Santiago de Compostela, un milagro pétreo
Galicia
Santiago de Compostela, un milagro Pétreo que nació para recibir y acoger a los miles de peregrinos que a través del Camino de Santiago se acercan a la tumba del Apóstol. Un deseo hecho piedra a lo largo de los siglos que hoy muestra su esplendor.
Els Blaus de Roses

galicia, santiago de compostela, un milagro pétreo

UN MILAGRO PÉTREO


Santiago de Compostela, un milagro Pétreo que nació para recibir y acoger a los miles de peregrinos que a través del Camino de Santiago se acercaban a la tumba del Apóstol. Un deseo, un anhelo hecho piedra a lo largo de los siglos que hoy muestra el esplendor de un conjunto histórico y monumental único en el mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad. Y a la vez una ciudad joven, activa y dinámica, capital de Galicia, sede de las instituciones autonómicas, asiento de una Universidad con cinco siglos de historia y centro de manifestaciones culturales de todo tipo.

Parque de San domingos de bonaval. Santiago de compostela
Compostela es, por tradición y por personalidad, una ciudad abierta, con la hospitalidad como seña de identidad, deseosa de mostrar su historia y su leyenda, de compartir la fascinación de sus calles y plazas.

Para facilitar su conocimiento esta guía propone dos rutas básicas: la primera arranca de la Praza do Obradoiro y conduce por los principales monumentos concentrados en el corazón de la ciudad; la segunda recoge monasterios e iglesias de singular interés histórico y arquitectónico junto con destacadas construcciones contemporáneas. En todo caso, sea el viajero en su deambular por Compostela el que se construya su propio y personal itinerario entregándose a la seducción de esta ciudad única.

RUTA 1. POR EL CORAZÓN DE COMPOSTELA

Impresionante y majestuosa, la Praza do Obradoiro está justamente considerada como una de las plazas más hermosas del mundo. Delimitada por la Catedral, el Pazo de Raxoi (Palacio de Rajoy), el Hostal dos Reis Católicos (Hostal de los Reyes Católicos), el Pazo de Xelmírez (Palacio de Gelmírez) y el Colexio de San Xerome (Colegio de San Gerónimo), resume entre sus cuatro puntos cardinales el milagro y el secreto de Compostela: la perfecta armonía de épocas y estilos arquitectónicos que el tiempo y la lluvia fundieron en una sola y deslumbrante pieza.

La fachada del Obradoiro de la Catedral preside y domina la plaza a  la que da su mismo nombre, el del lugar donde los artesanos de la piedra trabajaron en su construcción. Realizada entre 1738 y 1750 por Fernando de Casas y Nóvoa, es la máxima expresión del barroco en España. Dos torres, inicialmente románicas, reafirman su verticalidad y su carácter de inmenso retablo: la de las Campanas a la derecha y la torre de la Carraca, a la izquierda.

A excepción de los Años Jubilares, en que el acceso principal se realiza por la Puerta Santa, el Obradoiro es la entrada más característica de la Catedral, a la que se accede a través de una escalinata del siglo XVII. Penetrando en el interior el viajero queda atónito ante la más valiosa creación del románico, el Pórtico de la Gloria realizado por el Maestro Mateo a finales del siglo XII. El ritual de peregrino obliga, primero, a posar la mano en el parteluz, sobre la misma huella que millones de manos han labrado en la piedra y, después, a dar tres croques o golpes con la frente en la figura del Maestro Mateo, o Santo dos Croques, situada del otro lado del parteluz.

El interior de la Catedral ha permanecido prácticamente intacto y ofrece una auténtica exhibición de la sabiduría de los viejos maestros medievales. En la característica distribución románica de planta de cruz latina con tres naves y triforio, destaca la amplitud y altura de las naves, y en la girola un rosario de capillas, románicas, barrocas o neoclásicas, entre las cuales la del Pilar es considerada como las más hermosa.

PÓRTICO DA GLORIA

Considerado como la obra cumbre de la escultura románica, el Pórtico da Gloria, es un auténtico prodigio iconográfico labrado por el Maestro Mateo, que consiguió despertar la piedra y ser estatua, gesto y sonrisa cómplice. Es una perfecta síntesis de aquellas tres funciones, estrechamente relacionadas con las del alma –memoria, razón y afectividad- que San Buenaventura atribuía al arte y así, desde su grandeza intrínsecamente humana, el Pórtico instruye la inteligencia, alimenta la memoria y emociona el corazón. Ninguna imagen en Compostela más imborrable que “esa broma silenciosa que se traen, hecha de gestos y sonrisas, las figuras del Pórtico”, como la describiera el escritor gallego Torrente Ballester.

Pórtico da gloria. Santiago de compostela
Realizado en el siglo XII el Pórtico da Gloria consta de tres arcos. El central y más impresionante está presidido por un tímpano con una gran figura de Cristo sedente, rodeado por los cuatro evangelistas: a la izquierda, San Juan (arriba) y San Lucas (debajo); a la derecha, San Mateo (arriba) y San Marcos (debajo). Los 24 ancianos del Apocalipsis portando diversos instrumentos musicales coronan, en la arquivolta central, el tímpano. En el haz de columnas que forman el parteluz destaca la central, que representa el Árbol de David. En la base del capitel una figura del Apóstol sedente porta en las manos un pergamino con la inscripción “Misit me Dominus” (El Señor me envió). En esta columna está la famosa huella de una mano que millones de peregrinos han esculpido posando sus dedos.

Espiritualmente el corazón de la Catedral es el sepulcro del Apóstol Santiago, que guarda en la cripta situada bajo el Altar mayor, los restos de Sant lago. En la parte superior, un pasillo atraviesa transversalmente la girola y permite abrazar al Santo Apóstol.

Anexionadas a la Catedral en distintas épocas son dignas de mención la recogida capilla de la Corticela, con una hermosa portada románica del siglo XIII que narra la Adoración de los Reyes, la Sacristía y el Claustro. El Museo permite visitar la conocida como catedral vieja (al pie de la escalinata del Obradoiro), el Tesoro y las Reliquias, el claustro, las salas de Arqueología, ricas colecciones de tapices, la sala Capitular, la Biblioteca y el Archivo. En la Biblioteca se guarda cuando no es utilizado el célebre Botafumeiro, el mayor incensario del mundo. En las grandes solemnidades litúrgicas sahúma el recinto catedralicio en un increíble vuelo dirigido por los expertos tiraboleiros. El Archivo, por su parte, conserva preciados códices, como el Códice Calixtino.

Pazo de Raxoi. Santiago de compostela
Por el lado sur del crucero se puede salir a través de la más antigua de las fachadas de la catedral, la Porta de Praterías (Puerta de Platerías), labrada con un excepcional conjunto iconográfico, a la plaza del mismo nombre.

La más moderna de las construcciones del Obradoiro (finales del siglo XVIII) es el Pazo de Raxoi, un compacto edificio neoclásico que actualmente comparten el Ayuntamiento de Santiago y la Presidencia de Xunta de Galicia. Fue edificado por mandato del arzobispo Bartolomé de Raxoi y Losada y destaca en su frontón central una minuciosa descripción de la batalla de Clavijo y sobre éste una gran escultura de Santiago Matamoros.

El lateral norte de la Praza do Obradoiro lo ocupa el Hostal dos Reis Católicos, fundado por los Reyes Católicos en el siglo XVI como hospital Real y hospedería de peregrinos. Hoy Parador Nacional de Turismo y uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, exhibe una rica y variada decoración plateresca en su portada.  Son notables sus cuatro patios interiores.

Las grandes dimensiones del resto de los edificios del Obradoiro resaltan el humilde porte y el singular encanto del Colexio de San Xerome, que alberga el Rectorado de la Universidad. La portada, una hermosa pieza del románico tardío, procede de un viejo hospital y es también digno de visitar su pequeño claustro.

Cierra por último el Obradoiro el Pazo de Xelmírez, (Palacio de Gelmírez) construido entre los siglos XII y XIII y considerado como la obra más notable del románico civil en España. La sobriedad de sus exteriores puede hacer ignorar injustamente un interior de espléndidas piezas románicas, como las bóvedas del refectorio, decoradas con escenas de un festín medieval.

Sin salir del Obradoiro, desde la terraza exterior del Hostal, se puede contemplar, a la vez que la típica Rúa das Hortas, la Igrexa de San Fructuoso, templo barroco del siglo XVIII en cuya cornisa llaman la atención cuatro esculturas que representan la Prudencia, la Justicia, la Fortaleza y la Templanza.

Antes de encaminarse hacia la Praza das Praterías es aconsejable acercarse al Colexio de Fonseca, junto a la pequeña y fresca plaza del mismo nombre. También conocido como Colegio de Santiago Alfeo, el Pazo acoge la Biblioteca de la Universidad y son reseñables la portada renacentista de su fachada y su elegante y fino claustro, escenario de continuas exposiciones. Su salón artesonado es emblemático en la historia de Galicia: fue sede del Seminario de Estudios Gallegos y del primer Parlamento democrático de la autonomía gallega.

Los gremios medievales de plateros dieron nombre a la Praza das Praterías y a la fachada sur de la catedral, que exhibe la única puerta románica que se conserva. Todavía hoy numerosos establecimientos de joyería animan la plaza que ostenta en su centro una fuente de estilizada línea conocida como Fonte dos Cabalos, Frente a la Porta de Praterías se levantó la Casa do Cabido, de estilo barroco, que con poco más de tres metros de fondo tiene una función puramente escenográfica, cerrar uno de los lados de la bella Praza das Praterías.

Colexio de Fonseca. Santiago de compostela
La majestuosa Torre del Reloj o Berenguela levanta sus más de setenta metros de altura mirando simultáneamente hacia Praterías y hacia la Praza da Quintana. Sobre una base gótica Domingo de Andrade realizó en pleno barroco su obra cumbre tallando profusamente sus paredes. En lo alto, la torre cobija la campana de la Berenguela, que marca el discurrir del tiempo en Compostela con su tañido denso y potente, y la linterna que guiaba a los peregrinos, que se enciende en los Años Jubilares y ocasiones señaladas.

Sin la majestuosa solemnidad del obradoiro, la Praza da Quintana es más impresionante aún por su desnudez pétrea. Punto de cita ineludible, es un espectáculo de luces y sombras, de día y de noche. Dividida en dos planos, la parte de abajo se conoce como a Quintana de Mortos y la de arriba como Quintana de Vivos. En ella se sitúa el Pórtico Real, lugar de salida de las procesiones litúrgicas, y la célebre Porta Santa, abierta únicamente los años de jubileo.

El frente sur de la Plaza lo ocupa la Casa dos Coengos (Casa de los Canónigos) o Casa da Conga, obra también de Domingo de Andrade rematada por Casas y Nóvoa (siglo XVIII), que destaca por sus monumentales chimeneas y acoge en sus soportales agradables cafeterías. Frente por frente, del otro lado de la Plaza, en la Quintana de Vivos, llama la atención por su exuberante decoración vegetal la Casa da Parra.

El desconcertante, por su desmesura genial e inquietante, muro del benedictino Mosteiro de San Paio de Antealtares (San Pelayo de Antealtares) cierra la Praza da Quintana por su lado este. Esta pared casi infinita a la que se asoman 48 ventanas enrejadas como en una llamada silenciosa, es la admiración de arquitectos de todas las épocas. A sus pies, un inacabable asiento de piedra siempre concurrido recoge los últimos rayos del sol vespertinos.

Vista de la plaza da quintana con la casa conga
Siguiendo el contorno de la catedral, a través del estrecho callejón de la Travesa da Quintana se accede a la fachada de la Inmaculada o Acibechería (Azabachería) en la calle del mismo nombre, el del célebre gremio de los joyeros que trabajaban y siguen trabajando este hermoso fósil. De factura barroca y neoclásica, resulta modesta en contraste con el Monasterio de San Martiño Pinario que, enfrente, refleja el poder que alcanzó en tiempos la orden benedictina llegando a competir con la catedral y con la propia Inquisición. Destacan su fachada oeste y sus gárgolas de fantasía así como los claustros interiores. La rehabilitada Iglesia de San Martiño Pinario es abrumadora por sus dimensiones y posee ricos retablos. Sus trazas se deben a Casas y Novoa, el autor de la fachada del Obradoiro de la catedral. A su fachada se llega a través de dos de las rúas más recónditas de la ciudad, Campás de San Xoán y Moeda Vella, para admirar unas sorprendentes escaleras que se retuercen sobre sí mismas.

Llega el momento de retornar hasta la Praza das Praterías para adentrarnos en el corazón de piedra de Compostela. La Casa do Deán, un magnífico ejemplo de ejercicio barroco en las muchas casas-palacio de la zona monumental, abre la Rúa do Vilar, porticada prácticamente en toda su extensión y plena de actividad. Hasta su final en la Praza do Toural sus diversos estilos arquitectónicos ofrecen la fisionomía esencial de la Compostela señorial y noble. Ya en la Praza do Toural, ocupado frecuentemente por conciertos al aire libre, destaca el Pazo de Bendaña, utilizado como centro cultural municipal, con un llamativo Atlas en el remate de su fachada.

La Rúa Nova, paralela a la del Vilar y comunicada con ella por el más estrecho callejón de la ciudad, Entrerrúas, la iguala en hermosura. Siempre animada por el ajetreo de los vendedores artesanos y el ir y venir de público hacia el Teatro Principal, notable edificio isabelino recuperado como eje cultural de la ciudad, es notable también la Iglesia de Santa María Salomé, un pequeño templo románico, único en España dedicado a la madre del Apóstol, coronado por una torre barroca del siglo XVII.

Vista de Santiago desde el paseo de Ferradura
Para terminar este primer itinerario es obligatorio un reposado paseo por el frondoso parque de la Alameda, desde cuyo Paseo da Ferradura se puede contemplar una de las mejores perspectivas del conjunto monumental de Compostela, coronado por las torres de la catedral que se alzan sobre huertas y techumbres como un bosque de árboles calcinados, resplandeciendo la Fachada do Obradoiro como una brasa a la luz del atardecer.

AÑO SANTO

Cuando el 25 de julio coincide en domingo, circunstancia que se repite en ciclos de 6, 5, 6, y 11 años, se celebra el Año Santo, según una antigua tradición instituida inicialmente por el Papa Calixto II en 1119. La bula otorgada por Calixto II tuvo carácter temporal hasta que en 1179 el Papa Alejandro III declaró perpetuo el jubileo. La Catedral de Compostela pasaba así a gozar del privilegio jubilar junto con las cuatro basílicas mayores de la cristiandad: San Pedro, San Pablo, Santa María la Mayor y San Juan de Letrán.

CAMINO DE SANTIAGO

El descubrimiento de la tumba del Apóstol en el primer tercio del siglo IX generó un fenómeno sin precedentes, la peregrinación de gentes de todo el continente a través de los diversos caminos a Santiago. La mezcla de culturas y lenguas tendría una repercusión trascendental en el pensamiento, el arte, la economía… hasta el punto de que Coethe señalaba ya en su época que en los caminos de Santiago nació la conciencia de Europa, una Europa que, surgió precisamente peregrinando. Por otra parte, en la península el descubrimiento de la tumba del Apóstol representó un factor aglutinador en el esfuerzo militar de la Reconquista.

A lo largo del Camino de Santiago se esparcen miles de manifestaciones del arte románico que, por sus propias características, se denomina “románico de peregrinación” y que constituyen un patrimonio único en su género.

Llegada de peregrinos a la plaza do Obradoiro
El Camino de Santiago fue declarado Primer Itinerario Cultural Europeo por el consejo de Europa y en 1993 fue reconocido Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

RUTA 2. OTROS MONUMENTOS Y LUGARES DE INTERÉS


El Convento de San Francisco fue fundado por San Francisco de Asís a raíz de su peregrinación a Santiago. Conserva restos del claustro gótico, presume de ser el edificio más notable del barroco compostelano. Frente al convento, que actualmente acoge el interesante Museo de Tierra Santa, se encuentra una escultura de Francisco Asorey dedicada al Santo de Asís.

Muy próximos entre sí, a los conventos do Carme y de Santa Clara se asciende a través de la sugestiva Rúa dos Loureiros (Laureles). El primero, neoclásico, fue fundado en el siglo XVIII por la que luego sería beatificada como primera santa compostelana, la carmelita María Antonia de Jesús. El segundo fue fundado por Doña Violante, esposa de Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII. De la antigua fábrica apenas quedan restos y hoy exhibe una poderosa y singular fachada barroca obra de Simón Rodríguez.

Descendiendo por la Rúa de San Roque encontramos la Iglesia de San Roque, antiguo hospital construido en el siglo XVII por el arzobispo Francisco Blanco para aliviar los efectos de una virulenta epidemia. Su altar contiene un rico retablo del maestro Simón Rodríguez.

A través de las Rúas Algalia de Arriba y San Miguel se llega a la conocida como Casa Gótica, un pequeño palacio del siglo XV destinado a acoger el Museo de las Peregrinaciones. Descendiendo luego por Casas Reais, dejando a un lado la Iglesia das Ánimas y atravesando la Porta do Camiño (Puerta del Camino), se encuentra el conjunto formado por la Iglesia de San Domingos de Bonaval y el Museo do Pobo Galego y el moderno Centro Galego de Arte Contemporánea. Mientras la Iglesia, una excelente muestra del gótico, acoge el Panteón de galegos Ilustres con la tumba de, entre otros, la entrañable poetisa Rosalía de Castro, el Museo reúne una excelente colección etnográfica. Destaca en su interior una escalera de caracol, realizada por Domingo de Andrade, que asombra por su audacia y virtuosismo. El Centro Galego de Arte Contemporánea es obra del arquitecto portugués Álvaro Siza, que también diseñó el hermoso parque colindante, recuperando el antiguo cementerio de la ciudad. En lo alto del parque, que ofrece unas espectaculares panorámicas sobre Compostela, una pieza escultórica de Eduardo Chillida, llamada “Puerta de Música”, saluda al Pórtico de la Gloria.

Centro galego de arte contemporáneo. Santiago de compostela
Junto a la única puerta que se conserva de las antiguas murallas de la ciudad, el Arco de Mazarelos, se alza el edificio de la universidad fundado en el año 1501, aunque su aspecto actual se remonta a finales del siglo XVII (en la actualidad alberga la Facultad de Geografía e Historia). En su costado, la Iglesia da Compañía  o da Universidade, con un impresionante retablo, obra también de Simón Rodríguez.

La Iglesia de San Fiz de Solovio, situada en la praciña de San Fiz (Plazuela de San Félix) data del siglo XVIII, pero posee importantes restos del templo románico mandado construir por Xelmírez en el siglo XII, como la portada.

El convento das Mercedarias fue fundado a finales del siglo XVII por el arzobispo Andrés Girón. Cuenta con una notable fachada barroca y, en su iglesia, con una hermosa cúpula. Da nombre a la calle Patio de Madres que a través de su prolongación, Castrón Douro, conduce a la Colegiata de Santa María la Real de Sar, a orillas del río Sar. Esta joya románica sorprende por la sensación de vértigo que produce la inclinación de sus pilares, atribuida por unos a una deficiente cimentación y por otros a la intencionalidad de sus constructores. En todo caso su claustro alberga los más finos y delicados arcos románicos de la ciudad.

Fachada de la universidad. Santiago de compostela
Un poco más allá del convento de las Mercedarias, descendiendo primero y remontando después el Callejón de las Trompas entre fértiles huertos, alcanzamos el convento de Belvís, de dominicas descalzas. En su conjunto sobresale la venerada imagen de la Virgen del Portal (siglo XV) y la sencilla iglesia, obra de Casas y Nóvoa.

En la Rúa das Orfas (Huérfanas) el convento das Orfas, obra de Casas y Nóvoa, fundado por el arzobispo San Clemente en el siglo XVIII para residencia de niñas desamparadas, muestra un estilizado campanario.

No muy alejada del centro urbano, en el barrio de Conxo, se alza el Convento de Santa María que bien merece una visita para contemplar la capilla del Cristo de Conxo (siglo XVIII), obra de Simón Rodríguez, y el claustro del mismo arquitecto.

Fruto de la expansión de la ciudad moderna, y buena muestra de que tradición y modernidad pueden convivir armónicamente, es el Auditorio de Galicia, obra del arquitecto Julio Cano Lasso, que se alza enmarcado por un siempre concurrido parque y reflejado en el lago que lo circunda. El Auditorio tiene una intensa programación de música clásica durante todo el año y cuenta con una sala de exposiciones con muestras prácticamente continuas.

Por su parte el Palacio de Congresos de San Lázaro, situado junto al Estadio Municipal, ha sido concebido para atender a la intensa actividad congresual que se desarrolla en Compostela durante todo el año. A su lado destaca el moderno Pabellón de San Lázaro, edificio utilizado por la Xunta de Galicia en la Exposición Universal de Sevilla y reubicado para usos administrativos y sala de exposiciones.

GASTROMOMÍA

Galicia es una tierra excepcional por su variedad gastronómica y por la calidad de sus productos, ya sean pescados, mariscos, carnes o vinos. En Santiago encontramos una magnífica representación de la más selecta restauración gallega, tradicional o innovador, junto a infinidad de pequeños establecimientos familiares.

Mariscos como el percebe, la vieira, la zamburiña o el “santiaguiño”; una gran variedad de pescados, a la plancha o en caldeirada; el imprescindible “pulpo a feira” o la empanada: caldos y cocidos, y las carnes y churrascos son imprescindibles en una mesa que obligadamente tiene que culminar con queso del país, las tradicionales “filloas” o la célebre tarta de Santiago.

Los vinos ocupan un merecido capítulo aparte. No hay mejor compañía para el marisco que un albariño, considerado como uno de los mejores blancos del mundo. Una singular personalidad y aroma que es, por otra parte, común a todos los vinos gallegos: Ribeiro, Rosal, Amandi, Valdeorras…
Artesanía, utilizan el azabache, precioso fósil negro brillante

ARTESANÍA


La importancia que llegaron a alcanzar en épocas pasadas los gremios de plateros y azabacheros se refleja en la propia toponimia de Compostela, donde dan nombre a una de las más hermosas plazas de la ciudad, Praterías, y a la Rúa da Acibechería. El azabache, un preicoso fósil de color negro brillante al que legendariamente se atribuyen propiedades mágicas, llegó a ser el amuleto por excelencia de los peregrinos. Con el mismo esmero y calidad sigue trabajándose hoy en día con nuevos diseños en una amplia gama de sortijas, gargantillas y pendientes. En Santiago se encuentra también una buena muestra de la alfarería popular de Buño, Niñodaguia, Gundivós y Bonxe, así como la apreciada cerámica de Sargadelos, una localidad de Lugo que desde el siglo XVIII ha alcanzado renombre mundial por la belleza de sus productos.

CIUDAD DE CONGRESOS

Santiago de Compostela fue desde sus mismos orígenes y desde el nacimiento del Camino de Santiago a través del fenómeno de la peregrinación, un lugar de encuentro y diálogo, mezcla de lenguas y culturas, puente entre Europa y Latinoamérica. Con una tradición de hospitalidad que ha pervivido a lo largo de los siglos y que en la actualidad la sitúa entre las ciudades punteras para el desarrollo de congresos y simposios de todo tipo, en un marco privilegiado científicos, historiadores y profesionales de las más variadas ramas encuentran un lugar idóneo para intercambiar sus experiencias.

Para atender las necesidades específicas del turismo congresual, Santiago cuenta con el Auditorio de Galicia y el moderno Palacio de Congresos y Exposiciones de Galicia, un recinto funcional y versátil con capacidad para 2.100 personas, preparado también para acoger conciertos y actos multitudinarios.

MUSEOS


Museo do Pobo Galego. Museo etnográfico. Panteón dos Galegos Ilustres e Igrexa de Bonaval. Exposiciones temporales.
Centro Galego de Arte contemporánea. Rúa Ramón del Valle-Inclán. Artes plásticas contemporáneas.
Museo das Peregrinacions. Rúa San Miguel. Casa Gótica.
Casa Museo da Troia. Rúa da Troia. Escenario de la célebre novela de ambiente estudiantil “La Casa de la Troya”.
Museo de Arte Sacra. Monasterio de San Paio de Antealtares. Escultura, pintura, orfebrería, etc.
Museo de Tierra Santa. Convento de San Francisco. Materiales arqueológicos y documentales.
Museo y Tesoro de la Catedral. Praza do Obradoiro/Praza das Praterías. Museo arqueológico.
Museo da Colexiata de Sar. Colegiata de Santa María a Real do Sar. Piezas documentales, arqueológicas y de orfebrería.
Museo de Historia Natural “Luis Iglesias”. Facultad de Químicas. Campus Sur. Geología, botánica y zoología.
Museo del Colegio Médico. Rúa San Pedro de Mezonzo, Instrumental médico.

Dónde alojarte en Santiago de Compostela
TRYP Santiago Hotel
Santiago de Compostela


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil