Terque, señorío nazarí en la alpujarra
Almería
La villa de Terque se encuentra en la margen izquierda del río Andarax, al final de su tramo medio, junto a la desembocadura de su principal afluente, el río Nacimiento y enclavada en las últimas estribaciones de Sierra Nevada
Els Blaus de Roses

almería, terque, señorío nazarí en la alpujarra

Situación

La villa de Terque se encuentra en la margen izquierda del río Andarax, al final de su tramo medio, junto a la desembocadura de su principal afluente, el río Nacimiento. Enclavada en las últimas estribaciones de Sierra Nevada, y mirando al macizo montañoso de Sierra de Gádor, su solar urbano tiene forma de una blanca interrogación entre dos cerros: el del Calvario y el de la Cruz, hacia donde ascienden sus casas entre rincones, plazoletas y tortuosas calles llenas de misterio, que recuerdan su pasado morisco.

En los cerros de Terque se encuentran excavadas multitud de cuevas, origen de las edificaciones modernas, que las incorporan como parte de las mismas. Hoy de aquella forma de vida aún se conserva todo un barrio, el de San José, en la cara sur del Cerro de La Cruz.

Frente a Terque, en la margen derecha del río, se encuentra el Cerro Marchena, importante por albergar yacimientos arqueológicos de todas las culturas que han pasado por esta tierra, sobre todo de la época musulmana, pues es durante el dominio árabe de la Península cuando se convierte en ciudad fortaleza que controla la entrada desde el mar hacia las alpujarras granadinas.

El relieve es accidentado y con grandes desniveles, condicionado por los procesos de erosión, que dan lugar a sus característicos badlands.

Terque se encuentra a 282 m de altitud y dista de 27 kms. de Almería capital.

Historia

La historia de Terque está unida a Marchena, ciudad desaparecida, de origen romano, enclavada en el cerro del mismo nombre y probablemente construida sobre otra más antigua que puede remontarse a la época de Los Millares. Durante la época musulmana y, sobre todo, en el reino nazarí de Granada, será una de las ciudades fortaleza más importantes de Almería, dominando y controlando el paso del valle del Andarax a las Alpujarras.

Tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos, la fortaleza y la ciudad fueron destruidas casi en su totalidad por un enorme terremoto. A pesar del esfuerzo de reconstrucción, un siglo después, la guerra de las Alpujarras determinó su destrucción y abandono definitivo de la población morisca, que fue deportada.

Los nuevos pobladores de origen castellano, leonés y aragonés, ocuparon tierras y bienes de los antiguos moriscos, bajo la tutela del duque de Maqueda al que se le confiere el señorío de la antigua Tahá de Marchena.

Terque adquiere el título de Villa y muchos de sus pobladores el de Hidalgos. Esto marcará la forma de ser y la personalidad del futuro pueblo.

El máximo esplendor del municipio se alcanza a finales del s.XIX y principios del s.XX, como consecuencia del cultivo y exportación a toda Europa de la uva de mesa. Los grandes beneficios que proporcionó este comercio determinaron el nacimiento de una rica burguesía, que dejaría su impronta en las edificaciones, en el diseño urbano de la localidad, en la forma y en la mentalidad de sus habitantes.

Economía

La diversidad característica de los cultivos árabes ha sufrido importantes transformaciones, sobre todo, en el último siglo, llegando a convertirse en monocultivo con la expansión de la uva de Ohanes. Tras su caída definitiva en los mercados internacionales, serán los Cítricos quienes se sitúen como principal actividad económica de sus moradores, siendo Terque uno de los municipios naranjeros por excelencia.

Actualmente la agricultura sigue siendo el sector más importante, habiéndose introducido nuevas variedades de uva que los terqueños cultivan con esmero, consiguiendo unos resultados excelentes.

Entre las preocupaciones de la nueva corporación está el apostar por la diversificación productiva del municipio para hacer frente a la tradicional dependencia agrícola del mismo, como corrobora el hecho de la puesta en marcha de proyectos ligados al Turismo Rural, entre los que destaca la creación de un "Campo de Trabajo Arqueológico" en Marchena, lugar de acampada y estudio para todos los interesados en el conocimiento de la Historia y el Medio Ambiente de nuestra tierra.

Cultura

Terque cuenta con innumerables atractivos para el visitante ya que posee un patrimonio muy diversificado en el que destacan las ruinas del Castillo de Marchena, de indudable valor histórico, donde se pueden contemplar restos de aljibes y de los lienzos de la antigua muralla. Pero su verdadero patrimonio se encuentra en la arquitectura urbana local, tal y como se especifica en la ruta urbana que proponemos.

Las fiestas más relevantes de Terque tienen lugar en honor a su patrona, la Virgen del Rosario, también llamadas Fiestas del Voto. Se celebran el primer fin de semana de octubre. El primer domingo de mayo el pueblo se traslada al Cerro de la Cruz para celebrar la Fiesta de la Cruz con Misa y reparto de los tradicionales roscos.

Senderismo

- Camino de Villarreal
- Camino a la Alcazaba de Marchena
- Camino de Los Arcos

Lugares de Interés

- Iglesia Parroquial de Santiago
- Apóstol (Mudéjar)
- Teatro Municipal
- Ermita del Cerro de la Cruz
- Paseo del Río Andarax
- Barrio de las Cuevas de San José
- Plaza Nueva
- Cueva de la Virgen
- Parque Los Celindos

RUTA URBANA

En el recorrido de sus calles podremos admirar las bellas edificaciones, reflejo de la nueva burguesía que se va a desarrollar durante el siglo XIX en la localidad, al amparo del impulso económico de la uva de Ohanes. Arquitectura de estilo ecléctico, concentrada principalmente en la calle Real y la plaza de Terque.

Entre todo este tipo de edificaciones destaca la llamativa Casa de los Caballicos, llamada así por los animales que coronan su cornisa, que sin embargo no son caballos, sino "grifos", animales fantásticos con cabeza y alas de águila y cuerpo y garras de león.

La iglesia parroquial de Santiago Apóstol, del siglo XVI, presenta la característica nave mayor diferenciada, con cubrición mudéjar. En su interior se puede admirar una capilla barroca, donde está ubicada la patrona del pueblo: La Virgen del Rosario.

Continuaremos nuestro recorrido por la parte alta del pueblo, admirando las tradicionales cuevas, escarbadas en las margas de los numerosos bad lands que lo rodean, rasgo caracterizador del mismo que resalta su pasado morisco y la eficiente disposición de este pueblo para adaptarse a un clima semiárido.

Podemos terminar nuestro paseo con el ascenso al Cerro de la Cruz, desde donde disfrutaremos de la espléndida panorámica que se nos muestra ante nuestra vista: la vega del Andarax, descubriendo un paisaje que rememora cultivos y explotaciones moriscas en un entorno de singular belleza vigilado por la imponente figura del Cerro de Marchena.

Dónde alojarte en Almería
Cortijo Las Gachas
Cuevas del Almanzora



Playadulce Hotel
Roquetas de Mar

Playacapricho Hotel
Roquetas de Mar


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil