Nicaragua, pais de contrastes
Nicaragua
Un lugar que descubrir y donde el visitante tiene una amplia oferta de entretenimiento como buceo, caminatas, canopy, ecoturismo,...
Els Blaus de Roses

nicaragua, nicaragua, pais de contrastes
INFORMACION GENERAL

Nicaragua es un país lleno de contrastes y sobresale entre los de América Central, gracias a su riqueza natural, histórica y cultural, que lo hacen una nación privilegiada. Nicaragua siempre dejará marcado el corazón de quienes tengan la oportunidad de explorarla, conocer sus secretos y fantásticos encantos. Sus 130.668km2 lo hacen el país más grande de la América Central. Numerosos vuelos llegan diariamente al moderno Aeropuerto Internacional de Managua desde diversos lugares del mundo. Además, Nicaragua está conectada por excelentes carreteras con las otras naciones centroamericanas. La Managua del siglo XXI es una ciudad vibrante, en constante evolución con una nueva y bella cara. Asentada a la orilla del lago Managua o Xolotlán, esta ciudad posee edificios de gran valor histórico y arquitectónico lagunas que fueron sagradas para los indígenas y sitios de importante valor arqueológico como las huellas de Acahualinca. Parece que el tiempo no transcurriera en sus bellas ciudades coloniales, en las que decenas de iglesias, casas y antiguos edificios oficiales transportan al viajero a otro tiempo del que no se quisiera regresar. Nicaragua es conocida como Tierra de Lagos y Volcanes. Cuando se está ubicado en la franja de tierra que se extiende desde el Pacífico hasta el centro del país no es exageración decir que es posible observar algún volcán desde casi cualquier lugar. Cada uno de ellos es un cosmos diferente, que junto a los enormes lagos, permite al viajero encontrar paisajes y entornos inimaginables. Antiguas civilizaciones plasmaron su visión del mundo que les rodeaba en los cientos de estatuarias monolítica y petroglifos que abundan por toda Nicaragua. Muchas de esas antiguas creencias se manifiestan actualmente en las danzas, la música y el trabajo artesanal. Desde el río Coco, al norte del país hasta el río San Juan, al sur, muchos otro ríos y montañas surcan el interior nicaraguense en donde habitan miles de especies que conforman nuestra gran biodiversidad. Todo puede encontrarse en sus costas del Caribe o del pacífico. Grandes olas, aguas tranquilas, zona de pesca, reservas naturales con manglares y desovaderos de tortugas arrecifes coralinos, playas de fina arena de palmera y tranquilas islas caribeñas.

LOS SECRETOS DEL ISTMO

Es realmente impresionante la manera en que la naturaleza puede ser tan generosa y exclusiva con un lugar en nuestro planeta, al concebir la existencia de una estrecha franja de tierra que separa dos inmensas masas de agua. El océano Pacífico y el fabuloso Lago de Nicaragua o Cocibolca. Por algo era sagrada para los aborígenes y sorprendidos ante su inmensidad los conquistadores españoles le bautizaron el Mar dulce. A medio camino entre el lago y el mar, en la ciudad de Rivas, sorpréndase con un fabuloso museo que contiene una numerosa colección de piezas de gran valor arqueológico. Admire también sus bellas edificaciones coloniales entre las que sobresalen sus antiguas iglesias. Y para sorprendernos aún más, el lago nos ofrece la fantástica isla de Ometepe. Con sus dos volcanes y su forma de ocho cuando es vista desde el aire, es la isla más grande del mundo que emerge en aguas dulces. La importancia religiosa de Ometepe para las antiguas culturas indígenas se testimonia en los cientos de figuras grabadas en piedra, así como las impresionantes estatuarias monolíticas que conforman parte del rico tesoro procolombino nicaraguense. En Ometepe, la naturaleza no se conformó con incluir una innumerable cantidad de especies exóticas y convertirla en punto de parada para cientos de aves migratorias. Las aguas de este lago tienen el privilegio de ser el refugio del único tiburón de agua dulce que existe en el mundo. Muy pocos sospechan todo lo que en el lago tropical más grande del mundo puede hacerse. ¡Atrévase a vivir su propia aventura! Al otro lado del istmo, en el Pacífico y ubicado en una bellísima bahía, se encuentra San Juan del Sur. Sus bellas playas constituyen uno de los mayores atractivos del Pacífico nicaraguense y se ha convertido en un atractivo destino para los cruceros provenientes de Norte América. Sus azules aguas son de gran atractivo no sólo para los bañistas, sino también para los que gozan del viento y las olas en sus tablas de surfing. Cerca a San Juan se encuentra la playa de La Flor, una fabulosa reserva biológica donde año por año arriban miles de tortugas Paslama a depositar sus huevos, en el mismo sitio donde ellas nacieron.

AVENTURAS ENTRE AGUAS

Este corredor fluvial que conecta el mar Caribe con el gran lago de Nicaragua y que se abre paso sinuosamente en medio del verde intenso de la selva húmeda tropical permitió a los españoles controlar el acceso al Pacífico nicaraguense y más tarde fue la ruta por donde circularon toneladas de oro desde las minas del lejano oeste estadounidense hasta Nueva York. Disfrute de un recorrido lleno de naturaleza a historia, cuyo eje es el exuberante Río San Juan. La aventura se inicia en el archipiélago de Solentiname, formado por 36 bellas e idílicas islas al sur del Lago Nicaragua. Entre sus canales y frondosa vegetación miles de especies encuentran refugio. Navegue a bordo de una barca típica del lugar y explore sus bellezas naturales en compañía de sus amables pobladores. La isla de Mancarrón se destaca por ser el centro del arte primitivista nicaraguense. Déjese sorprender por las hermosas pinturas, figuras de madera de balsa e incluso las casas de sus habitantes decoradas con sus propias obras. Miles de especies exóticas esperan ser descubiertas por los amantes de la naturaleza en la reserva ecológica de Los Guatuzos en el nacimiento del río San Juan. Emprende el viaje por el río San Juan desde el lago es una fascinante aventura que ofrece uno de los paisajes más espectaculares de Nicaragua, mientras viaja en medio de sus bosques pristinos y contempla la naturaleza que domina el entorno. A medio camino entre el lago y el mar se encontrará con la fortaleza de El Castillo de la Inmaculada Concepción construida por los españoles quienes desde allí controlaban el tráfico que circulaba por el río y defendía su territorio de los invasores. Adentrarse por los canales y afluentes del río, le permitirá descubrir los secretos más íntimos de la naturaleza en compañía de los guías locales, quienes tienen mucho que contar al visitante. Ya relativamente cerca al mar, en la reserva natural de Indio-Maíz, la laguna azul y su idílico paisaje invitan a zambullirse en sus tranquilas aguas.

LA RUTA DE LOS VOLCANES

Es absolutamente fascinante descubrir el paisaje recreado por las formaciones volcánicas de la cadena de los Maribios, que se extiende desde el norte de Managua con el volcán Momotombo, hasta el extremo noroeste nicaraguense con el Cosigüina. La mayoría de estos volcanes tienen algún tipo de actividad geológica y desde sus laderas se extienden hasta el Pacífico fértiles tierras, salpicadas por poblaciones llenas de belleza y ricas en tradiciones. Vigilada por imponentes esculturas de leones, la catedral de León es la más grande de la América Central. En su interior se exhiben frescos de incalculable valor y se encuentran los restos de nuestro gran poeta Rubén Darío. Uno de los detalles que más llama la atención en la bella iglesia de La Recolección en León, es el conjunto de grabados que exhibe en su fachada con motivos alusivos a la crucifixión. Durante la Semana Santa, las calles de León, se llenan de color con las “alfombras pasionarias”, hechas artesanalmente en serrín por sus pobladores y sobre las que circulan las procesiones. Imponente se levanta el volcán Momontombo frente a León Viejo, ciudad que cayó ante su furia en el siglo XVII. Sus ruinas fueron descubiertas recientemente y declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO y en ella se hallaron los restos del conquistador español Francisco Hernández de Córdoba en el año 2000. Cerca al volcán Telica, los hervideros de San Jacinto exhiben cristales de azufre de sorprendente colorido. Sus poderosas emanaciones de agua ponen de manifiesto el increible poder de la naturaleza. En 1532 fue traida la primera imagen religiosa a Nicaragua, representando a la Virgen de la Concepción de María o Virgen del Trono. Actualmente se encuentra en la iglesia de El Viejo en Chinandega. Desde entonces, cada año sus habitantes sacan a la calle todos los objetos de plata de la rica colección que posee la iglesia y los pulen hasta resplandecer durante la festividad denominada Lavado de la Plata de La Virgen en honor de Nuestra Señora de la Concepción de María de El Viejo. Es sorprendente encontrar en Chinandega lugares donde la crianza y entrenamiento de caballos andaluces se realiza con la calidad, esmero y refinamiento acostumbrados en España. En las costas del Pacífico de León, la Isla de Juan Venado deleitará a los amantes de la naturaleza, quienes podrán apreciar los cientos de especies que habitan entre sus arbustos y manglares. Apenas en el año 1850 nació el volcán Cerro Negro. Sus ocasionales erupciones constituyen un interesante atractivo por el espectáculo visual que brindan sus fuentes de lava que iluminan el entorno.

EL CARIBE EXUBERANTE

Fuera de ser una región donde la naturaleza aún parece no conocer la existencia del hombre, el Caribe nicaraguense es un fantástico crisol en el que se han mezclado las raices amerindia, afro-caribeña, inglesa y española, que al combinar sus tradiciones, música y creencias religiosas, dieron como resultado una de las culturas más interesantes y exóticas que pueden encontrarse en la América Central y con una idiosincrasia que se diferencia marcadamente de la el resto de Nicaragua. Playas de blanca arena, llenas de palmeras a la orilla de las cristalinas y tranquilas aguas del Caribe, hacen de las Islas del Maíz un sitio idílico para escapar de cotidianidad. Con gran cadencia y sabor, las bailarinas deleitan al público durante el famoso festival del Palo de Mayo que se realiza en Bluefields. Bajo las claras aguas de este mar, deben ser muchos los secretos dejados por los cientos de embarcaciones de bucaneros, invasores y defensores que surcaban sus aguas. Las tibias y transparentes aguas del Caribe nicaraguense poseen fabulosos arrecifes coralinos que son el hogar de sinnúmero de especies marinas de brillantes y vivos colores. No es mala idea hacer llegar un pescador hasta la orilla de la playa para obtener lo más fresco de su faena. En Bluefields la influencia de la arquitectura caribeña inglesa es claramente visible en muchas casas de sus habitantes, así como en las tradicionales iglesias bautistas. El río Indio se exhibe espectacularmente mientras corre paralelo a la costa del mar Caribe por casi 70 km hasta su desembocadura. También abundan las lagunas costeras que se encuentran en casi todo el Caribe nicaraguense que aparte de su belleza, son habitadas por una inmensa variedad de especies de fauna y flora.

LA MAGIA DE LAS MONTAÑAS

La región del norte central de Nicaragua sorprenderá al visitante con sus imponentes montañas, en las que abundan lozanos bosques de nebliselva, enormes cultivos entre los que sobresalen el tabaco y el café. Bellos poblados aparecen como perlas ante el turista, ofreciendo la sencillez y calidez de sus habitantes, hermosas construcciones mucho de historia y variada festividad y tradiciones que reflejan la idiosincrasia del pueblo nicaraguense. En las montañas de Matagalpa y Jinotega visite las fincas cafeteras y conozca el proceso de obtención de uno de los granos de café suave más apetecidos en el mundo. Ciudad Darío posee la casa donde nació nuestra poeta Rubén Darío, hoy convertida en interesante museo. En Ocotal, departamento de Nueva Segovia, las fachadas de sus bellas casas coloniales se levantan al paso de sus adoquinadas calles, en las que es común encontrarse algún burrito llevando carga a la usanza antigua. Ciudad Antigua, cerca de Ocotal, posee una antiquísima iglesia que exhibe en su fachada posterior una curiosa representación de las embarcaciones españolas que llegaban tierra adentro navegando por el fabuloso río Coco, el más grande de la América Central. Sus bosques y reservas ecológicas refugian cientos de especies de fauna y flora constituyendo el principal atractivo para los amantes de la observación y la naturaleza. Las fiestas del Maíz en Jalapa, departamento de Nueva Segovia, despiertan la admiración de los asistentes cuando aprecian los originales trajes confeccionados en Maíz que luce la reina elegida durante las celebraciones. Boaco y Chontales son famosos por la ganadería, su fina talabartería, sus deliciosos quesos, los tesoros arqueológicos que posee y la gran biodiversidad que alberga en sus montañas. A sólo 5 km de la activa ciudad de Estelí, se encuentra el imponente Salto de la Estanzuela, uno de los sitios más destacables dentro de la gran cantidad de atractivos naturales de la región. También son numerosos los cultivos de tabaco que se observan desde la carretera. De ellos se obtienen finísimos puros muy preciados en el mercado internacional. En la población de San Juan de Limay, los escultores dan vida a la piedra de Limay a través de bellísimas tallas que sus artesanos elaboran.

OMETEPE (UNA VERDADERA ECO-EXPERIENCIA)

La Estación Biológica & Lodge de Ometepe está ubicada en la Isla de Ometepe, en las costas del gran lago de Nicaragua del cual recibe su refrescante brisa. Este lugar es una reserva natural privada que ofrece al turista la acomodación más próxima al Parque Natural Volcán Maderas y constituye el sitio perfecto para iniciar una estupenda aventura de contacto con la naturaleza. Un viaje a Nicaragua debe incluir una visita a esta isla, la más grande del mundo en un lago de agua dulce. Además de poseer dos fabulosos volcanes, es sitio de parada de muchas especies migratorias y alberga una gran cantidad de petroglifos y monolitos precolombinos, que ocultan cientos de secretos que los arqueólogos constantemente tratan de descifrar por el importante significado que tuvo la isla para los pueblos prehistóricos. Puede llegar aquí a bordo de nuestro excelente bote, en helicóptero directamente sobre nuestro muelle o a bordo de un ferry sobre los que es posible transportar vehículos. El alojamiento en este “mundo perdido” ha sido cuidadosamente preparado para su estadía. Se ofrecen cabañas de cuatro cuartos con capacidad para 4 personas cada una, piso de baldosa y ventiladores. Con la ayuda de guías expertos podrá ascender al volcán Maderas y descubrir su abundante fauna endémica conformada por cientos de aves, mariposas, reptiles, y primates. Sorpréndase con las espectaculares cascadas de San Ramón y encuentre en la cima u bella laguna cratérica donde incluso es posible acampar durante la noche. También podrá explorar la isla en bicicletas de montañas, disfrutar del sol a orillas del lago o navegar en nuestros kayak. Nuestro centro de conferencias “Rancho Cocibolca” es el sitio perfecto para diferentes actividades académicas o simplemente pasar el tiempo leyendo algún libro. El agua que se consume en el lugar, proviene, directamente del manantial en la montaña. Nuestra planta eléctrica propia garantiza el suministro de electricidad las 24h. Las confortables habitaciones, exquisitas comidas, nuestros guías y el acceso al parque natural y aun lago tan grande como el mar, no es todo lo que ofrecemos. El espíritu de aventura, la experiencia cultural y el poder comprender lo frágiles que son los ecosistemas tropicales, harán de este viaje un recuerdo inolvidable.

Guárdame en el móvil