Toledo, Pueblos y caminos de el Lazarillo
Castilla - La Mancha
Los pueblos y tierras que se proponen visitar a lo largo de este itinerario conservan un legado histórico-artístico excepcional debido a la importancia que tuvieron en el pasado.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, toledo, pueblos y caminos de el lazarillo

Los pueblos y tierras que se proponen visitar a lo largo de este itinerario conservan un legado histórico-artístico excepcional debido a la importancia que tuvieron en el pasado. La situación de estas tierras, en el valle medio del río Tajo, entre los afluentes Guadarrama y Alberche, en pleno corazón de la submeseta sur y próximos a la capital, de la que han recibido notable influencia, explican la vitalidad económica y el florecimiento artístico que han disfrutado sus pueblos.

Por otro lado, el haber sido zona de paso obligado en las importantes rutas históricas Ávila- Toledo y Madrid-Toledo, ha dado comno resultado una gran diversidad de influencias que se manifiestan decisivamente en el tejido urbano de las poblaciones y en sus monumentos, tal y como se pone de manifiesto en la obra maestra de la novela picaresca española El Lazarillo de Tormes cuyas andanzas transcurren en parte por esta ruta.

Castillo de Puñoenrostro. Seseña
Partimos de Toledo siguiendo la vega del Tajo; a pocos km., a la izquierda de la carretera, se puede observar el yacimiento del Paleolítico inferior de Pinedo, del que se pueden ver algunas muestras de materiales en el Museo de Santa Cruz. A 13 km. encontramos MOCEJÓN, municipio de la comarca de la Sagra. En una finca particular que pasamos al venir hasta aquí se encuentran los restos del Castillo de Hígares, que jugó en la Edad Media un importante papel en los momentos de la Reconquista. Adosada a la torre se encuentra la casa de la finca. Al otro lado de la carretera, unas impresionantes cuevas que algunos relacionan con las de Hércules de Toledo.

En el pueblo destaca su iglesia parroquial del s. XVI, la llamada Casa de la Inquisición, también del XVI y sobre cuya portada ostenta su escudo, y la ermita de la Vera Cruz con interesantes artesonados.

Nos dirigimos ahora a AÑOVER DE TAJO, pasando por Villaseca de la Sagra, donde podremos visitar su iglesia parroquial de Santa Leocadia, declarada bien de interés cultural al igual que el Hospital de San Bernardino del s. XVII y el palacio de los marqueses de Montemayor, del s. XVI, plateresco. Destacar además la ermita de las Angustias de tipología mudéjar recientemente restaurada. Desde el excepcional emplazamiento de Añover de Tajo podemos contemplar una magnífica panorámica de la vega del Tajo y la comarca de la Sagra.

Llegamos a BOROX, pequeña villa de origen musulmán, fundada en el s. VIII y reconquistada por Ramiro I. Destaca su iglesia parroquial de estilo renacentista y una serie de casas de tipo historicista. Aquí nació el gran maestro de la tauromaquia, Domingo Ortega.

En SESEÑA visitaremos el castillo de Puñoenrostro, fortaleza construida hacia el s. XIV. El rey Juan II lo cede a Diego Arias Dávila, que era su secretario y ha seguido perteneciendo a esta familia hasta 1862. Debe su nombre a haber pertenecido a la casa ducal de este título. Es una fortaleza de planta cuadrada con cuatro cubos en las esquinas y en medio de uno de sus frentes sobresale una elevada torre del homenaje (35 m.). Está muy bien conservado.

Casa de Cervantes. Esquivias
Nuestra próxima visita es ESQUIVIAS, pueblo cervantino de la comarca de la Sagra, combina su tipismo con el desarrollo industrial que está teniendo en los últimos años. Las primeras noticias que se tienen son de 1118, fecha en que Alfonso VIII dona la Villa a la Iglesia de Toledo, pues sus archivos desaparecieron. Aquí se casó Miguel de Cervantes con doña Catalina de Palacios y Salazar en 1584, residiendo entre 1583 y 1587 y, parece ser, que aquí escribió varias obras de teatro.

Son muchas las muestras arquitectónicas que se pueden apreciar en Esquivias, entre ellas la Casa de Cervantes, típica casona del s. XVI, restaurada y convertida en pequeño museo cervantino; la iglesia parroquial de la Asunción, neoclásica del s. XVIII. El Ayuntamiento, construido con soportal y un piso superior con corredor abierto; la ermita de San Roque, del s. XVI, con un interesante altar barroco; el convento de Capuchinos, del s. XVIII, al igual que el edificio denominado la Torrecilla y la fuente.

Continuamos ruta en dirección a ILLESCAS, importante población, capital de la comarca de la Sagra, muy industrial y con un destacable pasado histórico. En su término municipal se encuentra el yacimiento de El Cerrón, poblado celtibérico de gran importancia arqueológica que destaca, entre otros, por su famoso relieve de los aurigas. Fue conquistada a los árabes por Alfonso VI quien la donó a la Iglesia de Toledo; Felipe II la incorporó a la corona en 1575 y con frecuencia la visitaba. En ella residió Francisco I tras ser hecho prisionero en Pavía.

Torre de Illescas
De su interesante patrimonio destaca la iglesia parroquial de la Asunción por la simbiosis de estilos y épocas que en ella se muestran. Su personalísima torre, con influencia del mudéjar toledano, es de planta cuadrada y consta de seis cuerpos. Otro edificio de interés es el Hospital Santuario de la Caridad, del s. XVI­XVII; tiene una iglesia de una sola nave y en su interior una colección de cinco bellas pinturas de El Greco.

Muy próxima encontramos otra obra arquitectónica admirable: la Puerta de Ugena, construcción mudéjar con fábrica de mampostería y ladrillo. Destacan también la Casa­palacio de la Calle Real, del s. XVIII, el convento de las Recepcionistas Franciscanas, barroco de los ss. XVI­XVII, y un buen número de viviendas de arquitectura historicista y modernista.

A tan sólo 7 km. se encuentra la población de Carranque, en cuyo término se localiza un importante yacimiento arqueológico de villa romana y basílica junto al río Guadarrama, con unos 600 m2 de mosaicos de gran belleza ..

De Carranque nos dirigimos hasta CASARRUBIOS DEL MONTE. Villa originaria del s. XII que conserva un trazado medieval. Hasta el s. XVI mantuvo un gran poder, rivalizando con ciudades como Segovia, con la que pleiteó por problemas de jurisdicción. Fruto de este pasado histórico es el rico patrimonio que conserva como son las murallas y el castillo, del s. XIV, los palacios de los señores de Casarrubios, de Veracruz y de los Mediano, la iglesia parroquial del s. XV y el rollo de justicia, gótico. El castillo fue cedido en 1352 a don Diego de Guzmán de Toledo, notario mayor del reino. Posteriormente Casarrubios pasa a poder del almirante de Castilla don Fadrique Enriquez y a don Pedro López de Ayala. IsabeI I de Castilla se lo cede a don Gonzalo Chacón. Es una obra totalmente mudéjar, similar a las fortalezas de Coca y Medina, aunque de reducidas proporciones. Su planta es rectangular con cuatro torres en las esquinas siendo la torre del homenaje más alta y fuerte y en ella destacan la cúpula de ladrillo y los tres escudos de la familia Chacón.

Nuestra próxima visita es a VALMOJADO, importante centro productor de vino, encuadrado dentro de la Denominación de Origen Méntrida. En su centro urbano es de resaltar algunas casonas neomudéjares de finales del s. XIX, principios del XX.

Puerta de Ugena. Illescas
Continuamos ruta hasta MÉNTRIDA, una de las poblaciones más septentrionales de la provincia de Toledo, cuenta con uno de los conjuntos urbanos de origen medieval más interesantes de la provincia, declarado bien de interés cultural. Su emplazamiento, en unos pequeños cerros próximos a la vega del arroyo de Méntrida, le confiere gran belleza. 

En su conjunto destacan la iglesia parroquial de San Sebastián, de transición del gótico al renacimiento y elementos de los s. XV al XVII. La torre es renacentista y en el interior destacan el retablo del Altar Mayor, del mismo estilo, los púlpitos y el órgano barroco.

Mosaico en Carranque
El conjunto de la Plaza Mayor, el Ayuntamiento, construido en el s. XVII y restaurado en el XX, el pósito, del s. XVIII, y una serie de viviendas dan gran calidad ambiental que hacen que Méntrida sea uno de los pueblos que mejor han sabido mantener su sabor tradicional.

Los caldos de la zona gozan de gran prestigio vitivinícola y fama internacional, y se acogen bajo la denominación de origen "Méntrida". Las fiestas nos traen en abril a los danzantes con sus curiosas vestimentas; bailan con castañuelas y palotes y trenzan el cordón en las fiestas en honor de la Virgen de la Natividad.

Nos acercaremos hasta Villa del Prado, en la provincia de Madrid, para desde allí, entre pinares, acercamos a ALMOROX, población cuyo origen es anterior al período romano y en ella se asentaron tanto romanos como árabes. Alfonso VIII le concedió el título de "Leal Villa" por su comportamiento en la batalla de las Navas de Tolosa. De gran interés es el conjunto de su plaza, con edificaciones que van del s. XVII al XIX y en la que se encuentra un magnífico rollo o picota formado por una columna tos cana, rematada por un capitel en el que destacan cuatro figuras de león y un templete de pináculos. La iglesia parroquial se edificó en tiempos de los Reyes Católicos, gótica, con una portada renacentista.

Méntrida
Nuestra próxima visita será ESCALONA, situada en una meseta, sobre una escarpada ladera a la margen derecha del río Alberche. Dominaba la meseta uno de los pasos accesibles del río, por lo que se convirtió en vía de comunicación importante y fue fortificada. Su fundación se remonta a más de 2.500 años, fue conquistada a los árabes en 1083 por Alfonso VI. Fernando III se la dona a su hijo el Infante don Manuel que a su vez se la dejaría a su hijo el Infante don Juan Manuel quien nació en el castillo el 5 de mayo de 1282 y fue Señor de Escalona. En 1423, Juan II la incorporó a la Corona y al año siguiente se la dio a D. Álvaro de Luna, tras cuya muerte pasó de nuevo a la Corona hasta 1470 en que el rey Enrique IV la cedió a D. Juan Pacheco, Maestre de Santiago.

Conserva un magnífico conjunto urbano en el que destaca la traza medieval. Quedan restos de la muralla, la puerta de San Miguel, iglesias y conventos de interés, como el de la Encarnación, obra del s. XVI, de transición del gótico al renacimiento, con claustro e iglesia; una bella plaza Mayor con soportales en gran parte de su perímetro, un largo y bello puente sobre el Alberche, una gran variedad de viviendas populares con balconadas, soportales, etc., y, sobre todo, el castillo, construido por D. Álvaro de Luna en el s. XV, quien realizó grandes transformaciones sobre el ya existente, convirtiéndolo en un suntuoso palacio. La fortaleza tiene un perímetro de 420 metros, dividido en dos zonas: la plaza de armas al norte y al sur el alcázar. Conserva los fosos, las murallas, las torres y los adarves. El salón de embajadores era de excepcional riqueza, con yeserías y estucos de lacería y atauriques mudéjares. 

Castillo de Escalona
Volviendo hacia Toledo, pararemos en MAQUEDA, población situada en el cruce de carreteras de Extremadura y Ávila; las últimas excavaciones llevadas a cabo nos hablan de un origen anterior a los romanos. Población de gran valor estratégico, por ello estuvo amurallada desde el s. XII, época en que pasó a depender de la Orden de Calatrava, por donación de Alfonso VIII (1177); los Reyes Católicos se la ceden a D. Diego de Cárdena, con el título de Duque de Maqueda.

Lo más destacable de la población es el castillo, uno de los más monumentales de la provincia de Toledo. El primitivo fue una avanzada del recinto amurallado y sobre él se construyó en el s. XV el que hoy vemos. Su planta es cuadrada, rodeado de foso, con torres redondas en las esquinas y el centro de los lienzos de muralla, excepto en el de levante, en el que se sitúa el acceso. La portada presenta un arco de medio punto y elementos góticos e isabelinos. El arco se remata con el escudo de los Cárdenas y Enríquez y la Cruz de Santiago. En la actualidad lo ocupa el cuartel de la Guardia Civil.

Castillo de Maqueda
Otros edificios y restos de interés son la iglesia parroquial, el rollo o picota y una espadaña de la que fue iglesia de Santo Domingo.

Después de atravesar Val de Santo Domingo, llegamos a TORRIJOS, importante población cuya fundación es de época romana; las primeras noticias históricas que conocemos hablan de la donación de la aldea de Torrijos al Arzobispo Ximénez de Rada por los servicios prestados en la Batalla de las Navas de Tolosa; el arzobispo la donó al Cabildo quien la vendió en el s. XVI a don Gutiérrez Cárdenas y su esposa doña Teresa Enríquez, "La loca del Sacramento"; la locura de esta dama consistió en ordenar la construcción de la colegiata gótico-renacentista que es hoy la joya principal de los monumentos de Torrijos. Esta Colegiata del Santísimo Sacramento es también iglesia parroquial y se edificó en el s. XVI, de planta rectangular y tres naves con bóvedas ojivales de crucería. En el interior destaca el altar mayor, plateresco, de cuatro pisos en talla en madera policromada; los otros que decoran las sucesivas capillas son posteriores, barrocos y neoclásicos. Algunos atribuyen su construcción a Alonso de Covarrubias, nacido aquí en Torrijos en 1488.

En el exterior, a los pies, una magnífica portada renacentista, de las más bellas de la provincia, y a un lado, una cruz dedicada a los caídos de la Guerra Civil, monumento de gusto relativo que debería ser colocado en otro sitio y liberar este testero de la colegiata.

Otro de los edificios interesantes de Torrijos es el Convento de Concepcionistas Franciscanas, edificado sobre los restos del antiguo palacio de don Pedro I de Castilla (s. XIV). El edificio está en restauración para convertirse en centro cultural. Fue fundado por doña Juana Enríquez y consta de un claustro de doble galería en torno al cual se encuentran palacio e iglesia; está declarado monumento desde 1981.

El hospital de la Caridad o Santísima Trinidad, declarado bien de interés cultural, es otro monumento interesante. De estilo renacentista, construido en el s. XVI, en él destaca la capilla del Cristo de la Sangre. En la Plaza Mayor se conservan algunas casas con soportales, así como un buen número de casas de buena factura, repartidas por la población.

Castillo de Barcience
Ya de camino a Toledo, realizaremos nuestra última visita acercándonos hasta BARCIENCE, población de origen romano que perteneció a la Orden de Santiago y fue desde tempranas épocas de la reconquista toledana un lugar fortificado (ss. XI-XII). En el s. XIV se construye el actual castillo para residencia de la familia de los Silva, después pasó a la Casa del Infantado, a la de Osuna y Pastrana para ser donado a mediados del s. XIX al Papa León XIII, quien lo cedió a un particular. Su planta es rectangular con torres en los ángulos y una característica torre del homenaje con un monumental león rampante, escudo de los Silva, enmarcado por un alfiz.

Y ya de regreso, en Toledo, podremos emprender otras rutas y seguir conociendo el patrimonio artístico y natural de Castilla-La Mancha.

Dónde alojarte en Toledo