Valencia - Alto Turia, hacia el interior valenciano
Comunidad Valenciana
La mancomunidad del Alto Turia está integrada por cinco municipios del interior de la Comunidad Valenciana y se sitúa al norte de la comarca valenciana de La Serranía.
Els Blaus de Roses

comunidad valenciana, valencia - alto turia, hacia el interior valenciano

El Alto Turia, situado en la comarca de Los Serranos, es uno de los espacios naturales más atractivos de la Comunidad Valenciana. El ámbito territorial comprende los municipios de Tuéjar, Chelva, Sinarcas, Alpuente, Titaguas, Aras de Alpuente, Calles, La Yesa y Benagéber. Parajes de singular belleza, con su eje vital en el río Turia que discurre encajado entre abruptos desfiladeros donde abundan los manantiales y los bosques.

En las laderas de las montañas crecen bosques de pino y matorral mediterráneo: lentisco, romero, jara blanca y coscoja. En los barrancos y zonas próximas al río: los chopos, sauces, juncos y adelfas contrastan con los cultivos de cereales, olivo y vid que se dan en las tierras llanas. En este paisaje tan diverso habitan animales propios de un clima mediterráneo: la ardilla, el conejo y la perdiz; rapaces como el azor, el cernícalo o el ratonero común, acompañadas de grajillas y cuervos, sobrevuelan las cumbres más altas de esta comarca natural.

Sus gentes trabajan mayoritariamente en la ganadería, en la explotación de los recursos naturales y en la agricultura, destacando el cultivo de la vid y la producción de los excelentes vinos del Alto Turia. La ocupación del territorio en la prehistoria queda reflejada en los numerosos materiales arqueológicos encontrados que demuestran la existencia de asentamientos, desde el Paleolítico hasta la época ibérica. Diversos restos arquitectónicos atestiguan la importancia que tuvo la zona durante la dominación romana. La civilización árabe contribuyó al desarrollo de la agricultura y al urbanismo de sus poblaciones, todavía visible en sus barrios más antiguos.

A comienzos del siglo XIII, Jaime I conquistó estas tierras y las repobló con gentes de Castilla y Aragón que convivieron con los moriscos, hasta la expulsión es estos últimos en el siglo XVII. En el centro del Alto Turia, en un tranquilo valle, se asienta Tuéjar. A la entrada de la población se encuentra la ermita de la Inmaculada Concepción, patrona del municipio, con casas rústicas enmarcan las estrechas calles que llevan hasta la plaza arciprestal, donde se alza el templo barroco de Nuestra Señora de los Angeles, del siglo XVII. Cercano al municipio se encuentra el Azul o Nacimiento. Es un hermoso paraje rodeado de frondosa vegetación a orillas del río Tuéjar-Chelva, donde se emplaza un restaurante y otras instalaciones pensadas para disfrutar plenamente de la naturaleza.

En Chelva se construyó el Santuario de Nuestra Señora del Remedio, a 860 metros de altitud. Enclavando en la vertiente sur del pico del mismo nombre, viene siendo lugar de peregrinación no sólo para los chelvanos sino para todos los caminantes que se sienten atraídos por la paz de estos mágicos lugares. A sus pies se extiende la población con sus típicos barrios de sabor medieval: el Azogue, el Arrabal y Benicacira. En la plaza principal se alza la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Angeles del siglo XVI, con un original reloj en su fachada que marca las horas, los días y los meses. En una rambla a la salida de la villa se halla el acueducto de los Arcos, relacionado con el más conocido de la Peña Cortada que se eleva –en el término de Calles- por un escarpado barranco, sobresaliendo como una de las obras más representativas de la romanización en la Comunidad Valenciana.

También en Calles se puede disfrutar de los hermosos parajes situados en las riberas del río Turia, como el Puente Alta y la Fuente de la Losa. Aunque es en Benagéber donde el paisaje se vuelve agreste y el río Turia, atravesando todo el municipio, transcurre encañonado hasta abrirse paso en el impresionante pantano del mismo nombre. En sus inmediaciones se halla la reserva natural de Valdeserrillas que reúne la fauna más característica de la zona. Próximo al pantano de Benagéber, en las orillas del río Regajo, se abre un pequeño valle con una fuente de aguas medicinales llamado el Charco Negro. Este manantial junto con otras muchas fuentes que abundan en Sinarcas atrae a los amantes de la naturaleza a esta población.

Remontando el Turia que se desliza entre escarpados desfiladeros, se llega al cañón de Los Conquetes, en el término de Titaguas, donde podemos utilizar gran número de instalaciones de acampada, fuentes, refugiios y zonas de picnic. Este municipio tiene uno de los bosques más frondosos de la Comunidad Valenciana con una riqueza botánica fuera de lo común. El Rincón del Tío Escribano es uno de los yacimientos más importantes de este territorio, con pinturas rupestres bien conservadas que representan escenas de caza de sus primeros habitantes. Durante la dominación árabe, Titaguas –junto con Aras de Alpuente y La Yesa- formaron parte del reino taifa de Alpuente. Estos cuatro pueblos poseen las máximas alturas de la zona, alternando con pequeños valles donde abundan los caseríos que demuestran la importancia histórica de este territorio como paso fronterizo entre Aragón y Valencia.

En la villa de Alpuente encontramos restos de este esplendoroso pasado. En su Ayuntamiento, emplazado en la antigua Aljama, se reunieron las Cortes del Reino de Valencia en los años 1319 y 1383 y las ruinas del castillo destacan en un escarpado peñasco sobre la población. A dos kilómetros del pueblo se encuentra el conocido acueducto medieval de Los Arcos, con trece arcadas ojivales que conducían, antiguamente, las aguas de las fuentes Nueva y Marimacho.

La Yesa, lindando con la provincia de Teruel, se extiende en un altiplano por encima de los 1000 metros de altitud y cuenta con innumerables fuentes enclavadas en recogidos rincones, como la del Cachirulo, el Caballo, Juan Blanquilla, San Juan del Confite o Somera. Aras de Alpuente está ubicado en la vertiente meridional de la muela de Santa Catalina (1511 metros). En esta montaña se construyó, en el siglo XVIII junto a una fuente, una hospedería y un ermitorio donde se venera la imagen de la Santa patrona de la población.

Una característica común a todos los pueblos del Alto Turia es la extraordinaria hospitalidad de sus gentes que ofrecen al viajero una gastronomía basada en los productos de su tierra: el conocido gazpacho de monte, las gachas y migas, los embutidos, el lomo de orza junto con los mantecados, las rosquillas de anís, los rollos de aguardiente y la torta de almendra, todo ello acompañado de su afamado vino blanco.

El espíritu alegre de estas poblaciones queda reflejado en la variedad de sus fiestas, celebradas por lo general en honor de los santos patronos y  que incluyen diversidad de actos, desde procesiones y romerías, hasta bailes y escenificaciones que divierten a vecinos y visitantes. Merece la pena destacar la ascensión al Santuario de la Virgen del Remedio, en Chelva, a finales de agosto; las representaciones de la “Entrada del Moro” celebradas en Tuejar cada cinco años y en Aras de Alpuente cada siente; el traslado de Nuestra Señora de la Consolación, en el mes de mayo, desde Alpuente hasta la aldea de Corcolilla, celebrado cada tres años y en la noche del 30 de abril los famosos “Mayos” de Titaguas, donde baila y canta hasta el amanecer.

Datos de Interés

Podrá llegar al Alto Turia por las siguientes vías de acceso: la C.234 (Valencia-Ademuz), conecta Valencia con el Alto Turia. Carretera local Utiel-Tuéjar por la que se llega al Alto Turia desde la N-II (Madrid-Valencia). La N-330 (Córdoba-Teruel), por la que se llega a Sinarcas. La C-224 (Segorbe-Casinos) conecta la provincia de Castellón con la C-234 (Valencia-Ademuz), desde la que en dirección Ademuz se llega al Alto Turia.

Oficina de Turismo de Tuéjar
:
En la oficina de turismo de Tuéjar recibirá toda la información que necesite sobre el Alto Turia. C-234, km. 73, Ctra. Valencia-Ademuz 46177 Tuéjar (Valencia)
Tel. (96) 163 50 84

Dónde alojarte en Valencia



Hotel Vincci Lys
Valencia


Guárdame en el móvil