Poitiers - Futuroscope, un lugar para soñar
Francia
Un parque para todos, donde soñar y experimentar pero también jugar. Futuroscope ha sido el Parque Temático Europeo de referencia en todo lo que se refiere al mundo audiovisual, los últimos avances cinematográficos y la tecnología robótica del futuro.
Els Blaus de Roses

francia, poitiers - futuroscope, un lugar para soñar

Un parque para todos, donde soñar y experimentar pero tambien jugar.

Desde que se inauguró en mayo de 1987, Futuroscope ha sido el Parque Temático Europeo de referencia en todo lo que se refiere al mundo audiovisual, los últimos avances cinematográficos y la tecnología robótica del futuro.

Situado a 10 km de Poitiers, con su propia estación de tren y a medio camino entre Paris y España, es uno de los destinos favoritos de los españoles en Francia.

Si en su primer año apenas contaba con dos grandes atracciones, en la actualidad son más de veinte que se van renovando cada año, añadiéndose nuevos espectáculos para que la sorpresa esté siempre asegurada. La más corta dura unos dos minutos y la de mayor duración, unos cuarenta, asegurándose que el tiempo que haya que esperar entre una y otra sea de una u otra forma provechoso, revelando los secretos tecnológicos de la atracción que se va a ver o experimentar, o provocando el interés del espectador a través de juegos interactivos.

Son tantas las cosas que se pueden hacer en el parque que lo más recomendable es quedarse un par de días. Futuroscope está rodeado de una docena de hoteles de todas las categorías aunque teniendo muy en cuenta que muchos de los visitantes viajan en familia.

Parque temático Futuroscope. Poitiers, Francia
ATRÉVETE Bailando al ritmo frenético de la coreografía de Kamel Ouali de la mano de gigantescos robots de más de siete metros; participando en Ecodingo, una escalofriante carrera espacial entre naves galácticas en un mundo futuro ambientado en el 2052; siguiendo las arriesgadas peripecias de un desesperado personaje que se ha quedado dormido en un tren el día de su boda, a través de la comarca donde se encuentra Futuroscope, en « Vienne Dynamique » o mirando el parque desde lo más alto de la torre Gyrotour a 45 m de altura. Y si te gusta la acción se ha preparado un recorrido a 100 km por hora lleno de sensaciones fuertes donde conocer lo mejor del cine « dinámico » desde asientos que se mueven al ritmo de las imágenes.

Arthur, la aventura 4D. Poitiers, Francia
DIVIÉRTETE con Arthur y sus amigos en « Arthur, la Aventura 4D », la atracción favorita de los visitantes del parque. Encógete, conviértete en un Minimoy y, ¡no esperes diez lunas! Reúnete con Arthur, vive una increíble carrera a contrarreloj y vuela por el mundo mágico de los Minimoys. Este cine dinámico con efectos sensoriales acaba de recibir un reconocimiento internacional gracias a la combinación de tecnologías únicas en el mundo que permiten que vivas una experiencia única y que te sientas como un auténtico Minimoy.¡Anímate a subirte a la mariquita y vive una aventura trepidante!

SUEÑA con tres « Astromoscas » que vuelan de forma clandestina hacia la luna en el Apolo XI para vivir una gran aventura en 3D; con un viaje apasionante a través del espacio y del tiempo que te hará descubrir el Cosmos; o con el secreto de las notas musicales de color azul que sirven como punto de partida para el espectáculo nocturno que tiene lugar cada día al anochecer.

JUEGA con toda la familia en más de veinte atracciones, muchas de ellas al aire libre, repartidas por todo el recinto, donde los mayores, pero también los más pequeños, van a tener la oportunidad de divertirse juntos. En « El mundo de los niños » se divertirán subiéndose a aparatos, aprendiendo el código de la circulación, sumergiéndose en el agua, conociendo los últimos videojuegos y también las novedades en robótica.
Experiencias que se pueden combinar con paseos por los muchos jardines como el« Arboretum » que recorre la evolución vegetal a lo largo de la principal avenida del parque, para terminar tomándose un descanso en alguno de los ocho restaurantes, incluido Le Crystal especializado en cocina molecular gastronómica o Le Lac, el mejor sitio para probar los típicos mejillones fritos de la Charente-Maritime.

« Ojos que no ven »

Puede resultar paradójico para un parque de la imagen esta atracción en la que precisamente la vista no entra en juego. ¡Futuroscope os quiere estimular a través de los cinco sentidos! Un recorrido sensorial en la oscuridad a través de distintos espacios reconstruidos con materiales, olores y sonidos. Un guía invidente nos ayuda a adentrarnos en el bosque, pasear por la ciudad o caminar junto a la orilla del mar. ¡Despierta los sentidos y multiplica las sensaciones!

Arquitectura innovadora en el parque temático Futuroscope. Poitiers, Francia
La arquitectura más innovadora

Desde su inauguración, uno de los aspectos más interesantes del parque han sido sus edificios, todos ellos diseñados en metal, vidrio y alucobond por Denis Laming.

- El primero y todavía uno de los más carismáticos es el « Pabellón de Futuroscope» en forma de prisma de vidrio triangular sobre el que se asienta una esfera blanca de 17 m de diámetro y que actualmente alberga « La Ciudad Digital » dedicado al mundo de la electrónica de los videojuegos.

- Contemporáneo del anterior y tan emblemático, el « Kinemax » alberga un cine Imax y tiene la forma de un inmenso cristal de cuarzo, simbolizando la inteligencia y la perfección de la naturaleza.

- El « Omnimax » parece un metorito caído del cielo, integrando una esfera dentro de un cubo de vidrio y fue inaugurado a principios de los años noventa. Gracias a un objetivo de ojo de pez las imágenes se proyectan sobre una cúpula de 900 m2 y una esfera de 27 m de diámetro.

- La « Alfombra Mágica » nos recuerda un órgano imaginario, un ramo de fibras ópticas que estaría permanentemente tocando una nueva sinfonía, como símbolo de la comunicación. En su interior se encuentra el único cine en el mundo cuya pantalla se prolonga por debajo de los pies de los espectadores.

- El « Sólido » está formado por una enorme esfera en cuyo interior se esconde una pantalla hemisférica de 27 m de diámetro. Pudiendo combinar la tecnología Omnimax y la doble proyección en 3D.

Poitiers, Francia
POITIERS, UN PIE EN EL PASADO, UN PIE EN EL FUTURO

No solo para amantes del románico

A hora y media en TGV (tren de alta velocidad) desde Paris y con comunicación ferroviaria directa desde Madrid y otras ciudades del norte de España, no puede ser más fácil acercarse a la capital de Poitou-Charentes, una ciudad seductora de apenas cien mil habitantes, cargada de historia, con excelentes ejemplos de arte románico pero también con muchísima marcha, gracias a una numerosa población universitaria.

Situada estratégicamente en el centro de Francia, es desde hace más de dos mil años lugar de referencia para comerciantes, artistas y peregrinos, como los que todavía la atraviesan Camino de Santiago. No es ninguna casualidad que San Hilario entre el S.III y IV la convirtiera en la cuna del cristianismo de la Galia romana y que de aquí saliera San Martín, su discípulo más cercano, para luego convertirse en obispo de Tours. De aquella época aun se puede ver en el antiguo Barrio Episcopal el baptisterio de Saint Jean, considerado el edificio cristiano más antiguo de Francia que ahora alberga un importante lapidarium cuajado de restos merovingios y en cuyas paredes durante los siglos XII y XIII se pintaron magníficos frescos románicos.

En realidad es difícil dar un paso por la ciudad antigua, enclavada sobre un macizo rocoso rodeado por los ríos Clain y Boivre, sin encontrarse con algún vestigio importante procedente de la Edad Media, su época más gloriosa, cuando se construyeron gran parte de los cien campanarios que la han hecho famosa.

Los Caminos de Nuestra Señora

Iglesia de Notre-Dame-la-Grande. Poitiers, Francia
Entre todos los monumentos religiosos de Poitiers, ninguno es tan importante y famoso como la iglesia de Notre-Dame-la-Grande, cuya magnífica fachada enteramente cubierta con esculturas es una de las obras maestras del Románico francés del S.XII. Se pueden pasar horas descifrando las historias que nos cuenta : desde la de Adan y Eva, a la de los
Profetas, pasando por Nabucodonosor, pasajes de la vida de Jesús pero también de San Hilario, San Martín o San Pedro.

Si se viaja en verano no hay que perderse su espectacular iluminación nocturna donde de forma progresiva se va policromando cada uno de los grupos escultóricos. Hay catorce
versiones distintas por lo que vale la pena volver más de una vez a verla.

Cafeterias en Poitiers, Francia
Todos los caminos en Poitiers llevan a Nuestra Señora incluso cuando se quiere salir de marcha (en sus alrededores, - entre la iglesia el rue Carnot y el Palais de Justice -, se concentran los bares y cafés que concentran la vida nocturna) pero también desde Nuestra Señora se pueden explorar sus tres barrios históricos más significativos. Sólo hay que seguir las líneas de colores en el suelo que salen desde su fachada. Cada uno de los paseos dura entre una hora y media y dos.

El Camino Azul

Sigue la Grand’ Rue hasta orillas del río Clain pasando por algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad : el primero que llama la atención es el Palacio de Justicia que esconde en su interior el antiguo Palacio de los Conde de Poitou y Duques de Aquitania. Entre sus inquilinos más famosos hay que destacar la pareja formada por Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania aunque fue bajo Jean de Berry cuando tuvo su máximo apogeo antes de que las Guerras de Religión trajeran la miseria y la destrucción a la capital de Poitou.

Después atraviesa el Barrio Episcopal que además del Baptisterio de San Juan destaca por la mole de la Catedral gótica dedicada a San Pedro.
No hay que perderse su imponente interior donde llama la atención la que se considera la sillería más antigua de Francia.

Muy cerca se encuentra la curiosa iglesia dedicada a Sta. Radegunda donde se mezcla el románico con el gótico angevino. Para terminar vale la pena entrar en el Museo Ste-Croix, el más importante de la región que incluye una colección arqueológica procedente de los yacimientos prehistóricos y romanos de la región pero también una significativa pinacoteca, destacando su colección de pintura del S.XIX y XX, donde llaman al atención “La Granja de Oele” de Mondrian y siete esculturas de Camille Claudel.

El Camino Amarillo

Explora el noroeste del casco antiguo siguiendo la animada rue de la Chaine (de la Cadena). En el camino entre casas de origen medieval van surgiendo plazas con mucho encanto como la de La Liberté (decorada con una réplica de la estatua de Bartholdi) o la de St-Germain frente al nuevo Auditorio. El principal monumento de la zona es la Iglesia de Saint-Jean-de-Montierneuf, cuyas torres recuerdan a las de Notre-Dame pero que fue muy transformada a lo largo del tiempo. También vale la pena acercarse al Hotel Fumé en el nº 8 de la rue Descartes que ahora forma parte de la Universidad pero que todavía conserva una hermosa fachada del S.XVI.

El Camino Rojo

Es el que aun siguen muchos peregrinos a Santiago, y permite explorar lo que en Poitiers se llama Le Plateau. Al comienzo en plena zona comercial aparece la pequeña iglesia de Saint-Porchaire del S.XI de la que sólo queda el campanario-pórtico para luego ir surgiendo antiguos palacios como el de Jean Beaucé de estilo renacentista, el de Echevinage que fue antiguo Ayuntamiento o el de Pelisson todos ellos del S.XVI. Al final del camino aparece la iglesia dedicada a San Hilario El Grande, la otra obra maestra del románico con que cuenta la ciudad que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, como uno de los hitos del Camino de Santiago. En el interior no hay que perderse los frescos de la Apocalipsis, realizados por el mismo artista que trabajó en St-Savin.

TAP, cultura contemporánea en estado puro

Desde 2008 el nuevo Theatre & Auditórium de Poitiers (TAP) enclavado en un edificio excepcional diseñado por el portugués João Luis Carrilho da Graça aglutina gran parte de la oferta cultural de la ciudad, desde la música al teatro pasando por la danza, mientras que el cine tiene su base en el antiguo Teatro Municipal. Gracias a esta institución, Poitou-Charentes forma parte del circuito de Teatros Nacionales de Francia. En el se desarrollan dos de los grandes festivales que tienen lugar en la zona : « A Corps », durante el mes de abril dedicado a las nuevas corrientes en la danza contemporánea y el de cine « Rencontres Henry Langlois » que acaba de celebrar su 34 edición el pasado mes de diciembre y da una oportunidad a los mejores trabajos realizados en escuelas de cine.

Otro lugar imprescindible para los amantes de la arquitectura contemporánea es la Mediatheque François Mitterrand que ocupa un interesante edificio diseñado por Silvain Giacomazzi, Laurent y Hervé Beaudoin, inspirado en la mejor arquitectura de Le Corbusier.

Pasión por los jardines

Se sabe que incluso cuando aun la ciudad conservaba sus murallas, una parte importante de su superficie estaba ocupada por jardines, casi todos privados aunque también había algunos públicos. Esa pasión por los parques pervive en el S.XXI llamando la atención el inmenso Parc de Blossac que linda con las antiguas fortificaciones y donde los jardines a la francesa conviven con los de estilo inglés y otros más originales como los Jardines de Luz y los de Sombra.

Por otra parte, tampoco hay que perderse el Jardín Botánico o « Jardin des Plantes » fundado en el S.XV, la Roseraie o Rosaleda, famosa por sus colección de rosas blancas de Bagatelle y sus lirios o el de la Petite Villette perfecto para tomarse un descanso cuando se sigue el Camino Amarillo, al encontrarse muy cerca de la iglesia de Saint-Jean-de-Montierneuf.

Un dólmen mágico

En el Barrio de St-Saturnin, en la rue du Dolmen aunque con acceso desde la rue de la Pierre Levée se esconde un impresionante monumento megalítico que desde siempre se ha relacionado con el mundo de la magia y los milagros, vinculándolo a personajes como el hada Melusina, la Santa Radegunda pero también con Pantagruel, gracias al ingenio de su autor Rabelais que contaba como los estudiantes lo escalaban para darse un banquete y luego grabar sus nombres con un cuchillo.

 

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil