Maestrazgo, una historia para vivirla
Teruel
Adentrarse en las agrestes tierras del Maestrazgo significa para el viajero curioso todo un mundo por descubrir, desde lo evidente hasta los pequeños matices y detalles.
Els Blaus de Roses

teruel, maestrazgo, una historia para vivirla

El motivo del viaje siempre es algo que requiere atención. Abandonar la pauta urbana, mejorar tu geografía mental, o simplemente compartir el propio viaje y sus vivencias con personas amigas. La elección no es, por tanto, cosa fácil. En estas hojas encontrarás la personalidad de este viaje. Entre sus páginas discurren sendas y ceñidos caminos por parajes bravamente sutiles. Desde ellos la naturaleza es muestra en amplios horizontes y cerrados paisajes.

Valla de madera para el ganado
Si continuas, te sumergirás definitivamente en el viaje. A partir de aquí ya no hay mapas. Se abren puertas de pueblos medievales y deambulan personajes siempre mezclan de leyenda y realidad. Zona de frontera, tránsito y mezcla de culturas. La entrada al Maestrazgo da paso a una atmósfera nueva, a una distancia muy corta en el espacio pero a siglos de distancia en el tiempo. Todo pertenece a este mundo y no. Disfruta la tranquilidad de su noche y sueña la siguiente jornada.

Maestrazgo, una historia para vivirla.

SENTIR LOS AIRES (PATRIMONIO NATURAL)

Norte y Sur. El tiempo geológico y el de las estaciones. El ambiente es desconocido y la sensación, sobre todo, de adentrarte en las sierras ibéricas de Teruel. El singular relieve te marca el recorrido siempre cambiante. De las robustas muelas del Alto Maestrazgo como en Cantavieja y La Iglesuela del Cid a los profundos barrancos del río Guadalope. La luz de la sierra varía y con ella los colores de la roca caliza y sus bosques. Es el momento de la mirada minuciosa y el disfrute sosegado del paisaje. Entre las agujas de los Órganos de Montor trotan equilibristas las cabras salvajes y más arriba, en el cielo, regresan los buitres en acrobáticos aterrizajes. Si cambias de altitud, también lo hace la vegetación que sigue tus pasos. Frescos bosques de umbría y barranco, de arces y avellanos y en lo alto, pinares de silvestre y laricio. Las cuevas y simas componen los paisajes subterráneos, de formas y brillos, destacando las Grutas de Cristal de Molinos. Caminas por el Bajo Maestrazgo donde la floración precoz del almendro, los arbustos olorosos y las plantas aromáticas cubren páramos y cultivos.

Antigua masía o casa de labranza
El amor a la tierra: son las masías, casas de labranza que forman núcleos familiares salpicados por el interior de la sierra. El Valle de Palomitas en Villarluengo y el del Linares en PuertomaIngalvo, Mosqueruela y Cantavieja con poblados de masías que forman las demarcaciones en que se dividen sus términos. En ellas todavía encontrarás el sabor de lo auténtico, el sosiego y la emoción de la charla. Y por supuesto, el consejo del masovero o de alguien que te la senda o el camino perdido.

Con la luz del verano, los perfiles borrosos del amanecer, se matizan y toman sus volúmenes reales. Hace calor y conviene estar cerca de alguno de los lugares donde el agua corre fresca y alegra; son las Hoces del Guadalope o el Nacimiento del río Pitarque, hátitats de la trucha y la nutria. O por que no, pasar la tarde donde el agua se adormece en colores turquesa en el Pantano de Santolea.

Pantano de Santolea
En primavera y otoño los colores asaltan los páramos, los sotos, las estepas, sobre multitud de especies. Descubre en estos meses los rincones del Maestrazgo profundo.

TIERRA DE HISTORIA (PATRIMONIO CULTURAL)

Sigues viajando y de todos los viajes que existen sabes que si hay uno ciertamente imposible, ese es el retorno al pasado y a pesar de esto, encontrarás que todo el Maestrazgo es una alusión a la presencia del hombre desde los tiempos prehistóricos. Entras a Villas con restos de murallas templarias, ayuntamientos de recias piedras con su cárcel e impresionantes iglesias. A pesar de que todos los pueblos tienen rasgos comunes, ninguno de ellos es igual al otro. Fue en la Edad Media cuando se forjo su personalidad, con el apoyo de las Ordenes y bajo el espíritu de la cruzada. De este convulsivo periodo son los castillos de Aliaga y Castellote, abrazados a los promontorios calcáreos. Oirás historias de soldados-guerrilleros, historias que han popularizado el nombre de Maestrazgo asociándolo a figuras legendarias como Ramón Cabrera, el “Tigre del Maestrazgo” general carlista que fijo en Cantavieja la capital de sus dominios. La despoblación de estas tierras no han impedido que perviva la herencia cultural de su histórico pasado donde se esconden las claves para apreciar los cimientos de su futuro.

Arco característico de la arquitectura de Maestrazgo
¿Arquitectura o relieve? Tu paso por pueblos como Puertomingalvo, La Cañada de Benatanduz, Cuevas de Cañart, Montoro de Mezquita, recogidos sobre si mismos y agrupados por el relieve, o los interminables muretes que separan los campos de Mosqueruela nos plantean este interrogante. El saber popular y la piedra serán motivos de reflexión hasta el final de tu viaje.

El medievo ha legado bellas muestras de arquitectura gótica religiosa como las Iglesias de Molinos y de Castellote, con singulares fórmulas del gótico levantino. Sin embargo, es la arquitectura civil renacentista de influencia napolitana, con sus plazas porticadas, palacios aragoneses y ayuntamientos con lonjas, la que mejor recoge el elogio humano a la piedra; Miramble, Fortanete y La Iglesuela del Cid son algunos de los ejemplos más representativos.

Vidriera
Son abundantes los templos y ermitas diseminados por todo el Maestrazgo, con vírgenes de advocación tan peculiar como la de la Araña o la Carrasca. La iglesia de Bordón de origen templario se corona en una de sus capillas funerarias con una imagen del Salvador en actitud de bendecir, rodeada de imágenes de los Evangelistas Apócrifos y misteriosas cruces pintadas, decoradas en barroco popular.

MAESTRES DE TRADICIONES (LAS GENTES)

Si te gusta conocer el pasado y vivirlo como el propio presente, con gentes que luchan con ilusión y gozan compartiendo sus vidas, puedes sumergirte en el interior del Maestrazgo. Sopla el frío viento de enero, pero la meteorología del alma de las gentes es cálida y acogedora. Las costumbres, las tradiciones y el sentir, se mantiene. Apelar a lo viejo y a lo nuevo es en si una filosofía de vida. Todavía puedes hablar con alguna lavandera entrando por el Portal de la Fuente, bajo la muralla, que mezcle en sus recuerdos con ternura, la Sanantonada con aquellos milicianos capitaneados por un caballero inglés, que le cedieron de nuevo el protagonismo de una historia que llevar a las pantallas de cine del mundo la artesanía tradicional, defensa del trabajo manual e íntimamente ligada en sus orígenes a las necesidades de la sociedad rural, es en la actualidad un sector en proceso de renovación y expansión. El cuero, la forja y la talla siguen vigentes tanto en sus facetas artísticas como utilitarias. Los talleres de cerámica y los telares recuperados en algunos pueblos de la zona, alternan sus producciones con líneas más comerciales y creativas. Buscar y adquirir cualquiera de estos productos es trabajo de viajero paciente.

Aprende a poner el oido en sus gentes. Gentes de todos los oficios y edades, ellos y ellas: herreros, ingenieros, carpinteros, artesanos, ganaderos, agricultores, camareros. De generación en generación, historias que inventan la realidad.

Ganado bebiendo alrededor de una charca
La cultura popular de la comarca suena. Cada valle, cada grupo de masías, cada pueblo, te muestra su personalidad festiva. Las fiestas religiosas o populares, son el acontecimiento social más esperado durante todo el año al que se acogen propios y foráneos. Son ritos que celebran la muerte del invierno y la vuelta de la primavera, el final de las duras tareas agrícolas, la venta de los ganados. Verás engalanarse las numerosas ermitas que jalonan estas tierras y los preparativos de las romerías donde se estrechan los lazos de vecindad entre las gentes.

FIESTAS DE INTERES

LA ENCAMISADA DE ESTERCUEL:
hogueras en el fin de semana de San Antón, 17 de enero.
LA MOCHIGANGA EN MAS DE LAS MATAS: dichos y romances con las ironías del año, en San Antón.
EL DRAMA DE LA CRUZ EN ALCORISA: tambores y escenificaciones de la Pasión en Semana Santa.
SAN AGUSTÍN EN AGUAVIVA: alfombras multicolores en las calles, 28 de agosto.

ROMERIAS

ERMITA DEL LLOVEDOR EN CASTELLOTE: 1 de mayo.
SAN PEDRO DE LA ROQUETA DE MONTORO EN VILLARLUENGO: primer sábado después del 25 de Abril, San Marco.
VIRGEN DE LA ESTRELLA EN MOSQUERUELA: último domingo de mayo.

FERIAS GANADERAS Y ARTESANAS

MOSQUERUELA: primer fin de semana de septiembre
CANTAVIEJA: tercer fin de semana de septiembre
AGUAVIVA: tercer fin de semana de septiembre

LA SEDUCCIÓN DE LOS SENTIDOS

Al descubrir los rasgos más singulares, los caminos muestran las opciones que tiene el viajero para disfrutar de momentos inolvidables. Si decides sumergirte en los paisajes perdidos, utiliza alguna de las excursiones organizadas por sus muchos senderos de pequeño y gran recorrido, para compartir con amigos o familiares. Las rutas escénicas te acercan a pueblecitos en los más insospechados rincones, como Miravete de la Sierra y Villarroya de los Pinares, al silencio del Monasterio del Olivar o al frescor de las riberas del río Guadalope y sus afluentes. Las actividades en la naturaleza se completan con deportes como el remo, la escalada o la espeleología. Y es también en plena naturaleza donde le Maestrazgo enseña a los niños, en aulas de educación ambiental, sus mensajes de conservación y conducta respetuosa. Tras las actividades llega el reposo, con trato intimistas y amigable en alojamientos donde el buen comer y el descanso, tan antiguos como el viajero, son garantías de calidad. Siempre los productos gastronómicos tradicionales están presentes en sus mesas.

Mañanas de bruma, tardes de paseo. Al frescor del amanecer las copas de los árboles brillan con el sol, son buenos días para los paseos a caballo, para los amantes del cicloturismo y la bicicleta de montaña. Guías especializados te acompañan en excursiones por los mas variados y completos itinerarios.

Calle rural de Maestrazgo
La belleza de la vida rodea por todas partes los colores de las estaciones. La naturaleza salvaje nunca ha estado reñida en estas tierras con actividades tan tradicionales como la caza y la pesca. También la escopeta y el sedal tienen su espacio y  sus amantes.

LA MEMORIA DE LOS SABORES

Los alimentos del Maestrazgo son productos naturales, elaborados en pequeñas empresas familiares de la comarca que se encargan de mantener y transmitir su riqueza culinaria. El tiempo, el clima, las particularidades de la orografía y las gentes del Maestrazgo se compenetran a la hora de obtener sus productos curados naturales, conservas, quesos, vinos, aceites, repostería, agricultura ecológica y agua mineral. Y son sus sabores, texturas y aromas, los encargados de dar a conocer una personalidad propia fuerte y cálida como su tierra que invita a reposo y disfrute de los sentidos. Los controles higiénico sanitarios realizados en el propio laboratorio garantizan el producto y el control durante la fase de elaboración.
Del interior de la tierra, brota con fuerza, libre, el agua del Maestrazgo, rica en componentes minerales para refrescar y calmar la sed.

La repostería tradicional ocupa un puesto de honor en estas tierras. Los hornos tienen mostradores repletos de ricos dulces que se siguen elaborando como antaño, con productos naturales y con la paciencia y cariño de sus obradores. Altas sierras inviernos duros, fríos y secos crean las condiciones ideales para la curación natural de los productos del cerdo, jamones y lomos, o del toro, cecinas del Maestrazgo que con el paso del tiempo alcanzan sabores y aromas característicos de estas piezas tan nobles. La tradicional matanza sigue siendo una sana costumbre en los pueblos, que llenan las despensas en los hogares durante todo el año con productos artesanos, como conservas de cerdo, lomos, longanizas y costillas fritas metidas en aceite. Las olivas ordeñadas de los árboles se recogen en los mantones. Llevadas a las almazaras, el aceite de oliva virgen extra se presenta y caracteriza por su bello color oro brillante, su ligero y suave sabor a frutos secos que le da la variedad de oliva de la zona Empeltre.

Los pastos y ganadería ofrecen una rica leche para la elaboración de queso, algunos tan famosos como el queso de Tronchón alabado por Sancho en El Quijote y renombrado en la Corte francesa de María Antonieta. El respeto a los cultivos que han alimentado durante generaciones se mantiene en iniciativas con el sello de la agricultura ecológica, garantía de la estrecha relación entre el campo, su gente y los productos. En las faldas de las sierras crecen las cepas fuertemente agarradas, las uvas darán vinos tintos, rosados, blancos, perfectos para acompañar la variada gastronomía.

EL RENACER DE UN PAIS. PARQUE CULTURAL DEL MAESTRAZGO

El Parque Cultural del Maestrazgo es un amplio espacio de 42 municipios donde el Patrimonio cultural y natural se definen como un elemento de identidad colectiva. Las iniciativas locales promueven diversas unidades interpretativas configurando así uno de los cinco parques culturales de Aragón. El Parque está integrado por amplios espacios naturales y singulares donde se unen monumentos y conjuntos históricos, yacimientos arqueológicos, puntos de interés geológico y pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los Parques Geológicos de Aliaga, Palontológico de Galve, Cultural de Molinos, Escultórico de Hinojosa e Jarque, el Museo de Mas de las Matas, el Molino de aceitero de Jaganta o los centros de interpretación ambiental de Villarluengo y de la minería en Santa Bárbara en Aliaga se unen al Parque Fluvial del Río Guadalope, al tiempo que s avanza en otros proyectos como el carlismo en Cantavieja, la cerámica en Alcorisa,el urbanismo medieval en La Ginebrosa, la arquitectura en Mirambel, el fuego y la fiesta en Estercuel, las órdenes militares en Castellote y Villarroya de los Pinares, la cultura pastoril en Mosqueruela, la producción del esparto en La Cuba, o los castillos en Puertomingalvo. Desde el Mío Cid, Miguel de Cervantes, Tirso de Molina, Pérez Galdós, Pío Baroja, Valle Inclán y ahora José Antonio Labordeta, nos han hablado de su comida, damas del olivar, sus batallas, sus vidas y sus canciones.

Escultura de dinosaurio en el Parque Paleontológico de Galve
La riqueza paleontológica del Parque Cultural se encuentra repartida por la totalidad del territorio con muestras de importantes yacimientos de dinosaurios, troncos fósiles, huellas, peces y dinosaurios de eras geológicas pasadas. La intensa actividad del hombre del Maestrazgo se plasma en una gran riqueza etnológica, en la que no faltan las muestras de la tecnología del pasado, sencillos e inteligentes mecanismos capaces de transformar la producción agropecuaria, unas veces complejos molinos de harina y aceite, otras pequeñas prensas de vino distribuidos por pueblos y masías.

Las tareas de señalización, permiten al viajero saber cuando entra en el Parque, anticiparse a los Conjuntos Históricos, además de contar con mesas de interpretación, paneles e indicadores, que al igual que los peirones de los caminos del pasado sirven de orientación al visitante. Grutas y cuevas sirven para la ocupación prehistórica del territorio, como lugares de hábitat y soporte de singulares manifestaciones artísticas, en otros casos es la belleza natural, la que nos remonta a los orígenes más lejanos.

Estalactitas en una gruta
La construcción del Patrimonio por las gentes del Maestrazgo se continúa con la creatividad contemporánea, plasmada en la producción escultórica y audiovisual, o las nuevas tecnologías, pasan día a día a formar parte de los recursos del Parque. El paisaje del Maestrazgo lo convierte en un lugar privilegiado para la percepción de la osamenta geológica excepcional, para repasar la historia de la tierra.

Mas allá de los acontecimientos festivos, la riqueza de la cultura tradicional del Maestrazgo se plasma en usos y prácticas agropecuarias, asociadas a un ciclo festivo en el que destacan los ritos asociados al fuego. En la actualidad muchas de esas actividades se han convertido en una seña de identidad y un singular espectáculo turístico. La integración entre naturaleza y cultura se realiza en el Parque Fluvial del Guadalope, representa l apuesta del Maestrazgo por recuperar sus ríos y riberas. En sus orillas se suceden sotos reforestados, áreas recreativas, senderos, todo un patrimonio cultural que visitar y paneles que ayudan a interpretar lo que nos rodea.

Ritual con fuego
El Parque Cultural del Maestrazgo cuenta con diez poblaciones que gozan de la condición de Conjunto Histórico, en ellas no sólo podemos encontrar edificios singulares sino que la propia disposición del trazado urbano, las calles, murallas y castillos nos remiten a los orígenes más remotos y a la evolución histórica de cada pueblo. En la actualidad la Ley de Parques Culturales crea un marco para la protección y difusión del patrimonio cultural y natural, permitiendo estimular el conocimiento del público y buscando el máximo desarrollo de las actividades culturales. Al mismo tiempo facilita la ordenación del territorio y fomentar el desarrollo rural sostenible.

DIRECCIONES DE INTERES

ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS TURÍSTICOS DEL MAESTRAZGO
C/ Nueva, 47 – 44560 CASTELLOTE (Teruel) Tel / Fax: 978 887561 Agrupación de hoteles, hostales, pensiones, camping, albergue, restaurantes, monasterios, empresas de turismo cultural y de ocio, bares, artesanos de cerámica, madera y cuero, todos con calidad y servicios dignos del Maestrazgo.

ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS AGROALIMENTARIOS DEL MAESTRAZGO
Ctra. del pantano, s/n – 44560 CASTELLOTE (Teruel) Tel /Fax: 978 887651 Empresas familiares de productos cárnicos, conservas, pastas artesanas, quesos, miel, aguas minerales, vino y agricultura ecológica, en las que la calidad de sus productos se encuentra avalada pro un estricto contros interno.

MAESTUR (Asociación casas de Turismo Rural)
Plaza Cristo Rey, s/n, bajos- 44140 CANTAVIEJA (Teruel) Tel /Fax: 964 185243 Maestur acoge más de 50 viviendas de turismo rural con el calor de sus gentes en los pueblos del Maestrazgo.

CENTRO PARA EL DESARROLLO DEL MAESTRAZGO
C/ Pueyo, 33 – 44556 MOLINOS (Teruel) Tel 978 849709 – Fax: 978 849714 El desarrollo rural sostenible por la población de la comarca con acciones sociales, económicas, ambientales y culturales, la formación y la educación con los duendes de la sociedad de la información.

Guárdame en el móvil