Serranía de Albarracín, una de las zonas más bonitas de España
Aragón
Comunidad histórica con personalidad propia, situada entre Aragón y Castilla, la Sierra de Albarracín participa de la cultura de ambas. Se trata de una de las comarcas españolas con mayor interés etnográfico, folclorico, arquitectónico y turístico.
Els Blaus de Roses

aragón, serranía de albarracín, una de las zonas más bonitas de españa

Aragón es una de las 17 autonomías españolas, formada por tres provincias con 730 municipios y 1.187.546 habitantes en 47.724 km2. Se halla en la zona más desarrollada de España y bien comunicada con el resto del país y con Francia por carretera, tren y avión.
Esta boscosa comarca esconde una serie de pueblos con un personalísimo estilo de arquitectura civil que deja notar la huella de la cultura árabe. Desde el esplendor prehistórico patente en los numerosos abrigos de pinturas levantinas, hasta el actual resurgimiento gracias a su riqueza turística, pasando pro el momentáneo fulgor de la taifa de Albarracín, en todas las épocas, la agreste sierra ha sabido abrirse siempre a todas las culturas conformando el carácter hospitalario de sus habitantes.

PARA RESPIRAR MEJOR

SERRANIA DE ALBARRACIN:
Junto con los Montes Universales, constituye un gran macizo de la Ibérica al oeste de Teruel, y en él nace el río Tajo, junto a Frías de Albarracín. Los ríos Guadalaviar (después, Turia), Cabriel y Cuervo atraviesan la zona creando hermosos desfiladeros, como el del mismo pueblo de Albarracín. Son frecuentes las altiplanices tabulares o “muelas”, como la Muela de San Juan, con reductos de glaciarismo en las partes más altas. Su clima lluvioso y su altitud condicionan su vegetación: sabina albar, pinares de varias especies, robles, arces y verdes pastos. En esta escarpada serranía abundan los valles ocultos de enorme riqueza entomalógica (mariposas) y micológica(setas). En los ríos viven la nutria, la trucha y el cangrejo. Notables son también los tremedales de la Sierra del Tremedal, terrenos de escasa firmeza debido a su composición turbosa; y la Sierra de Jabaloyas.
MONTES UNIVERSALES: Reserva Nacional de Caza, con venado y jabalí. Hermosos parajes en los nacimientos de los ríos Tajo y Cuervo.

Pinturas rupestres de Albarracín
PARA APRENDER

ARQUITECTURA POPULAR:
Los pueblos de la Serranía de Albarracín presentan una interesante arquitectura civil popular, caracterizada por sus aleros y por sus puertas y ventanas cerradas por rejerías finamente trabajadas, como en Villar del Cobo, con la casona de los Muñoz, de impresionantes referías y galerías de arcos de medio punto; Griegos, con su trazado medieval; Orihuela de Tremedal, de destacadas referías; calles, rincones y casonas de Cella; las casonas de Jabaloyas, con portadas con arcos y enrevesadas rejerías; y sobre todo, el casco urbano de Albarracín, con su castillo, murallas, rincones, palacios, iglesias y retorcidas callejas de gran sabor.
ARTE RUPESTRE:
Se han hallado importantísimas pinturas de estilo levantino en Albarracín, y en Bezas y Bezas-Tormón, con una serie de abrigos situados en un robledal de hermoso enclave.
EPOCA ROMANA:
Cella conserva un acueducto excavado directamente en la roca.
ARTE ISLÁMICO:
El castillo de Albarracín es de origen árabe, con lienzos entre torres de planta cuadrada que trepan por los cerros vecinos y se unen a las casas del pueblo.
GÓTICO:
La fachada de la iglesia de Cella.
RENACIMIENTO:
La parroquia de Albarracín con ábside poligonal, bóvedas de crucería, enorme torre y un interesante retablo. Los ayuntamientos de Tramacastilla; el de Orihuela, con lonja enel piso inferior, balcón recorrido en hierro forjado y un trabajado alero; el de Pozondón, con lonja de dos arcos. Y en Cella además el ayuntamiento destaca el palacio de los Goyanes.
BARROCO Y NEOCLASICISMO:
Del s.XVIII es la casa de los Lanzuela de Cella, con soberbio patio y zaguán; y las iglesias de Gea; la de Moscardón, con una torre almenada, y la de Calomarde, con una inscripción funeraria romana en el ábside. La iglesia de Orihuela, de impresionante presbiterio, es neoclásica.
MODERNISMO:
Abundan los elementos modernistas en algunas casas de Tramacastilla.

PARA PASARLO BIEN

LOS “MAYOS” DE ALBARRACIN:
Arcaica fiesta de exaltación de la primavera y del amor, la noche del 30 de abril. A medianoche, la ronda recorre las empinadas calles de los pueblos de toda la comarca entonado sus cantos de amor al pie de los balcones llenos de flores. Son los “mayos” expresión popular de exaltación del amor y la primavera que surge espontáneamente desde tiempos inmemoriales.
EL “BAILE DEL POLLO”: En Bronchales, a mediados de agosto.

Rejerías tradicionales
PARA HACER EJERCICIO

DEPORTES DE MONTAÑA:
Montañismo: Trekking, senderismo y paseos por todos los caminos y la s”muelas” de la sierra, de fácil ascensión. Los numerosos caminos, pistas y sendas de herraduras son fáciles recorridos para los aficionados a la bicicleta de montaña o para pasear a lomos de un caballo del picadero de Bronchales.
CAZA:
en la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales, con ciervos y venados.
PESCA:
Cotos trucheros en Albaracín y Gea.

PARA COMER

Existe una amplia red de restaurantes de todas las categorías, algunos muy pintorescos, para poder saborear las especialidades de la tierra. Destacan los derivados del cerdo, especialmente el jamón de Teruel y las truchas con jamón. Especialidades: Dulces de Albarracín, almojábanas. Jamón de ciervo, jabalí y pato.

Guárdame en el móvil