Soria, sus rutas
Castilla y León
Sus cuevas, sus ruinas, sus monumentos, e incluso sus pueblos abandonados nos hablan de la actividad que Soria vivió desde tiempos remotos.
Els Blaus de Roses

castilla y león, soria, sus rutas

SORIA

San Juan de Rabanera:
Monumento Nacional.  Iglesia  románica de planta cruciforme, en la que se mezclan influencias orientales con recuerdos clásicos y tanteos ojivales. El ábside presenta una interesante decoración de motivos vegetales y dos vanos apuntados. La portada de poniente pertenece a la que fue iglesia de San Nicolás, cuyas ruinas se hallan en la calle Real.

Iglesia de Santo Domingo:
Monumento Nacional. Templo de estilo románico de la segunda mitad del siglo XII. Su fachada es considerada como una de la más completa y rica de las románicas; portada con arquivolta, tímpano y un gran rosetón. A ambos lados, dos series de arquerías ciegas. Su riqueza escultórica es muy notable. Tiene claras influencias de Poitiers.

Palacio de los Condes de Gómara:
Joya de la arquitectura civil soriana. Renacentista, segunda mitad del siglo XVI. Espléndida fachada de piedra de sillería y una gran torre que impone su silueta a la ciudad.

Plaza mayor:
Plaza de aspecto castellano, en donde se concentran el edificio de Los Doce Linajes, con tal escudo en su fachada, que data de 1628, hoy Ayuntamiento; el antiguo Ayuntamiento, actual Centro Cultural, con el evocador reloj cantado por Antonio Machado. En una rinconada la iglesia de Nuestra Sera La Mayor de Doña Urraca.

Margenes del duero. Soria

Monasterio de San Juan de Duero:
Monumento Nacional. Constituye uno de los monumentos más originales del arte románico español. Fue antiguo Monasterio de la Orden de los Hospitalarios de Jerusalén. Del Monasterio solamente se conserva el claustro románico (siglo XIII), de influencia románicas, mudéjar, sículo árabe, y la iglesia (siglo XII) en la que cabe destacar los dos edículos situados a ambos lados del presbiterio.

Concatedral de San Pedro:
Sus claustros, declarados Monumento Nacional, datan de la segunda mitad del siglo XII. Es de sillería y desarrolla un podio corrido sobre el que se elevan tres tramos de arquerías divididas por pilares prismáticos. Las arcadas de medio punto se sustentan sobre columnas pareadas de capitel corrido, con escenas historiadas y alegóricas de influencias orientales. La colegiata es de la primera mitad del siglo XVI; se eleva sobre una antigua construcción del siglo XII de la que se conserva el claustro y algunas dependencias conventuales. Fachada plateresca que se abre en el hastial sur del antiguo crucero.

Ermita de San Saturio:
Ermita levantada en el siglo XVII, en la cueva sobre una roca al borde del río Duero. De planta octogonal, destaca su interior totalmente decorado por pinturas del pintor soriano Antonio Zapata. El camino que conduce a la ermita fue uno de los itinerarios predilectos de Machado.

SORIA VERDE

Abejar:
Antesala de los pinares sorianos. Su iglesia del siglo XVI guarda un notable retablo barroco de 1664.

Embalse de la Cuerda del Pozo:
“El mar de agua dulce de Soria”. En este bello lugar uno puede encontrarse rincones de gran belleza como Playa Pita, las Cabañas, los restos del pueblo de la Muedra, sumergido en el agua, y otros puntos que bordean el pantano. Sus aguas son aptas para la práctica de actividades náuticas tales como el windsurf, la navegación a vela, piragüismo, etc.

Molinos de Duero:
Bonito pueblo pinariego con casonas de buena fábrica de sillares de piedra bien labradas y de fachadas solemnes. Posee una interesante iglesia del siglo XVI con una hermosa ventana barroca de 1768.

Vinuesa:
Premio “C. de Turismo”. Es la llamada corte de los pinares. La arquitectura popular pinariega se muestra en esta villa en su más pura esencia: casas labradas en piedra de sillería, balconajes de madera, chimeneas cónicas, etc., de la que destaca la Casa de los Ramos. Su magnífica iglesia de tres naves con gruesas columnas y arcos apuntados datan del siglo XVII.

Laguna Negra:
Esta oscura, fascinante y enigmática laguna, envuelta en leyendas, forma uno de los parajes más bellos de la provincia. Encajada a 2.000 metros de altura, entre paredes graníticas y bordeadas por infinitos pinares, dan a esta laguna su aspecto oscuro y tenebroso que alcanza su máxima belleza cuando la cubre la nieve.
Rio duero,cerca de su naciemiento. Soria


Montenegro de Cameros:
Ya sólo el camino que conduce desde Vinuesa a Cameros merece la pena para acercarse a ver este bello pueblo. Y en especial por su arquitectura y emplazamiento.

Covaleda:
Típico pueblo pinariego con casas en piedra de sillería. Aquí hubo importantes núcleos celtibéricos, con restos en el Muro del Paseo de las Arrieros, o las sepulturas antropoides del Onsar de Pedro García.

Duruelo:
Es el primer pueblo que cruza el río Duero. Junto a la Iglesia de San Miguel del siglo XVI de puertas cegadas y califales, se hallan sepulturas antropomorfas esculpidas en roca. La subida a los Picos de Urbión y el espectacular mirador de Castroviejo sale a la derecha justo antes de llegar a Duruelo.

San Leonardo:
La construcción abaluartada de su castillo de la segunda mitad del siglo XVI supuso un concepto totalmente nuevo en la arquitectura militar soriana. Sus muros inclinados, de poca altura y mucho espesor, fueron diseñados para contrarrestar la artillería. Este castillo sirvió de prototipo a los castillos americanos. Desde San Lorenzo es recomendable bajar la cuesta de la Galiana hasta llegar a El Burgo de Osma.

TIERRA DE EL BURGO


Calatañazor:
Conjunto Histórico Artístico. Esta pequeña villa parece haber sido olvidada por la evolución histórica. Sus humildes casitas fabricadas con entramado de madera de sabina, encestado de ramas con barro, adobe o en el mejor caso de ladrillo, configuran el aspecto medieval de Calatañazor. Del antiguo castillo se conserva un lienzo del mismo y la cimentación de las paredes del patio de armas. Además de su casco urbano destaca su iglesia románica, cuya sencilla portada sin tímpano es muestra importante de ese período. A la salida del pueblo está la ermita de la Soledad, también románica con puerta sin tímpano.

Fuentona:
Manantial de formación cárstica ligado a la infiltración y corrientes subterráneas de las plataformas de Calatañazor. De gran belleza es el camino angosto del cauce del río Avión que tiene su nacimiento en la laguna de la Fuentona.

El Burgo de Osma
:

Universidad de Santa Catalina:
Universidad fundada en el siglo XVI por el prelado Pedro Álvarez de Acosta. Su fachada principal es de estilo herreriano, está adornada de grutescos y figuras en relieve, coronada por un nicho con la imagen de Santa Catalina, el escudo imperial y los escudos del obispo Acosta.

Catedral:
La primitiva catedral románica la inició San Pedro de Osma en los albores del siglo XII. A mitad del siglo XIII, se derruyó para levantar en su lugar otra gótica, que es la que hoy podemos admirar. De la catedral románica tan sólo se conserva parte del claustro y algunas dependencias menores. Su fachada principal es del siglo XIII reformada en el XV por el Cardenal Mendoza. Consta de una sola torre en la que se pueden distinguir dos estilos arquitectónicos; gótico la parte inferior y barroca la superior. Su interior es magnífico. En la capilla mayor se encuentra el retablo tallado por Juan de Juni y Juan Picardo en el año 1550. La catedral está enriquecida con numerosas capillas que conservan diferentes obras de arte. La capilla del Venerable Palafox fue costeada por el Rey Carlos III y realizada por el arquitecto Francisco de Sabatini.
Especial atención merece el magnífico claustro gótico flamígero terminado en 1515. Contigua al claustro se encuentra la antigua sala capitular de planta cuadrada. En su interior, una verdadera joya del arte funerario: El Sepulcro de San Pedro de Osma, de piedra caliza, tallada y policromada. Mención aparte merece el famoso códice del Comentario al Apocalipsis del Beato de Liébana, maravillosas miniaturas románico-mozárabes realizadas por un tal Martinus. La letra es visigótica y su finalización está fechada en 1086.
Ermita de san Bartolomé. Soria

Ucero:
Este pequeño pueblecito constituye la entrada al Parque Natural del Cañón del Río Lobos. Su castillo, situado sobre un alto, conserva tan sólo algunos restos de su recinto amurallado, algunas torres rectangulares y cilíndricas, así como su torre del homenaje con una ventana ajimezada.

Parque Natural del cañón del Río Lobos:
Profundo cañón cuyo relieve es el típico de paisaje cárstico. En el interior de la masa caliza se han originado un laberinto de cuevas de distintos niveles, algunas de ellas comunicadas por profundas simas. En cuanto a la vegetación, predomina el sabinar junto al pino laricio y negral. La principal fauna del cañón está formada por buitre leonado, águila real, águila culebrera, halcón, azor, milano, cernícalo, búho real, búho chico, lechuza, ánade real, Martín pescador, etc. Los más importantes mamíferos son: corzo, jabalí, conejo y zorro. Destaca la ermita templaria de San Bartolomé, construcción románica del siglo XII.

RIBERA DEL DUERO


BERLANGA DE DUERO:
Declarada Conjunto Histórico-Artístico.

Castillo:
De la fortaleza original de los siglos X-XI constituyente de la línea defensiva del Duero no quedan restos.  El actual castillo es datable, en cuanto a su recinto interior, en el siglo XV con la esbelta torre del homenaje y algunos lienzos de su muralla. Una pequeña torre circular completa la parte inferior.

Colegiata:
Compendio de las diez parroquias que tuvo Berlanga en el siglo XV. Este magnífico ejemplar del arte de transición del ojival al Renacimiento fue construido en tan sólo cuatro años, con tres amplias naves y capillas hornacinas, crucero y cabecera de tres capillas. Es obligado destacar el conjunto de esculturas yacentes de los Bravo de Laguna.

CASILLAS DE BERLANGA:
Su ermita mozárabe de San Baudelio constituye la joya más original y caprichosa de la arquitectura prerrománica soriana. De planta cuadrada, su cubierta se apoya sobre bovedillas que arrancan de un pilar en el centro, sobre el cual se eleva una linterna con una cúpula nervada. En el siglo XII fueron cubiertas sus paredes con frescos románicos de los que sólo se pueden contemplar unos restos de finísima capa.
Castillo de Berlanga de Duero. Soria

RELLO:
Este pequeño pueblecito constituye el conjunto amurallado mejor conservado de la provincia. De su castillo todavía se puede apreciar los restos de la torre del homenaje, un aljibe y el lienzo de muralla que separaba la zona del castillo del resto de la ciudad.

MONTEJO DE TIERMES


Yacimiento Arqueológico de Tiermes:
La Termancia celtíbera estuvo tallada en roca arenisca y en ella se ven fosos, calles, portillos, galerías… Entre los vestigios romanos destacan el Acueducto, Castellum Aquae, Foro Imperial, Gradería Rupestre, Conjunto Rupestre del lado sur, etc. El único testimonio de la arquitectura de la Edad Media es la ermita románica de Nuestra Señora de Tiermes. Los distintos yacimientos que se van obteniendo en las diversas campañas se pueden visitar en el Museo Monográfico de Tiermes.

SAN ESTEBAN DE GORMAZ


Iglesia de San Miguel:
Este templo de postrimerías del siglo XI es considerado como el arranque del románico soriano. Su estructura es muy sencilla consta de una nave de mampostería, ábside de tambor y torre. Pero su elemento más notable es su galería porticada, la primera que aparece en Castilla.

Iglesia de Nuestra Señora del Rivero
: Románica del siglo XI consta de una sola nave,  ábside y galería porticada, que fue incluso más suntuosa que la de San Miguel.

GORMAZ:
Su castillo califal del siglo X con su recinto amurallado de aproximadamente 1200 metros de forma longitudinal es la fortaleza militar más grande del Medievo europeo. Se distribuye en dos zonas claramente diferenciadas, el Alcázar, al este, protegido por recios muros y torreones, presenta una entrada acodada y amplios restos arquitectónicos inferiores entre los que sobresale un gran aljibe abovedado. El perímetro está reforzado y protegido por 28 torreones y su comunicación con el exterior se realizaría por las dos puertas califales y las dos portonas secundarias que todavía se reconocen.

TIERRAS DE ALMAZÁN – MEDINACELI


ALMAZÁN


Iglesia de San Miguel:
Monumento Nacional. Levantada a mediados del siglo XII. En ella coinciden el estilo cisterciense en su estructuración, lombardo catalán en la decoración externa del ábside y linterna, y mudéjar en la cúpula y decoración histórica.

Iglesia de Santa María de Calatañazor:
Trazada en el siglo XVI de planta de cruz latina, una única nave cubierta de tracería gótica. Es de destacar el retablo de estilo romanista.

Iglesia de San Pedro:
Templo religioso del siglo XVIII, con planta de tres naves, un hermoso retablo barroco y una admirable talla de la Piedad del mismo siglo.

Iglesia de San Vicente:
Considerada la más antigua de Almazán, data del siglo XII. Su culto se cerró definitivamente durante la Guerra Civil para convertirse en granero. Afortunadamente fue restaurada recobrando su antigua pujanza, ostentando en la actualidad el título de Aula de Cultura Municipal.

Murallas:
De las antiguas murallas, que rodeaban a la villa de Almazán, tan sólo se conservan algunos lienzos y dos de las cuatro puertas de acceso; la puerta de Herreros y la Puerta del Mercado.

MORÓN DE ALMAZÁN:
Conserva una magnífica Plaza Mayor de finales del siglo XVI. Compuesta por el antiguo Ayuntamiento, un palacio con fachada plateresca, un magnífico rollo gótico y la iglesia parroquial con su magnífica torre plateresca.

MONTEAGUDO DE LAS VICARÍAS:
De su antigua plaza fuerte, de gran importancia estratégica, se conserva el castillo gótico del siglo XV, con patio renacentista.

MEDINA CELI:
Conjunto Histórico Artístico. (Premio C de Turismo).

Arco romano:
Siglos II-III, único de triple arquería que se conserva en España. También de época romana, se conservan mosaicos y restos decorativos como molduras correspondientes a techos.

Colegiata:
Gótica ojival del siglo XVI de una sola nave de tres tramos, coro renacentista y el altar mayor barroco.

Convento de Santa Isabel:
De monjas clarisas, conserva en la fachada ventanitas conopiales.

Palacio Duques de Medinaceli:
Edificio civil del siglo XVII reformado en el siglo XVIII.
Monasterio cirterciense de Santa Maria de Huerta. Soria

SANTA MARÍA DE HUERTA.
Magnífico Monasterio Cisterciense del siglo XII, declarado Monumento Nacional. Su cocina y refectorio constituyen auténticas joyas del románico medieval. Posee un claustro toscano y otro renacentista.

AMBRONA:
Museo paleontológico que guarda fósiles de mamíferos y utensilios de caza, encontrados en las diversas excavaciones realizadas. Réplica de un Elephan Antiquus.

TIERRA DE ÁGREDA


ÁGREDA
(Premio C de Turismo)

Palacio de los Castejones:
Edificio civil del siglo XVII de excelente sillería. Entrada sobria, casi herreriana, de pilastras, pináculos y pirámides invertidas al modo escurialense.

Iglesia de San Miguel:
Templo gótico de la XIV centuria, con una sola nave, aunque conserva su torre románica almenada.

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña:
Es la iglesia más antigua de la villa; románica del siglo XII ha sido considerada como sinagoga debido a sus dos naves de desigual anchura.

Murallas árabes:
De las antiguas murallas árabes que rodeaban la villa, tan sólo quedan algunos lienzos y dos puertas Califales de arco de herradura enjarjado.

ÓLVEGA:
Iglesia Parroquial, finales del XV, con planta de cruz latina y cabecera poligonal. Guarda en su interior uno de los más bellos retablos que hay en esta provincia. Su torre tiene aspecto de fortaleza, es de planta rectangular formada por tres tramos y rematada por almenas. Portada de traza barroca de principios del XVII.

OMEÑACA:
Cuenta la leyenda que por los siete arcos de la galería porticada de la iglesia de Omeñaca pasaron los Infantes de Lara, antes de ser ajusticiados.
Castillo de Almenar. Soria

MURO:
De la antigua Augustóbriga romana todavía subsisten la fuente, de fenomenal aparejo, un recinto amurallado y parte de la calzada que unía Astúrica Augusta con Cesaraugusta.

TOZALMORO:
La característica más insólita de su iglesia románica de la XII centuria, es el poseer dos puertas, una mirando al norte y la segunda al sur.

VOZMEDIANO:
Su castillo, gótico del siglo XV, es la fortificación militar más oriental de la provincia. Su torre del Homenaje, de colosales proporciones, encierra un sistema de grandiosos arcos ojivales.  Aconsejamos la visita al nacimiento del río Queiles, considerado como uno de  los manantiales más caudalosos de Europa.

MONCAYO:
Sus 2.315 metros sobre el nivel del mar le hacen acreedor de ser la cumbre más alta de la provincia. Su color gris verdáceo, producto de hayedos, pinares y su roca denudada, es cubierto por un manto blanco durante el invierno. Espléndido mirador hacia el Valle del Ebro y alto Duero.

NOVIERCAS:
Su torre califal corresponde a las construcciones mozárabes del siglo X. Torre prismática de base rectangular. Lo más importante del edificio es su única puerta de arco de herradura situada a 3,5 metros del pavimento exterior.

ALMENAR:
Su castillo es el mejor conservado de la provincia, es de finales del siglo XV y principios del XVI. Consta de un doble recinto amurallado de planta cuadrada y reforzado en sus ángulos, tanto interiores como exteriores, por grandes torres cilíndricas.

TIERRAS ALTAS


ONCALA:
La iglesia de este típico pueblo guarda una rica colección de tapices flamencos del siglo XVII. Ocho de ellos representan escenas del Triunfo de la Iglesia, según los cartones de Rubens.

SANTA CRUZ DE YANGUAS:
Su iglesia, de buena fábrica, está dedicada al Misterio de la Santísima Trinidad. Sus construcciones privadas y edificios municipales se encuadran en la típica arquitectura serrana. En los alrededores de esta población se han encontrado huellas tridáctilas de dinosaurios carnívoros. La Diputación de Soria ha instalado una maqueta gigante del Stegosaurio.

BRETÚN:
Tortuoso y pendiente, sobre la roca viva. Iglesia gótica dedicada a San Pedro Apóstol. Ermitas elementales del Santo Cristo y Santa Cristina. Al igual que en Santa Cruz de Yanguas, se han hallado icnitas de dinosaurios tridáctilos. La maqueta gigantesca que se instaló aquí es una réplica del Triceratops.

VILLAR DEL RÍO:
La iglesia parroquial está dedicada a Nuestra Señora del Vado, bella talla románica del XII, y en ella destacan altorrelieves renacentistas como el de “La Piedad”, del siglo XVI. El visitante puede encontrarse en estos parajes con una gigantesca reproducción del Braquiosaurio.

YANGUAS: La villa de Yanguas conserva restos de sus murallas árabes de tapial, así como una interesante torre románica, la de San Miguel (siglo XII), la primera en tierra soriana de un tipo intermedio de las macizas torres castellanas y de las torres-minarete catalanas. Su viejo puente sobre el Cidacos –quizá de traza romana-; su iglesia gótica de Santa María; su Plaza Mayor con soportales; algunas casonas blasonadas y el tipismo de su caserío en conjunto contribuyen a mantener aún el aspecto señorial de esta villa.
Castillo de Vozmediano. Soria

SAN PEDRO MANRIQUE:
Premio “C. de Turismo”.
Todas las noches de San Juan en San Pedro Manrique todo se convierte en místico, mágico y ritual. En el recinto de la ermita de la Virgen de la Peña, los manriqueños se descalzan para que sus pies desnudos pisen parsimoniosamente y sin quemarse una alfombra de brasas y ascuas. De su iglesia parroquial del siglo XVII, dedicada a San Martín, destaca un arco románico perteneciente a un templo anterior y un calvario de transición. De su castillo y murallas medievales tan sólo han llegado hasta nosotros sus ruinas.

MAGAÑA:
Su castillo guerrero, sobre un cerro domina el pueblecito con sus casas apiñadas. Desde él se divisa un paraje agreste y espectacular. Presenta un doble recinto amurallado. Los lienzos exteriores de planta poligonal irregular están reforzados por siete torres cilíndricas.

ALDEALSEÑOR:
Su palacio de finales del siglo XVI es una auténtica joya de la arquitectura civil castellana.

TIERRAS DEL VALLE


GARRAY:
La ermita románica de los Santos Mártires conserva perfectamente una puerta con archivolta de ornamentos vegetales y arcos secantes, tímpano de grandes campánulas que se apoyan en capiteles de sirenas aladas. El templo guarda una curiosísima pila bautismal, adornada con bajo relieve de arcos de herradura, roleos y figuras humanas.

NUMANCIA:
En un cerro cercano a Garray se encuentran las legendarias ruinas de la ciudad celtíbera-romana de Numancia. En el año 153 a.C. el cónsul romano Quinto Fulvio lanzó el primer ataque a la ciudad. Fue la primera derrota que sufrió el ejército romano, y que abriría 20 años de infructuosos ataques sobre la asentación arévaca. En el año 133 a.C. el vencedor de Cartago, Cornelio Escipión, levantó una muralla de circunvalación, dejando al enemigo sin provisiones ni recursos para vivir. La desesperación y sobre todo el hambre determinaron la caída heroica de Numancia. Los distintos objetos arqueológicos hallados en las diversas campañas de excavación realizadas se encuentran en el Museo Numantino de Soria.
Almarza, Molino viejo. Soria

CASA FUERTE SAN GREGORIO:
Edificio construido en 1461, defendida por almenas y cuatro redondas torres de esquinas todas ellas coronadas de almenas. En el siglo XVI se añadieron a esta casa una iglesia y un convento.

ALMARZA:
A muy pocos kilómetros de este pintoresco pueblo hay un desvío que conduce a un paisaje alpino y dulce, de nieves en las cumbres y manantiales en los prados; en el que se encuentra el acebar de Caragüeta,  uno de los más importantes de Europa.

TERA:
Denominada puerta del Valle, aún conserva el palacio del Vadillo, con ventanas góticas de finales del siglo XV, y una iglesia románica.

MOLINOS DE RAZÓN:
Desde su ermita se puede disfrutar de una espléndida vista de todo el Valle, con sus pueblos blancos, como pequeños puntos entre el verdor. Desde aquí se inicia la subida a la Sierra Cebollera, de origen glaciar.

SOTILLO DEL RINCÓN – EL ROYO:
Pasada la localidad de Sotillo del Rincón, se llega al popular kilómetro 17, en el cual se encuentran unos merenderos junto al río Razón, con un pozo preparado para hacer de piscina. Continuando por esta misma carretera, y a 2 kilómetros a la derecha se encuentra el camino que nos conduce hasta la cascada del Chorrón, un gran chorro de agua que cae entre dos grandes rocas a una balsa natural de agua muy fría pero transparente y cristalina.

HINOJOSA DE LA SIERRA:
El palacio de los Hurtado de Mendoza, construido en 1581. Fue restaurado, con gran acierto, por el primer conde de la Puebla de Valverde, y en el pueblo se alza aún en pie, aunque ruinosa, una torre fortificada.