Santiago, ¿por qué hacer su camino?
Galicia
Al transitar por el camino nos sumergimos en un ecosistema de gran diversidad y belleza, por ello, quien realiza el camino se impregna de la sensación de comunión con el medio ambiente.
Els Blaus de Roses

galicia, santiago, ¿por qué hacer su camino?

MINIGUÍA


Al transitar por el camino nos sumergimos en un ecosistema de gran diversidad y belleza.

Si escogemos el camino del Norte, contemplaremos cómo el paisaje se renueva en la recortada costa y en el verde de los valles de Euskadi, Cantabria, Asturias o Galicia. Si optamos por el camino Francés lo constataremos al cruzar las fértiles vegas de Navarra o Aragón, los coloristas viñedos de La Rioja, las impresionantes llanuras de Castilla y León y los frondosos bosques de Galicia.

Varios parques naturales y zonas "reserva de la biosfera" se localizan en las vías jacobeas; por ello quien las hace, se impregna de la sensación de comunión con el medio ambiente. La emoción nos invade cuando discurrimos por esta senda símbolo de la identidad europea y configuradora de la propia identidad de las tierras que atraviesa, cuando constatamos los numerosos lugares que conservan su artesanía, fiestas, ritos ancestrales y antiguas leyendas, cuando observamos que el mito del Apóstol y la religiosidad son parte constitutiva de su rico patrimonio inmaterial o cuando nos sorprendemos al detenernos en villas que se enorgullecen de su arquitectura típica o de sus deportes populares, y de que podamos comprar en ellas piezas o moda de total actualidad diseñadas por sus habitantes.

Puente la Reina
Al recorrer el camino Francés o el del Norte, apreciamos la evolución de la civilización occidental. En el del Norte veremos el "crómlech" de Oiartzun (Euskadi), las cuevas prehistóricas de Altamira (Cantabria) o las de Tito Bustillo (Asturias), o el arte prerrománico (Oviedo). En el camino Francés, declarado Patrimonio de la Humanidad y Primer Itinerario Cultural Europeo, contemplaremos el yacimiento arqueológico de la Sierra de Atapuerca, el arte románico (Jaca, Eunate, Panteón de San Isidoro, Santiago), el gótico (Burgos, León), el renacentista (San Marcos de León, Hostal Real de Santiago), el barroco (Torre de Santo Domingo de la Calzada o el característico barroco gallego), el neoclásico o el modernista (Astorga). Así mismo, encontramos edificios a la vanguardia del siglo XXI. En el camino del Norte, el Guggenheim de Bilbao; en el camino Francés el MUSAC de León, y ya en Compostela el CGAC o la Ciudad de la Cultura, donde se exponen las más rupturistas tendencias de la plástica contemporánea.
Se le suma la relevancia del cine (Festival de San Sebastián), de la música clásica que se escucha en el Festival de Santander, en el Vía Stellae de Galicia, en la Quincena de San Sebastián o en la temporada de ópera de Oviedo, así como el Certamen de danza moderna en Burgos. También abundan las muestras folclóricas y los conciertos de folk, jazz o rock.

La gastronomía del camino del Norte y la del Francés son diferentes y variadas y nos acercan a unos pueblos que continúan degustando sus productos propios junto a los introducidos en el medievo por las órdenes religiosas que se asentaron a lo largo de los dos itinerarios. En ella se combinan la sidra o los magníficos vinos del camino Francés con los quesos y espárragos, con los platos y postres tradicionales, o con el atrevimiento de la "nueva cocina", que por innovadora, no olvida explotar el sabor natural del marisco, del pescado, de la carne de la ganadería autóctona o de una agricultura generosa en plantas de huerta y frutas.

Museo Guggenheim, Bilbao
El Camino de Santiago atraviesa la Península Ibérica desde los Pirineos, donde se enclava Roncesvalles, hasta Santiago de Compostela, ciudad situada en el Finis Terrae atlántico, que alberga la tumba del Apóstol. A ella se dirigieron los hombres y mujeres que desde el siglo X conformaron este itinerario de espiritualidad y cultura. Peregrinos y viajeros encuentran en el sosiego del Camino de Santiago, la satisfacción de activar los cinco sentidos casi al unísono, un espacio para el conocimiento y la amistad, para realizar un viaje espiritual, participativo y constructor de cultura.

5 RAZONES PARA EMPRENDER EL CAMINO DE SANTIAGO

1. Porque en él se localizan bienes artístico declarados Patrimonio de la Humanidad.
2. Porque podremos practicar deportes de naturaleza.
3. Porque gozaremos de su extraordinaria gastronomía y magníficos vinos.
4. Porque disfrutaremos de alojamientos en edificios históricos restaurados, casas de turismo rural, modernos hoteles, balnearios termomedicinales, paradores, albergues y campings.
5. Porque conviviremos con gentes de diferentes credos y podremos comprobar cómo la ruta jacobea es un fructífero viaje interior.

 

Dónde alojarte en Santiago de Compostela
TRYP Santiago Hotel
Santiago de Compostela


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil