Sevilla, pasea por sus maravillosos castillos
Sevilla - España
Camina por Sevilla y sus alrededores y descubre sus bonitos castillos, fortificaciones y torres. Sevilla ofrece un escenario único lleno de prodigios naturales y antigüedades; lugares de ensueño que no podrás perderte
Els Blaus de Roses

sevilla - españa, sevilla, pasea por sus maravillosos castillos

CASTILLOS, TORRES Y FORTIFICACIONES. PROVINCIA DE SEVILLA


UN POCO DE HISTORIA

El castillo es un lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes y fosos, construido casi siempre en un lugar dominante, para la defensa de pueblos o comarcas, o simplemente del señor que vivía en él. En otras ocasiones, los castillos también se edificaban dentro de los núcleos urbanos, dominando así, desde su parte alta, la villa, la cual solía estar también amurallada, formando todo un conjunto defensivo, donde sobresalía el castillo.

Aunque el origen de estas fortalezas se remonta a los tiempos más primitivos de la historia del hombre, los primeros precedentes de la arquitectura castrense se hallan claramente en las fortificaciones de la antigüedad clásica. En estos primeros castillos se alojaban los caudillos y las imágenes de sus dioses y objetos sagrados, lo que confería a estas construcciones un doble sentido: militar y religioso. Al amparo de estos castillos se fueron conformando los diferentes núcleos de población, que con el tiempo constituyeron las primeras ciudades de importancia.

La auténtica edad de oro de los castillos fue, sin lugar a dudas, la Edad Media; destaca sobre todo el período correspondiente al florecimiento del feudalismo.
El sistema defensivo generado en torno al Reino de Sevilla tras la conquista castellana de la ciudad contó, fundamentalmente, con dos frentes:
• al sur, la Banda Morisca, que defendía la frontera con el reino nazarí, y
• al norte, la Banda Gallega o Portuguesa, para controlar cualquier incursión desde el reino de Portugal.

La expresión “Banda Morisca” que hoy empleamos para designar a un sector muy concreto de la frontera de Andalucía y el Reino de Granada, debió acuñarse en Sevilla lo mismo que en ella se acuñó la “Banda Gallega” que se aplicaba a los territorios sometidos a la jurisdicción del concejo hispalense que estaban situados al otro lado del río Guadalquivir en dirección a Portugal.

Así pues en un sentido más restringido y exacto, la banda morisca fue el conjunto de territorios fronterizos que dependieron de la jurisdicción de Sevilla. Por otro lado, la Banda Gallega es el nombre con el que históricamente se conocía a gran parte de la actual Sierra de Huelva y por ende a toda la provincia, desde su conquista por los reyes cristianos como cinturón defensivo. Esa denominación nació, por la repoblación de estas tierras por gallegos y leoneses tras la expulsión de los musulmanes, en paralelismo con la llamada Banda morisca, para hacer referencia a la zona fronteriza con el Reino de Portugal.

CASTILLOS

ALANÍS

CASTILLO DE ALANÍS

Situación

El Castillo de Alanís se alza sobre un estratégico montículo al sur de la población del mismo nombre, al noreste de la provincia de Sevilla, y a 98 kilómetros de la capital. El principal acceso al recinto desde el pueblo es por la calle Castillo para, a la salida del mismo, girar y acercarse por la ladera más suave del cerro desde el este.

Historia

El Castillo de Alanís es de origen árabe, fue reestructurado en el año 1392 y artillado por los franceses en 1808, dada su estratégica situación. Fue atacado por los franceses durante la ocupación napoleónica, quienes dinamitaron uno de sus muros, el suroeste, conservándose las ruinas en la actualidad.
Cuenta una leyenda que el castillo está encantado y que allí se aparece la morisca Acsia, que recorre los numerosos pasadizos que comunican con el castillo y que se encuentran en el subsuelo de la población.

Descripción

Se trata de un pequeño recinto de forma hexagonal irregular, con lados que oscilan entre 38,20 metros el mayor y 1,65 metros el menor.
Sus muros, de 2,3 metros de ancho y 6,5 metros de alto, dejaban un único acceso al recinto por su cara norte, desde donde se divisa el pueblo. Cuenta con un elevado torreón, y disponía de barbacana, hoy desaparecida.

Conservación

Recientemente se ha procedido a la demolición de las edificaciones construidas en el interior del Castillo, así como a su identificación y señalización.

ALCALÁ DE GUADAÍRA, EN LA PROVINCIA DE SEVILLA

CASTILLO DE MARCHENILLA

Situación

El Castillo de Marchenilla se encuentra sobre una altura poco pronunciada, a unos 5 kilómetros de Alcalá de Guadaíra, en la provincia de Sevilla, junto a la carretera de Alcalá de Guadaíra a Morón de la Frontera.

Historia

Fue en el periodo musulmán cuando Alcalá adquirió un gran desarrollo y una gran importancia estratégica. De esta época quedan, entre otros, los dos elementos más importantes de Alcalá, como son la muralla urbana y su castillo o alcázar, pieza clave para la conquista de Sevilla. En el año 1262, en el repartimiento de Alfonso X el Sabio, esta villa fue cedida a la ciudad de Sevilla. En el año 1477 tuvo lugar ahí una famosa batalla entre las huestes de los Ponce de León y los Guzmanes. La presencia de restos de construcciones romanas alrededor del castillo de Marchenilla indica que el lugar fue poblado desde antiguo. Existió población en tiempo de los árabes. El castillo es del siglo XV, y perteneció al Duque de Medina Sidonia.

Descripción

Actualmente el castillo de Marchenilla está formado por construcciones de varias épocas, en algunas de las cuales parecen haberse aprovechado partes y materiales de construcciones más antiguas. El recinto es de planta casi cuadrada, posee torreones en las esquinas y garitones en el centro de cada lienzo, una fuerte torre del homenaje y muros y torres almenados. En el interior hay salas con bóvedas de crucería.

Estado de conservación

El castillo sufrió reformas y ampliaciones de importancia en la segunda mitad del siglo XV, quizás, al entrar a formar parte de las posesiones de linaje de los Velasco, cuyas armas campean en uno de los torreones. Se le agregó entonces por el lado norte un segundo recinto rectangular con dos torreones circulares en los ángulos, coronados por matacanes volados, sostenidos por elegantes arcos trilobulados góticos de gran efecto decorativo; entre ambos torreones y en el centro del lienzo de muralla almenada que flanquean, hay un balcón o garita semicircular.

CASTILLO DEL GANDUL

Situación

Situado en la antigua villa de Gandul, en el actual término del municipio andaluz de Alcalá de Guadaíra, en la provincia de Sevilla, a 6 km del casco urbano en dirección a la vecina localidad de Arahal. En sus inmediaciones se encuentra una importante zona arqueológica en la que hay dólmenes calcolíticos y restos de una antigua ciudad íbero-romana.

Historia

El origen del asentamiento pudo ser una pequeña entidad de población dentro de la órbita de la cercana ciudad que existió en la Mesa de Gandul, desde al menos finales del III milenio a. C. hasta época tardorromana.

Descripción

El castillo o torre de Gandul es una construcción que domina el despoblado desde la coronación del escarpe, sobre el palacio. Su aspecto es el resultante de una mezcla de distintas fases constructivas.

La planta baja de la torre se corresponde con su primitiva función defensiva. Es una obra probablemente del siglo XIV construida en sillares aunque sobre un basamento de origen almohade. El primer piso es otra fase diferente. Se trata de una obra en ladrillo de principios del siglo XVII que sigue el mismo esquema decorativo de arcadas ciegas que el palacio.

Protección

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

CASTILLO MEDIEVAL

Situación

Situado en un alto sobre el río Guadaíra, el Castillo Medieval de Alcalá de Guadaíra se encuentra enclavado en el extremo oeste del caserío de Alcalá, acotado físicamente por un meandro del río Guadaíra.

Historia

Los primeros pobladores del castillo se sitúan en la primera mitad del II milenio a.C., en la transición del Calcolítico Final y el Bronce Pleno. El área de posible asentamiento se situaría en el Patio de los Silos (y posiblemente la zona de la Casa del Alcaide) donde se ha encontrado lo que parece un pequeño poblado fortificado con posibles cabañas en el interior y restos de cerámica a mano de la época, que se encontraría bajo la fortaleza medieval.

Descripción

El castillo se ubica en el extremo oeste del conjunto y hasta él se llega a través de la explanada de la desaparecida villa medieval. Presenta por el exterior una barbacana, parcialmente destruida en su flanco norte y estructuralmente está formado por un total de once torres con sus trozos de murallas intermedios correspondientes, y en él se distinguen tres recintos interiores independientes entre sí y bien diferenciados.

La denominada Torre Mocha se ubica en el extremo opuesto del conjunto fortificado, al este, como un enclave donde se alza una alcazaba con un marcado carácter defensivo respecto a la Puerta de Santa María, la entrada directa desde el centro de la localidad.

Entre el Castillo y la Torre Mocha se levantan la muralla y, en algunos casos, los antemuros que delimitan la explanada de lo que fue la antigua villa medieval de Alcalá.

Estado de conservación

La construcción que vemos actualmente nace en época Almohade (s XII), y desde entonces se verá ampliada y modificada con el paso del tiempo. Con la conquista de Fernando III El Santo en 1247 el castillo cambia ligeramente sus formas, pero conservando sus trazas generales. El s. XV supondrá la última gran etapa de reformas.

PERSONAJES DEL CASTILLO

El señor del castillo y su familia eran generalmente nobles o acaudaladas personalidades a los que, por sus éxitos sociales y conquistas militares, el Rey les concedía tierras. El sistema de vasallaje hacía que la vida en los castillos se hiciera en torno a ellos.

El paje era un joven sirviente que procedía de una familia noble y que gozaba de cierta posición sobre el resto de sirvientes del castillo, llegando a actuar en ocasiones como secretario.

Los doctores eran acaudalados y respetados pero, debido a lo poco avanzado de la medicina de la época, a menudo sus resultados eran insuficientes.

Los sacerdotes ocupaban un lugar privilegiado en la sociedad estamental de la época, siendo la fe cristiana un elemento fundamental de entonces.

Los escribanos se dedicaban a copiar libros a mano, en una habitación especial llamada scrpitorium, por lo cual éstos eran muy valiosos y de rara posesión, decoraban las páginas con bellas ilustraciones llamadas iluminaciones. Muchas casas nobles sólo tenían una Biblia, y muy poca gente tenía más de una docena de libros.

También existía la figura del limosnero del señor, era el que repartía entre los pobres la limosna y comida que sobraba en los banquetes.

El bufón era un actor privilegiado que divertía al señor y a su familia con sus vistosas vestimentas y divertidas puestas en escena. Las personas acaudaladas y poderosas le permitían cantar canciones grotescas e historias divertidas sobre ellos.

Los músicos del castillo acompañaban todas las comidas, pero generalmente tocaban solo entre plato y plato.

LOS MATRIMONIOS

La mayoría de los matrimonios eran de conveniencia, las familias aristocráticas concertaban los matrimonios de sus hijos e hijas con otros niños de noble cuna. Los sacerdotes bendecían el acuerdo en una ceremonia de compromiso desde que el niño tenía cuatro años, aunque era más común a los once. Cuándo las familias se unían por estos matrimonios juntaban sus armas en el escudo, al nacer los niños se dividían de nuevo y así sucesivamente. A esto se le llamaba cuartear el escudo.

CARMONA EN LA PROVINCIA DE SEVILLA

ALCÁZAR DEL REY DON PEDRO

Situación

El Alcázar del Rey Don Pedro, también denominado Alcázar de Arriba, Alcázar de la Reina o Alcázar de la Puerta de Marchena, se encuentra al oeste del recinto amurallado, y en el punto más alto, de la localidad de Carmona.

Historia

De origen musulmán, fue la residencia del rey taifa carmonense. Fue restaurado varias veces después de la Reconquista, así Pedro I de Castilla lo hizo restaurar en el siglo XIII y lo convirtió en uno de sus palacios favoritos. Los Reyes Católicos levantaron el cubete y embellecieron las dependencias reales.

El terremoto del año 1504 le afectó mucho y desde entonces la ruina ha sido progresiva. Estas ruinas rodean en la actualidad al Parador Nacional de Turismo.

Descripción

Tiene orientación Norte-Sur y presenta una forma casi rectangular, constando de dos recintos, uno dentro del otro. Ambos recintos estaban separados por muros y barbacanas, excepto en su costado oriental en donde ambos se apoyan en la muralla. Disponía de un foso con dos puertas a ambos lados, con un fuerte exterior llamado El Cubete.

El recinto interior ha sido muy modificado para su uso como Parador Nacional de Turismo. La Plaza de Armas se aprovecha como aparcamiento, en tanto que la Casa Real y sus habitaciones constituyen los salones y dormitorios.

Como lugares dignos de mención se citan: el gran arco de herradura apuntado de entrada por el cual se accede, el patio de armas, defendido por tres torres, y la terraza, desde la que se tiene una fabulosa vista de la Vega de Carmona.

Protección

En 1931 fue declarado Monumento Nacional. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

CONSTANTINA

CASTILLO DE CONSTANTINA

Situación

El Castillo de Constantina se encuentra en la localidad del mismo nombre, provincia de Sevilla, en las primeras estribaciones de Sierra Morena al ascender desde el valle del Guadalquivir, por Lora del Río o Villanueva del Río y Minas hacia la meseta extremeña.

Historia

Constantina quedó plenamente consolidada bajo la dominación musulmana, y prueba de ello son los numerosos restos y documentación de historiadores y geógrafos del período califal. En esta etapa fue el centro de la cora (distrito) de Firrish.

Después de la conquista por el rey santo, Fernando III, al que le entregaron las llaves de su castillo en el año 1247, Constantina conservó su población musulmana, como lo atestigua la importancia de su Morería.

Descripción

Según los especialistas, esta fortaleza, cuyos orígenes se confunden con los de la propia ciudad, conserva el trazado de época almorávide.

El conjunto se articula en torno a un gran patio de armas y un aljibe semienterrado de grandes dimensiones; protegiéndolos se eleva un muro con ocho torres. La entrada era acodada y estaba protegida por la torre del homenaje, de mayor tamaño que las demás y que controlaba la población al pie del cerro.

Se mantiene la mayor parte del recinto poligonal que cerraba y aún están completas tres de sus siete torres, destacando los 12 metros de altura de la torre del homenaje que sirve de seguridad a la entrada acodada que da acceso a la plaza de armas.

Estado de conservación

Se conserva en muy buen estado el aljibe que aseguraba el suministro de agua a la guarnición militar. Actualmente se han consolidado los restos arqueológicos de la Fortaleza Medieval, así como su identificación y señalización.

Protección

El castillo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985, y a partir de dicha declaración se llevaron a cabo algunas tareas de recuperación y reforma, que no pudieron evitar continuos deterioros debido al estado de abandono en el que se encontraba.

EL CORONIL

CASTILLO DE LAS AGUZADERAS

Situación

El Castillo de las Aguzaderas es una fortaleza ubicada en el término municipal de El Coronil, a unos 3 km. del casco urbano, construido, según algunas fuentes, por los árabes. Su fundación definitiva data del siglo XIV, habiendo sido modificado en los siglos XV y XVI.

Historia

Se trata de una fortaleza tipo de las del entorno y época, pero en lugar de encontrarse situada en una elevación del terreno, se encuentra en una vaguada, debido a que su misión era la de defender el manantial de agua de la fuente de las Aguzaderas, y no la de controlar el territorio.

Esta misión la llevaría a cabo una serie de torres circundantes a las Aguzaderas, situadas en plena Banda Morisca en tiempos de la Reconquista conformando en conjunto un interesante sistema defensivo.

Descripción

Se tiene constancia de la existencia en su entorno de varios asentamientos romanos y medievales, no en vano los moradores de este núcleo en el siglo XV se trasladarían a El Coronil tras pasar este donadío a integrarse en la referida población.

Estado de conservación

Fue restaurado profundamente por el Ministerio de Cultura en la década de los 60 del siglo XX, de ahí su actual estado de conservación.
Declarado Monumento Nacional mediante Real Orden del 12 e febrero de 1923 gracias a los trabajos llevados a cabo por D. Feliciano Candau y el Duque de Medinaceli.

CASTILLO DE LA VILLA

Situación

Supuestamente construida por los habitantes de la inubicada República Callense, es la primera edificación levantada en el casco antiguo de El Coronil. Hayan sido efectivamente los callenses u otro pueblo quienes la construyeran, no cabe duda de que el castillo está muy relacionado con el origen e historia de la Villa.

Historia

Su origen se remonta, al parecer, a época celtíbera. Hay historiadores que defienden que fue el fruto de las malas relaciones entre las poblaciones de Callet y Salpensa (en el Cerro Casar, a unos 6 km de El Coronil en dirección a Utrera), cuando los primeros, con intención de controlar la zona, decidieron construir una atalaya de vigilancia a los pies de un transitado cruce de caminos.

No hay datos sobre su evolución, pero esta primitiva construcción o sus restos, tras servir de cimientos para algún pequeño asentamiento romano, fueron aprovechados en el siglo XI por los árabes para construir una fortificación. Ya en la Baja Edad Media, el castillo y sus tierras son objeto de repoblación para afianzar la frontera con el Reino de Granada, en manos musulmanas.

En 1381 se debió reformar la fortaleza por el pésimo estado en el que se encontraba, ya que desde el mes de abril, Ruy Pérez, su dueño, cuenta con permiso del rey para repoblar su posesión con 15 familias, que serían cobijadas en el castillo. En los siglos XV y XVI se acondiciona de nuevo, convirtiendo algunas de sus estancias en palacio para los Señores de la Villa.

Descripción

Gran parte de sus almenas y torres fueron desapareciendo por los numerosos usos a los que ha sido destinado, conservándose algunos fragmentos de policromías del s. XVI en la torre del homenaje, cuando el edificio fue usado como residencia temporal de la noble familia de los Ribera, señores de la Villa.

Fue sede de su Cabildo Municipal, de su plaza de abastos e incluso cuartel de la Guardia Civil o molino de trigo. En su interior se conserva hoy un patio con galerías y columnas de hierro fundido al estilo de los patios de vecinos sevillanos, que data de 1884, construido cuando el castillo era propiedad de los Hermanos Algarín.

EL REAL DE LA JARA

CASTILLO DE EL REAL DE LA JARA

Situación

El Castillo de El Real de la Jara se encuentra en la localidad del mismo nombre, en el extremo noroeste de la provincia de Sevilla. El castillo se levanta sobre un elevado cabezo situado al norte de la población. A menos de medio kilómetro al este del mismo transcurre la Vía de la Plata.

Historia

En 1293 el consejo hispalense solicitó al rey Sancho IV autorización para construir una serie de castillos con el fin de reforzar las fronteras de su alfoz, y no solo por la amenaza del vecino reino de Portugal, sino de las órdenes de Santiago y el Temple, con las que el Consejo de Sevilla nunca tuvo buenas relaciones. Dicha autorización fue otorgada en Toro el 4 de noviembre de 1294.

Descripción

El recinto tiene forma trapezoidal, y cuenta con dos puertas y ocho torres, 3 de ellas semicirculares. La puerta principal es en recodo y se sitúa en la torre del homenaje, al sur del recinto. La puerta secundaria se abre en el lado opuesto. Ambas puertas han sido totalmente reconstruidas a base de sillería de granito.

En el ángulo sureste hay una torre con cámara, que corta el paso del adarve y desde la que se cubre la entrada principal. En el ángulo noreste hay otra torre de planta cuadrada, que ha sido restaurada de forma que no se puede saber si disponía también de cámara.

En el lienzo que las une hay un cubo semicircular, posiblemente añadido en tiempos posteriores a su construcción. La torre del homenaje, que corta el paso del adarve, cuenta con una amplia cámara cerrada con bóveda de cañón y con una escalera que lleva hasta la azotea.

Conservación

Recientemente se ha procedido a la consolidación de los elementos del castillo, a su identificación y señalización, así como a la puesta en valor y adecuación del Patio de Armas del castillo.

ÓRDENES MILITARES

¿Qué son?

En su origen, congregaciones de monjes-soldados, surgidas en la edad media para colaborar en la lucha contra los infieles, en las que se daban cita el sentido religioso propio de las grandes órdenes monásticas y el espíritu caballeresco y militar de la época. Eran, por lo tanto, asociaciones en las que había una amalgama de vida monástica y vida guerrera. Sus integrantes hacían votos canónicos, pero mantenían su condición seglar, siendo la guerra su actividad por excelencia. Desde el punto de vista religioso dependían directamente de los pontífices, cuya autorización era necesaria para la creación de la orden, quedando al margen de cualesquier otra jurisdicción eclesiástica.

Origen de las órdenes militares

La génesis de las órdenes militares se encuentra en estrecha relación con la puesta en marcha en la Europa cristiana, a fines del siglo XI, de las Cruzadas, cuyo objetivo era rescatar los Santos Lugares, a la sazón en poder de los infieles. Entre las primeras órdenes creadas es preciso mencionar la de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén y la de los Templarios, las cuales datan de los primeros años del siglo XII. Ambas estuvieron también presentes en tierras hispanas, en donde recibieron importantes donaciones.

No obstante, en el transcurso del siglo XII se constituyeron diversas órdenes militares en los territorios de la actual España. El hecho de que hubiera en la península Ibérica un conflicto militar permanente entre los cristianos y los musulmanes -Reconquista- constituía un caldo de cultivo apropiado para la creación de las citadas instituciones. Quizá influyó también el ejemplo de los ‘ribat’ musulmanes, conventos de ascetas que se encargaban de defender las fronteras del islam.

Orden de Alcántara

La Orden de Alcántara es una orden militar creada en el año 1154 en el Reino de León, y que aún perdura en la actualidad. Es una de las cuatro grandes Órdenes militares españolas.

Sus primeras posesiones se ubicaban más al norte de lo que luego sería el núcleo principal de asentamiento. Comenzaron a crecer cuando, a la recibida villa de Alcántara, se sumaron Santibáñez y Portezuelo, tras ganar un pleito a la orden del Temple, así como Navasfrías, donada por Alfonso IX, y Valencia de Alcántara, conquistada por los caballeros de la orden en 1220. De esta forma quedó configurado su bloque fundamental de posesiones en el partido de Alcántara, al oeste de la provincia de Cáceres.

El comienzo de su asentamiento en el este de la provincia de Badajoz, en la comarca de La Serena, que sería el otro gran núcleo del señorío de la orden, tiene lugar en 1231 cuando conquista Magacela, que sería donada definitivamente a la orden tres años después por Fernando III el Santo como compensación por ciertos derechos alegados sobre la villa de Trujillo. Magacela se constituye en encomienda y se crea un priorato con jurisdicción en el territorio vecino.
Al mismo tiempo la orden recibe el encargo del rey de repoblar Zalamea, conquistada por esos años.

Orden de Calatrava

La Orden de Calatrava es una orden militar y religiosa, fundada en el Reino de Castilla en el siglo XII por el abad Raimundo de Fitero, con el objetivo inicial de proteger la villa de Calatrava, ubicada cerca de la actual Ciudad Real. Pertenece al grupo de las órdenes cistercienses y en la actualidad únicamente tiene carácter honoríficoy nobiliario.

Su origen se debe a un gesto heroico. La ciudad de Calatrava, junto al río Guadiana, había sido arrebatada a los árabes por Alfonso VII en 1147. Dada la importancia estratégica del lugar como baluarte avanzado de Toledo ante los moros, tras la corta posesión por parte de ciertos magnates, el rey quiso asegurar su defensa entregándola en 1150 a la Orden del Temple, ya que por aquellas fechas no existían los ejércitos regulares, ni era fácil poblar las zonas de frontera. Unos años más tarde, ante el empuje islámico, el Temple dio la empresa por perdida, y devolvió la fortaleza al sucesor de Alfonso, el rey Sancho III.

A partir del año 1228 la Orden de la Calatrava pasó a contar con en comiendas en Andalucía tras serle concedidas por el rey Fernando III las plazas de Martos, Porcuna, Víboras y Alcaudete, en agradecimiento por los servicios prestados en la Reconquista. Asimismo a lo largo de los siglos XIV y XV, los calatravos fueron extendiendo sus dominios andaluces con la creación de nuevas encomiendas en Jaén (Lopera, Jimena, Arjona, etc.), Córdoba (Fuente Obejuna, BelmezVillafranca de Córdoba, etc.) y Sevilla Osuna.

Orden de Montesa

La Orden de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama es una orden religiosa y militar fundada por el rey Jaime II de Aragón en el siglo XIV. El rey de Aragón cedió a la orden el Castillo de Montesa, enclavado en territorio valenciano, frontera con los sarracenos de esa zona.

Orden de Santiago

La Orden de Santiago es una orden religiosa y militar surgida en el siglo XII en el Reino de León. Debe su nombre al patrón nacional de España, Santiago el Mayor. Su objetivo inicial era proteger a los peregrinos del Camino de Santiago y hacer retroceder a los musulmanes de la península Ibérica.

Tras la muerte del gran maestre Alonso de Cárdenas en 1493, los Reyes Católicos incorporaron la Orden a la Corona de España y el papa Adriano VI unió para siempre el maestrazgo de Santiago a la corona en 1523. La I República suprimió la Orden en 1873 y, aunque en la Restauración fue nuevamente restablecida, quedó reducida a un instituto nobiliario de carácter honorífico regido por un Consejo Superior dependiente del Ministerio de la Guerra, que quedó a su vez extinguido tras la proclamación de la II República en 1931.

La Orden de Santiago, junto con las de Calatrava, Alcántara y Montesa, fue reinstaurada como una asociación civil en el reinado de Juan Carlos I con el carácter de organización nobiliaria honorífica y religiosa y como tal permanece en la actualidad.

Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén

Creada en 1098, tras la victoriosa primera cruzada, por Godofredo de Bouillón, duque de la Baja Lorena y Protector del Santo Sepulcro. Su objetivo fue primordialmente proteger el Santo Sepulcro de los infieles con la ayuda de 50 esforzados caballeros. Balduino I de Jerusalén (hermano de Godofredo) fue quien la dotó oficialmente de su primer reglamento a imitación del Temple y el Hospital. Entre sus hechos más gloriosos, la Orden del Santo Sepulcro luchó valerosamente junto al rey Balduino I de Jerusalén en 1123, participó en el asedio de Tiro en 1124, de Damasco durante la Segunda Cruzada (en 1148) y de San Juan de Acre en 1180. 

Tras la toma de la ciudad santa de Jerusalén por parte de los musulmanes de Saladito en 1187, se trasladó a Europa y se extendió por países como Polonia, Francia, Alemania y Flandes. Se dedicó a partir de entonces al rescate de cautivos cristianos de manos musulmanas. También en España obtuvo un afamado protagonismo al intervenir en numerosas batallas de la Reconquista contra los invasores musulmanes.

ESTEPA 

CASTILLO DE ESTEPA

Situación

El Castillo de Estepa está situado en el extremo occidental del Cerro de San Cristobal.

Historia

Esta edificación militar fue mandada construir por don Lorenzo Suárez de Figueroa, importante personaje de la época. Y aunque no se tiene constancia de la fecha en que comenzaron las obras, se estima que debió ser durante los veintidós años siguientes a 1387, fecha en que don Lorenzo fue elegido maestre de la Orden Militar de Santiago, y su muerte, ocurrida en 1409.

En años anteriores, con el abandono de Estepa por parte del marquesado y la posterior decadencia de la villa, el Alcázar-Alcazaba fue derruido igual que casi todos los lienzos de muralla y sus veinticinco torreones, para reutilizar dichas piedras en la construcción de nuevas viviendas, cuando la población se salió del amparo de sus defensivos muros y la villa comenzó a extenderse sobre la ladera norte del Cerro.

Descripción

Tiene una planta casi triangular, adaptándose a la topografía del terreno, y cuenta con una torre homenaje albarrana. Según el Inventario, en Estepa existirían dos fortificaciones: una sería el Recinto Militar (romano- árabe), la otra fortificación sería el Castillo, datado como árabe y del siglo XIV. 

Torre del Homenaje. Se trata de una torre albarrana dispuesta para defender el flanco más débil y accesible del otero fortificado que custodia. Fue erigida por el Maestre de la Orden de Santiago D. Lorenzo Suárez de Figueroa en el s. XIV. 
Muralla. La muralla pertenece a la época califal (s. X), aunque fue reconstruida en el s. XII por los almohades y nuevamente retocada en época de la Orden de Santiago (s.  XIIIXVI). Durante el periodo de la “Reconquista” cristiana fue uno de los enclaves fortificados más importantes de la línea fronteriza.

Estado de Conservación

Del castillo de Estepa se conserva la Torre del Homenaje, que se encuentra en un buen estado de conservación, así como los restos de la muralla urbana. Se han realizado obras para la conservación y restauración del Frontal este del Alcázar.


Estás leyendo: Sevilla, pasea por sus maravillosos castillos



Dónde alojarte en Sevilla





Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil