de color gris claro, sus más de 1300 metros de altura le confieren un
aspecto colosal e imponente.

Este monte mitológico forma parte del parque natural de Urkiola, que frontera natural entre Bizkaia y Araba. Sumergido bajo el mar en eras geológicas precedentes, exhibe hoy restos fósiles de ese pasado marino.

Dependiendo de las fuerzas de cada cual, el monte ofrece rutas de acceso desde cualquiera de las vertientes que ofrece partiendo desde cada uno de los cuatro puntos cardinales. Así se puede iniciar el acceso a partir del Santuario de Urkiola, situado a 750 m de altura, a media altura de la cumbre. Las rutas más exigentes son las que parte desde el valle de Arrazola que nos obligaran a salvar un desnivel de más de 1000 metros de altura. Desde el mágico valle de Atxondo, que esconde parajes espectaculares, parten también diversas rutas al igual que desde el valle alavés de Aramaio.

Quienes no se encuentren con el ánimo necesario para abordar el reto montañero , pueden disfrutar del espectáculo inigualable que ofrece este entorno natural optando por un relajado paseo por cualquiera de las plácidas rutas de senderismo que ofrecen los valles al pie de la montaña y de la recompensa gastronómica que encontrarán en cualquiera de los muchos restaurantes que alberga la zona y que ofrecen los deliciosos productos del entorno, desde el arkume, el cordero lechal de la zona, hasta la gatzatua, la cuajada natural hecha con la leche de las ovejas que pastan en las laderas del Anboto. En el alto de Urkiola es también una excursión tentadora, que en los días nevados de invierno se convierte ITINERARIOademás en un destino codiciado para disfrutar de la diversión de deslizarse en trineos por las suaves laderas de nieve y visitar de paso el Santuario donde cada año, el día de San Antón, los ganaderos de la zona llevan su ganado a bendecir.

El monte es además el hogar de Mari, la dama del Anboto, que vive en la cueva de Marriurrika, colgada sobre un precipicio de roca situado a más de 1000 m de altura.

Según cuenta la leyenda, a la puerta de la cueva podemos ver a Mari peinando su cabello rubio con un peine de oro en los días luminosos de sol. Otras veces veremos una bola de fuego desplazarse subitamente sobre la masa rocosa cuando Mari se desplaza a las otras muchas moradas secundarias que tiene dispersas por todos los montes de Euskal Herria.

Paisaje del Salto del Nervión
EL NACIMIENTO DEL NERVIÓN, SIMPLEMENTE ESPECTACULAR

El Nervión es el río más famoso y conocido de Bizkaia. La fama se debe, principalmente, a su popular ría del Nervión, situada entre la ciudad de Bilbao y el mar Cantábrico. La ría del Nervión ha sido fundamental en la historia moderna y el desarrollo industrial y social de la capital bizkaina en los últimos tiempos. Pero su nacimiento nada tiene que ver con su desembocadura.

A pesar de que el río llega a su desembocadura un poco maltratado por la industria y las poblaciones cercanas (aunque ya no es lo que era), en su nacimiento es un río libre y cristalino. El venero del Nervión surge entre las hayas de los bosques de la sierra de Gibijo, cerca del puerto de Orduña. Agitado y salvaje se desliza por el desfiladero de Delika recorriendo la provincia de Bizkaia en busca del mar.

Para salvar el tremendo escalón formado por los muros calcáreos de la sierra de Gibijo, en los meses de lluvias abundantes, el río Nervión forma un espectacular salto de agua de 270 metros de altura. Este se puede observar desde un mirador, el Mirador del Nervión, construido en el puerto de Orduña. En los meses de verano la cascada está seca o con un fino hilo de agua que apenas se aprecia, aún así el paisaje del Salto del Nervión goza de una extraordinaria belleza y bien merece una visita.

Aquellos que quieran disfrutar más a fondo del desfiladero de Delika pueden recorrer una ruta de 7km (ida y vuelta) desde Delika entre robles y hayas por la parte baja del cañón. Las paredes rocosas del Infierno del desfiladero acogen una apreciable colonia de aves rapaces, entre las que destaca el buitre leonado. En otros tiempos también existía una importante presencia de lobos en la zona de sierra, aunque la explotación ganadera provocó su caza generalizada hasta su práctica desaparición, testigo de lo cual es la existencia de cuatro loberas en el Monte Santiago, trampa consistente en dos paredes de piedra de dos metros de alto que convergen en un profundo pozo.

Cómo llegar al mirador del Nervión

Ascender el puerto de Orduña (900m) por la carretera A 625 de Orduña a Miranda de Ebro, seguir las indicaciones por una pista forestal acondicionada para automóviles. A unos 3 kilómetros se llega al aparcamiento, situado en medio de un hermoso hayedo de montaña, y por un corto sendero se sube al impresionante mirador.

El mirador del Nervión se sitúa en el mismo borde del acantilado con una excepcional vista de vértigo a 300 m del fondo del cañón de Delika. Desde el
mirador se contempla caer el fino hilo de agua de la cascada hasta que desaparece en la oscuridad del barranco.

Accesos

Como punto de partida tomamos como referencia el pueblo alavés de Delika perteneciente al municipio de Amurrio, para llegar hasta aquí hemos de llegar primero a Orduña, la única ciudad de Bizkaia cuyo título se le concedió en la edad media debido a ser un importante enclave estratégico comercial al ser el paso obligado del comercio castellano (sobre todo de lana) hacia el norte de Europa. Orduña se sitúa a 38 kilómetros de Bilbao, desde la A-8 debemos pasar el tunel de Malmasín en dirección San Sebastian y tomar la primera salida en dirección Arrigorriaga, tras pasar este pueblo continuamos por la BI-625 para pasar por Miravalles, Arrankudiaga y junto a LLodio y Amurrio y llegar sin pérdida a Orduña; al llegar a este pueblo continuamos dirección Vitoria y en un cruce giramos a la izquierda hacia Delika a donde llegamos en tres kilómetros más, pasamos el pueblo y tras pasar bajo un puente de la línea del tren llegamos a un amplio aparcamiento junto a un bar-restaurante (punto de partida de nuestra interesante excursión).

Itinerario

Situados en el parking de Delika junto al bar tomamos un camino paralelo al río que sale hacia la derecha para llegar en cinco minutos a una barrera que saltamos para llegar a una amplia pista en la que giramos a la izquierda, esta pista transcurre paralela al río y no tiene pérdida alguna sólo debemos seguirla internándonos en el cañón; el recorrido no plantea dificultades de orientación ya que basta con seguir el curso del río y atravesarlo en numerosas ocasiones; la única dificultad podría llegar a darse en el caso de que el río baje muy cargado de agua.

Una vez llegados al final del cañón y situados frente a la enorme pared de la que cae la cascada podemos acercarnos hasta su base trepando un poco por
las rocas del curso del río. Se puede realizar este trayecto en unas cuatro horas más o menos la ida y vuelta. Es sin duda un plan ideal para disfrutar del comienzo de la primavera, observando los inhóspitos paisajes que nos regala la despedida del otoño.

Es una travesía que también se puede realizar con niños ya que no tiene demasiada dificultad. Se puede realizar como un paseo parando a descansar en sus lindos rincones.

COSTA DE BIZKAIA

San Juan de Gaztelugatxe
SAN JUAN DE GAZTELUGATXE... CON VISTAS AL MAR

Situada entre Bermeo y Bakio, San Juan de Gaztelugatxe es una isla que pertenece al municipio de Bermeo, un lugar con unas vistas espectaculares. A su lado, se levanta la vecina isla de Aketze, localizada en un espacio bello .Catalogado biotipo protegido, que se extiende desde la localidad de Bakio hasta el cabo Matxitxako, en el gran golfo de Bizkaia.

En lo más alto de la isla de Gaztelugatxe está la ermita de San Juan, que data del siglo X. Un precioso milagro de la naturaleza al que se accede subiendo 231 escalones de piedra construidos en zig-zag. El esfuerzo de subir dicha pendiente merece la pena, ya que cuando se llega a lo más alto de la gran peña, la sensación de mirar al horizonte y simplemente contemplar el espectáculo que ofrece el paisaje es un auténtico placer.

El lugar es estratégico para el dominio de la costa. A lo largo de la historia ha sido protagonista de historias y leyendas. Los documentos indican que el primer edificio que se construyó en la cima de la isla, la primera ermita de San Juan, databa del siglo X. En el año 1053, Don Iñigo López, Señor de Bizkaia donó la pequeña ermita al monasterio San Juan de la Peña de Huesca, y posteriormente en el año 1593 la atacó el corsario Francis Drake. Más tarde se incendió y quedó totalmente destruida. En el año 1980 se inauguró la construcción que conocemos en la actualidad.

Tradiciones

Según la tradición, una vez que subimos las 231 escaleras y llegamos a la ermita hay que pedir un deseo y tocar la campana que encontramos en el lugar tres veces, la leyenda dice que esta acción también sirve para ahuyentar a los malos espíritus. Otra de las costumbres marineras de San Juan de Gaztelugatxe es cuando los barcos de Bermeo salen a faenar, giran a babor y estribor en la zona para que el santo les acompañe con buena suerte. Al lugar se le atribuyen además creencias curativas. Para la mayoría de los visitantes sin embargo, la isla de Gaztelugatxe es un paisaje precioso con una panorámica espectacular. Para llegar a lo más alto, debemos dejar el coche en un pequeño aparcamiento que encontramos en la carretera que une Bakio con Bermeo y caminar hasta el lugar.

Es un recorrido asfaltado hasta llegar a la explanada de las escaleras donde se inicia el ascenso. Otra opción es dejar el coche en el aparcamiento de las inmediaciones del restaurante Eneperi en Bakio y acceder por un bonito sendero que nos descubre el lugar según vamos paseando. En ambos casos se recomienda llevar calzado cómodo para emprender la marcha.

Cómo llegar

Desde Bilbao: Coger la autovía dirección Mungia hasta la rotonda final, y seguir dirección Bakio. Una vez en Bakio, cogemos dirección Bermeo y a 3km de Bakio encontraremos dos miradores a mano izquierda. El lugar está señalizado a lo largo del trayecto.

Surfista en las playas de Bizkaia
SURFEANDO Y DISFRUTANDO DE LAS PLAYAS DE BIZKAIA

Getxo.
Están dotadas de todos los servicios: Las Arenas (Las Arenas), Ereaga (Algorta), Arrigunaga (Algorta), Gorrondatxe-Aizkorri (Andra Mari), Barinatxe-La Salvaje (Andra Mari).

Sopelana. Barinatxe o “La Salvaje”. En ella se realiza todos los años a mediados de julio una ya histórica carrera nudista.

Arriatera-Atxabiribil. Es una playa con fuerte oleaje, ideal para la práctica del surf y del bodyboard.

Meñakoz. Es una playa aislada, no urbanizada, que posee un encanto especial. La práctica del nudismo es habitual.

Gorliz y Plentzia. Bella y amplia bahía que comparten los municipios de Gorliz y Plentzia.

Bakio. Las playas de Armintza y Bakio están separadas por un tramo de costa salvaje. La playa de Bakio es la más extensa de Bizkaia,1 km.

Bermeo. Aritxatxu. Bonita cala de reducidas dimensiones y accesibilidad complicada. Mundaka. Sus playas asoman a la desembocadura de la ría.

Lekeitio. Playas de Isuntza (ISO 9000 y 14000), Karraspio y Salvaje (las dos últimas pertenecientes al municipio de Mendexa) junto a la isla de San Nicolás.

Ondarroa. Playas de Arrigorri y Saturrarán, esta última entre Ondarroa y Mutriku.

Zierbena. Playa de La Arena . Amplias zonas de recreo en un entorno medioambiental en el que visitantes de todas las edades podrán disfrutar.

Otras playas: Isuntza, Ogella, Ea, Laga, Laida, Kanala, Kanalape, San Antonio, Yoña, Laidatxu, Hondartzape, Muriola, Barrika y Areeta.

La ola izquierda de Mundaka, la mas larga del mundo

Un deporte que cuenta cada vez con más adeptos, ávidos de experimentar la subida de adrenalina que sólo alguien que lo haya practicado puede describir. Existen numerosas escuelas de surf para el que quiera aprender.

Y para los surfers ya consolidados, Bizkaia Costa Vasca cuenta con algunas de las olas más importantes de toda la zona norte: Sopelana, Bakio, Zierbena y sobre todo Mundaka, cuya ola izquierda, la más larga del mundo, es un espectáculo tanto para el practicante como para el espectador.

Crucero
TURISMO DE CRUCEROS, UN TRÁFICO EN ALZA

El Puerto de Bilbao recibió 33 cruceros en 2010, a bordo de los cuales llegaron 43.400 pasajeros, lo que supone un 50% más que en 2009. Destacan barcos de gran porte como el Queen Victoria de la compañía Cunard y el MSC Poesía de MSC, de 294 metros de eslora cada uno, y el Ventura y el Azura, ambos de P&O, con 290 metros. En 2010 han realizado primeras escalas los cruceros: Artemis (P&O), Celebrity Eclipse (Celebrity), Queen Victoria (Cunard), Prince Albert II (SilverSea Cruises), MSC Poesía (MSC), Silver Spirit (SilverSea Cruises), Grand Mistral (Iberocruceros), Noordam (Holland América) y Azura (P&O). Otras compañías que han vuelto a apostar por Bilbao este año son: Fred Olsen, Cristal Cruises, C.I.P, Oceania/Regent, Crystal, Saga Shipping y Lindblad Expeditions.

Nueva Estación Marítima

Con el fin de mejorar el servicio a los pasajeros de cruceros, la Autoridad Portuaria de Bilbao ha construido una nueva estación marítima que está operativa desde principios de septiembre de 2010. El edificio cuenta con varias zonas diferenciadas como entrega de maletas, recogida de equipaje, sala de espera, zona de check-in, servicios y oficina de turismo. La inversión realizada asciende a 1,9 millones de euros.

En 2005, atracaron en Bilbao 21 cruceros, que transportaron un total de 13.300 visitantes; un año después, fueron 22 buques de recreo, con 16.600 viajeras y viajeros; en 2007, el número de grandes embarcaciones se situó en 21, con 23.000 personas a bordo; 38 transatlánticos se acercaron a Bilbao en 2008 con 37.000 pasajeras y pasajeros; en 2009, fueron 30 las entradas en puerto, con una afluencia de 30.000 turistas; en 2010, el número de cruceros aumentó a 33, con 43.400 viajeras y viajeros; en 2011 se ha registrado un salto espectacular, con la llegada de 53 buques de recreo, que han transportado a 77.000 personas. Esta tendencia al alza se mantiene en 2012, con 56 cruceros ya comprometidos y una estimación de 80.000 visitantes.

PUERTOS PESQUEROS, PUEBLOS CON CARÁCTER

Los vascos han vivido vinculados al mar y todas las actividades relacionadas con él desde tiempo inmemorial. Euskadi ha sido cuna de grandes marinos cuyos nombres jalonan la historia de las grandes gestas de la navegación.

La pesca es también una actividad milenaria en el País Vasco y, paralelamente, la construcción naval ha tenido una relevancia singular desde la edad media. A los astilleros vascos se deben muchos de los grandes avances tecnológicos que permitieron las grandes gestas transoceánicas y el desarrollo del comercio con las Indias.

Existe constancia de que ya en el en el siglo XIII existían cofradías de pescadores que entonces como ahora regulaban las actividades de la pesca y su comercialización y las condiciones de trabajo de sus integrantes.

También hoy las cofradías de pescadores están constituidas por los armadores y por los trabajadores que participan de la actividad pesquera y en su ámbito se establecen las normas y se dilucidan los intereses del sector. A lo largo de la costa bizkaina, al abrigo de los estuarios naturales, en la desembocadura de los ríos que jalonan la costa o de las oquedades que guarda su escarpado perfil, surgieron los puertos y municipios que han vivido esencialmente del mar hasta hace bien poco.

Puertos pequeños como Zierbena, Plentzia, Armintza o Mundaka donde amarran txalupas y barcos de bajura o que acogen a flotas de altura y grandes atuneros, como Lekeitio, Ondarroa o Bermeo , mantienen hoy toda su carácter marinero y la especial personalidad que les ha conferido la vida de sus gentes.

Han quedado atrás los tiempos en que los marinos vascos llegaban hasta Terranova para cazar ballenas pero los más de 150 registrados hoy en la flota bizkaina, 104 de bajura, 24 de altura y 25 atuneros, mantienen viva esta actividad y el color y la belleza singular de los puertos que conservan todo el encanto de su arquitectura característica.

Como no podría ser de otra manera, la rica gastronomía que ha nacido de los productos del mar es uno de los atractivos que ofrecen los puertos pesqueros. Asadores y restaurantes ofrecen la mejor selección de pescados y mariscos que llegan directos del mar a nuestro plato.

Patio interior histórico
ESCENARIOS DE LA HISTORIA

Cada rincón, cada pueblo, cada lugar, encierra su historia y la Historia, con mayúsculas, es el resultado de la vida y los acontecimientos solemnes y cotidianos que han sucedido en todos ellos. Por eso sabemos que al referirrnos a algunos de los pueblos históricos de Bizkaia dejamos atrás a cualquiera o a todos los demás, que también merecen este reconocimiento. Así que desde aquí proponemos algunos lugares que por una u otra razón son especialmente relevantes en el discurrir de la historia de Bizkaia.

Y como no podría ser de otra manera, iniciamos este recorrido en Gernika-Lumo, que es posiblemente el lugar de Bizkaia cuya historia ha tenido una repercusión más universal. El hombre ha habitado la zona de la vega de Gernika desde tiempos prehistóricos y testimonio de ello son las pinturas rupestres que atesoran las cuevas de Santimamiñe, habitadas desde el período Magdaleniense, 15000 años A.C. Pero sin duda, La Casa de Juntas y el Árbol de Gernika, en torno al cual la asamblea de representantes de los pueblos o anteiglesias dictaba las leyes que regían en Bizkaia y cuyo intento de destrucción motivó el masivo bombardeo de la villa durante la guerra civil, han dado a Gernika-Lumo un lugar en la historia universal.

En la orilla derecha, en la cabecera del estuario que crea la de ría de Gernika en su desembocadura, se sitúa Bermeo, villa fundada en 1236 y que fue capital de Bizkaia desde 1476 hasta 1602, período en el que era la población más importante del Señorío, en ventajosa pugna con la villa de Bilbao. De su importancia en la época da buena cuenta el hecho de que los
reyes acudían a realizar un juramento en su Iglesia de Santa Eufemia, siempre que acudían a Bizkaia. Hoy Bermeo es un pueblo de marcado carácter marinero pero atesora un rico patrimonio histórico y monumental entre cuyos elementos de interés cabe destacar la iglesia gótica de Santa Eufemia, la neoclásica de Santa María, el Ayuntamiento, el casco medieval o la Torre de Ercilla y conserva además parte de su antigua muralla.

En dirección opuesta, desde Gernika-Lumo hacia el interior encontramos Durango, fundada sobre una población previa, Tabira, tanto la villa como el resto del valle del Duranguesado pertenecieron hasta el siglo XIII al Reino de Navarra. Perteneció después, durante 12 años, al Reino de Castilla hasta incorporarse en 1212 al Señorío de Bizkaia. Además de magníficos palacios como el de Zabala, el de Etxezarreta o el de Garai, en Durango se puede admirar la Cruz de Kurutziaga, de finales del siglo XV, un monumento único en su clase en Europa, la cruz es de estilo gótico y fue erigida en memoria de la herejía protagonizada por fray Alonso de Mella. El macizo del Amboto y el parque natural de Urkiola añaden al entorno un atractivo irresistible.

Valle adentro, en el límite con el territorio guipuzcoano, se encuentra el pueblo de Elorrio que en la actualidad integra a la antigua villa fundada en el siglo XIII y a la anteiglesia de San Agustín de Etxebarria. Como en tantos otros rincones de Euskal Herria, en su entorno se han encontrado vestigios
de asentamientos previos al neolítico. En sus aledaños se hallaron un conjunto de estelas funerarias que componen la necrópolis precristiana de Argañeta. Los habitantes de Elorrio participaron activamente del comercio con el nuevo mundo y de las fortunas que algunos obtuvieron en la aventura son muestra los más de 20 soberbios palacios y casas solariegas que albergan sus calles. En el extremo oeste, hacia el interior, en Las Encartaciones se sitúa Balmaseda, la primera villa fundada en Bizkaia, acceso desde León y Castilla al País Vasco. Su ubicación estratégica y la existencia de una antigua calzada romana favorecieron el desarrollo de las rutas comerciales a través de Balmaseda.

De hecho, fue casi con certeza Juan II quién convirtió la villa en “puerto seco”, es decir en la aduana donde pagaban sus tributos las mercancías que, procedentes de Castilla se llevaban a los puertos del Cantábrico. Además de la antigua fábrica de boinas La Encartada, hoy convertida en Museo, sus calles guardan hermosos palacios como el de Horkasitas o el de Urrutia, el Puente Viejo o las iglesias de San Severino y San Juan Bautista, entre otros lugares de interés.No muy lejos, se encuentra Orduña, que a pesar de pertenecer al Señorío de Bizkaia, está enclavada en tierras alavesas. Por ello, y favorecida por el amparo que le brinda el muro montañoso que la resguarda, ha sido a lo largo de su historia un enclave defensivo importante para Bizkaia. Al igual que Balmaseda, Orduña era también “puerto seco “y la lana de Castilla que se exportaba a Europa desde los puertos del Cantábrico pagaba sus tributos en la aduana de Orduña hasta 1841. De ahí que aunque fue fundada como villa en el siglo XIII, mereció convertirse en la única ciudad de Bizkaia, título que alcanzó en el siglo XV. El edificio renacentista que albergaba la aduana, hoy convertido en hotel-balneario es testimonio del esplendor de aquel tiempo. Su casco antiguo, declarado conjunto histórico-monumental, es el mayor casco medieval de Bizkaia y alberga, entre los restos de sus murallas un rico patrimonio monumental.

GASTRONOMÍA

De pintxos por Bizkaia
DE PINTXOS POR BILBAO Y BIZKAIA, UN VERDADERO PLACER

Más allá de los tradicionales de tortilla, la gastronomía vasca está experimentando una gran transformación, también en lo referido a los pintxos. Verdaderas delicias en miniatura se pueden degustar ya en la mayoría de los bares de Euskadi y Bizkaia.

Un pintxo es como se denomina tradicionalmente a una pequeña rebanada de pan sobre la que se coloca una pequeña ración de comida. Recibe su nombre porque tradicionalmente se sujetaba la comida al pan con un palillo, aunque no sea una característica obligatoria.

Los pintxos fríos son aquellos que generalmente están dispuestos sobre la barra del bar y el cliente los coge a voluntad o pide al camarero. Los pintxos calientes deben ser pedidos al camarero,quien los solicita a cocina para ser preparados o calentados al momento.

El pintxo está especialmente asociado a la gastronomía vasca, en la que se suele tomar como aperitivo acompañado normalmente de un vaso de vino tinto (llamado txikito) o un zurito, nombre por el que se conoce al pequeño vaso de cerveza de media caña., también suelen ir acompañados de sidra o txakoli.

Originalmente los ingredientes a colocar sobre el pan pueden ser prácticamente cualquiera, pero muchas veces son los más habituales en la cocina vasca: pescados (especialmente merluza, bacalao, anchoas, gulas...), tortilla de patata, pimientos rellenos, croquetas, etc.

Sin embargo, la abundancia de jóvenes cocineros en Euskadi, fruto de las escuelas de alta cocina y los restaurantes, está propiciando que muchos de ellos se dediquen a elaborar y crear nuevos y cada vez más complejos pintxos, lo que resulta en una constante innovación y aparición de nuevas recetas. Se da cada vez más una coexistencia entre los pintxos tradicionales y la cocina en miniatura.

Lo más habitual suele ser coger uno mismo el pintxo, que se sitúa en bandejas sobre la barra del bar, y comerlo de pie mientras se charla con los amigos y se toma la bebida.

RUTAS DE PINTXOS EN BILBAO

Ruta por el Casco Viejo de la ciudad. El trazado peatonal de la parte más antigua de la Villa invita a transitar por sus calles y cantones y los bares de esta zona aprovechan esta circunstancia para ofrecer, diseminados por diferentes puntos, una selecta colección de tapas de todos los precios y para todos los gustos. Junto con la Plaza Nueva, hay que visitar las calles conectadas de Perro, Santa María y Jardines.

Ruta por Abando es más disperso que el Casco Viejo pero tan cercano al centro de la ciudad. La calle Ledesma, todo un clásico es visita obligada, Esta calle nos lleva, inevitablemente, hasta la calle Diputación, peatonal. La zona de bares adyacente nos lleva al otro lado de la Gran Vía, paradigmas del banderilleo en Bilbao, hasta la Plaza Eguillor que es la siguiente parada.

Ruta por Indautxu es otra de las zonas emblemáticas de la ciudad. Los bares de las Alamedas de Urkijo y San Mamés unen las zonas de Abando e Indautxu. Para avanzar hasta Indautxu puede optarse por Alameda Urkijo para dirigirse hasta la Plaza Campuzano y su paralela, calle Maestro García Rivero. Ruta por La Casilla-Amézola. En torno al pabellón de La Casilla se levanta una de las zonas de poteo más tradicionales, hay que visitar el entorno de la calle Zugastinobia.

Ruta por Deusto. El barrio de Deusto tiene vida y personalidad propia y evidentemente, no podía carecer de una zona donde disfrutar de buena compañía y mejores pintxos. La calle Blas de Otero, La calle Rafaela Ibarra, La calle Heliodoro de la Torre.

TRADICIÓN Y VANGUARDIA: MIL LUGARES PARA COMER BIEN

No es de ahora la reputación de la que goza la gastronomía vasca, ni se debe tan solo a los nombres propios de los grandes chefs que hoy acumulan los mayores galardones y distinciones que se otorgan en el ámbito de la restauración. De hecho, casi en cualquier rincón del mundo se puede encontrar un lugar en el que, por más o menos dinero, se puede comer bien. Lo realmente singular es encontrar en un territorio tan pequeño, tantos rincones, tan diversos, en los que comer es un regalo para los sentidos.

La gastronomía es parte del patrimonio cultural de Bizkaia y el amplio recetario consagrado que ha ido atesorando a lo largo de los años es fruto de la calidad de los productos de sus caseríos y de la mar, así como del mimo y la dedicación con que se han elaborado tanto en las cocinas de los hogares como en los fogones de las tabernas más sencillas y los restaurantes más sofisticados.

Tanto en Bilbao, como repartidos por los rincones de la geografía bizkaina podemos encontrar algunos de los restaurantes acreditados con las prestigiosas estrellas que otorga la guía Michelin, como el Andra Mari de Galdakao, Boroa en Amorebieta, Etxebarri en Atxondo, , el Zortziko en Bilbao, Azurmendi en Larrabetzu o el Nerua en Bilbao.

Pero, al mismo tiempo, comer una merluza recién frita en una taberna de cualquier pueblo de la costa, el besugo recién asado a la parrilla en un asador o el chuletón compartido en una sidrería no dejarán nunca de deleitarnos y son muchos los platos tradicionales que han trascendido nuestro ámbito geográfico y hoy podemos encontrar un bacalao al pil-pil o una merluza a la ondarresa en la carta de restaurantes a cientos de kilómetros de nuestras costas. Eso sí, nada como degustar estos platos en su escenario original.

Entre los productos propios el txakoli de Bizkaia, un vino ancestral, que nace de variedades autóctonas que fructifican en los viñedos de las laderas cercanas a la costa, hoy recupera su vitalidad de antaño y es un vino ideal para acompañar cualquiera de los platos que ofrece la variada gastronomía de Bizkaia o el recorrido de degustación de los pintxos. Y como toda buena comida termina con un buen postre, no podemos olvidar la repostería bizkaina que también atesora algunas exquisiteces propias que no podremos encontrar en otros lugares como el pastel de arroz, los bollos de mantequilla, o los canutillos de crema.

Slow Food: Una forma de comer y vivir

Frente a la prisa y el estrés con el que vivimos en el mundo occidental, en 1986 nació en Italia, de la mano del artista Carlo Petrini el movimiento Slow Food, al que pronto se sumaron cocineros y ciudadanos que comenzaron a reivindicar la importancia de una buena alimentación. Tres años después se convirtió en una organización internacional sin ánimo de lucro. Actualmente agrupa más de 850 “Convivium”, grupos locales, con más de 100.000 asociados en más de 132 países de todo el mundo. El 5 de julio de 2005 en el txoko “Guri zer” de Munguía un grupo de entusiastas relacionados con el mundo rural de Bizkaia puso en marcha el convivium de Slow Food BilbaoBizkaia, un grupo plural de personas que comparten el afán por proteger los placeres de la buena mesa, promover la cultura gastronómica, defender la biodiversidad de la oferta alimentaria y proteger nuestro patrimonio gastronómico. Para ello establecen relaciones con productores y emprenden campañas para proteger alimentos tradicionales, estimulando a los cocineros a utilizar alimentos locales y trabajando por llevar la educación del gusto a las escuelas.

En contraposición con el estilo de vida cuyo paradigma es la “fast food” la filosofía de este movimiento está basada en la defensa del placer gastronómico y en la búsqueda de ritmos vitales más lentos y meditados. Por ello, se da especial importancia al placer vinculado al alimento y a la educación del gusto. Las tres consideraciones que difunde la filosofía Slow Food son fundamentalmente que los alimentos que comemos deberían tener BUEN sabor, deberían ser producidos de forma LIMPIA sin perjudicar el medio ambiente, el bienestar animal y la salud humana y los productores deberían ser recompensados de forma JUSTA por su trabajo.

Para alcanzar sus objetivos los grupos promueven los baluartes, proyectos a pequeña escala para el asesoramiento a grupos de productores artesanales, a los que se brinda apoyo bien para agruparse, coordinar la promoción de sus productos y establecer directrices de autenticidad, o para la inversión directa en instalaciones. Entre los baluarte promovidos por el convivium de Bilbao están el talo de Mungía, el euskal txerria (cerdo autóctono del País Vasco) o la cebolla morada de Zalla. Entre las iniciativas puestas en marcha por Slow Food destaca El Arca del Gusto que recupera y cataloga sabores olvidados y productos gastronómicos de excelencia contrastada que se encuentran en peligro de desaparición y resucita razas singulares, promoviendo el valor intrínseco de los productos alimentarios que ofrece la tierra.

Todo ello representa una filosofía que aboga por cultivar el aprecio por el placer y la calidad de vida cotidiana

Tarta de Brioche (Gonzalo Iza)
PASTELES DE BILBAO: PEQUEÑOS PLACERES PARA TODOS LOS DÍAS

En demasiadas ocasiones, al hablar de la gastronomía de algún lugar, se tiende a centrar el foco en los salados. Especialmente en Euskadi es difícil salir de las carnes, de los pescados, de las verduras… y especialmente los omnipresentes pintxos.

Pero aunque los visitantes no suelan prestarles demasiada atención, es en los dulces de a diario donde los oriundos encuentran las pequeñas dosis de placer habitual que necesitan para sobrevivir a una dura jornada de trabajo o a una aburrida tarde de domingo.

En Bilbao esta tradición permanece sorprendentemente presente en la vida de sus ciudadanos. Su pastelería tradicional, con alrededor de media docena de piezas “imprescindibles”, no ha cedido ni un centímetro ante los envites de la pastelería industrial o la guerra contra las calorías.

De tradición cafetera, la ciudad está llena de cafeterías y bares donde miles de personas hacen un paréntesis diario para disfrutar de un café con leche (bien cargado de café y con leche concentrada) con alguno de los pasteles icónicos. Las pastelerías se llenan día tras día de elegantes hombres de negocios, hordas de amas de casa e incluso adolescentes en sus descansos lectivos que se llevan una o mil piezas para su disfrute individual o colectivo.

Se podría decir que la pastelería ha sido desde siempre, en Bilbao, lo que los pintxos aspiran a ser desde hace no tantos lustros: la alta cocina en dosis diarias y al alcance de cualquiera.

Carolina
Es un pastel de merengue de aspecto tan peculiar como omnipresente. Cuenta con una base de masa quebrada, unos “michelines” de suave merengue y dos adornos, uno en cada lado, de yema de huevo y chocolate. Es uno de esos dulces que rara vez alcanza en sabor y aroma que su aspecto promete.

Pastel de Arroz
Como su mismo nombre indica, este pastelito no lleva ni un grano de arroz en su elaboración. Es una tartaleta de algo entre masa quebrada y hojaldre relleno de una crema esponjosa a medio camino entre la crema pastelera y una quesada.

Bollo de mantequilla
Es el rey indiscutible de la pastelería bilbaina de a diario. Algo tan sencillo como un bollo suizo abierto por la mitad y relleno de mantequilla batida de pastelería (nada que ver con la mantequilla que acostumbramos a comprar, ésta es mucho más cremosa, algo a medio camino entre la mantequilla “normal” y la nata montada). Casi todas las pastelerías de la ciudad y una lista interminable de cafeterías, bares y tiendas, ofrecen este dulce..

Jesuita
El jesuita es un triángulo de hojaldre cubierto con glasa real. Los hay rellenos de crema pastelera o de cabello de ángel. Riquísimo.

Pastel Ruso
Este pastel que en Bizkaia toma carácter propio, nace de la sencillez de mezclar claras de huevo y azúcar, obteniendo un merengue, que es horneado en planchas, éstas se rellenan con crema de mantequilla. Se presenta en bloques cuadrados de lados iguales, espolvoreados con azúcar lustre.

POR AMOR AL ARTE. MUSEOS DE BILBAO

No cabe duda de que, desde su inauguración en el otoño de 1997, el Museo Guggenheim ha atraído hasta Bilbao a millones de amantes del arte desde todos los rincones del mundo. Frank Gehry creó una obra maestra de la arquitectura que encierra en sus volúmenes escultóricos, cubiertos de piedra y titanio, espacios singulares de siluetas sinuosas y alturas imponentes, en contraste con salas de corte clásico y forma rectangulares, que ofrecen el escenario apropiado tanto a las obras de formato convencional como a las grandes instalaciones y esculturas colosales de autores contemporáneos.

A pesar del aparente caos de formas en colisión que componen este edificio escultural, su sobrecogedor atrio central, cerrado por grandes muros cortina e inundado por la luz que recibe desde su lucernario cenital, ordena a su alrededor las galerías que se distribuyen en tres plantas.

Recorrer las imponentes esculturas de Richard Serra que alberga la gran sala alojada en el volumen de titanio que atraviesa por debajo el Puente de la Salve y acceder desde allí a las salas de perfil clásico de la segunda planta, donde se exhiben habitualmente fondos pictóricos de la Colección Permanente de autores como Rothko, Paul Klee, o Robert Rauschenberg entre otros, convierte la visita en una experiencia inolvidable.

Y fue también el amor al arte lo que incitó a artistas, ciudadanos e instituciones a fundar en 1908 el Museo de Bellas Artes que abrió sus puertas en 1914 y, posteriormente, el Museo de Arte Moderno en 1924. Ambas instituciones y sus respectivas colecciones se unieron finalmente en 1945, año en que se levantó el edificio inicial del actual Museo de bellas Artes de Bilbao.

En 1970 se añadió el edificio moderno, y en 2001 una importante reforma acabó por dar al museo su fisonomía actual. La colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao reúne más de ocho mil piezas, entre pinturas, esculturas, obras sobre papel y artes aplicadas, en un destacado conjunto patrimonial que comprende una cronología que abarca desde desde el siglo XII hasta la actualidad.

Conserva ejemplos relevantes de arte antiguo, moderno y contemporáneo, y tienen especial interés la pintura de las escuelas española y flamenca así como la nutrida presencia de varios artistas vascos. Un recorrido esencial por las salas del museo incluye obras singulares de Bermejo, Benson, Mandijn, Vredeman de Vries, De Vos, Moro, Sánchez Coello, El Greco, Pourbus, Gentileschi, Ribera, Zurbarán, Van Dyck, Murillo, Bellotto, Goya, Paret, Villaamil, Madrazo, Gauguin, Sorolla, Guiard, Ensor, Regoyos, Romero de Torres, Zuloaga, Sunyer, Arteta, Gutiérrez Solana, Vázquez Díaz, Lipchitz, Delaunay, González, Gargallo, Bacon, Palazuelo, Oteiza, Chillida, Caro, Millares, Tàpies, Saura, Lüpertz, Kitaj, Blake, Arroyo y Barceló, entre otros. Y fue precisamente el afán por difundir al amor al arte lo que impulsó la creación del Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao, que por las especiales características de su Colección, surge con una vocación marcadamente didáctica desde sus orígenes. Con su reapertura en la nueva sede de la Iglesia del Corazón de María, pretende ampliar sus objetivos iniciales de enseñanza de la Historia del Arte, adaptándolos a las nuevas necesidades educativas de la sociedad.

Al mismo tiempo, el Museo aspira a ser un punto de referencia dentro de Bilbao la Vieja, el barrio en el que se ubica, que vive un proceso de regeneración que ha llevado a muchos artistas y jóvenes creadores a asentarse en esta zona, así como en el conjunto de Bilbao y enmarcar, para ello, parte de su programación dentro de la Propuesta Internacional de las Ciudades Educadoras.

LA ALHÓNDIGA: UN FORO CONTEMPORÁNEO PARA BILBAO

En el centro de la ciudad resurge, tras un proceso de transformación, uno de los edificios más representativos para la ciudadanía bilbaína: la Alhóndiga. El almacén de vino diseñado por Ricardo Bastida (1909) es ahora AlhóndigaBilbao, un lugar lleno de actividad para todas las personas, y con vocación de convertirse en un nuevo motor de ocio y cultura.

En 1905 un jovencísimo Ricardo Bastida recibe el encargo de construir en el Ensanche bilbaíno una nueva alhóndiga y plantea un gran edificio industrial, funcional y avanzado,
que preste servicio de almacén de vinos, licores y alcoholes. El edificio de Bastida, de estilo modernista, se levantó en ladrillo y hormigón armado, finalizándose su construcción en 1909. A partir de los años setenta, su actividad se traslada a un nuevo edificio ubicado en el barrio de Recalde, y la antigua alhóndiga queda a la espera de ser dotado de una nueva utilidad.

El viejo almacén de vino, de carácter modernista y declarado ‘Bien de Interés Cultural’ por el Gobierno Vasco (1999), celebra sus 100 años de existencia tras la rehabilitación de fachadas y transformación interior, que incluye la construcción de nuevos espacios bajo la supervisión del francés Philippe Starck, quien considera que la arquitectura moderna no consiste en crear una forma moderna sino en lograr una forma moderna de vivir el espacio.

Creador infatigable, Starck se enamoró del proyecto AlhóndigaBilbao y de la ciudad a primera vista, y fruto de esta relación nace un espacio urbano, singular, sobrio pero original y lleno de sorpresas que no dejará indiferente a nadie. Stark quiso crear algo diferente, artístico y creativo y para ello conto con el escenógrafo italiano Lorenzo Baraldi junto al que desarrolló el diseño de las 43 colosales columnas, de formas escultóricas, que soportan las edificaciones que alberga el interior del edificio de Bastida.

Philippe Starck ha logrado construir un espacio abierto inclasificable, que permanecerá en la memoria de las personas y donde la energía de Bilbao cobra vida propia. AlhóndigaBilbao es un espacio público de ocio y cultura, pensado que alberga en sus 43.000m², áreas dedicadas a la cultura, la actividad física y el deporte. El edificio está dotado de una mediateca, salas de cine, auditorio, salas de exposición, cafeterías, una tienda y restaurantes. Entre sus instalaciones destacan la espectacular piscina cubierta, cuya base de cristal actúa como cubierta suspendida sobre del atrio del edificio, así como el bar de su terraza. AlhóndigaBilbao desarrolla un intenso programa de actividades que incluye exposiciones, talleres, curso, ciclos de conferencias, y congresos entre otras.

DE LO SINFÓNICO A LO POPULAR: ALMA MUSICAL

Desde lo popular a lo sinfónico, de lo tradicional a lo contemporáneo, históricamente la música viene ocupando un lugar central en la vida cultural de Bilbao y de toda Bizkaia.

Prueba de ello es la trayectoria de la Bilboko Orkestra Sinfonikoa, que ofreció su primer concierto en 1922 en el teatro Arriaga y, que a lo largo de estos años, ha acompañado a músicos de la talla de Kreisler, con Piatigorsky, Rubinstein, Eisenberg o Zabaleta.

Mas antigua aún es la trayectoria de la Coral Bilbaína, que en sus cerca de 130 años de vida ha recibido los más relevantes galardones tanto nacionales como internacionales, ha cantado a las ordenes de directores tan insignes como Rostropovich y realiza además una destacada labor en el ámbito de la formación musical en sus Conservatorio y sus talleres de iniciación a la música.

Además de estas insignes agrupaciones musicales, en el panorama de la música clásica bizkaina hay también grandes intérpretes como el pianista bilbaíno Joaquin Achucarro, la soprano Ainhoa Arteta o el violinista Félix Ayo que reclamados en los principales escenarios musicales del mundo. Junto a la música clásica, las canciones y melodías tradicionales y la música popular vasca mantienen todo su vigor e intérpretes como el acordeonista Kepa Junkera o el grupo Oskorri han llevado el sentimiento de la música vasca hasta el corazón de audiencias de ámbitos muy lejanos y han sabido darle una renovada vitalidad, igual que lo ha hecho en el panorama de la música más actual el vocalista y compositor Fito que cuanta con una amplísima y leal audiencia y una larga discografía.

LA MAYOR COLECCIÓN PRIVADA DE ROLLS ROYCES, EN BIZKAIA

Incluso para los no aficionados al mundo del automóvil, un Rolls Royce es un Rolls Royce. Distintivo de calidad, perfección, elegancia y lujo, esta gran marca de vehículos ha sido todo un referente del imperio británico hasta 1989 (en la actualidad pertenece al grupo alemán BMW).

Para los muchos aficionados, repartidos por los cinco continentes, a esta marca que es ya casi una leyenda, nada mejor que descubrir, en plena naturaleza, entre bosques y montañas, el museo-fortaleza dedicado exclusivamente al Rolls Royce de Galdames. En la comarca de Las Encartaciones, la más próxima a Cantabria, se encuentra este gran espacio natural donde una torre de defensa del siglo XIII invita al visitante a descubrir esta magnífica colección de coches de lujo entre murallas, fosos y puentes levadizos.

Desde Bilbao, los 35 kilómetros de recorrido para llegar al museo son verdaderamente dignos de verse y disfrutarse, con sus vacas y ovejas pastando placidamente a ambos lados de la carretera, mientras se asciende un pequeño puerto.

Inaugurado hace más de dos décadas por el entusiasmo de su propietario hacia los Rolls Royces, este peculiar y monográfico museo, único en el mundo en contar con todos los sus modelos, reúne también una gran colección de vehículos representativos de otras marcas de verdadero lujo como Ferrari, Jaguar o Lamborghini.

Divididos en seis grandes pabellones, en sus vehículos están representadas todas las décadas del siglo XX, desde un Allen Runabout de 1899 hasta un Silver Spur de 1990, pasando por un RR Silver Ghost Alpine Eagle de 1914, un Phantom IV de 1956 o algún deportivo como el Ferrari Testarrossa.

Como curiosidad, todos los vehículos expuestos se conservan en perfecto estado de mantenimiento y pueden circular con total normalidad. Abierto todos los domingos y festivos.

BILBAO, LA PUERTA DE ENTRADA AL “BASQUE WORLD”

En menos de dos horas de trayecto quienes visiten Bizkaia tienen la posibilidad de descubrir numerosos lugares de gran interés turístico como Donostia-San Sebastián, Biarritz, Vitoria-Gasteiz, Pamplona, la Rioja Alavesa o el Parque de Cabárceno.

Rioja Alavesa: La cuna del vino

La Rioja Alavesa es quizá la comarca más conocida de Álava-Araba. Merece ser visitada tanto por sus excelentes vinos como por su patrimonio histórico. Situada en el extremo sur del territorio y volcada al Ebro, ofrece unos paisajes diferentes, núcleos amurallados y bodegas donde se elabora tan preciado caldo. Destaca la bodega de Marqués de Riscal en El Ciego, obra de Frank Gehry. Tiempo estimado: 1 hora y 25 minutos.

Donostia San Sebastián. La excelencia

Elegida Capital Cultural Europea 2016, en esta ciudad, una de las más bellas de Europa, conviven tradición y modernidad con pinceladas de la Belle Epoque. Con una agenda cultural de primer nivel con sus festivales internacionales de cine y jazz, destaca también por la calidad de su mesa. La gastronomía compite en protagonismo con la naturaleza en esta ciudad conocida mundialmente por su cocina y sus cocineros y que aglutina 16 estrellas Michelín. Todo un récord. Como novedades a visitar, el recientemente inaugurado Basque Culinary Center y el renovado museo de San Telmo. Muy cerca de San Sebastián, el museo Balenciaga rinde justo homenaje al genio de la moda, Cristóbal Balenciaga, en su ciudad natal, Getaria. Tiempo estimado : 1 hora y 15 minutos.

Biarritz, Côte Basque

Biarritz, destino estrella marcado para siempre por haber sido elegido por Napoleón III y los Grandes de este mundo, ha sido siempre una de las ciudades más acogedoras de la costa vasca. Este pequeño puerto de barcos balleneros, convertido el siglo pasado en estación balnearia de moda, ha sabido, abrirse a todas las influencias sin renunciar a su propia identidad. Abierta, cosmopolita, Biarritz, lleva dentro de sí esa mezcla de estilos y une sin problemas los extremos más opuestos. Destaca también por su comercio del muy alta gama, con todas las grandes firmas de moda internacionales, su aquarium y por sus afamados festivales de danza. A pocos kilómetros de Biarritz se encuentra San Juan de Luz, una de las maravillas de la zona Tiempo estimado : 1 hora y 40 minutos.

Cabarceno, vida animal

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno no es un zoólogico convencional ni un Parque Natural. Es un espacio naturalizado por la mano del hombre, a partir de la belleza primitiva de su paisaje kárstico, sobre las 750 Has. de una antigua explotación minera a cielo abierto. Tiempo estimado: 1 hora y 10 minutos.

El chupinazo de San Fermín

Las fiestas de San Fermín comienzan con el lanzamiento del chupinazo desde el balcón del Ayuntamiento a las 12h del mediodía del 6 de julio y terminan a las 24h del 14 de julio con el "Pobre de mí", una canción de despedida. Una de las actividades más famosas de los sanfermines es el encierro, que tienen lugar todos los días entre el 7 y el 14 de julio y comienzan a las ocho de la mañana. Pamplona se convierte en una gran fiesta toda la semana. Tiempo estimado : 1 hora y 10 minutos.

Vitoria-Gasteiz

Lugar de inspiración de Ken follet en sus libros, las obras de restauración de la Catedral de Santa María y el Casco Viejo de Vitoria-Gasteiz muestran al visitante un espacio único y de gran belleza. Además, la Plaza España y la Casa Consistorial, la Plaza de la Virgen Blanca o los palacios de Bendaña y de Montehermoso pueden completar esta visita a la capital de Araba. Tiempo estimado: 1 hora.

La semana santa de Balmaseda

Balmaseda es una Villa celosa de sus tradiciones y así lo demuestra el cariño con que celebra su Pasión Viviente. La actividad principal se centra en el Jueves Santo por la noche y el Viernes Santo por la mañana, durante los cuales se desarrolla la representación de los últimos momentos de la vida de Jesús de Nazareth. Representación viviente que transcurre por las calles y plazas de la Villa.

El Teatro Arriaga

El Teatro Arriaga es un emblemático teatro de Bilbao, un espectacular edificio neo-barroco de finales del siglo XIX, obra del arquitecto Joaquín de Rucoba y dedicado al compositor bilbaino Juan Crisóstomo de Arriaga. Inaugurado el 31 de mayo de 1890, en la actualidad ofrece una programación de gran calidad y variedad. Se puede visitar mediante visitas guiadas.

Las intensas fiestas de los municipios de Bizkaia

Principalmente en primavera y verano, la mayoría de los municipios de Bizkaia celebran sus fiestas patronales. Para los turistas que tengan la suerte de acercarse a ellas, descubrirán, además de la plasticidad y belleza de los pueblos engalanados para la ocasión, la manera que tiene los bizkainos de disfrutar y vivir la fiesta. Unas fiestas en las que la diversión se mezcla con la tradición y en las cuales, se venga de dónde se venga, se participa de ellas con la mayor intensidad.

La ciudad del deporte

Bilbao ha sido nombrada Ciudad Europea del Deporte 2012 por su compromiso con el fomento del deporte y por el esfuerzo inversor realizado durante los últimos años para dotarse de instalaciones de última generación y de una oferta deportiva variada y de calidad. Este año serán numerosos e importantes los eventos deportivos que se celebrarán en Bilbao y Bizkaia.

Aste Nagusia

La Semana Grande de Bilbao. Nueve días de fiesta, con una programación que no para ni de día ni de noche, diseñada con mimo para satisfacer todos los gustos y todas las edades.

Festival de cortos Zinebi

Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao. Este certamen está considerado como uno de los certámenes más prestigiosos del calendario internacional. Esta merecida buena fama se debe tanto a su larga historia de compromiso con el cine más pequeño como a los interesantísimos e importantes premios que otorga.

Festival de Jazz de Getxo

El Festival Internacional de Jazz de Getxo inaugura la temporada cultural de verano en la localidad. Este acontecimiento acoge a los mejores artistas del jazz europeo, pero al mismo tiempo, sirve de trampolín para nuevas promesas de este afamado género musical.

Dónde alojarte en Bilbao

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil