Santiago de Compostela, capital espiritual
Galicia
Santiago de Compostela, Ciudad Patrimonio de la Humanidad y capital espiritual de Galicia, conserva desde hace siglos su variada fisonomía, dejada por el paso de tiempo en sus iglesias y edificios, en sus calles y plazas y hasta en sus hábitos de vida.
Els Blaus de Roses

galicia, santiago de compostela, capital espiritual

CIUDAD PATRIMONIO

Santiago de Compostela, Ciudad Patrimonio de la Humanidad y capital espiritual y administrativa de Galicia, conserva desde hace siglos su variada fisonomía, dejada por el paso de tiempo en sus iglesias y edificios, en sus calles y plazas y hasta en sus hábitos de vida.
Con razón el Códice Calixtino, que contiene una guía de la peregrinación compuesta hacia el año 1.130, dice: "Al que contempla esta ciudad se le hincha el corazón de alegría y de gozo maravillado por su variedad y grandeza". Santiago se constituye como lugar urbano ya desde el siglo X. Era un reducido conjunto centrado en la Iglesia de Santiago con un pequeño entorno en la ladera Oeste de un viejo castro, cuyo florecimiento se debió a dominar un cruce de caminos y a las peregrinaciones habidas a lo largo de los siglos.
Hoy Santiago dispone de una moderna infraestructura en materia de hoteles, Palacio de Congresos, Auditorio e instalaciones capaces de alojar cualquier evento.

ALREDEDORES DE LA CATEDRAL

Si el visitante de Santiago quiere realizar un recorrido turístico deberá comenzar frente a la Catedral. Antes de penetrar en ella debe recorrer las preciosas plazas circundantes y las calles que las unen para hacerse una idea más clara del grandioso templo. Debe iniciarse este paseo en la incomparable Praza do Obradoiro, dominada por la impresionante fachada barroca de la Catedral, obra de Fernando de Casas, construida en la primera mitad del siglo XVIII. De las dos torres románicas que hasta entonces flanqueaban la fachada antigua, quedan sus robustos cuerpos, sobre los que se elevan las torres barrocas. Las torres llevan los nombres de las Campanas y de la Carraca, que recibe esta denominación por la antigua costumbre de convocar a los fieles para los oficios en Semana Santa con una carraca.  En el centro tenemos el "Espejo", con ventanales que hacen más luminoso el templo y a los lados de esta fachada la galería del Museo a la derecha y la del Palacio Arzobispal a la izquierda.
Son de admirar aquí otros tres monumentos, emblemáticos de Compostela, que cierran de manera angular la plaza. Al Norte el antiguo Hospital Real, hoy parador “Hotel de los Reyes Católicos”. Obra en la que se funden diversos estilos, destacando su portada plateresca. Por el lado Oeste el severo Pazo de Roxoi, de estilo neoclásico, edificio que comparten hoy la Presidencia de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento. Al sur el palacio de San Xerome, hoy Rectorado de la Universidad, obra del s. XVII.

Entre el Parador y el Pazo de Raxoi puede verse la iglesia de San Fructuoso (Angustias de Abaixo) de estilo churrigueresco, del siglo XVIII. Caminando hacia la derecha, se sigue el ángulo recto que constituye el Museo, cuyos ángulos dominan dos torres escalonadas, la cárcel de Corona y la del Tesoro, del siglo XVI, con lo que se llega a la "Praza das Praterías". La "Praza das Praterías" está presidida por la fachada románica en la que se pueden admirar además de las esculturas de David tocando el arpa y la creación de Adán, los tímpanos donde se representa a Cristo en su doble naturaleza, Dios y hombre, y un friso finamente esculpido presidido por la figura de Cristo.
Haciendo frente a la fachada puede contemplarse la llamada Casa do Cabildo, construida en 1.758, en excelente estilo compostelano. En el centro de esta plaza se observa la llamada "Fonte dos Cabalos". Subiendo la escalinata y contorneando la torre "Berenguela" o del Reloj se desemboca en la Praza da Quintana. A la Praza da Quintana se abre la Porta Real, llamada también Porta do Reloxo, por donde salen las procesiones de la basílica compostelana. Otra puerta, la "Porta Santa" o "Porta do Perdón", rodeada por 27 figuras pétreas, en su parte superior figura una imagen del apóstol con traje de peregrino acompañado de dos discípulos. Ésta es la puerta que sólo permanece abierta en los Años Santos y su apertura solemne se hace el 31 de diciembre anterior a cada "Ano Santo" para dar comienzo a éste. Cuando el 25 de julio - fiesta de Santiago Apóstol- cae en domingo, estamos en un Año Santo Compostelano; con él se incrementan las peregrinaciones a Santiago, el de 1.999 fue el último de este siglo.

El lado Sur de la plaza está ocupado por una construcción del siglo XVIII, con elegante arcada, la antigua Casa da Conga, construida para vivienda de los Canónigos de la Catedral. Al Este el grandioso cierre del monasterio de las monjas benedictinas de San Paio, en cuyo interior está el Museo de Arte Sacro. Al Norte la Casa da Parra, con interesante chimenea.

Subiendo esta escalinata por la izquierda y bordeando la Catedral se alcanza la fachada Norte o de la Acibechería construida en el siglo XVIII, al ser destruida por un incendio la antigua portada medieval románica, llamada Porta do Paraíso. La puerta de la Acibechería, en la Praza da Inmaculada, era utilizada en la Edad Media por los peregrinos que llegaban a Santiago. Ocupa todo el Norte de la plaza la monumental fachada de San Martiño Pinario, en que destaca el cuerpo central rematado en una imagen del santo titular. A la derecha, adosada a la catedral, la fachada moderna del palacio episcopal que limita con la vieja calle del Arco, pasado el cual volvemos a encontrarnos en la Praza del Obradoiro.

LA CATEDRAL

Siguiendo el itinerario de las actuales peregrinaciones se aconseja entrar en la Catedral ascendiendo por la escalinata de la fachada del Obradoiro. El visitante queda sobrecogido al penetrar en la catedral por la visión del grandioso Pórtico da Gloria, obra del insigne maestro Mateo, acabada en 1.188, representación apocalíptica que ofrece en el centro un Cristo Majestad, bajo Él, en el parteluz, la figura del Apóstol Santiago. Circundan la obra profetas y apóstoles. Mirando hacia el Altar Mayor se ve una figura de piedra del siglo XII, orante, conocida popularmente como "o santo dos croques".
Desde 1.076 hasta finales del siglo XII se trabajó en la edificación de la catedral románica, que como gran iglesia de peregrinación tiene planta de cruz latina. En la girola se abrían cinco capillas de las que sólo se conservan en su traza original la de la Virgen de la Concepción o de Prima, la del Salvador o Sal Luis, rey de Francia, y la estructura románica de la capilla de la Virgen del Buen Consejo.
A la derecha de la nave mayor se abre la capilla de las Reliquias, en donde se conserva entre otras la lauda sepulcral del obispo de Iria, Teodomiro (+847), histórico descubridor del sepulcro del apóstol Santiago. Domina toda la Catedral el Altar Mayor, en su origen románico, reconstruido en el siglo XVI, en el que se combinan decoraciones barrocas con una imagen pétrea de Santiago sedente, finamente decorada. Un pasadizo (cripta) debajo del Altar Mayor da acceso a la vieja estructura que encierra los restos de Santiago guardados dentro de una urna de plata bellamente repujada, obra compostelana de comienzos de siglo.
Mención aparte merece la capilla románica de la Corticela, en otro tiempo independiente, hoy unida por un pasadizo al templo catedralicio; en su puerta principal una representación de la Epifanía en el tímpano. El Claustro, obra gótico-renacentista, sobre el antiguo románico. Por él se entra al Archivo, en el que se guardan manuscritos tan importantes como el Códice Calixtino o el Tumbo A, a la Sala Capitular y a la Biblioteca catedralicia. No hay que olvidar el Museo, al que se accede desde la Praza do Obradoiro, cuyos fondos nos recuerdan las diferentes etapas de la construcción de la basílica, destacando su colección de tapices.
En el Museo se guarda habitualmente el "Botafumeiro", el gran incensario que sigue causando asombro a cuantos lo contemplan. En las grandes festividades litúrgicas, y en los Años Santos en la Misa del Peregrino, funciona cruzando en un vuelo la nave del crucero, hábilmente manejado por unos especialistas ("Tiraboleiros").

CALLES Y MONUMENTOS

Del entorno de la Catedral salen algunas de las calles más típicas de Santiago: a la derecha la Rúa do Franco, en la que nos encontramos el Colegio de Fonseca, del siglo XVI. En la actualidad alberga la Biblioteca Universitaria. Por su ambiente la Rúa do Franco es una de las calles más visitadas de Santiago, por el gran número de bares y restaurantes y por ser lugar de paseo y encuentro. Desde la propia Praza das Praterias arranca la Rúa do Vilar, donde llaman la atención sus soportales y una serie de edificios como a Casa do Deán y el palacio de Monroy, renacentista. La Rúa do Vilar nos lleva a la Praza do Toural, cuyo principal monumento es el Pazo de Bendaña.
Paralela a ésta corre la Rúa Nova, hacia la mitad de la calle la iglesia de Santa María Salomé, mandada construir por Gelmírez en el siglo XII. Por el extremo Oeste de la Rúa Nova se alcanza la Rúa das Orfas. Se continúa por la estrecha y pintoresca calle de la Caldeirería.A mitad del recorrido de ésta se divisa un ángulo del edificio de la antigua Universidad, obra neoclásica de finales del siglo XVIII. Al lado de este edificio está la Iglesias de la Compañía ahora de la Universidad, ya secularizada y utilizada como local de exposiciones.Contigua la Praza de Mazarelos donde se conserva un arco perteneciente a la antigua muralla, formaba parte de la Porta de Mazarelos, única que se conserva.
Enfrente del lateral Norte del edificio de la Universidad, la iglesia de San Fiz de Solovio. En el tímpano se puede ver una representación de la Adoración de los Magos y al lado el pintoresco mercado. Reanudando el paseo por la Caldeirería y siguiendo por el Preguntoiro, se desemboca en la Praza de Cervantes, de la que sale la Rúa da Acibechería, que lleva nuevamente a la Catedral. Esta calle representa el último tramo del 'Camino Francés'. En la Praza de Cervantes nos encontramos con una de las iglesias más antiguas de Santiago: San Bieito do Campo, originaria del siglo X. Bajando por la Praza de San Miguel se puede contemplar la fachada de la Iglesia de San Martiño Pinario, con fachada plateresca. Llaman la atención en su interior los retablos barrocos, que figuran entre los más ricos conservados, debidos a Fernando de Casas, y el coro.
Saliendo también de la Praza de Cervantes se entra en la Rúa das Casas Reais, a la derecha la Rúa Travesa con la iglesia de Santa María do Camiño, barroca, pero que conserva huellas románicas. Esta calle desemboca en la Porta do Camiño, por donde entraban los peregrinos en la ciudad. Desde aquí podemos ver San Domingos de Bonaval. La iglesia es actualmente Panteón de Galegos Ilustres. En el antiguo convento dominico está en la actualidad el Museo do Pobo Galego y enfrente el Centro Galego de Arte Contemporánea. En el claustro de San Domingos puede admirarse la original escalera de caracol realizada por Domingo de Andrade.

OTROS LUGARES DIGNOS DE VISITAR

El convento de San Francisco, en la calle de su nombre, que arranca por la izquierda de la Praza do Obradoiro, fundado por el mismo San Francisco en su visita a Santiago.
El convento de Santa Clara (en la calle de Santa Clara), construido en el siglo XIII. El edificio actual es del siglo XVIII.
Merece especialísima mención Santa María de Sar, en las afueras de la ciudad, al lado del río Sar. Fundada en el siglo XII. Destacan los inmensos contrafuertes y la asombrosa inclinación de las columnas que la sostienen.

GASTRONOMIA

En la gastronomía destacan los mariscos (ostras, centollos, percebes, camarones, etc.), pero sobre todo la "vieira", vinculada con la iconografía jacobea. Son excelentes los pescados (merluza, rodaballo, lenguado), pero también el pulpo, estilo "a feira", empanadas, pimientos de Herbón, y otros productos de la tierra. En cuanto a los postres, el más típico es la tarta de Santiago, de almendra. Entre los vinos se pueden degustar los del Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras, Albariño, etc.

CLIMA

Se distingue por lo suave y regular de su temperatura, en cualquier época del año. Los días de lluvia en verano son escasos y los de sol eficaz al año son 183.

Monumentos

1. CONVENTO DE SANTO DOMINGO DE BONAVAL. Fundado por Santo Domingo de-Guzmán (1220). Sede del Museo do Pobo Galego. Acoge el Panteón de Gallegos Ilustres.  Iglesia siglos XIV-XVII.
2. PUERTA DEL CAMINO. Entrada a la ciudad en época medieval.
3. CRUCEIRO DE BONAVAL.
4. IGLESIA DE SANTA MARÍA DEL CAMINO. Del siglo XVII sobre fábrica románica que conserva la Virgen de Belén.
5. CAPILLA DE ANIMAS (siglo XVII). Proyecto de Ferrero Caaveiro y reforma de Ventura Rodríguez. Grupos escultóricos en terracota.
6. PAZO DE FONDEVILLA (siglo XVIII).
7. CASA DE BAZÁN (siglo XVI).
8. IGLESIA DE SAN BENITO. Fundación del siglo X. Reconstruida por Gelmírez en el siglo XII. Parte neoclásica del siglo XVIII. Grupos escultóricos románicos.
9. CONVENTO DE SAN PAlO DE ANTEALTARES. Fundado por Alfonso II. Edificio actual siglos XVII-XVIII. Museo de Arte Sacro.
10. PLAZA DE LA QUINTANA. La escalinata divide "Quintana de los vivos" de "Quintana de los muertos".
11. PUERTA SANTA (siglo XVII). Decorada con figuras procedentes del coro pétreo del Maestro Mateo. Pedro del Campo la remata en 1694 con las figuras de Santiago y sus discípulos.
12. CATEDRAL. Se construye, a partir de 1075, sobre restos de edificios anteriores. Las partes principales se levantaron durante los siglos XI y XII. Destacan la Fachada del Obradoiro (barroca, 1750), el Pórtico de la Gloria (románico, 1188), Fachada de Platerías (románica, 1103) y Fachada de Azabachería (transición barroco-neoclásico 1765), Cripta del Pórtico, siglo XII.
13. PALACIO DE GELMÍREZ. Románico civil del siglo XII.
14. HOTEL REYES CATÓLICOS. Antiguo Hospital Real. Fundado por los Reyes Católicos en 1492. Obra plateresca (1511).
15. PAZO DE RAXOI. Neoclásico, de finales del siglo XVIII. Sede del Ayuntamiento y Presidencia de la Xunta de Galicia.
16. COLEGIO DE SAN JERÓNIMO. Conserva una buena portada del siglo XV. Sede actual del Rectorado de la Universidad.
17. COLEGIO DE FONSECA. Edificio renacentista (1532).
18. CASA DEL CABILDO. Fachada barroca siglo XVIII.
19. CASA DEL DEÁN. Pazo de estilo barroco (1752).
20. CASA DE LOS CANÓNIGOS. Obra de Domingo de Andrade y Casas Novoa (siglo XVII). Interesantes chimeneas.
21. MONASTERIO DE SAN MARTÍN PINARIO. Antiguo monasterio benedictino. Su aspecto actual se debe a obras de los siglos XVI-XVIII. Probablemente, el monumento más importante después de la Catedral.
22. CONVENTO DE SAN FRANCISCO. Fundado por San Francisco de Asís, su fábrica data del siglo XVII. Restos del claustro gótico.
23. IGLESIA DE SAN MIGUEL DOS AGROS. Neoclásica (siglo XVIII).
24. ARCO DE MAZARELOS. La única puerta que se conserva de la primitiva muralla.
25. PAZO DE DON PEDRO. Casa gótica del siglo XIV.
26. CONVENTO DE SAN AGUSTÍN (siglo XVIII). Edificio barroco.
27. IGLESIA DE SAN FIZ DE SOLOVIO. Según la leyenda, desde aquí, en el año 813 el monje Paio "vio y escuchó los signos que abrían que conducir al descubrimiento del Sepulcro del Apóstol'. La iglesia actual es del siglo XVIII.
28. UNIVERSIDAD. Fundada en 1501. Estructura neoclásica del siglo XVIII. Hoy sede del Instituto de la Lengua Gallega.
29. IGLESIA DE SANTA MARÍA SALOMÉ. Románica (siglo XII). Torre barroca (siglo XVIII).
30. CONVENTO DE LA ENSEÑANZA. (1765).
31. CONVENTO DE LAS MADRES MERCEDARIAS (siglo XVII).
32. COLEGIO DE SAN CLEMENTE (siglo XVII).
33. CONVENTO DE SANTA CLARA. Fundado en 1260. Fachada barroca.
34. CASA DE LA PARRA. Construcción barroca.
35. COLEGIATA DE SANTA MARÍA LA REAL DE SAR (siglo XII). Extraordinaria inclinación de los pilares que sostienen las naves.
36. PAZO DE BENDAÑA. Edificio barroco de finales del siglo XVIII.
37. CENTRO GALEGO DE ARTE CONTEMPORANEA.

Fiestas Populares

FIESTAS DEL APÓSTOL. Las tradicionales Fiestas del Apóstol Santiago suelen tener lugar en la segunda quincena del mes de julio, del 15 al 31. Destacan entre ellas, aparte de las ceremonias religiosas que culminan con la Ofrenda Nacional el 25 de julio, con Misa Pontifical y Botafumeiro en la Catedral, toda una serie de manifestaciones profanas con los fuegos artificiales en la noche del 24, el Festival Folclórico, el homenaje a las populares Bandas de Música, conciertos, representaciones teatrales, concursos deportivos, etc.

FIESTAS DE LA ASCENSIÓN. Sin fecha fija. Tienen gran importancia popular los festejos que se desarrollan aproximadamente durante una semana. Es de destacar la ceremonia religiosa en la Catedral, con funcionamiento del Botafumeiro, la feria de ganados y diversos actos profanos con profusión de bailes populares, conciertos, etc.

Cultura y Arte

Museos


CENTRO GALEGO DE ARTE CONTEMPORÁNEA.
Valle-Inclán, s/n
Horario: Martes a sábado, de 11.00 a 20.00 h.
Domingos: de 11.00 a 14.00 h.
Tlf. 981 54 66 29

MUSEO DAS PEREGRINACIONS:
San Miguel, 4 
Horario: Martes a viernes: de 10.00 a 20.00 h. Sábados: de 10.00 a 13.30 y de 17.00 a 20.00 h. Domingos de 10.00 a 13.30 h. Lunes cerrado.
Tlf. 981 58 15 58

MUSEO MÉDICO COMPOSTELANO.
Colegio Médico. San Pedro de Mezonzo, 29 
Horario: de 10.00 a 15.00 horas
Tlf. 981 59 55 62

MUSEO SACRO.
Monasterio de San Paio
Horario: de 10.00 a 13.00 y de 16.00 a 19.00 horas. Abierto de junio a septiembre
Tlf. 981 583137

MUSEO DE POBO GALEGO.
Monasterio de Santo Domingo.
Horario: de 10.00 a 13.00 y de 16.00 a 19.00 horas. De lunes a sábado
Tlf. 981 583620

CATEDRAL.  
Praza do Obradoiro 
Horario: de 11.00 a 13.00 y de 16.00 a 18.00h
Domingos y festivos: de 10.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00 h.
Tlf. 981 5811 55

TERRA SANTA.
Convento de San Francisco
Horario: laborables de 11.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00. Lunes cerrado
Tlf. 981 581600

PAZO DE XELMIREZ.  
Praza do Obradoiro
Horario: laborables: de 10.00 a 13.30 y de 16.30 a 19.30. Lunes y festivos cerrado
Tlf. 981 57 23 00

Salas de Exposiciones

PAVILLÓN DE GALICIA.
San Lázaro, s/n
Tlf. 981 55 73 55

HOTEL ARAGUANEY.
Alfredo Brañas, 5 
Tlf. 981 595900

HOTEL REYES CATÓLICOS.
Praza do Obradoiro, 1
Tlf. 981 58 22 00

AULA DE CULTURA CAIXA GALICIA.
Carreira do Conde, 20
Tlf. 981 58 08 91

GALERÍA DE ARTE SARGADELOS.
Rúa Nova, 16
Tlf. 981 581905

CASA DA PARRA.
Praza da Quintana  
Tlf. 981 54 58 09

AUDITORIO DE GALICIA.
Burgo das Nacións
Tlf. 981 57 38 55

PAZO DE BENDAÑA - FUNDACIÓN GRANELL.
Praza do Toural
Tlf. 981 57 63 94

IGLESIA DE LA UNIVERSIDAD.
Praza da Universidade

GALERÍA CITANIA.
Algalia de Abaixo, 39
Tlf. 981 58 93 85

GALERÍA EME-C.
Gral. Pardiñas, 15
Tlf. 981 585299

GALERÍA SCQ.
Gral. Pardiñas, 10
Tlf. 981 5961 22

GALERÍA TRINTA.
Rúa Nova, 30
Tlf. 981 584623

GALERÍA LA CAMPANA.
Dr. Teixeiro,
Tlf. 981 565276

SALA ÁREA CENTRAL.
Centro Comercial, Local 31  
Tlf. 981 58 74 33

Itinerarios desde la ciudad


I. Recorriendo O Barbanza

La carretera que conduce desde Santiago a Noia es un agradable sube y baja que hay que recorrer despacio si se quiere apreciar el paisaje. Es el mundo rural gallego que rompe con el cliché estereotipado del atraso: buenas y limpias explotaciones agrícolas y sobre todo ganaderas, prados verdes con pistas de acceso, limpieza por doquier. El lugar idóneo para echar la vista atrás e intentar entender la Galicia de otros tiempos es el monasterio de Toxosoutos, a la izquierda según se baja hacia Noia, un paraje que parece de novela y cuya belleza resalta una pequeña “fervenza" o cascada que alegra el río cercano.
En Noia hay que detenerse sin prisas, porque su casco antiguo merece la calificación de sobresaliente. Callejear por él es perderse en el tiempo, sensación interior que cobra más fuerza cuando se recorre con la mirada esa única colección de lápidas gremiales que hacen compañía a la iglesia de Santa María a Nova (del siglo XIV). Otros templos demuestran la gran influencia que tuvo la Iglesia Católica, influencia que irradiaba a un amplio marco geográfico y que tiene sus orígenes en las relaciones con Compostela. Ahí están para atestiguarlo el inacabado San Martiño (siglo XV) y San Francisco.

La vivienda de la “moura"

Tras pasear por la calle de O Curro —y siempre y cuando sea de día—, la siguiente visita debe ser el dolmen de Argalo o Cova da Moura (un kilómetro dirección a Boiro y giro a la derecha para pasar bajo un pequeño arco). Se trata de un monumento megalítico (en torno a los 3.500 años a. C.) excavado en 1980, y del que se dice que albergó a una "moura" con sus hijos. Dando marcha atrás se gana la carretera que, curva tras curva, acerca a Portosín y a Porto do Son, lugares de ambiente deportivo y marinero. Ambos quedan a los pies de unas abruptas montañas que se convierten en inseparables compañeras. Ellas forman la sierra de O Barbanza, donde miles de vacas y caballos salvajes pastan en total libertad.

Una isla en el recuerdo

El castro de Baroña, con sus casas y murallas, es digno de una detenida mirada, ahora más fácil porque el mar ha convertido en península lo que antes era isla. Será la última parada antes de llegar a Corrubedo; el pueblo da nombre a unas dunas que, sin embargo, oficialmente se conocen como "de Olveira". Ese complejo dunar, declarado parque natural, mide más de un kilómetro de longitud y alcanza los catorce metros de altura. Aguiño —llamado en los años sesenta "la Andalucía gallega"— entra en la categoría de pueblo de pescadores, igual que la cercana Santa Uxía de Ribeira, que vive del mar. Esta última es una ciudad de tamaño mediano y con toda clase de servicios.

Eterno Valle-Inclán


A Pobra do Caramiñal alberga varios edificios nobles, pero quizás sea más conocida porque de ella arranca una carretera que asciende hasta A Corutiña y A Curota, miradores en lo alto de O Barbanza que están ligados para siempre a la figura de uno de los mayores escritores españoles de todos los tiempos: Ramón María del Valle-Inclán, natural de esa ría de Arousa que el viajero tiene ahora a sus pies. En A Pobra, la torre Bermúdez ha sido convertida en museo que lleva por nombre precisamente Valle-Inclán.
Si la hora se ha echado encima, entonces habrá que coger la vía rápida. Si no, es posible ir dando un paseo y visitar, más allá de Boiro, el que pasa por ser el enclave más antiguo de la cultura castreña, el de O Neixón Pequeno, algo que es muy difícil de demostrar pero que al viajero le traerá sin cuidado, absorto como estará en contemplar la ría.
Última parada: Padrón. Su casco viejo rivaliza con el de Noia, y con una ventaja: en la localidad está O Pedrón, nada menos que la piedra a la que los discípulos de Santiago amarraron la barca de piedra que en poco más de un soplo los trajo desde Tierra Santa hasta Galicia. Santiago queda muy cerca, y más si se recurre a la autopista.

II. Valles y romanos

La carretera de Santiago a Noia conduce primero a Roxos —una aldea convertida en lugar de lujosas residencias— y desciende hasta Bertamiráns. O en otras palabras, baja a un valle muy fértil que está ligado a la presencia de Rosalía de Castro, pues la que luego iba a ser la más grande poetisa gallega de todos los tiempos vivió en su infancia en una casa de Ortoño que aún se conserva en buen estado. Además, en el fondo del valle se alza la iglesia de Bastavales, cuyas campanas, que se escuchan a gran distancia, fueron inmortalizadas por Rosalía en sus versos. Si se viaja con niños, el valle de Amahía se convierte en el lugar ideal para pasear y andar en bicicleta con ellos. Pero si se desea ver algo más, entonces en el centro de Bertamiráns habrá que desviarse a la derecha y recorrer cuatro kilómetros por O Barreiro y, una vez arriba, girar a la izquierda para ganar Brión, donde Santa Minia —única santa cuyos restos humanos son propiedad privada— es venerada con gran fervor popular.

Altamira, batalla en las alturas

Y un poco más arriba, dejando atrás la iglesia barroca, surgen los airosos restos de una fortaleza medieval. Son las torres de Altamira, levantadas sobre una edificación muy anterior y por cuya posesión se libró la famosa batalla de Altamira. Ahora se han convertido en punto de interés turístico y en el mejor mirador de todo el valle de Amahía, que queda a sus pies. Continuando por esa pista se alcanza la carretera que conduce a Negreira. Conviene tomarse las cosas con calma, porque si no pasará inadvertido el sólido castro de Piñor (a Ia derecha, al lado del asfalto) y se cometerá el error de cruzar el río Tambre.

La intervención divina en Ponte Maceira

En efecto, lo recomendable es no entrar en el puente sino aventurarse por la carretera que nace a la diestra, y así se llegará en poco más de un kilómetro a Ponte Maceira. Es decir, a un viejo puente medieval. Los habitantes del lugar le jurarán que es romano y no les falta una cierta razón.
La Historia escrita dice que desde el norte venían a toda prisa los discípulos del Apóstol Santiago, que no encontraban quien acogiera el cuerpo decapitado de su maestro. Detrás de ellos, los legionarios romanos estaban empeñados en darles caza y, como mínimo, detenerlos. Los cristianos cruzaron Ponte Maceira en el sentido opuesto en que va a hacerlo el viajero; las huestes de Roma ven como, de repente, la obra se viene para abajo y su presa, que segundos antes estaba al alcance de la mano, logra escapar gracias a esa intervención divina.

El pazo de O Cotón


La siguiente parada es Negreira, que tiene una virtud: la parte nueva —en verdad nadie la calificaría de bonita— ha sido levantada apartada de la antigua. Y ésta sí que resulta agradable para el paseo, sobre todo porque el entorno del pazo de O Cotón ha sido muy bien cuidado. Nadie escapa a la tentación de hacerse una foto con un original telón de fondo: la fachada del pazo y el gran arco que cruza toda la calle para abrazar la capilla de San Mauro.
De Negreira hacia el norte se extiende otro fértil valle, el de A Barcala, centro de toda la comarca y uno de los más interesantes para los historiadores porque fue cuna de movimientos agraristas en el primer tercio del siglo XX. De ello quedan numerosos estudios y una memoria colectiva que revive en las viejas y entrañables tabernas. Porque, por desgracia, las iglesias dieciochescas de Seoane y Ordoeste no pueden contar todo lo que vieron. El regreso a Santiago debe hacerse directamente por Negreira y Bertamiráns, excepto que se quiera seguir a Santa Comba y enfilar desde allí a Compostela.

Dónde alojarte en La Coruña
TRYP Santiago Hotel
Santiago de Compostela



Casa de Sixto
Paderne


AC Hotel A Coruña
Coruña (A)

Guárdame en el móvil