Sierra de Cádiz, ideal para los amantes del turismo rural
Cádiz - Andalucía
Un paraíso para los amantes de la naturaleza y del turismo rural es la Sierra de Cádiz. Disfruta de sus pueblos blancos, del urbanismo andalusí y de valiosos vestigios arqueológicos
Els Blaus de Roses

cádiz - andalucía, sierra de cádiz, ideal para los amantes del turismo rural

LA SIERRA DE CÁDIZ, GUÍA POR SUS PUEBLOS BLANCOS


Alcalá del Valle, en la sierra de Cádiz

Enclavada en un valle entre Málaga y Cádiz, conserva una arquitectura popular que ofrece un claro testimonio de su origen árabe, con sus calles de casas encaladas y de balcones repletos de flores. La villa actual fue fundada en el siglo XV por los musulmanes residentes en Setenil de las Bodegas.

Su joya arqueológica son los Dólmenes del Tomillo, conjunto megalítico con un menhir único en la provincia, enclavados en un hermoso paraje natural.

Entre sus principales monumentos destacan la barroca Iglesia de Santa María del Valle, el Cortijo de la Cacería (s. XVI) con apariencia de palacio y la Ermita del Cristo de la Misericordia. El agua, principal recurso natural de este pueblo blanco, está presente en todas sus manifestaciones artísticas; prueba de ello son el antiguo Convento franciscano de Caños Santos y la Fuente Grande.

CARÁCTER PROPIO 
A su cocina, en la que el protagonista fundamental es el espárrago, se suman unas singulares tradiciones como la Carrerita de San Juan en Semana Santa declarada de Interés Turístico Nacional.

Algar, en la sierra de Cádiz

Situada entre los parques naturales de la Sierra de Grazalema y Los Alcornocales, ha sido poblada desde el Neolítico, como lo demuestra el yacimiento arqueológico de la
Cueva de la Dehesilla.

Su herencia artística se halla representada por la Iglesia Parroquial de Santa María de Guadalupe y el Ayuntamiento, ambos neoclásicos y la Plaza de Toros. 

Debido a su privilegiado enclave, son muchas las posibilidades de ocio con las que se pueden encontrar los visitantes, desde la caza menor y mayor (que tiene su máximo reflejo en la gastronomía de la villa) y el senderismo en el Tajo del Águila hasta la pesca  en el río Majaceite o el piragüismo, la vela o el disfrute de una playa en el Embalse de Guadalcacín II.

AUTOMOVILISMO
Una cita obligada es el Rally Subida a Algar, que todos los años convoca a numerosos aficionados al automovilismo.

Algodonales, en la sierra de Cádiz

A la sombra de la Sierra de Líjar se halla este encantador pueblo blanco con calles repletas de naranjos y animadas con el murmullo de sus doce fuentes, entre ellas la del Algarrobo. 

A los yacimientos prehistóricos de Cueva Santa, Chamusquina, Castillejo y el Cerro de la Botinera se suman monumentos como la Iglesia Parroquial de Santa Ana, conjunto de estilo barroco tardío con elementos neoclásicos. Destacan también las ermitas de Jesús Nazareno y la de la Virgencita y, en las afueras, la Ermita de la Concepción (s. XVIII) y los molinos harineros.

Si dispone de tiempo, merece la pena acercarse a la pedanía de La Muela, para contemplar desde las cimas de la Sierra de Líjar el vuelo de los buitres leonados. Por su privilegiado enclave geográfico y su clima, Algodonales se ha convertido también en un santuario para los amantes de los deportes aéreos.

CORPUS
Durante la celebración de esta festividad, la plaza de Santa Ana, con su iglesia de fondo, se llena de colorido.

Arcos de la Frontera, en la sierra de Cádiz

Puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos, Arcos está considerado uno de los pueblos más bellos de España. Existen huellas de sus primeros pobladores prehistóricos y romanos en el Yacimiento de la Sierra de Aznar, pero a quien debe la ciudad su impronta y actual fisonomía es a la cultura musulmana. 

A través de estrechísimas y empinadas calles y bajo antiguos arcos, el visitante se aproxima a su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico, donde se conservan joyas monumentales como el Castillo de los Duques (s. XV), la Puerta de Matrera (ss. XI-XIV) y los restos del recinto amurallado, sus palacios y casas señoriales, la Basílica de Santa María, la Iglesia de San Pedro, además de numerosos templos, capillas y conventos. 

Estos edificios acogen las valiosas imágenes que en Semana Santa desfilarán por las calles de la población en un fiesta que está declarada de Interés Turístico Nacional.

LAGO DE ARCOS
Se encuentra a escasos kilómetros de la localidad y ofrece la posibilidad de realizar diferentes deportes náuticos. La cola de este embalse está declarada Paraje Natural.

Benaocaz, en la sierra de Cádiz

Declarada Conjunto Histórico, la mejor manera de conocerla es pasear por las estrechas y laberínticas calles del Barrio Nazarí, que conservan su antiguo empedrado, flanqueadas por casas encaladas con coloridos parterres. Este sabor árabe que impregna toda la localidad, contrasta con la nobleza y de las casas señoriales dieciochescas.

Aunque de fundación árabe, son numerosos los restos prehistóricos como los de la Sima de la Veredilla y las Cuevas de la Manga. Visitando, además, el Museo Histórico de la Sierra de Cádiz, el visitante podrá sumergirse plenamente en el devenir histórico de esta villa serrana. 

Otros monumentos relevantes son el Castillo de Aznalmara (ss. XIII-XIV), la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, las ermitas del Calvario y San Blas, el Abrevadero, la Fuente Pública y el Ayuntamiento.

SENDERISMO
El entorno de Benaocaz propicia variadas rutas: un paseo por la Calzada Romana que unía la antigua Ocuri con Lacílbula, aún transitable; Los Nacimientos; la subida al Cintillo; el Salto del Cabrero; las Buitreras de la Otrera…

Bornos, en la sierra de Cádiz

Enclavado a orillas del lago junto al que ha crecido desde hace más de 30.000 años, Bornos está declarada Conjunto Histórico. El paso de la cultura íbera a la romana se aprecia en los restos del yacimiento de Carissa Aurelia, a escasos kilómetros del núcleo urbano.

Como edificios relevantes de su arquitectura civil, además de su castillo, figuran las casas señoriales de la Cilla (s. XVII-XVIII) y de los Ordóñez (s. XVIII) y el Colegio y Hospital de la Sangre. Tiene también una magnífica muestra religiosa, con la Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Guzmán, el Convento del Corpus Christi y el Monasterio de los Jerónimos, ambos del s. XVI.

Las sierras cercanas a Bornos resultan idóneas para la práctica del senderismo, trekking, rutas a caballo y bicicletas de montaña. Y en el Embalse de Bornos además de pescar el visitante podrá observar aves acuáticas.

CASTILLO-PALACIO DE LOS RIBERA
El trazado urbanístico de la villa gira en torno a su joya monumental que es el Castillo-Palacio de los Ribera, declarado Bien de Interés Cultural. Sobre la construcción árabe, de la que se conservan restos de muralla y la Torre del Homenaje, después se erigió un bello palacio con un Jardín también renacentista que está declarado Jardín Histórico de Interés Cultural.

El Bosque, en la sierra de Cádiz

En plena Sierra de Albarracín, junto al río Majaceite y rodeado de valles se nos aparece la que fuese casa de retiro señorial de los Duques de Arcos de la Frontera, con sus calles blancas salpicadas de fuentes y flores.

Su legado artístico está conformado por la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Guadalupe, el Palacio Ducal, la Ermita del Calvario y una singular Plaza de Toros.

El Bosque está enclavado entre frondosos bosques y salpicado de manantiales de aguas medicinales, configurándose como un entorno atractivo para las actividades de turismo activo. La zona reúne además unas condiciones perfectas para la práctica del parapente y el ala-delta. 

El Jardín Botánico “El Castillejo”, donde se hallan representados los principales ecosistemas de la Sierra de Grazalema y las ruinas del Castillo de Tavizna, a tan sólo 5 Km. de la villa, son también dos buenas propuestas para ocupar su tiempo libre.

El Gastor, en la sierra de Cádiz

Poblada desde la Prehistoria, como vienen a confirman los relevantes monumentos megalíticos encontrados en el entorno, a El Gastor se la conoce como el Balcón de los Pueblos Blancos, por las magníficas panorámicas que se pueden contemplar de los pueblos vecinos desde su punto más alto.

Situado sobre un cerro y muy cerca del nacimiento del río Guadalete posee el urbanismo de las típicas villas serranas. Entre las visitas de interés sobresalen la Iglesia de San José, la Fuente Diego de El Gastor, el Molino de Aceite Hermanos Palomino y el Museo de Usos y Costumbres.

Si los espeleólogos disfrutarán al máximo en cuevas como la de Fariña o la del Susto, lo propio podrá hacer los aficionados a los deportes náuticos en el Embalse de Zahara-El Gastor y los senderistas en el Tajo de Algarín y las Grajas. De la artesanía local destacan la gaita castoreña y las pleitas, mientras que el Corpus Christi está declarado de Interés Turístico Nacional.

DÓLMENES DE EL CHARCÓN
En los alrededores de la villa se han hallado valiosos restos arqueológicos como los dólmenes ubicados en las zonas de El Charcón, los Algarrobales y Algarín. También pueden contemplarse restos de culturas antiguas en las Cuevas de Fariña y del Susto.

Espera, en la sierra de Cádiz

La temprana presencia de pobladores queda confirmada por el Yacimiento de Esperilla con vestigios que se remontan más de 3.000 años. Tan sólo a 7 kilómetros de la villa se erige la antigua ciudad romana de Carissa Aurelia (Bien de Interés Cultural), que se levanta sobre los restos de un anterior asentamiento íbero. En él destacan la necrópolis y el recinto urbano amurallado y cuenta además con un Museo Arqueológico, dedicado especialmente al Mundo Funerario íbero-romano de Espera.

En su legado monumental sobresale el Castillo de Fatetar (s. XIII al XV), que conserva parte de las murallas, la Torre del Homenaje y los aljibes. Adosada al castillo se encuentra la Ermita de Santiago, que alberga el Cristo de la Antigua, patrón de la localidad. Interesantes resultan también la Iglesia de Santa María de Gracia, simbiosis de los estilos renacentista y barroco y la Casa de la Cilla o de los Diezmos, actual molino de aceite.

VILLA SERRANA
Típico pueblo blanco gaditano situado en una ladera cuya cima coronan los restos de un castillo, dominando todo el caserío de calles encaladas y cuestas empinadas.


Estás leyendo: Sierra de Cádiz, ideal para los amantes del turismo rural



Dónde alojarte en Cádiz
Sol Sancti Petri Apartamentos
Chiclana de la Frontera


Hotel Vincci Costa Golf
Chiclana de la Frontera

Hotel Meliá Sancti Petri
Chiclana de la Frontera

TRYP Jerez Hotel
Jerez de la Frontera


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil