Monasterio de Poblet, tradición religiosa desde la antigüedad
Poblet-Tarragona
Visita el Monasterio de Poblet y descubre uno de los tesoros más valiosos de Cataluña. Disfruta de los diferentes edificios que forman este conjunto monumental con un amplio abanico de estilos que han pasado a lo largo de los años por España.
Els Blaus de Roses

poblet-tarragona, monasterio de poblet, tradición religiosa desde la antigüedad

Dentro de la comarca de Cuenca de Barberá y a menos de una hora de Tarragona encontramos uno de los tesoros más preciados de la zona, el Monasterio de Poblet o Real Monasterio de Santa María de Poblet. Este sagrado lugar, fundado en el año 1150, se caracteriza por estar poblado de monjes cistercienses que siguen la Regla de San Benito y aún hoy en día residen en él una comunidad de 32 monjes. Este monasterio fue impulsado y patrocinado por el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, y fue el quién le cedió a la orden cisterciense. Seguidamente, fue elegido Panteón Real de la Corona de Aragón y se convirtió en uno de los centros culturales más relevantes de la época. Una característica fundamental fue su biblioteca que aún hoy en día conserva libros muy significativos como por ejemplo el Manuscrito más antiguo conservado de la Crónica de Jaume I.  Pero no sólo fue un eje cultural, sino que además, tuvo una cierta influencia política, debido a que algunos de los abates fueron presidentes de la Generalitat en los siglos XV y XVI. 

Sala Capitular del Monasterio de Poblet. Turismo Tarragona
Gracias a diferentes donaciones que recibió este convento alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIV, pero a partir del siglo XIX entró en decadencia debido a la Desamortización de Mendizabal que obligó a los monjes a abandonar Poblet, mientras que las tierras fueron vendidas en subastas. Llegó a estar en una fase de degradación que casi lo convirtió en un conjunto de ruinas.  En el año 1921, Poblet fue declarado Monumento Nacional y unos años más tarde, en 1930 empezó su restauración y conservación. Diez años más tarde, la comunidad monástica volvió a instalarse en él y sus continuas etapas de reconstrucción han conseguido caracterizar el monasterio con diferentes elementos arquitectónicos únicos que han contribuido que en el año 1991 se reconociera por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Actualmente el Monasterio de Poblet pertenece, junto con el Monasterio de SantesCreus y el Monasterio de Vallbona de les Monges, a la Ruta del Cister. Éste es el convento más grande de los tres y el único que conserva comunidad de monjes. Se puede visitar con o sin guía, aunque algunos de los espacios no pueden ser visitados por ser dependencias en clausura que utilizan los monjes. Durante nuestra visita podemos observar los diferentes edificios que forman este conjunto monumental con un amplio abanico de estilos que han pasado a lo largo de los años por España.

Monasterio de Poblet. Turismo Tarragona
Para centrarnos en sus características y su extensión hemos de saber que se divide en tres diferentes recintos. Para acceder en el primer recinto tenemos que cruzar la Puerta de Prades. Es un arco de medio punto en el cual encontramos una imagen de la Virgen María. Era en este recinto donde se ubicaban las habitaciones de los labradores, obreros y todos aquellos que tenían relación con el monasterio. Durante el mandato del abad Guimerá se obraron un abrevadero, un pozo y conducciones de agua, además de un escudo en piedra del abad, como testimonio de su mandato. Para acceder al segundo recinto tenemos que cruzar la Puerta Dorada. Ante nosotros se abre la Plaza Mayor donde podemos observar algunas muestras de antiguos edificios, la Puerta barroca de la iglesia del siglo XVII adornada con las estatuas de San Benito y San Bernardo y la imagen de la Virgen, y además hallamos una gran cruz de piedra del abad Guimerá del siglo XVI. Por la parte norte de la plaza podemos observar una capilla dedicada a Santa Catalina que servía como lugar de oración de los visitantes de honor antes de la clausura. Cerca de la Puerta barroca podemos observar dos torres que presiden la Puerta Real, una construcción militar del siglo XIV. Es a partir de aquí donde podemos encontrar el monasterio propiamente dicho, todo él rodeado por una muralla fortificada. A lo largo de sus 608 metros nos topamos con 12 torres de planta poligonal. Una vez traspasada la puerta nos encontramos con unas escaleras que nos conducirán al palacio del rey Martin el Humano, actualmente siendo el museo del monasterio con colecciones de pintura y antiguas piezas y utensilios. Seguimos nuestro particular recorrido por el vestíbulo del claustro donde podemos observar por la parte izquierda las actuales bodegas que fueron antiguamente comedor de los conversos. También podemos curiosear una maqueta del monasterio ya que desde 1983 este espacio se habilitó como Museo de la Restauración con notables muestras de gran valor histórico y la increíble colección de dibujos de Poblet antes del año 1835. Justo encima de esta zona se sitúan los dormitorios de los monjes jubilados desde el siglo XIV.

Al otro lado del vestíbulo del claustro encontramos los lagares del siglo XIII y finalmente, entramos en el bello claustro del monasterio, un punto de reflexión, tranquilidad y divinidad. Predominado por un templete de agua, el claustro ofrece una forma cuadrada rodeada por galerías románicas a lo largo de las cuales encontramos las dependencias de la vida comunitaria. El resto de elementos son de estilo gótico con elementos muy simples de hojas y cestas que permiten crear una perfecta armonía.

Claustro del Monasterio de Poblet. Turismo Tarragona
Acerca de la iglesia podemos subrayar que la primera construcción que data del siglo XII fue una pequeña capilla con un pequeño, pero maravilloso claustro, llamado claustrillo de San Esteban o de la Enfermería. Más tarde, esta capilla fue dedicada a la funeraria. Es aquí también donde hallamos las Cámaras Reales edificadas en el siglo XIV sobre las murallas. Entre los años 1162 y 1196 fue elevada la iglesia principal del monasterio. Cuenta con planta basilical con tres naves, de los cuales una central y dos laterales más estrechas, y un crucero. La nave norte y central son de estilo románico, mientras que la nave sur es gótica.Seguidamente nos llama la atención los arcos rebajados que se abren por los dos lados con los sepulcros reales de la corona catalana-aragonesa, pues aquí están los restos de muchos personajes importantes de la realeza, nobleza, magnates y abades. Tampoco pasa desapercibido el altar, donde por un lado podemos destacar la mesa del altar antiguo, el ambón que data del año 1985 y por otro lado, el magnífico retablo renacentista de alabastro de trazas arquitectónicas obra de Damián Forment. Alrededor del presbiterio transcurre la girola caracterizada por sus cinco capillas radiales.También observamos un rosetón abierto que permite la entrada de luz a la nave. Hoy en día podemos observar uno de los dos altares que tenía, dedicada al Santo Sepulcro, y en sustitución del otro del que no queda ningún vestigio, hallamos un Calvario gótico. Sobre la sacristía podemos destacar que antiguamente, mientras se construía el templo, estuvo ubicada en una capilla lateral, mientras que la nueva se levantó en el extremo sur del crucero. En ella, predomina una elaborada decoración y una gran cajonería a lo largo de todas las paredes.

Al lado contrario de la iglesia, en la parte izquierda del claustro, se localizan la reconstruida cocina, el refectorio, siendo el lugar donde comen los monjes presididos por un abad, los dormitorios, espacio del siglo XIII y el escritorio, lugar que también data del siglo XIII, de mucha luz dedicado a la lectura y el trabajo. Como ya hemos mencionado anteriormente, algunos de estas dependencias no se pueden visitar, mientras que otras sólo se visitan cuando no están en uso por la comunidad.

Cimborrio gótico del Monasterio de Poblet Monasterio de Poblet. Turismo Tarragona
Así pues, podemos visitar un lugar con historia, lleno de tranquilidad y armonía, donde si lo deseamos podemos hospedarnos. Disponemos de dos opciones, por un lado la hospedería interior y por otro lado, la hospedería exterior. La primera alberga únicamente hombres y está dentro del recinto monástico. El tempo máximo que se puede permanecer allí es de una semana y el visitante se debe adaptar a los horarios de los monjes. Por otro lado, localizamos también la hospedería externa de Poblet. Construida e inaugurada en el año 2010 se ubica en el lugar donde antiguamente se alzaba el hospital de pobres y peregrinos, este espacio hoy en día acoge en sus 42 habitaciones personas que quieran disfrutar de la espiritualidad y la magia del monasterio en la comodidad del siglo XXI. Os invitamos a visitar el monasterio de Poblet, ya sea con o sin pernoctación porque así podremos sentir y descubrir los testimonios de la larga historia que alberga este lugar, relajarnos durante el mágico recorrido por sus zonas y estancias y además gozar de un hermoso paraje natural que rodea la zona, destacando el Bosque de Poblet. 

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

Dónde alojarte en Tarragona

AC Hotel Tarragona
Tarragona

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil