Tenerife, Villaflor de Chasna. Casi tocando las estrellas
Tenerife
Vilaflor posee enormes valores naturales, al estar rodeado de pinar y almendros, además de valiosos elementos patrimoniales, como su iglesia parroquial y la casona de los Soler.
Els Blaus de Roses

tenerife, tenerife, villaflor de chasna. casi tocando las estrellas

INTRODUCCIÓN

Tras la conquista de Tenerife (1496) es conocida la presencia de conquistadores en estos parajes desde 1501, cuando el Adelantado Alonso Fernández de Lugo otorga tierras a varios de ellos en el Lugar de Chasna. Ocuparon un territorio donde anteriormente se asentó una población aborigen configurando una delimitación territorial mucho más extensa que los actuales límites municipales: el Menceyato de Abona. La tradición cuenta que el nombre de Vilaflor proviene de la exclamación de un castellano. Pedro de Bracamonte, que seducido por los encantos de una bella aborigen, no paraba de repetir “Vi la Flor de Chasna”. Ha sido destino de numerosos científicos, enfermos y viajeros en general, que acudían desde la Villa de la Orotava por el Camino Real de Chasna, atraídos por sus maravillosos paisajes o simplemente para beneficiarse del clima y su vida placentera. Vilaflor ha conseguido mantener intacto el espíritu de un entorno rural, inmerso en un paisaje de pinos, montañas, barrancos y bancales de jable.

Vista general del pueblo Vilaflor de Chasna
SENDERISMO

El senderismo es una oferta fácil y tranquila de adentrarse en la naturaleza que proporciona al caminante una sensación de paz y sosiego. Antiguas vías de comunicación que actuaron como elemento vertebrador de las actividades comerciales y pastoriles del pueblo de Chasna, son hoy instrumento de ocio y disfrute de sus gentes. Conoce caminando los entresijos y secretos de nuestros montes, la fauna y flora, sus pueblos y sus gentes.

Caminos maravillosos para los senderistas.
BICICLETA DE MONTAÑA

La bicicleta de montaña es una nueva forma de conocer la naturaleza, probando las posibilidades de la bicicleta en un medio diferente y complejo. Es asimismo una extensión de actividades como el senderismo y la escalada pues se guían por los mismos objetivos: la admiración y el respeto por la montaña y el paisaje, además del disfrute y dominio de al bicicleta. Un paisaje, el de montaña, con numerosos ascensos y descensos y niveles de dificultad adecuados a la pericia de cada deportista.

Montañas y terrenos perfector para los ciclistas
PARAPENTE

Con la entrada del mes de Octubre acaban las condiciones óptimas de vuelo en toda Europa y comienzan en el Sur de Tenerife. La latitud provoca que en invierno las temperaturas sena ideales junto con la orografía, que cera desniveles importantes para el despegue. Se vuela al sotavento, con regímenes de brisas de mar, la actividad térmica generada en los valles y las restituciones del atardecer. El municipio de Vilaflor cuenta con las mejores condiciones de vuelo, aptas para cualquier parapentista, principiante y experto. El parapente, considerado como la actividad que genera la sensación más grande de libertad está al alcance de todos, realizada siempre bajo la supervisión de monitores expertos y amplias medidas de seguridad.

Práctica de parapente.
ESCALADA

Riesgo, afán de superación y destreza física son cualidades que asociamos a la escalada. Pionera en las actividades en la naturaleza y convertida en los últimos años, en una modalidad claramente deportiva, ha ganado un número considerable de adeptos. Un buen aprendizaje de la técnica convierte un deporte en apariencia peligroso, en una actividad con poco riesgo, adaptado a las condiciones físicas de cada escalador y con diferentes grados de dificultad. La orografía y la altitud de Vilaflor lo sitúan en un lugar idóneo para todos los amantes del deporte de ascender montañas y paredes, placas y fisuras.

Lugares perfectos para acampar
ACAMPADA

La acampada se ha convertido en una práctica habitual de un número creciente de personas en busca de un contacto más próximo con la naturaleza  y la vida al aire libre. La montaña inspira ese anhelo de libertad y de hallarse inmerso en un paisaje natural y recóndito que aguarda a ser descubierto sin ser alterado.

EDUCACIÓN AMBIENTAL

Descubre un paisaje de fuertes pendientes, profundos barrancos y elementos geológicos y geomorfológicos de gran belleza como el Sombrero de Chasna. Conoce las prácticas agrícolas tradicionales de viñas y papas en jable entre pinos y jaras. Adéntrate en los Montes de Vilaflor donde disfrutarás de una formación de pinar de alto valor ecológico, que presenta huellas de antiguos aprovechamientos silvícolas como la extracción de la resina del pino para la elaboración de pez o carboneras para la producción de carbón vegetal hasta restos de antiguos apriscos pastoriles.

CIELO

Cuando se sale de países del Centro de Europa en avión, hasta 3.000 m. de altura, los países en una capa de aire de color gris/marrón y el cielo varía en colores del blanco al azul. Sin embargo, cuando llegamos a Tenerife y ascendemos 1.500 m, encontramos un pueblo con una calidad del aire de clase uno y un cielo totalmente azul. Vilaflor, inmerso en un pequeño valle se encuentra protegida de los fuertes vientos de dirección este y oeste y con una orientación sur que le ofrece una gran calidad del aire, ideal para los astrónomos. Durante la noche, en invierno, las nubes arrastradas por los vientos de las montañas, aíslan la luz procedente de la costa y nos ofrecen un cielo totalmente limpio hasta la madrugada. En estas noches podemos observar durante unos minutos una estrella llamada ACRUC. La estrella ACRUC, de la constelación denominada CRUZ DEL SUR, está localizada a 6,39 grados bajo el horizonte, por lo que matemáticamente no sería posible verla, pero la refracción y limpieza del aire, unido a la altitud nos lo permiten. Otra estrella ETA CARINAE, localizada a 8.000 años luz y vista sólo desde bajas latitudes como Tenerife, produjo hace 150 años una explosión que generó rayos de luz y energía cuatro veces más fuertes que nuestro sol. Se espera una próxima explosión pero se desconoce cuando ocurrirá. Vilaflor nos permite la observación de la sombra de la tierra que raramente se puede ver en países localizados al norte de los Alpes y los Pirineos, alrededor de 250 noches al año.

Gastronomía, escaldon.
GASTRONOMIA

Si el paisaje de Vilaflor es sorprendente, no lo es menos su gastronomía. Un buen escaldón (revuelto de gofio, carne blanca de cerdo, ajos y pimienta) acompañado de una variedad de queso blanco, almendras e higos pasados. Continúe con el conejo en salmorejo y papas arrugadas de Vilaflor. Todo ello aderezado con nuestros vinos locales de alta calidad. No olvide degustar los postres y dulces de almendra.

ARTESANIA

La Roseta y el Enclaje de Vilaflor son labores artesanales que han perdurado en la tradición de nuestro pueblo. Generación tras generación, la mujer chasnera ha realizado a mano estas labores de gran dificultad y belleza. Sobre un pique o almohadilla circular dura se distribuyen los alfileres alrededor de los cuales se enhebra el hilo de algodón y siguiendo la imaginación y un diseño propio, con una aguja de coser, se teje la roseta. El encaje de Vilaflor, llamado también punto de aguja, consiste en una variada gama de diminutos nudos realizados con una aguja de coser y rematados por un cordón hecho a ganchillo o croché.

ALOJAMIENTO

Vilaflor refleja de forma fidedigna el modo de vida rural lejos de la artificiosidad y el estrés de la vida cotidiana. Un recorrido por los distintos pagos del municipio constituye un interesante atractivo: a sus calles asoman típicas edificaciones de arquitectura tradicional que guardan celosamente sus secretos. ¡descúbrelos!

PATRIMONIO HISTÓRICO CULTURAL

Una visita al casco de Vilaflor nos introduce en una estampa pintoresca, un viaje al pasado, inmersas ente numerosas edificaciones de arquitectura tradicional destacan por su belleza y antigüedad. La Iglesia Parroquial de San Pedro y la Ermita de San Roque. El templo de San Pedro, construido a mediados del siglo XVII, es de una sola nave y estilo canario, con un artesonado de inspiración mudéjar. En su interior conserva imágenes de gran valor artístico como la de San Pedro, realizada en alabastro de mediados del siglo XVI. Entre las diferentes casas solariegas, encontramos la Casa Palacio de los Soler, familia fundadora del pueblo y estrechamente ligada a la historia chasnera, de amplia fachada fortificada y la Casa del Obispo, que sirvió de residencia veraniega a los titulares de la diócesis tinerfeña. Vilaflor rinde culto a la figura del Hermano Pedro de Bethencourt (1626-1667) hijo del pueblo  que emigra a América donde emprende la labor de ayudar a los más necesitados. Alí funda la Orden Betlehemita que aún hoy continúa su labor y es Beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1980.

Dónde alojarte en Santa Cruz de Tenerife
Iberostar Grand Hotel Mencey
Santa Cruz de Tenerife

Playacanaria SPA Hotel
Santa Cruz de Tenerife

Hotel Sol Tenerife
Santa Cruz de Tenerife

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil