Salamanca, lugares con un encanto único
Salamanca - España
La Plaza Mayor de Salamanca es una de las plazas más bellas y grandes de España y uno de los monumentos barrocos capitales del urbanismo y de las arquitecturas peninsulares
Els Blaus de Roses

salamanca - españa, salamanca, lugares con un encanto único

SALAMANCA. LUGARES CON ENCANTO


LA PLAZA MAYOR DE SALAMANCA

Es una de las plazas más bellas y grandes de España y uno de los monumentos barrocos capitales del urbanismo y de las arquitecturas peninsulares.

Unamuno la llamó “corazón henchido de sol y aire”. Es el centro neurálgico de la ciudad, el corazón al que afluyen todas las arterias. En ella late la vida salmantina, es el lugar donde se dan cita salmantinos y foráneos.

Desde 1755, fecha de su construcción por Alberto de Churriguera, la plaza Mayor ha albergado el Consistorio, ha sido mercado, coso taurino, sala de conciertos, escenario teatral, punto de encuentro y lugar de paseo, además de ser testigo de los cambios políticos, socioeconómicos y religiosos que se han producido en España y en Salamanca desde entonces.

Fue y será la esencia de la ciudad. Para comprender la ciudad hay que entrar en ella, dejarse seducir, contemplarla, pasearla, sentarse al “sol que sana”. A ella van a dar todas las puertas que se adentran en la ciudad, hay que descubrirlas y traspasarlas: la Universidad, los Dominicos, La Clerecía, la Catedral y la propia Plaza Mayor como principal puerta de acceso al universo de la ciudad de Salamanca. Cada puerta tiene su voz y todas conducen a un mismo lugar: la ciudad de la verdad y la belleza.

LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

Es uno de los edificios más importantes de Salamanca y una de las joyas del arte renacentista español. La sede universitaria comenzó su andadura en el año 1218 por Alfonso IX de León y más tarde Alfonso X el Sabio, la consolidó como referente frente a las entonces universidades de Oxford, Bolonia y Paris.

Es el humanismo, América, Fray Luis de León, Antonio de Nebrija, Juan de Encina, Francisco de Vitoria, Ignacio de Loyola, Miguel de Unamuno, Dominicos, Jesuitas y Abraham Zacut, las Escuelas Mayores y Menores, la Biblioteca y sus aulas, los Colegios, el Cielo, los estudiantes, sus juramentos...

La joya del edificio es la fachada plateresca realizada con la dorada piedra de Villamayor que se cree pudiera ser un homenaje a los Reyes Católicos y los privilegios que estos otorgaron en varias ocasiones a la institución. En su interior esconde tesoros con una atmósfera genuina como el aula de Fray Luis de León, una espectacular escalera y espacios únicos como la valiosísima biblioteca. Frente a la Universidad se encuentran varias dependencias igual de bellas como las Escuelas Mayores.

CONVENTO DE SAN ESTEBAN. LOS DOMINICOS

San Esteban forma parte del Convento de los Dominicos. De arquitectura renacentista, en su interior destacan obras barrocas, como los retablos y las pinturas murales. El retablo mayor, de 27 metros de altura (1693) es el primero de los Churriguera en Salamanca.

Hay una larga lista de insignes pensadores que compartieron sus claustros: Francisco de Vitoria y su escuela de Salamanca, Domingo de Soto, Melchor Cano, Diego de Deza o aquellos célebres visitantes como Cristóbal Colón, Santa Teresa o San Ignacio de Loyola, que ampliaron, si cabe, la fama del convento. La mayor parte de este grandioso edificio fue fundado, en el siglo XVI, por el cardenal Fernando Álvarez de Toledo, hijo del segundo duque de Alba. En él habitaron Bartolomé de las Casas, Domingo de Soto y Francisco de Vitoria, y a él acudió Cristóbal Colón en busca de apoyo para su viaje, que se haría realidad tras la entrevista con los Reyes Católicos en este mismo lugar.

Es un espectacular monumento que alberga un templo de enormes dimensiones, un precioso claustro de los Reyes, el claustro de Colón y numerosas dependencias todavía hoy habitadas por los Dominicos.

LA CLERECÍA

Edificio monumental barroco erigido por los Jesuitas en el s. XVIII como Seminario. Hoy en día es la sede de la Universidad Pontificia. Se encuentra frente a la Casa de las Conchas, creando un enorme conjunto arquitectónico formado por la iglesia, dos grandes pabellones que inicialmente fueron residencia de estudiantes y religiosos, el claustro que es otra joya del barroco salmantino, y varias dependencias. Todo el complejo arquitectónico, además de definir el perfil de la ciudad, se integra en el tejido urbano de manera sorprendente. La visita a las Torres de la Clerecía ofrece unas vistas impresionantes del casco Histórico.

LAS CATEDRALES

La silueta de las catedrales preside el cielo salmantino y su interior recoge la vida, y la historia de la ciudad y sus ciudadanos. Constituyen otro conjunto histórico –artístico por excelencia ya que se levantan juntas la Catedral Vieja y la Catedral Nueva.

La Nueva, gótica, renacentista y barroca, nace y crece a partir de la otra. La Vieja, románica, respetándola, mimándola, cuidándola, haciéndola más hermosa si cabe. Del silencio íntimo de la Vieja, nace el deseo del diálogo con Dios, la pertenencia a una comunidad. En la grandiosidad de la Nueva, pensada para los grandes rituales, se percibe la pequeñez del hombre y la complejidad del mundo.

En la actualidad, gracias a las políticas turísticas llevadas a cabo en la ciudad, la Torres de la Catedral se presentan como un espacio nuevo que complementa el complejo catedralicio y lo hace si cabe más espectacular. Desde ellas obtenemos distintas miradas hacia el interior de ambos templos y dominamos la ciudad a través de la excelente panorámica que ofrecen sus terrazas.

CASA DE LAS CONCHAS

Se trata de uno de los palacios más populares de Salamanca y una de las mejores muestras de la arquitectura gótica civil española. La hizo construir, en los últimos años del siglo XV y primeros del XVI, Don Rodrigo Arias Maldonado, afín a los Reyes Católicos y caballero de la Orden de Santiago. Las conchas son el principal motivo ornamental de la fachada. Emblema utilizado (la concha) en la heráldica de su esposa, símbolo del amor y motivo de la orden de Santiago a la que él pertenecía, quizá motivos que podrían justificar la utilización de dicho símbolo.

LA PURÍSIMA

La Purísima es una iglesia conventual patrocinada por el conde de Monterrey, quien encargó la construcción a los artistas italianos Bartolomeo Picchiatti (arquitectura) y Cosimo Fangazo (tallado de mármol). Las obras duran de 1635 a 1685. En el exterior destacan la cúpula y la fachada. 

En el interior del templo destaca una espectacular colección de pintura barroca cuya obra más significativa es la Inmaculada de Ribera.

PALACIO DE MONTERREY

Del siglo XVI y actual propiedad de los Duques de Alba. Fue construido como casa del mayorazgo de los Fonseca en el siglo XVI por el conde de Monterrey con diseño de R. Gil de Hontañón. Sólo se terminó una de las cuatro alas proyectadas para este inmenso edificio. A pesar de estar inacabado se convirtió en un modelo arquitectónico nacional.

CONVENTO DE LAS DUEÑAS

Palacio fundado en 1419 y posteriormente donado para convertirlo en Convento de las religiosas de la orden de Santo Domingo. Desde su fundación, las monjas (de este Monasterio de Sta. María de las Dueñas o de la Consolación), han dedicado toda su vida a la oración, estudio y trabajo. El claustro que alberga, a parte de su belleza estética, da fe de esta vida de retiro y de paz interior.

EL PUENTE ROMANO

La puerta de entrada a la ciudad. El Puente Romano. Forma parte de la Vía de la Plata, calzada romana que enlazaba Emérita Augusta (Mérida) con Astorga. Fue construido por los romanos para cruzar el río Tormes y de esta manera, acceder a la ciudad de Salamanca. La construcción data del siglo I y se le atribuye a Trajano. Tiene 26 arcos, aunque de la construcción romana solo quedan 15 en la margen derecha. Desde el Puente Romano hay una hermosa vista de la ciudad sobre el río Tormes.

MUSEOS DE SALAMANCA

La oferta museística como corresponde a una Ciudad de la Cultura es importante. Salamanca cuenta con gran número de museos y colecciones concentradas en el centro monumental.

ESPACIOS VERDES

Salamanca invita al paseo no sólo por sus calles; el río, el Huerto de Calixto y Melibea, y los parques repartidos por la ciudad - históricos y de ocio -, ofrecen otra imagen más fresca de Salamanca. Un verde que resalta frente al dorado de la piedra de Villamayor. En la actualidad, la ciudad cuenta con dos millones de metros cuadrados de zonas verdes.

SALAMANCA, CIUDAD DE LA CULTURA

Una Ciudad de Cultura moderna ofrece mucho más que su patrimonio artístico, y para ello está dotada de buenas infraestructuras culturales. Salamanca cuenta con nuevas infraestructuras como, el Teatro Liceo, el Centro de Artes Escénicas y de la Música, el Domus Artium, Pabellón multiusos “Sánchez Paraíso”, el Museo de Automoción...

RUTA DE LOS CONJUNTOS HISTÓRICOS DE LA PROVINCIA DE SALAMANCA

Todo territorio tiene sus columnas, los anclajes sobre las que se asienta, despliega y adquiere sentido. En el nuestro, en Salamanca, los conjuntos históricos ejercen ese papel.

Comienza el itinerario en Salamanca, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, compendio de estilos y ambientaciones, en resumen un auténtico museo al aire libre. Hacia el oeste, el curso del río Tormes nos lleva a Ledesma, la antigua Bletisama romana, revelan secretos bajo los escudos de sus casas señoriales. Ya en territorios fronterizos, la esbelta torre del castillo de San Felices de los Gallegos rompe el perfil de un conjunto único donde el medievo parece detenido.

Palacios, casonas, iglesias y catedral... Ciudad Rodrigo late tras su recinto amurallado, regalando al viajero sensaciones únicas. Siguiendo en el sur, en plena Sierra de Francia alcanzamos la mayor densidad patrimonial con cinco municipios catalogados: San Martín del Castañar, La Alberca, Mogarraz, Sequeros y Miranda del Castañar, sabios y diferenciados compendios de arquitectura popular y tradiciones.

Montemayor del Río, desde su imponente castillo, vigila el paso meridional de la Calzada de la Plata, también declarada conjunto histórico. A las faldas de la sierra, Candelario esconde un intrincado laberinto de luces, sonidos de agua y calles empinadas. Ya en el valle, la ciudad de Béjar muestra orgullosa su pasado árabe, judío y ducal. En tierras cerealistas del levante se yergue Peñaranda de Bracamonte, ejemplo de plazas porticadas llenas de sabor castellano.

ESPACIOS NATURALES

- Arribes del Duero.
- Las Batuecas - Sierra de Francia.
- Sierra de Candelario.
- Las Quilamas.
- Humedales.

Dónde alojarte en Salamanca


Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil