Un paseo por Milán, la cuna de la moda
Milán - Italia
Nos escapamos hasta la región de Lombardia, y entre históricos edificios, boutiques de prestigiosas marcas y bellísimas galerías, nos adentramos a descubrir todo lo que nos puede ofrecer esta elegante ciudad. ¡Benvenuti a Milano!
Els Blaus de Roses

milán - italia , un paseo por milán, la cuna de la moda

Italia siempre enamora, ya sea por sus históricas ciudades, por su belleza natural, por su rica gastronomía o por las tendencias de moda que llegan desde este país europeo. Y que sería hablar de moda sin mencionar a Milán, considerado como una de las capitales de la moda, además de ser la capital financiera del país. Por esta razón, nos escapamos hasta la región de Lombardia, y entre boutiques de prestigiosas marcas y bellísimas galerías, nos adentramos a descubrir todo lo que nos puede ofrecer esta elegante ciudad. ¡Benvenuti a Milano!

Cannoli delante del Duomo de Milán. Turismo Milán.

En menos de una hora desde el aeropuerto de Milano- Malpensa, en autobús o en tren, llegamos en el corazón de la villa. Nos situamos en la Piazza del Duomo, donde nos quedamos con la boca abierta ante la belleza del Duomo di Milano, que nos impresionará con su fachada de mármol de candoglia y su arquitectura gótica tardía. Recomendamos tomar nuestro tiempo para gozar del espectáculo y disfrutar de todos los detalles que guarda esta catedral y símbolo de la villa. Se comenzó a construir en el año 1386 y se terminó cinco siglos después, durante los cuales numerosos arquitectos, artistas y escultores aportaron su granito de arena para que finalmente el arquitecto francés Nicolás de Bonaventura concluyera esta fascinante obra única, donde se fisiona el gótico internacional y la arquitectura tradicional lombarda. Por su lado, Giuseppe Perego contribuyo, en el año 1774, con su estatua de cobre dorado, conocida como la Madonnina, ubicada en el punto más alto del templo y que desde entonces se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Visitar su interior es casi una parada obligatoria, pues, aunque desde fuera puede parecer gigantesca esta catedral, la verdad es que una vez dentro podremos notar lo acogedora que es. Con una entrada única, tendremos la oportunidad de disfrutar de las diferentes capillas en su interior, de los coloridos vitrales, visitar el Tesoro de la Catedral o bajar al área arqueológica. Sin duda, una de las visitas más espectaculares es ascender, ya sea por las escaleras o en ascensor, a las terrazas panorámicas del Duomo, un paseo que nos enamorará desde el primer momento. Además de disfrutar de una de las mejores panorámicas de la villa, de la plaza que preside la catedral y de la Galería Vittorio Emanuele II, gozaremos de cerca de la belleza arquitectónica de esta, como de los pináculos y las esculturas que la adornan. Sin duda, no mentiríamos si dijéramos que esta es una de las visitas más bonitas que podemos hacer en Milán, donde podremos observar en detalle las 135 agujas, cada una coronada por una estatua.

Terrazas panorámicas del Duomo. Turismo Milán.

Una vez haber visitado esta obra de arte, nos encaminamos hacia la mencionada anteriormente Galería de Vittorio Emanuele II, una impresionante galería comercial del siglo XIX, conocida como el Salón de Milán, donde se ubican algunas de las tiendas más famosas de la villa, además de heladerías, restaurantes y coquetas terrazas, convirtiéndose en un punto a tener en cuenta a la hora de tomar el aperitivo. Ubicada entre dos de los principales monumentos de Milán, su catedral y el Teatro alla Scala, este bello edificio está formado por dos arcadas perpendiculares cubiertas por una bóveda de vidrio y hierro, un verdadero espectáculo para la vista.

Galería Vittorio Emanuele II. Turismo Milán.

Y hablando de compras y tiendas de moda de conocidas marcas nacionales e internacionales no podemos perdernos un paseo por Vía Montenapoleone, considerada la calle más elegante de la ciudad. Muchos diseñadores han optado por tener sus boutiques y joyerías justo en esa calle, creando un espacio único, donde además podemos observar los bellos edificios en los que se encuentran instalados.

Seguimos nuestro recorrido por Corso Como, ubicado al norte de la urbe, dentro del barrio de Brera, que destaca con su particular ritmo y un ambiente singular y siempre animado. Considerado como la zona más fashion y vanguardista de la ciudad, toda esta zona invita a descubrir el diseño y la moda de la ciudad. El barrio de Brera es considerado como “la bohemia de lujo” de Milán gracias a sus impresionantes edificios del siglo XVIII, sus arterias llenas de tiendas, restaurantes y bares, su famosa pinacoteca, el Piccolo Teatro di Milano y la Academia de Bellas Artes. Asimismo, destacan sus cuatro iglesias; la de San Simpliciano, la de San Marco, la de Il Carmine y L’incoronata.

Columnas de San Lorenzo. Turismo Milán.

Tanto si optamos por hacer shopping como si nos adentramos a descubrir los numerosos locales, cafés, restaurantes y terrazas, Corso Como y la zona de Brera es una buena opción. Además, si deseamos descubrir la noche milanesa este es sin duda el lugar idóneo, pues aquí se hallan numerosas discotecas donde pasar momentos inolvidables. Cabe decir que esta zona es la preferida por las celebreties y modelos, razón por la cual no nos sorprenderá coincidir con estas en alguno de los locales y restaurantes de moda.

En Corso Como hallamos también Corso Como 10, un espacio multifuncional que data de 1990 ubicado en el que fue un antiguo palacio milanes, que principalmente fue una galería de arte y más tarde se convirtió en lo que vemos hoy, punto de encuentro de grandes firmas de moda y diseñadores emergentes, un restaurante café, terraza con jardín y tiendas y hasta un hotel.

Dejamos las arterias llenas de tiendas y boutiques para adentrarnos en el pulmón verde de la ciudad, el Parque Sempione. Este enorme espacio verde de 47 hectáreas fue construido entre 1890 y 1893 al estilo de jardines ingleses. Durante nuestro paseo por este bonito parque, que cuenta con zonas de césped, una frondosa vegetación y árboles que ofrecen sombra durante los días más soleados, nos topamos también con un hermoso lago artificial donde podremos ver cómo algunos de sus inquilinos, en su mayoría patos, disfrutan de sus aguas. Este es un espacio donde pararnos, tomar nuestro tiempo y gozar de la tranquilidad. Mientras seguimos recorriendo este paraíso verde encontramos además importantes e históricas edificaciones, como el Arco della Pace, un arco de triunfo que pretendía conmemorar las victorias de Napoleón, aunque su construcción fue interrumpida hasta 1826, la Arena Cívica, un anfiteatro, o La Trienal, una fundación que promueve el desarrollo de las artes y la arquitectura italiana de vanguardia.

Parque Sempione y el Arco della Pace. Turismo Milán.

Sin duda, el edificio que más llama la atención durante nuestra visita al parque Sempione, es el Castillo Sforzesco que hoy en día recibe miles de visitas gracias a los museos que alberga. Construido en 1368, su principal función era de fortaleza, convertido posteriormente en palacio ducal que fue devastado durante la República Ambrosiana. Posteriormente, la familia Sforza lo convirtió en una de las cortes más significativas de Italia, mientras que durante la época que estuvo en manos de los españoles y los austriacos, volvió a tener su función militar. Aunque sufrió graves daños durante los años, Luca Beltrami llevo a cabo la primera importante restauración que acabo en el año 1905, cuando se inauguró el parque y en 2005 finalizaron las ultimas labores de restauración, adaptando sus salas para la instalación de los diferentes museos que podemos encontrar hoy en día.

Los amantes de la historia y la cultura no pueden dejar de visitar el Museo de Arte Antiguo, donde encontramos la Piedad Rondanini, el ultimo e inacabado trabajo de Miguel Ángel, el Museo Egipcio, el Museo de Prehistoria y Protohistoria con una selección de objetos de las principales culturas que transitaron por Lombardia o La Pinacoteca del castillo con obras y pinturas de des del siglo XIII al XVIII, entre otros.

Castillo Sforzesco. Turismo Milán.

Cerca de aquí, y adentrándonos por el barrio chino de la ciudad, llegamos hasta el Cementerio monumental de Milán. Y es que este cementerio definitivamente llama la atención desde el primer momento, pues es un verdadero museo al aire libre. Nada más detenernos delante de él, nos recibe un edificio principal con dos alas laterales donde encontraremos ubicadas las tumbas de algunos de los ciudadanos más importantes del país. Construido en 1866 este cementerio tuvo la función de unificar los pequeños cementerios que se encontraban repartidos por toda la ciudad. Una vez nos adentramos en sus 250.000 metros cuadrados descubriremos una infinidad de tumbas de alto nivel artístico realizadas desde el siglo XIX hasta nuestros días. La mayoría de las tumbas están acompañadas por esculturas italianas, templos griegos, obeliscos, torre donde esta esculpida la vida de Jesús, esculturas en representación de la Última Cena, entre otros. Además de eso podemos distinguir otras secciones con tumbas de judíos y otros ciudadanos no practicantes del catolicismo.

Hallamos también una exposición de fotografías cerca de la entrada en la cual ver el progreso del cementerio desde su construcción hasta la actualidad. Sin lugar a duda es una visita obligatoria durante nuestro paso por la villa, pues su belleza, aunque suene algo contradictorio siendo un cementerio, es perceptible a simple vista.

Cementerio monumental de Milán. Turismo Milán.

Sabemos toda la belleza e historia que guardan las ciudades italianas, como también conocemos su gastronomía y su pasión por la comida. Por esta razón no podemos perder la oportunidad de acercarnos hasta el barrio de Navigli, una de las zonas más populares de Milán para disfrutar del famoso aperitivo. Numerosos bares, locales singulares y restaurantes se ubican alrededor de este canal, donde al atardecer encontramos un ambiente de lo más agradable. Además, mientras nos acercamos hasta esta zona podemos toparnos con verdaderos tesoros arquitectónicos como son las Columnas de San Lorenzo que se colocaron en el siglo IV mientras se construía la Basílica de San Lorenzo Maggiore. Estas 16 columnas con capiteles corintios formaron parte de un templo pagano y hoy en día, junto con la estatua de bronce del emperador Constantino, presiden ante esta bella basílica, siendo uno de los templos más antiguos de Milán.

Navigli en Milán. Turismo Milán.

Para los amantes de las pizzas y pasta italiana, tampoco podemos dejar de visitar algunos restaurantes donde gozar de los mejores platos como son Gino Sorbillo o Fratelli La Bufala. Sus especialidades y sus pizzas únicas harán que nos enamoremos aún más de la gastronomía italiana. ¡Buon appetito!

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil