México, para espíritus aventureros
México
El patrimonio natural de México no sólo es sinónimo de belleza y quietud, también es una invitación a la aventura salvaje, a dejarse envolver por un sinfín de sensaciones intensas y a la exploración de paisajes oníricos
Els Blaus de Roses

méxico, méxico, para espíritus aventureros

MÉXICO, EMOCIONES AL NATURAL

El patrimonio natural de México no sólo es sinónimo de belleza y quietud, también es una invitación a la aventura salvaje, a dejarse envolver por un sinfín de sensaciones intensas y a la exploración de paisajes oníricos.

BENDECIDO POR LA NATURALEZA

Más allá de ser sitios ideales para la contemplación y el descanso, los escenarios naturales de México están ahí para ser conquistados y dejar en libertad el espíritu aventurero. El abanico de posibilidades que incitan a la adrenalina en territorio mexicano es ilimitado: volcanes, glaciares, montañas, acantilados, cascadas, humedales, ríos, selvas, desiertos, arrecifes, lagos, cenotes, cuevas. Miles de recovecos, mágicos, protegidos, milenarios, forman parte de un destino que fusiona lo mejor de la naturaleza, con su cultura y tradición.

MÉXICO ES AVENTURA

Bienvenido a un país que ofrece, en una sola experiencia, ecoturismo y aventura. Nos internaremos por el México profundo: conquistaremos los senderos desérticos y el paraíso submarino que rodea a Baja California Sur. Nos entregaremos al vértigo de la velocidad con un recorrido en tirolina desde las alturas de las Barrancas del Cobre, en Chihuahua, o sobre plantíos cafeteros en Chiapas. Practicaremos espeleología, senderismo, equitación o ciclismo por las montañas de las dramáticas sierras de Durango y Oaxaca. Viviremos la emoción del descenso en los rápidos de Veracruz. Desafiaremos las olas practicando surf en la costa del Pacífico y rozaremos las nubes, volando en parapente, por territorio michoacano. Bienvenido a México, país de naturaleza fértil e indómita.

Paseo en canoa
BAJA CALIFORNIA SUR: EXPERIENCIAS EN DESIERTO Y MAR

Los caminos sudcalifornianos, con sus tonos acres y exóticos cactáceos, se dejan envolver por los matices de azul del mar de cortés y el océano pacífico, incitando a una aventura por tierra y agua.

TIERRAS DESÉRTICAS

No estamos en el Medio Oriente, pero eso no nos impide montamos en un camello y recorrer el desierto. Se trata de una de las experiencias turísticas más novedosas y originales que se ofrecen en Los Cabos.

Después de tan exótica cabalgata, estamos listos para impregnar de emoción nuestra travesía, con un safari en el desierto. Lo hacemos a bordo de un Mercedes Unimog, un 4x4 capaz de atravesar terrenos hostiles y alcanzar velocidades vertiginosas. La adrenalina se apodera de nosotros mientras conquistamos los caminos desérticos que regalan una explosión de sensaciones y finaliza con una caminata a través de pasajes desérticos para descubrir cactus gigantes que alcanzan más de tres metros de altura.

POR AGUAS CRISTALINAS

El sol del desierto obliga a refrescarnos mar adentro. A bordo de un yate nos dirigimos al Arco, una formación rocosa localizada en la punta de la península, conocida como uno de los Finisterre de América. Estamos listos para sumergirnos en el mar, al encuentro de focas y leones marinos. Lo hacemos practicando power snorkel, ataviados con traje de neopreno e impulsados con un propulsor de fácil conducción que permite ir más rápido, sin cansarnos tanto como al nadar. Al internarnos en las profundidades, un universo acuático se despliega ante nosotros, maravillándonos y acercándonos a lo que debe ser el paraíso en el fondo del mar. El Mar de Cortés es hogar de más de 3 mil especies marinas, no en vano Jacques Cousteau lo nombró "el acuario del mundo".

Nos sorprendemos con las mantarrayas gigantes, delfines, tiburones ballena, peces martillo y ballenas azules que se pasean muy cerca de nosotros.

Estamos fascinados por el entorno, y deseamos descubrir otras regiones en las profundidades de las aguas que rodean Baja California Sur, así que planeamos un itinerario para bucear por los sitios más emblemáticos, como Cabo Pulmo, Bahía Concepción, Magdalena y Loreto, así como en sus paradisíacas islas vírgenes, como Isla Ballena y Espíritu Santo.

Snorkeling
A LA CONQUISTA DE LAS OLAS

Las costas del Océano Pacífico, desde Cabo San Lucas hasta San Juanico, donde se encuentra Comondú, un lugar legendario porque ahí se forman unas de las olas más largas del mundo, son los sitios más renombrados para practicar surf. Cuando el viento sopla con mayor fuerza, sobretodo en invierno, el mar se convierte en terreno de juego para los amantes del windsurf.

Uno de los atractivos más conmovedores que ofrece este destino es el avistamiento de ballenas grises. De enero a marzo, estas colosales criaturas eligen las aguas de la región para reproducirse. Aunque generalmente la observación de ballenas se realiza desde los cabos, es recomen- dable embarcarse en los puertos de López Mateos y San Carlos para vivir una experiencia aún más intensa.

CHIHUAHUA: AL FILO DEL ABISMO

Las barrancas del cobre regalan algunos de los paisajes más dramáticos del país, la aventura rebasa los límites de los vagones del legendario tren " chepe" y se extiende hacia cascadas, cuevas, lagos y cañones que quitan el aliento.

El simple hecho de abordar el Chepe para internarnos por las entrañas de las Barrancas del Cobre, es un acto que despierta los cinco sentidos.

Cruzamos 86 túneles y 37 puentes, el tren hace alrededor de 10 paradas principales y tenemos la oportunidad de bajarnos, descubrir los alrededores de la zona, y volver a abordar con el mismo billete. Los paisajes se cuelan por la ventana, reinventándose en cada kilómetro, y nos lanzan la irresistible invitación de dejar los vagones del encantador tren por un rato y perdernos en los recovecos de estos paisajes de montaña, para respirar, sentir y conquistar estas sierras, barrancas, cascadas y el correr de los riachuelos.

PRIMERA PARADA: ARAREKO

Caminamos y nos perdemos por formaciones rocosas que bautizan zonas como el Valle de los hongos, de las ranas, o de los monjes. Paisajes lunares por los que disfrutamos del silencio, sintiendo la energía milenaria acumulada en sus piedras.

Descubrimos la hermosa laguna de Arareko en una cabalgata por los alrededores, seguida de un paseo en kayak, inmersos en el azul del lago. El poder de la naturaleza se deja sentir en nuestras venas, y casi sin notar el cansancio, realizamos senderismo a través de un bosque de pinos que nos conduce hacia la cascada de Cusárare. Nos dejamos embrujar por la grandeza del agua al caer y descansamos un rato, sintiendo la brisa cargada de vida.

CONSAGRADO A LA AVENTURA

Divisadero es una escala obligada. Ahí encontramos los miradores más sorprendentes de las barrancas y un parque ecoturístico diseñado para explorar las barrancas por tierra y aire. En el parque Aventura de Divisadero se pueden vivir experiencias cargadas de adrenalina: apreciar las Barrancas desde un teleférico, andar en bicicleta, practicar senderismo por caminos que corren por las entrañas de los desfiladeros, realizar rappel y escalada en roca; todo supervisado por instructores experimentados.

Dejamos a un lado la cobardía para vivir el punto álgido de nuestro paso por Chihuahua. Equipados con arneses y cuerdas, nos dejamos caer en un vertiginoso recorrido por los aires a través de un sistema de tirolinas que suman poco más de 4 mil 83 metros de cable. La emoción de "volar" sobre las Barrancas del Cobre se apodera de nosotros al momento que logramos vencer el miedo a las alturas, abrir lo ojos, soltar las manos y disfrutar del impresionante panorama.

MIRADORES VERTIGINOSOS

No hay que perderse las impresionantes vistas de los miradores de la Barranca del Cobre, la de Urique y la de Tararecua. En Piedra Volada hay que llenarse de valentía y acercarse al borde del acantilado para deleitarse con la mejor vista y la sensación de estar sobre la nada.

Acantilado en Durango
DURANGO: A LA CONQUISTA DE LA SIERRA MADRE

La esencia virgen y la naturaleza pródiga de esta región norteña se revelan a primera vista, anunciando que en cualquier rincón, la aventura está garantizada.

Desierto, llanuras, barrancas, quebradas, lagos y cascadas se convierten en el terreno ideal para viajeros de alma aventurera.

La Sierra Madre Occidental es el tesoro de Durango, que se anuncia con una sucesión de montañas que parecen rasgar las nubes, con alturas de casi 3 mil metros.

Por sus diferentes niveles de altitud sobre el nivel del mar, la sierra cuenta con una variedad impresionante de flora y fauna, y esconde paradisíacos rincones salpicados de lagos, cascadas intactas, e impresionantes formaciones rocosas, excelentes para el turismo extremo.

EXCURSIÓN DE MONTAÑA

La ruta en la Sierra toma como base de partida El Salto, la ciudad más importante enclavada en medio de la codillera. El escape comienza en Puentecillas, un rincón natural de paisaje boscoso, protagonizado por un lago y rodeado de montañas.

Muchos optan por descubrir el sitio realizando ciclismo de montaña o senderismo, mientras que otros deciden relajarse haciendo kayak en el lago.

PAISAJES EXTRATERRESTRES

Extrañas formaciones de rocas encimadas se alzan a varios metros de altura dando la idea de que se está explorando algún planeta desconocido. En Mexiquillo, la segunda parada de la ruta por la Sierra, se realizan paseos en quad, pero nada mejor que descubrir los confines de la sierra duranguense bajo la guía de los habitantes del lugar, quienes ofrecen recorridos a caballo, con la seguridad de que los animales son más hábiles que las personas para cruzar terrenos montañosos y llegar así, a la Cascada de Mexiquillo, todo un remanso de paz, después de la intensa cabalgata.

TIROLINA EN EL DESIERTO

El noreste del estado de Durango se deja poseer por una extrema zona desértica que guar- da un encantador pueblo fantasma: Ojuela.
El Puente colgante de Ojuela es una sucesión de maderas antiquísimas que une los os extremos del pueblo, divididos por un cañón. Pero es mucho más divertido cruzar, en sólo 18 segundos, a través de una tirolina que recorre los 330 metros de un lado al otro del puente.

MICHOACÁN: A VISTA DE PÁJARO

En el corazón del país se encuentra este estado, rico en tradiciones y expresiones culturales, cuyo entorno natural es el pretexto ideal para emprender la aventura.

Los caminos de Michoacán se extienden a través de bosques de coníferas, tierras cálidas y tropicales que le ceden espacio a manantiales, arroyos, ríos y lagunas.

La belleza de sus escenarios naturales no sólo es atractiva para viajeros de todo el mundo, también lo es para sus más afamadas y bellas migrantes: las mariposas monarca. Alrededor de 100 millones de mariposas monarca llegan cada año a resguardarse en el Santuario El Rosario y El Santuario de Sierra Chincua, rincones michoacanos que forman parte de la Reserva de la Biósfera Mariposa, declarada Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco.

Así como las mariposas disfrutan descubriendo esta región desde las alturas, los viajeros pueden aventurarse a imitarlas realzando un vuelo en parapente.

No hay sensación que se compare con descubrir un destino a vista de pájaro. Michoacán es uno de los sitios preferidos a nivel mundial para vivir esta experiencia. Los encantadores poblados coloniales se revelan desde las alturas, mientras el viento, rozando el cuerpo, llena de adrenalina cada uno de los poros.

EN LAS ENTRAÑAS DE LA TIERRA

En Michoacán se realiza espeleología en cuevas vírgenes, localizadas en los municipios de Aguililla y Coalcomán, que encierran sótanos naturales, tiros, ríos subterráneos, estrechos pasadizos y estalactitas.

VERACRUZ, ADRENALINA LÍQUIDA

Para desafiar la furia de un río salvaje, Veracruz ofrece idílicos enclaves para que los amantes de las emociones fuertes practiquen rafting sorteando olas, piedras y remolinos.

A bordo de una barca hinchable y a merced de la corriente, cada año, viajeros en busca de sensaciones extremas descienden el río, montados en el vertiginoso fluir de los caudales veracruzanos. La temporada de lluvias es la época más deseada para los amantes del descenso en ríos rápidos, ya que aumenta el caudal, la velocidad y la fuerza del agua, dotando de un toque cada vez más extremo a los recorridos.

En el río Filobobos y el Amazuac, la temporada abarca de julio a octubre, mientras que el río Antigua es ideal para practicar rafting todo el año y presenta diversos niveles, incluso aquel que, de tan salvaje, no permite la navegación.

Con largos intervalos de aguas tranquilas que sirven para contemplar la majestuosa belleza de la naturaleza intacta de los alrededores, el paseo se va en un vaivén de sensaciones contrastantes.

PARAÍSO SUBMARINO

El Sistema Arrecifal Veracruzano incluye 26 arrecifes. La ubicación geográfica del estado ofrece condiciones ideales para bucear. Entre la flora y la fauna presente, se encuentran corales, gran variedad de peces, delfines, tortugas, rayas, y morenas.

Visita guiada al Cañón del Sumidero
CHIAPAS: AVENTURA AL NATURAL

Todos los matices de verde imaginados parecen adueñarse de chiapas, un estado que ofrece un sinfín de aventuras.

Sólo la naturaleza virgen puede ofrecer un abanico de posibilidades que incluye experiencias eco­ turísticas tan diversas en escenarios que van desde bosques de niebla y selvas vírgenes para realizar senderismo, ríos con rápidos para navegar o cañones para escalar.

EL CAÑÓN DEL SUMIDERO

Una obra arquitectónica natural creada por el río Grijalva, que se ha dedicado a excavar las montañas por más de 12 millones de años, dando lugar a desfiladeros de hasta mil metros de profundidad. El cañón es un Parque Nacional que ofrece dos maneras de explorar cada uno de sus rincones: desde las alturas, con una red de senderos repletos de miradores que regalan sorprendentes panorámicas, o desde el fondo del cañón, en un paseo en barco por el Grijalva, desde donde se aprecian las imponentes paredes, su vegetación y fauna, además de varias cavernas y cascadas que se forman según la temporada del año.

La experiencia más inquietante que brinda el recorrido por el Sumidero es la de practicar rappel en las húmedas y verticales paredes del cañón.

POR LA SELVA PROFUNDA

El encanto de la Selva Lacandona seduce a los viajeros a pesar de lo espeso de su vegetación y lo accidentado de su terreno. La carretera fronteriza es el hilo conductor de la ruta por la selva. Los paisajes que regala el camino incluyen cascadas y plantíos de bromelias y orquídeas. Los matices de verde se cuelan por cada rincón y exigen hacer una parada para contemplar el paisaje. A lo largo de un camino estrecho, a la sombra de los árboles y escoltados por plantas carnívoras, los amantes de la naturaleza practican senderismo y observación de aves. Así llegamos a las Cascadas de Agua Azul, creando una serie de estanques o de piscinas naturales de agua cristalina donde es posible nadar.

También es recomendable aventurarse por la selva al encuentro de Misal-Ha, donde una refrescante fosa reposa frente a una cascada de 25 metros de altura, y de las famosas Lagunas de Montebello.

POR AGUA DE RÍO

Algunos tramos del río Lacanjá y el Santo Domingo son ideales para practicar rafting. Hay varios niveles de dificultad para realizar el descenso del río, según la temporada del año y el nivel de sus aguas, pero siempre es relativamente fácil si se siguen las indicaciones: trabajar en equipo y aceptar que nadie se salva de una buena sumergida y altas dosis de adrenalina.

PARA SENTIRSE EN LAS NUBES

En el centro ecoturístico Las Nubes, en plena Selva Lacandona, abundan lagunas de agua transparente y tesoros naturales, como la cascada las Golondrinas, llamada así porque estas aves tapizan el cielo durante el verano.

Oaxaca
OAXACA: MAR Y MONTAÑA

En un solo estado se puede disfrutar de la tranquilidad y la belleza de una playa mexicana solitaria, paradisíaca, y de la aventura de internarse en los recovecos de la indómita sierra oaxaqueña.

Para llegar a la mayoría de las 36 playas que forman las 9 bahías paradisíacas de Huatulco, hay que abordar una lancha o un catamarán.

Aquí reina la quietud. El chiringuito que ofrece mariscos frescos y cerveza fría, la sombra de las palmeras, la arena suave y las gafas de buceo para adentrarse en las profundidades del cálido mar, es lo único que se necesita. Además de relajarse y disfrutar de la tranquilidad y belleza de una recóndita playa mexicana, se puede practicar buceo, pesca deportiva, natación, moto náutica o esquí acuático, así como realizar paseos recreativos en lancha, y descensos en balsa por los ríos rápidos de Coyula y Copalita.

SIERRA OAXAQUEÑA

Quienes busquen dosis más concentradas de aventura, tendrán que dejar por un rato las playas y adentrarse en la sierra. Los cerros que conforman la sierra oaxaqueña rebasan los tres mil metros sobre el nivel del mar, lo que los convierte en uno de los mejores sitios para realizar senderismo, escalada o bicicleta de montaña entre exuberante vegetación boscosa de coníferos como el oyamel, el encino y el ocote.

OLAS PARA RESPETAR

Las olas Zicatela, una playa virgen localizada en Puerto escondido, son el tesoro más deseado de los surferos expertos. En la misma región hay playas perfectas para principiantes, como marineros o carrizalillo, donde se pueden tomar clases de surf.

AVENTURA GLACIAR EN MEXICO

Imagina despertar de madrugada, con un grupo de amigos, en una cabaña rústica localizada en el campo base de uno de los volcanes más bellos y emblemáticos de México: el Iztaccíhuatl, o mujer dormida. El amanecer tiñe de rosa el ambiente. A paso firme, y con el apoyo de expertos alpinistas, en pocas horas te dejas sorprender por las impresionantes formaciones de hielo que salpican el glaciar. Te pones los crampones y te decides a cruzar, regalándote unos minutos para recuperar el aliento y admirar esta belleza natural. Pasado el glaciar el camino continúa hasta la cima. Agotado, pero feliz, te dejas invadir por indescriptible sensación de coronar el alma de esta volcán mexicano cargado de historia.

La temporada ideal para visitar los volcanes es entre otoño e invierno, cuando las cimas se pintan de blanco por la nieve. Sin embargo, México regala un clima muy agradable todo el año y, en un mismo día se puede gozar de un clima cálido y templado, o de temperaturas más bajas en las cimas de los volcanes.

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil