Sevilla, visítala en Semana Santa
Sevilla - España
En la Cuaresma comienza la cuenta atrás para la Semana Santa y se intensifican los preparativos en todos los templos y Casas de Hermandad de cada una de las cofradías que realizan su estación de penitencia. ¡No te pierdas Sevilla en Semana Santa!
Els Blaus de Roses

sevilla - españa, sevilla, visítala en semana santa

GUÍA DE SEMANA SANTA. PROVINCIA DE SEVILLA


EL PASO: MONTAJE, EL EXORNO FLORAL, FUNDIR LA CERA, LIMPIAR LA PLATA…

En la Cuaresma comienza la cuenta atrás para la Semana Santa y se intensifican los preparativos en todos los templos y Casas de Hermandad de cada una de las cofradías que realizan su estación de penitencia. Normalmente se empieza limpiando los bordados y la orfebrería que componen los pasos (varales, candelería, respiraderos…) A menudo se encarga de coordinar esta tarea el prioste, la persona nombrada por la Junta de Gobierno, y que, entre otras funciones, se ocupa de que todo lo relativo al montaje de los pasos siga el ritmo previsto, además de velar por la conservación del patrimonio.

Fuera, en la calle, el capataz del paso se encarga de realizar la “igualá” para conseguir a la mejor cuadrilla de costaleros para los pasos. Otro de los trabajos previos a la salida de una hermandad es fundir la cera que lleva la candelería. Es un ritual mediante el cual se van colocando cada una de las velas, una a una, en los candeleros, una vez que estos ya están fijados al paso. 

Las flores, por su parte, se colocan un día antes de salir en procesión. Suelen ser muy variadas, desde especies exóticas a otras autóctonas y mucho más clásicas. Para las Vírgenes se emplean mucho las de color blanco o tonos pastel, y las más utilizadas son los claveles, gladiolos, orquídeas, lirios, azahar y rosas. En los pasos de Cristo así como en los de Misterio, las especies pueden ser las mismas (depende de la hermandad), aunque cambia el color predominando el rojo sobre el resto.

EL SONIDO DE LA SEMANA SANTA: BANDAS DE MÚSICA Y SAETAS

La música cofrade surge por la necesidad de acompañar con sonidos la estación de penitencia. El silencio es uno de los sonidos más característicos de un desfile procesional, aunque es inimaginable una Semana Santa sin el redoble de un tambor o el acorde de una corneta. 

Bandas como La Presentación al Pueblo de Dos Hermanas, Santa Cecilia o La Virgen del Castillo de Lebrija, Nuestra Señora de la Granada de Guillena, la Filarmónica de Pilas, Filarmónica del Carmen o Nuestra Señora de la Oliva de Salteras, y un largo etcétera constituyen nombres propios de la música cofrade en nuestra tierra. Ésta última una de las más antiguas de todo el Aljarafe sevillano.

Por su parte la saeta es el canto religioso, sin acompañamiento musical, que especialistas en el género profesan a las imágenes titulares de cada una de las corporaciones. Los saeteros basan sus letras en pasajes relacionados con la Pasión de Jesucristo. Es una música improvisada que sólo se escucha durante la Semana Santa, y que encuentra sus orígenes en Andalucía. En el municipio sevillano de Marchena encontramos desde 1986 una de las escuelas de saeta más importantes.

LA VESTIMENTA DEL NAZARENO

Las imágenes titulares que salen en procesión en cada una de las hermandades, van acompañadas por nazarenos. Uno de los elementos más importantes y característicos de su vestimenta es el capirote. Este cono puntiagudo suele estar hecho tradicionalmente de cartón, aunque desde hace varios años se vienen haciendo de rejillas plastificadas, mucho más prácticas y duraderas.

La ropa del nazareno suele estar compuesta por varias prendas: túnica, antifaz, capa, cíngulo, guantes…, que cambian según la cofradía, teniendo en cuenta lo establecido en sus Reglas. Para hacerlas se emplea frecuentemente “sarga” o “ruan”, una tela bastante versátil, y los precios de una túnica completa suele oscilar entre los 150 o los 600 euros en el caso de que se utilice el terciopelo.”

ALJARAFE

Llamada por los árabes “Tierras Altas”, la comarca del Aljarafe, situada al oeste de la provincia de Sevilla, es rica en olivares, frutas, vides,…, y, por supuesto, historia, arte y mucha tradición cofrade que se ve reflejada en las casi cuarenta hermandades que realizan estación de penitencia en todo el territorio que abarca. Para empezar, el Viacrucis del Aljarafe que se celebra en Itálica, Santiponce, el primer sábado de cuaresma y que está considerado Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía. 

Tartesos, romanos, musulmanes… una mezcla de civilizaciones que ha creado un mestizaje cultural que atrae a miles de visitantes por su gran riqueza patrimonial y artística. Hoy día esta zona de la periferia sevillana vive un alto crecimiento demográfico por su cercanía a la capital, sus condiciones paisajísticas y climáticas que han convertido a esta comarca en un punto de referencia para toda la provincia.

CASTILLEJA DE LA CUESTA

La fiesta más importante y representativa de Castilleja de la Cuesta es la Semana Santa. El Domingo de Resurrección el municipio se tiñe de dos colores, el rojo de la hermandad del Apóstol Santiago de la plaza y el celeste de la hermandad de la Inmaculada Concepción de la calle Real. Esta peculiar romería urbana que se realiza para celebrar la Resurrección de Cristo. Esta jornada fue catalogada de Interés Turístico Nacional de Andalucía el 20 de enero de 1999.

Se celebran así por la mañana las tradicionales “vueltas”, donde ambas hermandades ponen sus “simpecaos” en la calle, con el cante por sevillanas como testigo. Ya por la tarde las imágenes titulares de cada una salen en procesión por Castilleja de la Cuesta en paso de gloria y acompañadas por sus hermanos.

En la visita a Castilleja de la Cuesta es interesante disfrutar del antiguo palacio de “Los Duques de Montpensier” donde murió el conquistador Hernán Cortés. También Son importantes la Iglesia de “Santiago el Mayor”, la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, o la Ermita de Nuestra Señora de Guía. 

Entre los dulces típicos más importantes del municipio están los roscos mantas, los pestiños, las tortas de aceite, los rosquitos, los piñonates y las torrijas.

VILLANUEVA DEL ARISCAL

Este municipio del Aljarafe sevillano vive la Semana Santa en sus días previos, ya que es la localidad que se encarga de abrir la “Semana Grande” del Aljarafe gracias a la procesión de la hermandad de la Vera-Cruz, con Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz y María Santísima de los Dolores como titulares. Una procesión muy solemne y que aglutina a muchos fieles devotos que no quieren perderse las irrepetibles y bellas estampas que se dan por las calles de la villa ariscaleña.

Los visitantes tienen una parada obligada en la Iglesia Parroquial de Santa María de las Nieves, un templo del siglo XVII, con un importante valor artístico en su interior. La Ermita de San Miguel, donde se encuentra la Inmaculada Concepción, es otro de los lugares más característicos de esta localidad.

Por sus raíces vinícolas y por sus fértiles tierras, Villanueva del Ariscal ha destacado siempre en la gastronomía, respetando la base de la cocina tradicional adaptada a los productos de temporada. En esta época del año, además de los guisos caseros y su popular “tostá con huevos”, podrán disfrutar de unos dulces típicos como las tortas de naranja, los piñonates, los pestiños, las torrijas o las riquísimas hojuelas.

LA CAMPIÑA

La Campiña, situada al sur del río Guadalquivir, es una zona muy rica en patrimonio cultural y monumental. A través de los monumentos de los pueblos que la conforman podemos leer la ocupación que estos territorios tuvieron en el pasado: restos romanos, musulmanes… Los contrastes naturales que se dan en sus tierras la dotan de una riqueza paisajística máxima, desde grandes praderas boscosas a llanuras dedicadas al cultivo. De ahí que tenga una rica cultura gastronómica derivada de las buenas materias primas que se extraen de sus campos.

A ella pertenecen 19 municipios, de los cuales 6 tienen una Semana Santa de Interés Turístico Nacional de Andalucía. El valor de muchas de las imágenes que realizan procesión de penitencia en estos días, es altísimo. Es una de las comarcas que más visitantes reciben durante los días festivos atraídos por la singularidad que presenta la zona.

ALCALÁ DE GUADAÍRA

Los alcalareños viven con mucha vehemencia su semana de Pasión. El Viernes Santo es el día grande para los vecinos de Alcalá de Guadaíra. De Madrugada, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Socorro y San Juan Evangelista recorre durante más de ocho horas las calles del municipio.

Esta corporación tiene un grupo de “armaos” y “judíos”, que escoltan al paso del Señor, anuncian el Jueves Santo por la mañana la “Sentencia de Cristo” y son los encargados de escenificar la escena del “Prendimiento”. Junto a la ermita de San Roque, se producen las “Carreritas de San Juan”, momento en el cual se encuentran los tres pasos. La Semana Santa de Alcalá de Guadaíra ha sido declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía en septiembre de 2001.

Hay que destacar de la villa alcalareña, monumentos como el Puente del Dragón, único puente figurativo del mundo, los Dólmenes de Gandul, el Recinto Fortificado Medieval o los Molinos de la Ribera del Guadaíra. Así como la Parroquia de Santiago el Mayor, la Parroquia de San Sebastián o la Iglesia de San Miguel, entre otros.

Entre los platos más típicos de esta localidad están el cocido de acelgas en “colorao”, el ajo “meneao”, la torta de Alcalá o las bizcotelas rellenas, entre otros, sin menospreciar el pan de Alcalá de Guadaíra, valorado como uno de los mejores de España.

CARMONA

La Semana Santa de Carmona se desarrolla entre el Domingo de Ramos y el Sábado Santo. Está declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía desde diciembre de 1999. Hay un total de ocho hermandades de penitencia. Entre ellas destaca el Cristo de la Amargura, la imagen procesional más antigua de Andalucía fechada en 1521. Lo más característico de esta semana festiva es disfrutar de la imagen de los pasos por las principales calles del municipio, en su mayoría estrechas y siempre llenas de fieles devotos.

El Lunes Santo, desde la Iglesia de San Felipe, realiza su salida procesional la hermandad del Señor de la Amargura y María Santísima del Mayor Dolor. La salida y la entrada al templo son especialmente dificultosas, por la doble puerta ojival, lo que obliga a los costaleros a realizar un gran esfuerzo de rodillas. 

Una de las construcciones más características de Carmona es el recinto amurallado. En 1868 se descubrió casualmente la “Necrópolis Romana”, de alto valor histórico. Iglesias como la de San Felipe, San Pedro, el Salvador, la Prioral de Santa María, la de San Bartolomé o el Convento de Santa Clara, constituyen parte del legado religioso más importante del municipio. 

Destacan platos típicos como la sopa de tomate, las espinacas con garbanzos o las patatas en amarillo con bacalao. En dulces predomina la torta inglesa, el guiso de castañas con canela o las torrijas de vino dulce.

ÉCIJA

Este municipio de la provincia de Sevilla es el que tiene más hermandades que realizan su salida procesional durante la Semana Santa, un total de 14. En septiembre de 1998 se declaró de Interés Turístico Nacional de Andalucía, el conjunto de desfiles procesionales que tiene esta localidad. 

Écija se vuelca con su Semana Grande y así lo demuestran sus vecinos cada año, engalanando el municipio de la mejor manera, para hacer sentir al visitante como en su propia casa. Cuando el Domingo de Resurrección hace su entrada la Iglesia Parroquial Mayor de Santa Cruz la última de las corporaciones, la Hermandad del Resucitado, los ecijanos no piensan que se ha acabado la Semana Santa, sino que ya queda un día menos para el próximo Domingo de Ramos.

Destacan edificios de arquitectura religiosa como la Iglesia de Santiago, la Iglesia de Santa María, la Iglesia de San Juan, la Iglesia de San Gil o la Parroquia Mayor de Santa Cruz. 

Los fogones de Écija se han labrado con una base de tradición y con recetas que han ido conservándose a través de los tiempos con cada una de las civilizaciones que han pasado por el municipio. Las espinacas labradas, el flamenquín, la sopa de gato, las tortas de aceite, los bizcochos marroquíes o los pestiños, son algunos de los platos que destacan en su rica gastronomía.

MARCHENA

Marchena es uno de los municipios en los que la Semana Santa sabe a autenticidad, a historia, a verdadera tradición… los marcheneros saben cuidar y mimar, plasmando de cariño, cada uno de los detalles para que la Semana de Pasión sea diferente cada año a la vez que conserve ese sabor añejo de antaño. Está considerada como una de las más “románticas” porque mantiene muchos elementos propios del siglo XIX. Está catalogada desde junio de 2001, de Interés Cultural de Andalucía.

También tiene sus propios sonidos, las saetas antiguas, siendo además uno de los enclaves donde nació esta oración cantada. Se sigue escenificando la Pasión (en la Plaza Arriba), con la lectura de la sentencia de Pilatos, la Verónica y el Pregón del Ángel. Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, día que se dedica para visitar a los pasos en los templos, Marchena regala a sus visitantes momentos inolvidables e irrepetibles, que quedarán para siempre en su memoria. 

Entre los monumentos más destacados están la Iglesia de San Juan Bautista, la Muralla Urbana, el Arco de la Rosa o el Castillo de la Mota- Palacio Ducal, entre otros. 

En pastelería destacan las tartas de hojaldre, los bizcochos o las tortas de manteca. Entre los platos más típicos están las espinacas con garbanzos, el cocido marchenero, el bacalao en salsa o la sopa de tomate.

ESTEPA

En la ciudad de Estepa la Semana Santa es uno de los acontecimientos más importantes que se celebran cada año. Está declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía desde junio del año 2001. La “Carrera Oficial” de Estepa comienza en la esquina de la calle Cristo hasta la esquina con la calle Padre Alfonso, y es el lugar común por donde pasan cada una de las hermandades de la localidad. Es este un punto de interés claro para disfrutar del desfile procesional durante toda la semana.

Desde el Domingo de Ramos, con la Hermandad de La Borriquita o Hermandad de los Niños, hasta el Sábado Santo, con la Hermandad del Santo Entierro, todo el que visite Estepa quedará deslumbrado por el ambiente solemne que se palpa en cada rincón del municipio. 

Entre las edificaciones más importantes destacan la Torre del Homenaje y Torre de la Victoria, el propio recinto amurallado del Alcázar (del siglo XV), las iglesias de Nuestra Señora de los Remedios, Santa María de la Asunción, San Sebastián y del Carmen o convento de Santa Clara y la casa-palacio del Marqués de Cerverales.

El dulce estepeño por excelencia es el mantecado. A éste hay que sumar otros dulces como los rosquitos de almendras trenzados, las gachas, las flores de miel, los pestiños, las sopaipas o los hochíos.



Estás leyendo: Sevilla, visítala en Semana Santa

Hay más capítulos de este reportaje:
Cap. 1 Sevilla, visítala en Semana Santa
Cap. 2 Sevilla y una de sus grandes tradiciones



Dónde alojarte en Sevilla





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil