Valonia - Namur y Dinat, Ruta por el corazón de Valonia
Bélgica
En el corazón de Valonia, la provincia de Namur se presenta como una sucesión de zonas geográficas con caracteres bien definidos y desarrolla una serie de paisajes de una impresionante diversidad, atravesados por ríos.
Els Blaus de Roses

bélgica, valonia - namur y dinat, ruta por el corazón de valonia

NAMUR, DINANT. REGIÓN DE VALONIA


En el corazón de Valonia, la provincia de Namur se presenta como una sucesión de zonas geográficas con caracteres bien definidos y desarrolla una serie de paisajes de una impresionante diversidad, atravesados por ríos.

Cuevas prehistóricas, vestigios romanos, abadías, así como numerosos castillos y pueblos típicos, caracterizan los alrededores de los ríos Lesse y Molignée. Sin embargo, son las orillas del Mosa las que concentran las mayores riquezas culturales del antiguo condado. El castillo de Freyr, la colegiata de Dinant o los jardines de Annevoie son algunas de las preciosidades que adornan los caminos hacia la capital de Valonia, Namur, que muestra orgullosa, entre otras cosas, su ciudadela.

NAMUR, CIUDAD DE ARTE E HISTORIA

Namur, capital de la región de Valonia, es una ciudad muy dinámica y atractiva. Ubicada en la confluencia de los ríos Sambre y Mosa, se puede descubrir a través de un agradable recorrido por agua. Las callejuelas del casco antiguo, bordeadas por antiguas fachadas, invitan al paseo y a la visita de numerosos museos y monumentos. La ciudadela, que domina la ciudad desde lo alto de una imponente roca, recuerda a quienes recorren sus bastiones y subterráneos el papel estratégico y militar de Namur a lo largo de los siglos. Los habitantes de Namur tienen fama de ser alegres, pero lentos. El emblema de la ciudad es un caracol. Su alegría se refleja en su himno, en valón antiguo Li Bia Bouquet, y durante las fiestas de Valonia, que se celebran a mediados de septiembre, los hombres se calzan unos zancos y reproducen combates épicos. Namur, puerta de las Ardenas, es el punto de partida idóneo para descubrir el magnífico valle del Mosa.

Ciudadela de Namur

La ciudadela de Namur se extiende sobre una superficie de 8 ha de verdor, en un marco prestigioso. Se sitúa cerca del centro de la ciudad y ofrece magníficas vistas al valle del río Mosa. En ella, además de su valor histórico, destaca un conjunto de atracciones, entre ellas el tren turístico, los subterráneos, los museos y el perfumero Guy Delforge.

Iglesia Barroca de Saint-Loup

Esta iglesia del convento de los jesuítas, erigida entre 1621 y 1645, es un magnífico ejemplo de arquitectura religiosa del siglo XVII. Su interior sorprende por la magnificencia de su decoración, con un predominio de mármoles y motivos vegetales. Una obra maestra de estilo barroco en Bélgica que dos siglos más tarde fascinaría a Baudelaire.

Catedral de Saint-Aubain

Construida a principios del siglo XIII, su frontón curvado de piedra caliza muestra una combinación equilibrada entre la severidad clásica y unas tendencias de voluptuosidad barroca. El interior es elegante y luminoso gracias, sobre todo, a la cúpula del crucero. El tesoro de la catedral es el Museo Diocesano, rico en objetos de orfebrería, con un relicario merovingio del siglo VII.

Museo Provincial Félicien Rops

Este museo se ubica en el centro del casco viejo de Namur, cerca de la casa donde nació el artista (1833-1898). Se presentan todos los temas abordados por Rops (la mujer, el amor, el deseo y la muerte), desde su época de caricaturista en Bruselas hasta su consagración artística en París.

Museo Provincial de Arte Antiguo

En un palacete del siglo XVIII rehabilitado en el siglo siguiente, este museo ofrece unas colecciones de la Edad Media y del Renacimiento. Alberga unas magníficas esculturas de piedra y madera, pinturas de temática religiosa y también obras que ilustran las artes del metal, la vidriería, la cristalería y el bordado.

Crucero

Una forma agradable de descubrir las incontables facetas de una ciudad llena de contrastes. Siguiendo la corriente, junto al Sambre y el Mosa, es posible admirar un rico pasado arquitectónico. Se proponen diversas fórmulas: desde un paseo en bateau-mouche de una hora, hasta una jornada completa que permite descubrir los tesoros del valle del Mosa.

Tierra de castillos

Castillo de Celles-Véves

Castillo del siglo VIII. Véves es un magnífico ejemplo del arte militar y una huella viviente dejada por los siglos pasados. Situado en una cresta rocosa, consta de cinco espléndidas torres y de una galería con un entramado que data del siglo XVI.

Ruinas de Montaigle en Falaén

Este castillo se yergue sobre un peñón rocoso que estuvo ocupado por una pequeña guarnición militar a finales de la época romana. La mayoría de los vestigios de la fortaleza medieval datan del siglo XV. Abandonado por orden de Carlos V, entonces en guerra contra Enrique II, rey de Francia, Montaigle fue incendiado por las tropas de este último. El sitio acoge un museo arqueológico.

Castillo y Jardines de Annevoie

Todo el encanto y el refinamiento del siglo XVIII le esperan en un suntuoso espacio verde. Annevoie, el jardín acuático más hermoso de Europa, le ofrece un paseo de ensueño entre juegos acuáticos, cuadros luminosos y rincones llenos de sensualidad.

Castillo de Spontin

Sitiado en varias ocasiones, y a veces fuertemente dañado, el castillo de Spontin siempre ha resurgido de sus ruinas. En los siglos XIV y XV se convirtió en alcázar clásico de la Edad Media, el más antiguo de Bélgica que haya estado siempre habitado.

Granja-Castillo de Falaén

La granja-castillo de Falaén, se caracteriza por haber sido construida en una sola fase, a partir de 1664, en el emplazamiento de una granja del siglo XIII. Además de sus muros fortificados, un perímetro de fosos y puentes levadizos reforzaba un sistema defensivo típico de los castillos de llanura.

Castillo y Jardines de Freyr Sur Meuse en Hastiere

El castillo y los jardines de Freyr evocan a Versalles, en un marco grandioso a orillas del río Mosa. Según un tratado histórico de 1675, aquí se habría degustado la primera taza de café. Destacan sus grandes jardines clásicos con naranjos tricentenarios, así como los invernaderos más antiguos del país.

Acontecimientos

Fiestas de Valonia, en septiembre.
Grandes fuegos en las alturas, el primer fin de semana de Cuaresma.
Namur en Mai: festival de las artes foráneas, el último fin de semana de mayo o el primero de junio.
Mercado de lance, todos los domingos por la mañana, en el muelle del Mosa.

DINANT, LA CIUDAD DEL SAXOFÓN

Dinant se extiende entre un acantilado y un río, y realmente merece su apodo de hija del Mosa. La ciudad natal de Adolphe Sax, inventor del saxofón, está empotrada entre el Mosa y los peñascos, lo que le confiere un carácter realmente pintoresco. En el pasado, sólo se podía acceder a Dinant en barco, ya que por un lado de la ciudad, el famoso peñón Bayard inclinado sobre el agua, bloqueaba completamente la orilla, y por el otro lado había una leprosería.

Los valles que la rodean ofrecen majestuosos castillos y abadías, eclécticos museos, cervecerías artesanales y varias cuevas en medio de una naturaleza impactante. Desde el teleférico que les lleva hasta la ciudadela, colgada a 100 metros por encima de la ciudad, la vista sobre el Mosa es vertiginosa. De la zona, además de las cervezas locales, no puede dejar de probar las couques de Dinant, que son el orgullo de los habitantes de la ciudad.

Ciudadela de Dinant

La ciudadela, edificada en el 1051 por el Príncipe-Obispo de Lieja, domina la ciudad de Dinant y ofrece magníficas vistas del río Mosa. En el corazón de las murallas, figuras a tamaño natural dan vida al pasado europeo y belga.

Maison de la Pataphonie

Dinant es, sin duda, una ciudad en la que se pueden hacer numerosos descubrimientos en materia musical. En la Maison de la Pataphonie podrá descubrir una multitud de sonidos a través de toda una serie de objetos, mecanismos, montajes o, simplemente, materiales.

Museo de la Cerveza de Leffe

Este museo presenta los orígenes de la cerveza de Leffe, así como su historia. También le explicará los lazos que unen la cerveza de Leffe y la abadía de Notre-Dame situada justo delante del museo.

Colegiata de Dinant

Anteriormente hubo una iglesia románica, que quedó destruida por un desprendimiento del acantilado en 1227 y fue reedificada poco después. Las bóvedas fueron reconstruidas después del paso de Carlos el Temerario. El curioso campanario en bulbo data de 1566. La inmensa vidriera es una de las más altas de Europa.

Cueva de Dinant La Merveilleuse

Esta cueva ofrece la ventaja de mostrarse tal como la naturaleza la ha formado. La gran sala presenta una multitud de estalactitas y cascadas de una blancura y una elegancia pasmosas. Este paseo por las entrañas de la tierra le maravillará por su belleza.

Descenso por el río Lesse en kayak

El río Lesse serpentea y discurre a través de un paisaje con castillos medievales, un parque natural, cavernas prehistóricas, majestuosas rocas, sin olvidar los desafiantes rápidos...

Acontecimientos
Concurso Internacional de Saxofón «Adolphe Sax», octubre y noviembre.
Dinant Jazz Nights.
Regata Internacional de bañeras, en agosto.
Los domingos del saxofón, en junio y agosto.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil