Santander, recorrerla es conocerla
Cantabria
Rodeada por el Mar Cantábrico y situada en uno de sus múltiples cabos, encontramos la ciudad de Santander. Esta urbe estructurada en torno a un puerto natural, nos sorprenderá.
Els Blaus de Roses

cantabria, santander, recorrerla es conocerla

Un recorrido por Santander

Rodeada por el Mar Cantábrico y situada en uno de sus múltiples cabos, encontramos la ciudad de Santander. Esta urbe estructurada en torno a un puerto natural, nos sorprenderá por su simplicidad pero asimismo por sus paisajes únicos, sus interminables playas y un sinfín de maravillosos rincones.  

En el corazón de la ciudad
Ya sea llegando en transporte publico o en coche, la mejor manera para empezar a descubrir esta ciudad es empezar por su parte céntrica, donde se ubican algunos de los emblemáticos edificios que caracterizan la ciudad. Hemos de destacar que podemos observar muy pocos restos de su casco antiguo ya que fue destruido en 1941 por un incendio. Situados en la Plaza del Ayuntamiento, ante nosotros se dibuja la Casa Consistorial, actualmente sede del Ayuntamiento de la ciudad. Este edificio fue construido en dos partes, la primera en el año 1907 y la segunda en 1963. Justo detrás hallamos el Mercado de la Esperanza y en frente el barrio más antiguo de Santander, el Cabildo de Arriba.  Lo que nos llama la atención del mercado, tanto a nivel historio como arquitectónico, es que es  una de las grandes muestras de arquitectura en hierro de España, razón por la cual en el año 1977 fue declarado Monumento histórico-artístico.  

Ayuntamiento de Santander
Si nos centramos, a nuestra izquierda podemos localizar la Casa-Museo y Biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo que se construye después de la desaparición de este y gracias a la magnifica colección de libros que poseía. Dentro de la casa - museo, construida en el año 1876 y de tipo afrancesado, podemos contemplar el comedor, la sala de estar, el despacho del hermano de don Marcelino, Enrique, y la habitación de este. Pasear por el jardín o disfrutar de la biblioteca es un placer, mientras nos preside una estatua sedente de Menéndez Pelayo. Muy cercano a esta casa–museo, se encuentra el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS), denominación que adaptó en el año 2011. Este museo, instalado en la Biblioteca Municipal, fue inaugurado en 1909 y alberga ejemplos de esculturas, pinturas y sobre todo su importante colección de los siglos XIX y XX,  y grabados.

Catedral de la Asunción de Nuestra Señora
Descendiendo por la Avenida Calvo Sotelo, no podemos pasar por alto la impresionante catedral de la Asunción de Nuestra Señora que se entreabre ante nosotros. De un estilo gótico, y restaurada totalmente después del incendio, se sitúa solemnemente en un lugar elevado que en la antigüedad fue la entrada del puerto. En la capilla románicas del Santo Cristo, podemos observa, además, los restos del asentamiento romano sobre el que es construido el templo. Será interesante descubrir su historia y curiosear su interior. Cerca de la catedral, también podemos observa el Monumento a la Reconstrucción de Santander de José Cobo, que recuerda la gran tragedia que sufrió la ciudad, representando a siete figuras y un gran grupo alegórico de mármol.  Justo al lado de este monumento, nos permitimos adentrarnos el los Jardines de Pereda, que se levanta sobre el antiguo puerto de la ciudad, transformarnos en un ambiente tranquilo y muy agradable que nos hará disfrutar de la naturaleza de la ciudad. Tanto los jardines como el paseo que lo acompaña fueron nombrados en honor al novelista cántabro José María de Pereda. 

Plaza Porticada
Siguiendo nuestro recorrido por la calle Alfonso XIII, llegamos ante la Plaza Porticada, que se esconde detrás del gran arco que sirve de una de las múltiples entradas que tiene.  Desde el año 2007 esta plaza es precedida por la Estatua de Velarde con la inscripción "Santander a la gloria del héroe. 1880". 

Durante nuestro paseo por la parte céntrica nos podemos encontrar con tres iglesias, que se refugian por las callejuelas de la ciudad. La iglesia de la Anunciación, declarada Bien de Interés Cultural en el año 1992, es un excepcional ejemplo de arquitectura renacentista de Cantabria.  Por su parte, la Iglesia de San Francisco se caracteriza por su arquitectura de corte franquista, destacando sobre todo el pórtico clásico que adorna la entrada. Por último la Iglesia de Santa Lucía, construida a mediados del siglo pasado, nos ayuda a percibir el momento económico y urbanístico por el que estaba pasando la ciudad. La mejor manera para seguir descubriendo lo que guarda el casco viejo de la ciudad es perdernos por sus calles, descansar en alguna de las múltiples terrazas o descubrir todos aquellos edificios y rincones encantadores que nos puede ofrecer Santander. 

Después de disfrutar de toda esta zona, sin duda el olor a mar nos llama y por esa razón no podemos dejar de pasear por el paseo marítimo de la Bahía de Santander y así poder descubrir su puerto, sus esculturas y monumentos, como por ejemplo la Grúa de Piedra, el Palacete de Embarcadero y su sala de exposiciones, el magnifico monumento de José Hierro, harán que disfrutemos de una buena y relajante experiencia durante nuestro paseo.

El bien más preciado
Palacio de la Magdalena
Indiscutiblemente el lugar más encantador de Santander es el Palacio de la Magdalena y toda la zona que lo rodea. Con una extensión de unas 25 hectáreas, esta totalmente rodeado por agua donde encontremos las playas de La Magdalena y Bikini. Debemos saber que se puede acceder libremente  tanto por estas playas como por la Península en un horario de 8 a 22 horas. Durante nuestro recorrido podemos observar unas increíbles panorámicas y la unión sincrónica entre el mar y la naturaleza que rodea el Palacio. Desde aquí tenemos una perspectiva directa con la isla Mouro, una de las más importantes de la costa cantábrica, donde se eleva su faro de Cabo Menor el cual nos impresionará sobre todo si podemos observar el choque de las olas contra la isla.

El Palacio de la Magdalena, regalo a los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia,  es el edificio más emblemático de la ciudad y uno de los más relevantes ejemplos de la arquitectura civil del norte de España.  Situado en lo más alto de la península, se caracteriza por su construcción con sillarejo en los paramentos, disponiéndose sillares de piedra a soga y tizón. Esta es la razón por la que nos da la sensación de que el edifico se forma por la unión de varios cuerpos independientes, pero con una fachada asimétrica en la que se aprecia la alternancia de cuerpos y dos torres octogonales que refuerzan la irregularidad exterior.

Seguidamente, seguro que no nos dejarán indiferentes, las Caballerizas Reales que acaban de completar el conjunto. Construidas en el año 1918  en un estilo ingles inspirado en los pabellones de Osborne House, residencia de la Reina Victoria Eugenia. Hoy en día el uso que se da a las Caballerizas, con un total de 54 habitaciones, es como residencia de estudiantes de la UIMP.

Finalmente esta zona es muy aprovechada en verano para ir a pasear, hacer picnic, tomar el sol en las zonas verdes o disfrutar de las dos playas que acoge. Desde aquí tenemos una preciosa panorámica sobre la zona más lujosa de Santander, el Sardinero. Admirar y visitar sus playas de arena fina y dorada, contemplar las opulentas residencias, el Gran Casino Sardinero o los Jardines de Piquío son opciones a considerar para explorar un poco más la villa.   

Playa de Santander
Un poco más de Santander
Si queremos conocer a fondo la ciudad podemos visitar diversos edificios y monumentos que nos cuentan un poco más de la historia y cultura de la ciudad. En el barrio de Pronillo, un tanto alejado del centro, se sitúa el Palacio de Riva Herrera que esta declarado Bien de Interés Cultural. El conjunto está compuesto por la torre, las murallas y conjunto monumental de la casa noble. Si queremos hacer una visita guiada, es necesario pedir cita previo por teléfono. La fachada del convento de santa Cruz, hoy en día factoría de Tabacalera, es otro de estos edificios dignos de observar, con sus formas sencillas y su cúpula sobre pechinas en la capilla. Los edificios Banco Vitalicio  y Siboney son otros dos que sin duda nos llamaran la atención. El primero es un ejemplo representativo de la arquitectura funcional de principios del siglo XX, mientras que el segundo es uno de los mejores edificios que reflejan el estilo expresionista de Santander. Esta guía es una pequeña pincelada de lo que podemos encontrarnos en esta hermosa y diferente ciudad. Seguro que con su particular ambiente tranquilo y sofisticado disfrutaremos de todas y cada una de sus ofertas turísticas, gastronómicas y de ocio.

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

 

Dónde alojarte en Santander
Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil