Picos de Europa, Parque Nacional de los Picos de Europa
Cantabria, Principado de Asturias y León
Los Picos de Europa presentan la mayor formación caliza de la Europa Atlántica, con importantes procesos cársticos, simas que llegan a los 1.000 m, erosión glaciar muy patente y presencia de lagos.
Els Blaus de Roses

cantabria, principado de asturias y león, picos de europa, parque nacional de los picos de europa

Información de interés: Tel. +34 98-5848614 +34 987-740549 /Fax +34 98-5848699

"300 millones de años han sido necesarios para que los Picos de Europa presenten su actual topografía; distintos plegamientos y glaciaciones han conformado su tortuoso paisaje, de altivas montañas presididas por impresionantes agujas y afiladas aristas, de profundas y retorcidas gargantas surcadas por aguas cristalinas, que dan paso a frondosos valles cubiertos de bosques y praderas"

Representa los ecosistemas ligados al bosque atlántico. Los Picos de Europa presentan la mayor formación caliza de la Europa Atlántica, con importantes procesos cársticos, simas que llegan a los ?1.000 m, erosión glaciar muy patente y presencia de lagos. Entre sus riscos habita el rebeco, en los tupidos bosques los corzos y en los valles aún quedan lobos. En el Parque viven más de 140 aves distintas, entre las que destacan el pito negro y el urogallo, y entre las grandes rapaces el buitre leonado y el águila real. Pero aquí hay mucho más que paisaje, hay siglos de historia escritos en los pueblos, en los valles, en las iglesias, en las cabañas de los puertos y en sus caminos.

El primer Parque Nacional español

El de Picos de Europa es el primer Parque Nacional de España que recibió dicha catalogación. Su antecedente hay que buscarlo en 1918, cuando don Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, impulsó la ley para crear el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, desde el 30 de mayo de 1995 llamado Parque Nacional de los Picos de Europa. El Parque, sus valores naturales y la gestión de este organismo, ha sido declarado por la UNESCO en 2002 Reserva de la Biosfera.

Los Picos de Europa forman tres importantes macizos conocidos con los nombres de Macizo Oriental o de Andara, Macizo Central o de los Urriellles y Macizo Occidental o de Cornión. Su clima se caracteriza por la humedad y las constantes precipitaciones, un hecho que está determinado por su cercanía al mar (apenas 20 kilómetros). La presencia de la nieve se acentúa durante los meses de invierno, pero no son raros los neveros que se mantienen de forma permanente. La especial climatología del Parque hace que sean frecuentes los bancos de niebla, muy temidos por los montañeros. Respecto a su orografía, el Parque destaca por su marcado relieve, donde las altas cumbres alternan con profundas gargantas y cañones. En el Parque existen 200 cotas de más de 2.000 metros de altitud y desniveles superiores a los 2.300 m. El Macizo Central es el más abrupto de los tres que componen el Parque y en él se encuentran las mayores altitudes: Torrecerredo (2.646 m), la cumbre más alta de los Picos, Naranjo de Bulnes (2.519 m) o el Pico Tesorero (2.570 m). El Macizo Occidental es el más extenso, y en él se entremezclan altas cumbres, como la Peña Santa de Castilla (2.596 m), con prados, bosques de ladera, hayedos, robledales y brezales. En este macizo se encuentran los famosos lagos de Covadonga. El Macizo Oriental, de menor extensión y altitud, contrasta la dureza de la peña con los verdes pastizales. El Parque está atravesado por cuatro ríos encauzados en profundas gargantas: el desfiladero de la Hermida, atravesado por el río Deva; el desfiladero de los Beyos, por el río Sella; la "Garganta Divina", por donde discurre el río Cares, y los desfiladeros de La India, por donde transcurre el río Duje. En el Parque existen numerosos miradores desde donde contemplar su belleza. Una buena opción es utilizar el teleférico de Fuentedé, con el que se sube hasta una altura de más de 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Tipo de espacio: Parque Nacional y Reserva de la Biosfera Superficie: 64660 Ha

Información visitas...

El Parque puede visitarse libremente. Existen Centros de Visitantes en Posada de Valdeón, Cangas de Onís y Buferrera. Se puede acceder al Parque por la carretera de Oviedo a Santander (N-634) y por Riaño (N-625 hacia Cangas de Onís).

Valores naturales

En el Parque Nacional de Picos de Europa se encuentran los mejores bosques atlánticos de España. Abundan las hayas, robles, avellanos, arces, castaños, nogales... En el valle, viven numerosas especies animales, desde jabalís, corzos, lobos y algunos osos, multitud de pequeñas aves (petirrojos, carboneros o pito negros), hasta el emblemático urogallo.

Entorno cultural

Los Picos de Europa abarcan municipios de tres provincias: Asturias, Santander y León. Son localidades en las que se podrá disfrutar de un excelente turismo cultural. Por ejemplo, en la comarca de Liébana (en la provincia de Santander pero lindando con Asturias y León) se pueden visitar las iglesias de Santa María de Lebeña y Santa María de Piasca y el monasterio de Santo Toribio de Liébana.

EL MEDIO NATURAL

¿Dónde está el Parque Nacional de los Picos de Europa?

En el norte de la Península Ibérica, entre Asturias, Cantabria y León y formando parte de la Cordillera Cantábrica.

¿Cómo es el Parque Nacional de Picos de Europa?

El reino de las peñas altas

Las calizas de una antig?edad de 300 millones de años, que surgieron de los fondos marinos como consecuencia de la actividad orogénica, han originado un relieve violento donde las altas cumbres alternan con profundas gargantas y cañones. Así, en el Parque existen 200 cotas de más de 2.000 metros de altitud y desniveles superiores a los 2.300 m.

El Macizo Central, con sus cumbres nevadas, picachos y riscos, es el más abrupto de los tres macizos que componen el Parque y en él se encuentran las mayores altitudes. La Torrecerredo (2.646 m), la cumbre más alta de Picos y otras tan emblemáticas como el Naranjo de Bulnes (Picu Urriello) de 2.519 m o el Pico Tesorero de 2.570 m, donde coinciden los límites de las tres provincias. El Macizo Occidental es el más extenso, y en él se suceden las altas cumbres como la Peña Santa de Castilla (2.596 m) y Peña Santa de Enol (2.486 m), los prados de siega, los bosques de ladera, hayedos y robledales, brezales, arandaneras y turberas, arroyos y por supuesto, los lagos de Covadonga. El Macizo Oriental, de menor extensión y altitud, ofrece al visitante la dureza de la peña junto a los verdes pastizales de montaña.

La mayoría de los ríos recorren su camino por profundas gargantas, excavando espectaculares cañones en las calizas

Cuatro ríos se abren paso desde las cumbres más altas de la Cordillera Cantábrica hasta los valles, en un camino tortuoso y espectacular. El río Sella, por ejemplo, que nace en Sajambre tras recorrer el desfiladero de los Beyos, pasa por Cangas de Onís; mientras que el Cares, el más bravo de todos ellos, se abre paso entre los macizos Occidental y Central, atravesando los Picos por una estrecha garganta muy conocida y visitada (Senda del Cares). Desde Fuente Dé, parte el Deva hasta llegar a Panes, dejando atrás el magnífico desfiladero de la Hermida y finalmente, el Duje, que se origina al pie de los ingentes farallones de Peña Vieja se suma al Cares en Poncebos.

Los lagos alpinos más conocidos de España están formados sobre depósitos glaciares y morrenas

Los lagos Enol y La Ercina son los únicos que han sobrevivido a los fenómenos cársticos tan frecuentes en el Parque.

De origen glaciar, el lago Enol presenta una cubeta de 80.000 m2 y un calado de 24 m y se alimenta de las aguas procedentes de las nieves más altas. A diferencia del anterior, el lago La Ercina, eutrófico y con un calado de 2 m, ha desarrollado una importante masa de vegetación acuática, configurando un excelente hábitat para fochas, ánades reales y cercetas.

El invierno en Picos de Europa

Nos adentramos en un clima de montaña dominado por las grandes oscilaciones térmicas. El clima varía dentro de cada estación según soplen los vientos dominantes. Así, en pleno invierno, podemos pasar de varios grados bajo cero viento norte, a un clima seco y extrañamente cálido, con vientos del sur, en muy poco tiempo. En verano puede ocurrir lo contrario, sorprendiendo al viajero las espesas nieblas que pueden surgir en días soleados.

En los meses de invierno, la nieve cubre gran parte del territorio, aislando pueblos y aldeas, hasta que en primavera comienza el deshielo, dando paso a un fluir de torrentes.

En los valles de las vertientes occidental y meridional, las precipitaciones superan los 1.500 mm anuales. La vegetación arbórea típicamente atlántica antaño cubrió buena parte de los Picos de Europa, extendiéndose los bosques mixtos y robledales en la media y baja montaña, y los hayedos más arriba, preferentemente en exposición norte. En ciertos casos, como en los cañones y al abrigo de los vientos húmedos, se han desarrollado formaciones mediterráneas en las partes bajas, con encinas, laureles y madroños.

Los fenómenos cársticos y los procesos de gelifracción conforman la actual estructura de los Picos de Europa

Rocas lijadas y pulidas por el hielo, lechos pedregosos, coladores gigantes por los que se filtra el agua, cubetas lacustres que no han sobrevivido al karst, conforman la estructura agreste de los Picos de Europa que responde en gran parte a los fenómenos cársticos que han tenido lugar a lo largo de los siglos

El 10% de las simas del mundo, con una profundidad de más de 1.000 m, se encuentran en el territorio del Parque Nacional

Como es el caso de la Torca del Cerro, una profunda, sinuosa y angosta sima de más de 1.500 m de profundidad que desciende casi vertical por el corazón del macizo calcáreo.

Existen más de 4.000 cavidades exploradas en los Picos de Europa, predominando las de desarrollo vertical, y todas ellas formadas a causa de la acción del agua sobre la caliza.

¿Cómo son los procesos cársticos?

Las calizas de los Picos de Europa están compuestas de carbonato cálcico y magnesio, que van siendo disueltas lentamente gracias al anhídrido carbónico que contiene el agua de lluvia y que, al reaccionar con ésta, genera ácido carbónico. Este efecto hace que los conductos por los que circula el agua se vayan ensanchando, formando un paisaje superficial típico llamado lapiaz, muy difícil de transitar por sus aristas y acanaladuras profundas. En ocasiones, en el interior de la roca se crea una red de conductos y cavidades que llegan a constituir grandes cuevas y salas subterráneas. En algún momento incluso puede hundirse el techo, comunicándose estas cuevas con el exterior para formar depresiones superficiales, dolinas o jous que llevan a cabo una labor de drenaje. La imagen de un karst es similar a la de una gran esponja de piedra.

Dónde alojarte en León
AC Hotel Ponferrada
Ponferrada