Poitou - Charentes, su tesoros
Francia
Poitou-Charente es una región rica en monumentos históricos, sobre todo en construcciones románicas. Las ciudades de arte y de historia, las joyas del arte románico o incluso las fortificaciones costeras...
Els Blaus de Roses

francia, poitou - charentes, su tesoros

GRANDES RUTAS.
El triunfo del románico: El camino de Santiago


Durante los siglos XI y XII lo que hoy conocemos como la región de Poitou-Charentes vive una edad de oro. A medio camino entre el norte de Europa y Santiago de Compostela, se convertirá en paso obligado de peregrinos, comerciantes y viajeros que traerán una gran prosperidad a la zona y un característico estilo de arquitectura, el Románico. Se han catalogado hasta 600 iglesias construidas o reformadas en ese estilo en toda la región. Casi todas, de una u otra forma, estuvieron relacionadas con el mundo de las peregrinaciones y muy en particular con ese fenómeno socio-cultural que conocemos como el Camino de Santiago.

EL CAMINO DE SANTIAGO: LA VÍA TURONENSIS

Entre los muchos caminos posibles para seguir « La Vía Láctea » que conducía hasta Galicia, la más popular e institucionalizada era, y sigue siendo el Camino Francés y muy en particular la Vía Turonensis que viene del norte de Europa y pasa por Tours antes de cruzar nuestra región. Es tal su importancia que ha sido declarada en su conjunto Patrimonio de la Humanidad. Dentro de la región Poitou-Charentes cuenta con seis etapas clave:

POITIERS
Uno de los puntos culminantes de todo el camino, al ser la cuna del cristianismo en Francia y al contar con varias iglesias donde se veneraban reliquias muy importantes, como St-Hilaire-le-Grand, Notre-Dame-la-Grande y la Catedral de St-Pierre pero también Ste-Radegonde o St-Porchaire.

MELLE
Aunque su actual apariencia apenas nos hace suponer su importancia en la Antigüedad y la Edad Media, esta población tuvo un enorme protagonismo durante siglos al contar con importantes minas de plomo y plata en sus alrededores, y a su vez varias iglesias de estilo románico que atraían peregrinos. Dos de ellas están especialmente vinculadas al Camino de Santiago : St-Hilaire que formaba parte de un santuario benedictino y es famosa por la figura ecuestre que aparece en su fachada lateral izquierda. En el interior hay que fijarse en las preciosas esculturas de sus capitales que se relacionan con las que también se pueden ver en el interior de la iglesia de St-Pierre. Completa el conjunto románico, la iglesia desacralizada de St-Savinien que es sede de un festival de música en junio.

AULNAY
Al noroeste del pueblo de Aulnay-de-Saintonge, en un paraje intensamente romántico rodeado por los cipreses de un viejo cementerio, se encuentra la iglesia de Saint-Pierre, una de las obras maestras del Románico con mayúsculas, destacando sobre todo por su decoración escultórica, tanta en las diferentes fachadas, como en el interior y capiteles. Dicen que aquí se puede seguir una lección de iconografía, repasando todos los temas favoritos de los artistas medievales del Poitou.

SAINT-JEAN-D’ANGÉLY
De la antigua abadía que se construyó para acoger las reliquias del cráneo de San Juan Bautista y que luego se convertiría en un centro de peregrinaciones, sólo quedan retazos pero este lugar sigue teniendo un enorme poder de fascinación gracias a su historia, el emplazamiento en el que se encuentra y el pueblo que lo rodea, con su laberinto de callejuelas y sus famosas plazoletas de forma triangular que se conocen como « cantons ».

SAINTES
Es otro de los grandes centros de peregrinación por derecho propio del Camino, gracias a contar con los restos de San Eutropio para los que la orden benedictina amplio su iglesia creando la espectacular Saint-Eutrope, la iglesia de peregrinación más perfecta de toda la región. También se puede visitar la Abbayeaux-Dames, el modelo de muchas de las iglesias de la regió.

PONS
A esta pequeña población de apenas cuatro mil habitantes se viene a ver la antigua Torre del Homenaje de su Castillo pero en sus alrededores se encuentra el Hospital de Peregrinos mejor conservado de toda la región. Estaba unido, por un curioso pasaje abovedado, a la iglesia de Notre-Dame-del’Hôpital-Neuf construida en el S.XII que hoy alberga un Museo Histórico dedicado a los señores de Pons, antiguos propietarios y benefactores de la zona.

Entre las otras muchas poblaciones relacionadas con el Camino de Santiago, al estar situadas de forma estratégica en alguna de la principales rutas secundarias, cabe destacar :

LA RUTA DEL NORTE

THOUARS
Construida sobre un promontorio rocoso que bordea el río Thouet, todavía conserva un casco viejo con marcado aire medieval, varios palacios pero sobre todo la iglesia de St-Médard que llama la atención por la fuerza de la decoración de su fachada, en el más puro estilo románico.

ST-JOUIN-DE-MARNES
En pleno corazón del hermoso valle del Thouet se encuentra en perfecto estado de conservación la iglesia de una antigua abadía, construida a principios del S.XII siguiendo las direcciones estilísticas de Saintonge.

AIRVAULT
Muy cerca de la anterior tampoco hay que perderse, en el mismo valle, la magnífica iglesia de St-Pierre que aunque fue reformada en estilo gótico todavía conserva muchos elementos románicos originales.

PARTHENAY
A pesar de que no se encontraba en la Via Turonensis, esta pintoresca población con sabor medieval, estuvo muy relacionada con las peregrinaciones, como lo indican sus iglesias, y la puerta dedicada a Santiago (St-Jacques) que todavía se conserva en sus murallas.

LA RUTA DEL ESTE

CHARROUX
Incluso antes del que comenzaran las peregrinaciones a Santiago, la Abadía de San Salvador ya era conocida en toda Francia por contar con las reliquias de la Cruz de Cristo. Más tarde se convertiría en un punto importante del Camino a pesar de encontrarse fuera de su trayectoria. Vale la pena conocer su extraña planta, una fusión entre la cruz latina tradicional y la planta circular de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalem.

ANGOULÊME
Su Catedral de Saint-Pierre era y es uno de los hitos del arte románico francés, y punto obligado de los peregrinos que pasaban por la región.

Las iglesias pintadas en Vienne

Dentro del extraordinario patrimonio románico con que cuenta nuestra región, merece un capítulo a parte las iglesias cubiertas de frescos que se pueden admirar en el actual departamento de Vienne y muy en concreto, a lo largo del valle del río Gartempe.

La obra maestra del conjunto es sin duda la abadía de St-Savin en el pueblo del mismo nombre, declarada Patrimonio de la Humanidad por derecho propio, al ser uno de los monumentos más importantes de esa época del oeste de Europa. Aunque algunas de las pinturas fueron destruidas durante los diferentes saqueos que ha sufrido el edificio, las que han llegado hasta nosotros son muestra suficiente (cerca de quinientos metros cuadrados) para admirar una de las grandes obras pictóricas de la Edad Media francesa. Las pinturas del nartex nos cuentan el Apocalipsis mientras que las de las bóvedas, alternan historias del Antiguo y Nuevo Testamento, utilizando una riquísima gama de colores y un estilo muy depurado.

Muy cerca de allí y siguiendo el curso del río, se pueden ir descubriendo otras pinturas medievales : en la iglesia románica de Saint-Germain, a 2 km ; en Notre-Dame d’Antigny, a 3 km donde todavía se conserva del S.XII una insólita « Lanterne des Morts » aunque los frescos ya son de estilo gótico ; en una capilla funeraria del cementerio de Jouhet también de estilo gótico, representando un grupo de pastores, en una curiosa natividad ; en la cripta de la iglesia de Sainte-Catherine en Montmorillon ; en el oratorio de la iglesia de Bois-Morand además de en el interior del castillo de Touffou y en el de Pruniers que llaman la atención por su influencia hispano-mudéjar.

Aunque ya fuera del valle, pero siempre en Vienne, nadie debería perderse las pinturas encontradas en la iglesia prerrománica de Saint-Pierre-les-Églises que muchos identifican con el estilo carolingio.

LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE LA REGIÓN

Una forma distinta de conocer Poitou-Charentes es seguir la ruta de sus pueblos más atractivos y espectaculares.

En el departamento de Charente, que se identifica con el país del Cognac destaca:

AUBETERRE-SUR-DRONNE

Un minúsculo pueblo colgado sobre una de las riberas del río Dronne en los confines meridionales de la región donde parece que el tiempo se haya detenido. Lo más curioso es su iglesia rupestre excavada en los acantilados, la más alta de Francia, dedicada a Saint-Jean y de estilo románico, como su otra iglesia de Saint-Jacques profusamente decorada con esculturas de influencia árabe que demuestra su vinculación al Camino de Santiago.

En el departamento de Vienne donde se encuentra Poitiers hay que destacar:

ANGLES-SUR-L’ANGLIN

Construido sobre un vertiginoso promontorio, fue famoso durante siglos por el trabajo de sus bordadoras aunque ahora atrae a miles de visitantes sobre todo, por su buen estado de conservación y su inconfundible estampa coronada por las ruinas de un viejo castillo que parece salir de un cuento de hadas. En su entorno se va abrir un gran museo dedicado al arte magdaleniense que tiene su base en las rocas esculpidas que se han encontrado en la zona de esa época.

CHAUVIGNY

Fundado por los obispos de Poitiers, en un promontorio rocoso hacia el año mil, no tardó en crecer y convertirse en un lugar estratégico con nada menos que cinco castillos de los que todavía quedan importantes restos.

Los mejor conservados son los de Harcourt donde cada verano se celebran exhibiciones de cetrería en el marco de « Les Géants du Ciel » (Los gigantes del cielo) y el de Gouzon que alberga en la actualidad el Museo Arqueológico. Vale la pena seguir un recorrido de 7 km que permite ir descubriendo todos sus rincones más secretos.

Y quien disfrute del ciclismo puede seguir un sendero que se ha habilitado a lo largo de una antigua vía ferroviaria que recorría la comarca.

En el departamento de Charente-Maritime se pueden distinguir dos grupos, dos pueblos en la Isla de Ré y otros dos, cercanos a la Gironde.

ARS-EN-RÉ

Uno de los pueblecitos más curiosos y emblemáticos de la isla es sobre todo conocido por el campanario blanco y negro de su iglesia.

LA FLOTTE-EN-RÉ

El ejemplo perfecto del puerto pesquero tradicional de esta costa, con sus casitas de pescadores de color blanco « eternamente » cubiertas de flores, mirando como bailan los barcos a pesar de estar amarrados al muelle.

MORNAC-SUR-SEUDRE

Una de las capitales de la ostricultura de la región ha sabido mantener sus señas de identidad a través de una arquitectura tradicional modesta pero con una fuerte personalidad, caracterizada por sus casas de color blanco y ventanas verdes o azules. Vale la pena subir a lo alto del campanario para ver el conjunto, a vista de pájaro. En su entorno se pueden recorrer los curiosos campos de ostras que salpican la desembocadura del río Seudre.

TALMONT-SUR-GIRONDE

El pueblo más emblemático de la ribera norte del Gironde se adentra en el estuario y es famoso por su iglesia románica dedicada a Santa Radegunda que parece que estuviera colgada de los acantilados.

Vale la pena pasearse por sus callejuelas, sin perder nunca de vista el brazo de mar que la separa de Aquitania. Es el lugar perfecto para explorar esta costa cuajada de cuevas como las que se pueden visitar en la cercana Meschers-sur-Gironde y yacimientos arqueológicos, como el de la antigua ciudad romana de Fâ.

Las Noches Románicas

Durante los meses de julio y agosto tiene lugar cada año un curioso festival de música, teatro, danza y artes plásticas que al celebrarse en las principales iglesias románicas de la región, da una oportunidad de conocer de otra forma, este extraordinario patrimonio, casi siempre al atardecer, cuando muchas de ellas se iluminan.

CON MUCHO ARTE Y MÁS HISTORIA

Entre el centenar de ciudades y comarcas francesas merecedoras de estar incluidas en el selecto club de « Villes et Pays d’Art et d’Histoire » una decena se encuentran en la región de Poitou-Charentes. Son especialmente conocidas localidades como Poitiers, Cognac, Saintes, Royan y Rochefort de las que ya hemos destacado el interés de su patrimonio pero hay otros muchos tesoros escondidos por todo el territorio.

Se puede comenzar explorando el « Pays de Parthenay » centrado en su capital del mismo nombre, situada en el norte del departamento de Deux Sèvres. Llama la atención por su castillo, sus iglesias románicas relacionadas con el Camino de Santiago pero también por sus palacios renacentistas.

Por otra parte en el cercano « Pays Thouarsais» destaca el Castillo de los Duques de Tremoille en Thouars, uno de los de mayores dimensiones del siglo XVII pero así mismo, espectaculares templos románicos como el de Laon.

En el sur del mismo departamento, hay que destacar Melle y el « Pays Mellois » donde no hay que perderse sus curiosas minas de plata de época de los reyes Francos y de nuevo, tres iglesias excepcionales de los siglos XI y XII. Pero tampoco hay que olvidarse en Deux Sèvres de conocer pueblos tan curiosos como Oiron, Arçais o Coulon.

En Charente por su parte, se ha incluido el« Pays del Angoumois » del que ya hemos llamado la atención de su capital Angoulême y el « Pays Confolentais » conocido por las pintorescas viviendas medievales del casco antiguo de Confolens, su principal población.

Y aun habría que citar el « Pays Montmorillonnais» enclavado en el departamento de la Vienne, famoso por sus iglesias cubiertas de frescos y sus numerosos pueblos fortificados.

GASTRONOMÍA

Sabores del mar y de la tierra

Esta región es famosa por la calidad de sus ostras de Marennes-Oléron pero tampoco hay que olvidarse de otros manjares como las cigalas, rodaballos y lenguados que se pescan en su costa pero en especial sus mejillones, sobre todos los que se conocen como « Moules de Bouchots », que se crían en esa zona privilegiada entre las islas de Ré, Oléron y los puertos de Fouras, Brouage y Charron donde se dice que comenzó a desarrollarse esta industria en la Edad Media. Los amantes de los pescados de agua dulce deben probar la «bouilliture» la especialidad de la comarca del Marais Poitou, hecha a base de anguilas al vino tinto aromatizado con hierbas.

De tierra adentro son mundialmente conocidos sus caldos pero no se quedan atrás en prestigio, su deliciosa mantequilla, la favorita de muchas grandes chefs y sus exquisitos quesos de cabra. El « Chabichou » es el más conocido pero hay otros muchos que se van descubriendo en un viaje por Poitou-Charentes.

Otro elemento fundamental en la cocina regional es el cordero que se cría sobre todo en el este de la región, teniendo en Montmorillon su principal centro productor. Tampoco habría que olvidarse en el capítulo de carnes, de la de buey, característica de la zona de Parthenay.

ESPECIALIDADES

El « Farci Poitevin » que se prepara con verduras de primavera, acompañándolas de tocino frito, pan rallado y huevo.
Las « Potée de Cagouilles », un guiso que tiene como principal ingrediente caracoles.
El « Tourteau fromagé », un suflé de queso que llama la atención por su su oscuro gratinado, casi negro.
El « Broyé du Poitou », una galleta de mantequilla muy sabrosa.

Y entre las delicias locales que se pueden llevar como recuerdo:
Los « macarons » de Montmorillon.
Las « angéliques » de Niort.
Las « marguerites » y « duchesses » de Angoulême.
Las « nougatines » de Poitiers.
Las frutas de « Cognac » de la ribera del Charente.
El Cognac y el Pineau des Charentes.

ALOJAMIENTOS CON ENCANTO PARA EXPERIENCIAS INOLVIDABLES

Muchos de los alojamientos que se ofrecen en la región derrochan encanto y son el complemento perfecto cuando se sigue algunas de las grandes rutas por Poitou-Charentes. Ya sea en las ciudades, en los pueblos, en la costa o incluso en mitad del campo, se pueden encontrar hoteles singulares y casas rurales con personalidad propia.

Hoteles

No importa la categoría, ni el número de estrellas, hay hoteles para todos los presupuestos con un alto nivel de calidad y sabor local. No es ninguna casualidad que todos los grandes clubs de calidad, como Logis Inter Hotels, Relais du Silence, Relais Châteaux, Châteaux et Hôtels de France estén ampliamente representados en la región, habiéndose creado incluso una marca de calidad local Hôtels « Esprit de Poitou-Charentes » que aseguran el apego del establecimiento a la tradición y la cultura de la zona.

Casas de huéspedes pero tambien castillos

La asociación « Bienvenue au Château en France de l’Ouest » (Bienvenido a un castillo en el Oeste de Francia) propone una serie de experiencias en edificios singulares donde los propietarios se ofrecen a compartir sus propiedades y su amor por esta tierra con los huéspedes que se alojan con ellos.

Casas rurales

Una de las formas más agradables de conocer la región es alojándose en algunas de las muchas casas rurales que salpican su geografía. Las hay de todo tipo.

Se puede alquilar « un gite » por semana o simplemente pasar una noche en compañía de sus propietarios en « una chambre d’hôte », a lo mejor colaborando en las labores del campo, o simplemente disfrutando del paisaje y el entorno.

La mayoría forman parte de estas tres asociaciones : « Gîtes de France », « Clévacances» y « Accueil Paysan ».

POITOU-CHARENTES CON NIÑOS

La región Poitou-Charentes es ideal para viajar en familia. Hay docenas de atracciones, parques, faros y castillos donde niños y mayores pueden dejarse seducir por un sinfín de actividades.

EN COMPAÑÍA DE ANIMALES: EN EL BOSQUE, EN LA SELVA Y EN LAS PROFUNDIDADES DEL MAR

FUTUROSCOPE
El Parque Temático Europeo de referencia en todo lo que se refiere al mundo audiovisual

Acuario de la Rochelle. Francia
ACUARIO DE LA ROCHELLE
Es uno de los acuarios más grandes y complejos de Europa, albergando a más de 12.000 animales marinos de todos los mares y océanos. Cada año hay novedades. Su restaurante panorámico con vistas al Puerto Viejo de La Rochelle tiene acceso directo desde el exterior y es uno de los lugares más atractivos del barrio marinero de la ciudad

ZOO DE LA PALMYRE
Situado en un inmenso bosque de pinos y encinas cercano al mar, es uno de los más famosos de Europa y sin duda uno de los más hermosos de Francia. Lo más espectacular es el recinto de los osos polares y el del gorila de las llanuras pero tampoco hay que perderse las exhibiciones de los leones marinos y la multitud y variedad de papagayos y cacatúas con que cuenta el parque.
Otra curiosidad es Nocturama : una impresionante cueva artificial donde se ha recreado la noche en pleno día manteniéndose un grado de humedad y una temperatura constante de 24ºC para albergar un colonia de cientos de murciélagos. El zoo participa activamente en programas de conservación relacionados con especies en extinción como la reintroducción en su habitat natural del tamarino de capa dorada en Brasil o los erizos gacelas de Túnez.

LA VALLÉE DES SINGES
Un lugar único en Francia situado al sur de Poitiers, en Romagne donde se puede entrar en contacto directo con más de treinta tipos de primates (cerca de cuatrocientos animales en total) que viven en completa libertad en un medio natural de una quince hectáreas. Es el mayor espacio dedicado a chimpancés de Europa y el de mayor tamaño de Francia para los gorilas. Se puede compartir con los animales el momento en que son alimentados. Desde su inauguración han nacido trescientos animales, incluidos ocho gorilas que se crian sin ningún problema.
A través de varias exposiciones se puede seguir la llegada de un nuevo animal al parque o el nacimiento de Kwanza, uno de los gorilas más populares. Por otra parte el parque incluye una mini granja donde los más pequeños pueden acariciar animales domésticos como cabras y ovejas.

MARAIS AUX OISEAUX
En Dolus d’Oléron existe un parque muy singular donde de una forma pedagógica se presenta el universo de las aves tanto de las domésticas, como las salvajes, poniendo un énfasis especial en las de la región. Desde un observatorio a 9 m de altura se pueden ir descubriendo cada una de las especies, analizando sus características y su comportamiento.
Por otra parte se organizan excursiones para conocer estas aves en su propio habitat dentro de los diferentes parques naturales de la región.

ZOODYSSÉE
Situado cerca de Niort y del Marais Poitevin, este zoo es el primero en Francia que consigue la certificación ISO por su sensibilidad con el medio ambiente. Está especializado en fauna europea y mediterránea. Sus animales viven y se desarrollan en plena libertad en grandes extensiones de terreno. Entre las novedades de este año destaca la inauguración de un espacio dedicado a los monos « magots », una especie en peligro de extinción que se encuentra sobre todo en las montañas del Atlás marroquí. Se organizan numerosas actividades pedagógicas de interrelación con los animales para niños de todas las edades.

CANOPY EN EL PARQUE DE GRAVION
Este parque enclavado entre los valles del Clain y del Miosson, en Saint-Benoît, Charente está especializado en todo tipo de actividades y aventuras en el bosque. Se han preparado cinco circuitos diferentes para niños de diferentes edades y con mayor o menor ganas de emociones. Desde el recorrido « bambins » para los más pequeños al circuito Rojo, cada uno encontrará su nivel adecuado. A partir de este año se abre también por la noche, añadiendo un grado a la aventura, al ser obligatorio que los participantes lleven un casco con linterna.

FERME DE DIENNÉ
Muy cerca de Futuroscope, a 20 mm de la Autopista A10 se esconde este enorme parque dedicado al deporte y a la aventura, destacando sus actividades ecuestres. Incluye además un pequeño zoo donde se pueden ver animales como los yacks o los cebús y ofrece la posibildad de alojarse en diferente tipo de alojamientos ecológicos, incluyendo habitaciones en los árboles o la posiblidad de dormir en una « yurta » de la estepas de Mongolia.

EL AGUA COMO HORIZONTE

Por el mar, los ríos, los canales pero también por los lagos, se ofrecen mil oportunidades de navegar por la región.

Navegar en Charente. Francia
SIGUIENDO EL CURSO DEL CHARENTE
Además de poder alquilar una embarcación y así navegar en plena libertad a lo largo del río se ofrecen docenas de oportunidades de recorrerlo en otro tipo de embarcaciones, como viejas gabarras que en otros tiempos sirvieron como medio de transporte para el preciado cognac y que ahora se han convertido en un original medio de transporte pero también barcos eléctricos, como los curiosos « Santons » que surcan las aguas de Saintes.

EXPLORANDO EL OCEANO
Hay media docena de compañías marítimas que ofrecen la oportunidad de explorar de todas las formas posibles ese trozo de mar entre las islas de Ré y Oléron, cuajado de fuertes y castillos tan grandiosos y espectaculares - como el Fort Boyard, el Fort Louvois o el Château d’Oléron – que durante siglos fue el más protegido e inaccesible de la costa atlántica francesa al albergar el principal astillero de la Armada.

EL SILENCIO DE LOS LAGOS
Muy cerca de las termas de Chassenon, en los confines de lo que se conoce como la Charente Limousine, se encuentran dos curiosos lagos de agua dulce : el de Lavaud y el de Mas Chaban, 400 hectáreas de agua rodeadas de playas de arena fina donde es posible bañarse, practicar remo o winsurf pero donde también hay embarcaciones de recreo que se deslizan por estas aguas tranquilas y permiten disfrutar de este ambiente de paz y tranquilidad.

POR UN LABERINTO DE CANALES
La mejor forma de explorar el Marais Poitevin es sin duda en barco, en botes de fondo plano que nos dejan adentrarnos en esta selva intensamente verde que nunca cesa de asombrar a los viajeros.

AL RITMO DE UN SILBATO

En la región se puede viajar en alta velocidad pero también en media docena de trenes turísticos que nos llevan a otra época y que harán las delicias tanto de los más pequeños, como de los mayores.

LE TRAIN DES MOUETTES (El tren de las gaviotas)
No hay mejor forma de recorrer los 21 km que separan La Tremblade de Saujon en la desembocadura del río Seudre, en Charente-Maritime que subiéndose en este antiguo tren de vapor que todavía utiliza vagones de época. A mitad de camino para en Mornac-sur-Seudre, uno de los pueblos más hermosos de la región y más tarde en Chaillevette, uno de los centros más importantes dedicados a la ostricultura de la zona. Permite descubrir a lo largo del camino unos paisajes marinos insólitos donde conviven salinas, canales y plantaciones de ostras entre campos de cultivos, conociendo la enorme variedad de aves que habitan la zona incluidas las gaviotas que dan nombre a este tren.

LE PETIT TRAIN DE ST-TROJAN
Una forma original de recorrer Oléron es a través de este mini tren que utiliza vías de 60 cm y atraviesa en diagonal el sur de la isla, cruzando bosques, bordeando la bahía de Gatseau para luego desembocar en las majestuosas dunas del litoral en la playa de Maumusson.

LE PETIT TRAIN DU CHÂTEAU D’OLÉRON
No es un verdadero tren pero lo parece y permite recorrer sin esfuerzo la ciudadela de la antigua capital de Oléron conocida por sus impresionantes baluartes diseñados por Vauban y por su Puerta Real. También pasa por el puerto cuajado de barcos de pesca y por los cercanos campos de ostras.

LE PETIT TRAIN PIBALOU
Una forma distinta de conocer el Marais Poitevin a través de este mini tren turístico que recorre este paraíso en verde en torno a Coulon.

LOS GUARDIANES DE LA COSTA

Charente-Maritime cuenta con uno de los conjunto de faros más espectaculares de toda la costa francesa. No todos son visitables pero están siempre situados en lugares insólitos.

LES BALEINES
En el extremo norte de la isla de Ré llama la atención esta estructura de 56 m que en el S.XIX substituyó otro faro diseñado por Vauban del que todavía se puede ver el Semáforo que construyó a pocos metros en 1682. Se ha abierto un museo monográfico dedicado al mundo de los faros y vale la pena pasarse por su excelente librería y tienda de recuerdos.

LA COUBRE
Marcando, en el extremo norte de la península de Arvert, el límite entre el estuario de la Gironde y el Océano Atlántico esta torre pintada en blanco y rojo de 64 m es una de las referencias más emblemáticas de esta costa. No se visita pero vale la pena ver su silueta dominando la zona.

VALLIÈRES
Sólo mide 36 m pero al estar situado en lo alto de un acantilado dominando el puerto de Saint-Georges-de-Didonne este faro de piedra y planta cuadrada de finales del S.XIX se ve a decenas de kilómetros y es una de la referencias del estuario de la Gironde. No se visita.

TERRE-NÈGRE
A mitad de camino entre Saint-Palais-sur-Mer y el el cabo de la Grande Côte este faro de 26 m y construido en 1836 hace soñar a todos los que se acercan a esta parte de la costa de la Gironde famosa por sus extensas playas de arena. No se visita.

EL FARO DE LA ISLA DE AIX
Nadie que visite esta preciosa isla deja de enamorarse de este faro de 1889 que ha protegido desde entonces a barcos y marineros que han surcado las aguas entre la isla de Oléron y la de Ré. No se visita.

CHASSIRON
Con sus 46 m de altitud este faro pintado en blanco y negro está situado en el extremo norte de la isla de Oléron, dominándose desde su cima después de ascender 226 escalones, gran parte de la isla. Fue construido en 1836 aunque sus orígenes se remontan al S.XVII. En su base se ha diseñado un jardín en forma de compás o rosa de los vientos.

EL REY DE LOS FAROS : CORDOUAN
Aunque este faro de 68 m, el más grandioso y espectacular de toda la costa, en mitad de la Gironde, no pertenece técnicamente a Charente Maritime, tiene acceso directo desde Royan a través de un servicio marítimo. Se puede visitar. Cuenta con seis pisos incluyendo su propia capilla iluminada por vidrieras.

Poitou-Charentes. Francia
CASTILLOS DE CUENTO DE HADAS

Aunque menos conocidos que los de la Loire, en Poitou-Charentes hay más de un centenar de castillos donde escoger ; castillos medievales, castillos renacentistas o barrocos pero también castillos para soñar y creerse protagonistas de una novela de caballería o de un cuento de Perrault.

CHÂTEAU DE LA ROCHEFOUCAULD
Sin duda uno de los castillos más grandiosos de Francia, está construido en un promontorio dominando el río Tardoire en lo más profundo de la Charente Limousine. Su arquitectura es un compendio de estilos que se prolonga durante cerca de ocho siglos lo que no resta monumentalidad al conjunto. El castillo está lleno de rincones secretos que maravillarán a los más pequeños, como las grutas de Melusina, un curioso laberinto de corredores sobre los que reposan los cimientos del castillo.

Castillo de la Roche-Courbon. Francia
CHÂTEAU DE LA ROCHE-COURBON
A medio camino entre Saintes y Rochefort, este es uno de los castillos más hermosos y la quinta esencia del castillo francés. Fue construido en el S. XV aunque dos siglos más tarde se transformaría en el lujoso palacio que podemos disfrutar hoy en día, rodeado de magníficos jardines y preciosos estanques que se pierden en el horizonte. Con vista a entretener a los más pequeños, se propone descubrir antiguos juegos practicados en la corte de los reyes Luis XIII y Luis XIV pero también otros más modernos, después de haber pedido permiso a Arthur, el eterno guardián del castillo.

CHÂTEAU D’OIRON
Entre Thouars y Loudun, en el extremo norte del departamento de Deux-Sèvres surge como una aparición el que posiblemente sea el castillo más curioso y elegante de la región donde la familia Gouffier se rodeó durante siglos de los artistas más notables de cada época que fueron dejando una colección de obras de arte apabullante, incluidas varias galerías enteramente pintadas y multitud de colecciones maravillosas de insectos, objetos raros y curiosidades de todo tipo que en la actualidad han tenido una continuación, gracias a haberse convertido en un museo de arte contemporáneo.

NATURALEZA Y ECOTURISMO

LAS RESERVAS NATURALES

Poitou-Charentes ha sido pionera en la protección de su territorio y en encontrar soluciones ecológicas y sostenibles con el medio ambiente, tanto en las ciudades como La Rochelle que ha servido de modelo para otras poblaciones francesas, como en el medio rural y la costa. Toda la región está salpicada de reservas naturales y espacios protegidos donde disfrutar de una naturaleza salvaje.

Reserva Natural de Lilleau des Niges. Francia
RESERVA NATURAL DE LILLEAU DES NIGES
Situada en el extremo norte de la isla de Ré, en Fier d’Ars, aquí se puede descubrir un paisaje de marismas y pantanos influenciados por el entorno marino donde muchas aves autóctonas pero también migratorias, han encontrado refugio. En la Maison du Fier se ha instalado un centro de interpretación donde se organizan excusiones por la reserva y se cuenta las características geográficas de la isla, haciendo hincapié en su flora y su fauna.

El estuario de la Gironde. Francia
PARQUE DEL ESTUARIO
A orillas del estuario de la Gironde se ha creado este parque abierto a todos que incluye un amplio programa pedagógico para dar a conocer los diferentes ecosistemas y la riqueza de flora y fauna del que posiblemente sea el estuario más salvaje y mejor conservado de la costa atlántica europea. Se organizan visitas guiadas durante todo el año, teniendo muy presente la gran afluencia de niños al parque.

ESTACIÓN DEPURADORA DE LAGUNAJE DE ROCHEFORT
Un lugar único en Europa donde se depuran las aguas residuales de esta ciudad de una forma imaginativa pero también económica y ecológica, habiendo creado para ello un insólito espacio natural de 70 hectáreas donde viven ya miles de aves y otros animales. Se organizan visitas temáticas.

RESERVA NATURAL DE PINAIL
La única reserva de carácter nacional en el departamento de Vienne, ofrece unas características excepcionales al incluir unas tres mil lagunillas formadas en una antigua cantera que dan vida a miles de aves e insectos (incluidas 48 tipos de libélulas) además de una flora de una variedad inmensa para este tipo de latitudes. Se organizan visitas temáticas.

RESERVA NATURAL DEL MARAIS D’YVES
En la costa norte, entre La Rochelle y Rochefort, esta reserva muestra una enorme variedad de ecosistemas, desde lagunas, pantanos, marismas y dunas costeras, ofreciendo un enorme interés para los amantes de la naturaleza durante todo el año. Se organizan visitas guiadas.

RESERVA NATURAL DE MOËZE-OLÉRON
En el extremo occidental de las marismas de Brouage, frente a la isla de Oléron, esta reserva se ha convertido en uno de los principales centros de observación de aves migratorias de toda la costa francesa. En cada época se puede ver un tipo de fauna diferente. Hay un sendero que conduce a los puntos de observación así como el centro de interpretación que está abierto durante todo el año.

ALOJAMIENTOS ECOLÓGICOS

Poitou-Charentes lleva años apostando por un turismo sostenible y no es ninguna casualidad que cuente en estos momentos con el mayor número de alojamientos en Francia merecedores del sello de calida europeo « Ecolabel », el único reconocido en toda la Comunidad que asegura la apuesta y el compromiso del establecimiento por una serie de principios ecológicos. Llama la atención la calidad y variedad de los campings. Los hay de todas las categorías. Desde alguno de dos estrellas como Le Rayonnement en Rochefortsur-mer a varios de cuatro estrellas como Les Gorges du Chambon en Eymouthiers u otros también excelentes en la isla de Oleron. En la actualidad hay unos veinte hoteles ecológicos en la región, concentrándose tanto en ese departamento, como en Deux Sèvres y en la Isla de Ré, donde hay tres. Cada año se adhieren nuevos socios.

VALLES PARA SOÑAR

Entre los muchos valles que surcan la geografía de la región destacan dos llenos de misterio que nos llevan hasta la Loire.

El valle encantado del Thouet

En los límites septentrionales de la región, se esconde el misterioso valle del Thouet un afluente de la Loire que nos lleva a lo largo de 152 km de caminos y senderos por unos paisajes encantados, de una belleza inusitada donde se puede practicar el senderismo, la equitación pero también el remo y el piragüismo en las tranquilas aguas del río. Se acaba de inaugurar un circuito para bicis de 120 km que permite conocer unas quince iglesias románicas y multitud de otros monumentos.

Paseo en bici por los valles
Por otra parte, quien se acerque a este valle tendrá la oportunidad de conocer poblaciones con sabor medieval como Parthenay, Thouars, Airvault o Loudun donde se pueden dar largos paseos admirando sus palacios del S.XVII y XVIII pero también buscando las huellas de Théophraste Renaudot que fundó en 1631 el primer periódico de Francia, La Gazette, donde escribieron Richelieu o el mismísimo rey Luis XIII. Su casa natal se ha convertido en un curioso museo dedicado a su época y sus proezas.

El valle ilustrado de la Vienne

Siguiendo el pausado curso de la Vienne, otro importante afluente de la Loire, se descubren algunos de los castillos más sobrecogedores de la región y pueblos que parecen salidos de un libro de caballerías o del famoso Libro de la Horas del Duque de Berry que tenía su corte en la cercana Poitiers. Ahí está Chauvigny, con sus múltiples castillos pero también con un sendero que aprovecha las antiguas vías de un tren ; Châtellerault en cuyo entorno se encuentra la Granja de los Caballeros de Thuré o la Reserva Natural de Pinail ; o La Roche-Posay, famosa por su balneario y por el Sendero de St-Sennery en Pleumartin que nos da a conocer la riqueza de plantas y árboles de la comarca, sin olvidarse de Lusignan que nos lleva a un mundo de fantasía, presidido por el hada Melusina. No hay que perderse su castillo relacionado con las cruzadas, ni su imponente iglesia románica. En su entorno se encuentra además la Granja de Dienné pero igualmente el precioso Jardin de los Colores de Jazeneuil o el frondoso Bosque de St-Hilaire.

LA REGIÓN A PIÉ, EN BICI O A CABALLO

Todo esta preparado para conocer lo mejor de Poitou-Charentes en coche pero también a pié, en bici o a caballo. Las condiciones no pueden ser mejores al contar con un relieve muy poco accidentado y ser una parte de Francia todavía muy rural. La región ha sido pionera en la señalización de senderos y carriles bici, además de facilitar los recorridos ecuestres. Hay recorridos para amantes de la botánica que permiten conocer por ejemplo, las numerosas orquídeas salvajes que crecen en el valle de la Charente más conocida por sus viñas ; los hay específicos para los aficionados al avistamiento de aves, acercándose a las reservas naturales y espacios con interés ornitológico ; también para los nuevos peregrinos a Santiago de Compostela.

Especial ciclistas

Aunque toda la región es perfecta para practicar el ciclismo, hay verdaderos paraísos como las islas de Ré y Oléron, el Marais Poitevin y para los que prefieran un cierto relieve, nada mejor como la Charente Limousine, en las cercanías de las poblaciones de Angles-sur-l’Anglin o Charroux.

Un flechazo

Se han destacado algunos de los senderos más curiosos a través de nombres que nos enamoran de inmediato, como « En el País de las Marismas y los Pájaros, siguiendo el Sendero de las Garzas », de 15 km. de recorrido o cuatro horas de camino, aproximadamente desde el pueblo medieval de Saint-Jean-d’Angle, al sur de Rochefort, siguiendo la GR360. Durante la ruta se aseguran encuentros no sólo con las aves que dan nombre sendero, sino también otras muchas.

Guárdame en el móvil