Top 7 de Dordoña Perigord
Dordoña Perigord- Francia
Nos adentramos a descubrir el top siete de Dordoña Perigord, donde nos perderemos por sus Ciudades de Arte e Historia, zarparemos por el río Dordoña, observaremos a vista de pájaro el valle del mismo nombre o saborearemos alguno de sus vinos.
Els Blaus de Roses

dordoña perigord- francia , top 7 de dordoña perigord

1. Visitar sus pueblecitos en un road trip

Abadía de Brantôme. Turismo Dordoña Perigord

La mejor manera para descubrir esta región es mediante un road trip, donde sin prisa, pero sin pausa podemos recorrer algunos de los lugares más recónditos y bonitos que ofrece este territorio. La extensión de la ruta dependerá del tiempo del que disponemos, aunque recomendaríamos tranquilamente una entre cinco y siete días. Una primera, e imprescindible, parada es Périgueux y su símbolo, la Catedral Saint-Front. Además de este edificio del siglo XII, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrece un paseo por 2000 años de historia. Su casco histórico totalmente peatonal es una delicia para cualquier explorador, donde además de arquitectura descubriremos plazuelas, coquetos locales para disfrutar de algún delicioso bocado y también numerosas tiendas gastronómicas y de artículos típicos de la zona. El Museo Vesunna, la Iglesia de la ciudad o la Torre Mataguerre son algunos de los atractivos que guarda esta villa. ¡Ah, y no dejéis de subir a la torre, pues la panorámica que se obtiene no tiene desperdicio!

Seguimos nuestro recorrido hacia Bergerac, al borde del río Dordoña, y aunque también cuenta con un bonito casco histórico donde nos da la bienvenida Cyrano, sin duda es conocido por sus viñedos en sus alrededores. No podemos perder la oportunidad de degustar algún vino en la Casa de los Vinos, ubicada en un el Claustro de los Recoletos, un bello edificio de piedra y ladrillo del siglo XII y XVII, o visitar el Museo del Tabaco, instalado en la Casa Peyrarède. Tanto la ciudad como sus alrededores merecen una visita paulatina.

Sarlat desde la torre de la Iglesia de Santa María.

Nuestras siguientes paradas son Brantôme y Sarlat, dos villas que nos enamoraran por igual. La primera, una pequeña localidad que desde el primero momento nos hará sentirnos en un cuento. Conocido como la "Venecia verde del Périgord", vale la pena hacer un paseo en barco o en canoa por su río, como también visitar la Abadía troglodita que data de los siglos VII y VIII, excavada en la roca, la Torre de Brantôme, el baluarte más antiguo de Perigord y sus bellos parques y jardines. Por su lado, Sarlat, la capital de Périgord Noir, es una ciudad medieval con callejuelas pintorescas y palacios góticos y renacentistas que ha sabido mantener su carácter y por esta razón es considerada como el conjunto medieval más bellos de Europa y es clasificada como ciudad de Arte e Historia. Os recomendamos recorrer su casco viejo, visitar la Catedral de San Sacerdos, la Iglesia de Santa María, hoy en día convertida en mercado cubierto donde encontramos productos locales y también su torre con ascensor panorámico, desde donde obtendremos unas privilegiadas vistas, la Linterna de los Muertos, sus plazas, como la de la Liberté y la del mercado de Ocas o sus palacios, como el de Gisson o de Chassaing. Si se dispone de más tiempo, no podemos dejar de visitar también Audrix, Beynac-et-Cazenac, Saint –Léon-Sur-Vézère o La Roque – Gageac.

2. Visitar castillos

La región cuenta también con un buen número de castillos, y porque no darnos el lujo de sentirnos príncipes y princesas por unos momentos. El Valle de Dordoña está salpicado por varios castillos que son una buena oportunidad para descubrir la historia de esta zona. Sin duda una visita muy recomendable es el Castillo de Beynac, una de las fortalezas medievales mejor conservadas. Una vez más el río Dordoña nos da la bienvenida a Beynac-et-Cazenac, el pueblo con bonitas casas medievales y infinidad de flores que creció alrededor del castillo del mismo nombre. Construido sobre un acantilado de 150 metros, esta bella fortaleza data de los siglos XIII y XVII y carga con una interesante historia que nos hará revivir el pasado y descubrir su gran importancia durante la Guerra de los Cien Años, cuando el Dordoña marcaba las fronteras entre el dominio francés e inglés, entre otros acontecimientos que aun narran sus paredes. Además de eso, ha sido escenario de diferentes películas que han hecho que su fama crezca aún más.

Castillo de Beynac. Turismo Dordoña Perigord.

Descubrir sus estancias conservadas perfectamente, pasear por sus patios, las mazmorras, obtener las bellas vistas sobre el rio y también observar su rival, el Castillo de Castelnaud y todo el valle sin duda es una experiencia inolvidable. Recomendamos tomarnos nuestro tiempo para disfrutar de este mágico lugar, tanto del castillo catalogado como Monumento Histórico en el año 1944, como de la imponente panorámica que se abre ante nosotros.

3. Probar su vino

Aunque no es el más famoso de Francia, sin duda merece la pena hacer una mención, pues al visitamos la región no podemos dejar de probarlo. Como hemos mencionado antes durante nuestra visita a Bergerac tendremos la oportunidad de visitar la Casa de los vinos, conocer acerca de las denominaciones de origen de la zona y hasta poder saborearlos. Los viñedos de Bergerac-Duras cuentan con 10 denominaciones de origen, entre los que encontramos Monbazillac, Bergerac, Pécharmant, Rosette, entre otros.

Casa de los Vinos de Bergerac. Turismo Dordoña Perigord.

Las colinas que dominan el Dordoña nos invitan a adentrarnos en ellas para descubrir toda la tradición vinícola que guarda esta zona. Si somos amantes de la aventura, una opción recomendable es hacer un recorrido por los viñedos en trotte con Les Randos de Nico (https://www.lesrandosdenico.com/). Este scooter eléctrico sin asiento nos permitirá descubrir estas tierras y explorar rincones singulares donde las infinitas líneas de viñedos rompen el horizonte. Otra opción para descubrir estos vinos es visitando alguna de las bodegas de la zona, en la cual conoceremos las diferentes variaciones, su elaboración y tendremos la oportunidad de saborear este divino caldo.

4. Hacer un viaje en globo aerostático

Vistas del Valle del Dordoña desde el globo. Turismo Dordoña Perigord.

Ríos serpenteando, montañas que se erigen, campos de cultivo, pueblecitos que guardan interesantes cascos viejos y castillos que eran los guardianes de estas tierras son una delicia para ver con vista de pájaro. Numerosas empresas, como Périgord Dordogne Montgolfières, realizan vuelos en globo diarios donde gozaremos de unas panorámicas de lo más impresionantes, mientras disfrutamos de la paz y la tranquilidad que se inspira en las alturas. Mientras nuestro guía y dirigente hace desplazar el globo aerostático podremos descubrir un poco de la historia de la zona como también conocer interesantes datos sobre los globos y su funcionamiento. Al finalizar nuestro recorrido por los cielos de Dordoña Perigord brindaremos por esta mágica experiencia.

5. Hacer un recorrido por el río Dordoña en kayak

Canoa por el río Dordoña.

Otra de las actividades top de la región es hacer una o varias rutas en kayak o canoa. Esta extraordinaria experiencia por el río Dordoña nos permitirá descubrir lugares ocultos y una naturaleza en estado puro que nos sorprenderá y despertará nuestro instinto aventurero. Dependiendo de nuestro tiempo y ganas hay diferentes rutas que se pueden realizar y que son aptas para cualquier edad y estado físico. La naturaleza que rodea esta zona, entre Montignac Lascaux y Les Eyzies es un oasis natural donde olvidarnos de la rutina y gozar como niños en las aguas del río.

6. Adentrarnos en el abismo de Proumeyssac en Audrix

Abismo de Proumeyssac en Audrix. Turismo Dordoña Perigord.

Este orificio que existió ya en la Edad Media estaba envuelto en varias aterradoras leyendas, fue vertedero de los vecinos de Audrix y también el lugar donde los delincuentes tiraban los cadáveres de sus víctimas. Conocido como el “agujero del diablo” se intentó taponar varias veces, hasta que en el año 1907 los propietarios de estas tierras mandaron a un pocero a adentrarse en esta cavidad en un barril atado a una cuerda y una vela para iluminarse. Fue en este momento cuando se descubrió toda la belleza y riqueza natural de este lugar. En el pasado para visitar esta cavidad se utilizaba una cesta que subía y bajaba por animales de carga. Hoy en día para adentrarnos en las entrañas de este oasis de estalactitas podemos hacerlo por dos vías. La primera, como se hacía antiguamente, con una cesta, pero en este caso automatizada, o si no tenemos la opción de entrar caminando por un túnel que se escavó posteriormente. Durante una hora aproximadamente nos detendremos en varios puntos donde disfrutaremos de un espectáculo de luces, aprenderemos sobre la historia y curiosidades del lugar y tendremos la oportunidad de observar la multitud de cristalizaciones de diferentes tamaños y formas.

7. Visitar algún mercado

Plaza de la Clautre y la Catedral de San Frontis. Turismo Dordoña Perigord.

Los mercados forman parte de la vida cotidiana de los vecinos de Dordoña Perigord. Depende de la época del año o durante que día visitamos nuestro destino elegido, encontramos números mercados que destacan con coloridos puestos llenos de frutas, verduras y productos locales. Los miércoles y los sábados destaca el mercado de Périgueux, con sus deliciosas fresas y nueces, como también las setas, la trufa negra del Perigord o los mercados de pato y oca y el foie gras, un símbolo gastronómico por excelencia de esta región, que también destaca en Sarlat. El verano es otro momento para gozar de los mercados, pero en esta ocasión, de los mercados de noche de Périgueux, una verdadera experiencia donde además de disfrutar de todos los productos que se ofrecen, encontramos rincones con espectáculos, música en vivo, degustaciones, etc.

Para más información: www.dordona-perigord-francia.es


Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil