Madrid, pasa unas magníficas vacaciones familiares
Madrid - España
Madrid es el destino ideal para pasar unas vacaciones divertidas con tu familia o amigos. Aquí tendrás la oportunidad de disfrutar de un sin fin de actividades al aire libre, deportes extremos, visitar innumerables castillos medievales,palacios...
Els Blaus de Roses

madrid - españa, madrid, pasa unas magníficas vacaciones familiares

PROPUESTAS DE TURISMO FAMILIAR EN LA COMUNIDAD DE MADRID


Alcalá de Henares

Pequeños y mayores tienen mucho que descubrir en la única ciudad de la región declarada Patrimonio de la Humanidad: la antigua ciudad romana, el Museo Casa Natal de Cervantes, los edificios universitarios, sus numerosas cigüeñas o sus fiestas como la Semana Cervantina. Infórmate de las fechas en que se celebra y aprovecha esos días para conocer Alcalá.

Aranjuez
En esta villa situada al sur de la Comunidad de Madrid hay un gran Palacio Real que fue mandado construir hace muchísimos años. Está rodeado de jardines y paseos arbolados, los sotos históricos, por los que dar largas caminatas. Con la llegada del buen tiempo, puedes conocer Aranjuez a bordo del barco turístico o apuntándote a las rutas guiadas en piraguas que organiza Arantour.

Buitrago del Lozoya
Buitrago del Lozoya es un pueblo medieval amurallado rodeado de un asombroso entorno natural y en el que se levanta un castillo. Uno de sus vecinos más ilustres fue el barbero del pintor Pablo Ruiz Picasso, gracias al cual se creó el Museo Picasso, lleno de obras del artista. Si vas en Navidad, podrás ver el espectacular Belén Viviente que organizan sus habitantes en las calles adornadas para la ocasión.

Chinchón
Chinchón es uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid. Tiene una famosísima Plaza
Mayor y en sus restaurantes cocinan unos platos riquísimos. Acércate hasta su histórico castillo y a la Laguna de San Juan, donde podrás ver muchísimas aves acuáticas con la ayuda de unos prismáticos.

Colmenar de Oreja
En Colmenar de Oreja hay tantas cosas que hacer que será imposible que te aburras. Además de ver los edificios históricos del pueblo y visitar el Museo Ulpiano Checa, puedes animarte a hacer alguna de las rutas que salen de su bonita Plaza Mayor. Si sigues la Senda Ecológica Vereda del Cristo –7 km entre encinas y pinos carrascos–, llegarás casi al límite con la provincia de Toledo.

Mancomunidad Embalse del Atazar
La Senda del Genaro rodea el Embalse de El Atazar y te acercará a las localidades situadas junto a su orilla. En ellas hay museos singulares en los que aprenderás muchas curiosidades de la zona. En El Berrueco está el Museo del Agua y del Patrimonio Hidráulico. En el Museo de los Sentidos de Cervera de Buitrago conocerás la flora y la fauna de la Sierra Norte a través de un circuito en el que experimentar con el olfato, el tacto, el oído y la vista.
Y en el Museo y Parque de Juegos Tradicionales, en Paredes de Buitrago, descubrirás a qué jugaban tus abuelos: el juego del arco, el triciclo, los bolos, la rayuela, la herradura, la cometa, la rana, la petanca...

Mancomunidad Valle del Lozoya
El Parque Natural de Peñalara es fantástico para que los pequeños exploradores descubran paisajes asombrosos, infinidad de especies distintas de árboles y plantas y animales que únicamente es posible ver en lo más alto de las montañas de la sierra. Si después de visitar Peñalara te has quedado con ganas de más aventuras, no olvides que en el Valle del Lozoya también se encuentran el Embalse de Pinilla, el Monasterio de El Paular y, frente a él, el Puente del Perdón.

Navacerrada
Prepara la mochila de excursionista y anímate a realizar una sencilla ruta por el hermoso Valle de La Barranca, en la Sierra de Guadarrama. Hay distintos itinerarios, así que ve a la Oficina Municipal de Turismo de Navacerrada para que te informen sobre ellos y, de paso, aprovecha para pasear por este pequeño pueblo situado en las montañas.

Navalcarnero
Navalcarnero es una villa típicamente castellana que conserva lugares como la Plaza de Segovia y la Casa de la Lonja. Para conocer su historia, acércate al Centro de Interpretación, ubicado en una casa de labranza rehabilitada. También puedes visitar el Museo del Vino. Además, el primer fin de semana de septiembre se celebra el Mercado del Siglo de Oro con músicos, trovadores y artesanos.

Patones
En este pequeño pueblo de la Sierra Norte con casitas de piedra, pizarra y madera parece que se ha detenido el tiempo. Según cuenta la leyenda, Patones tuvo un rey que, hasta el siglo XVIII, organizaba la vida de los vecinos. En la actualidad, Patones tiene un Museo- Aula Geológica en el que conocer los minerales y rocas característicos de la Comunidad de Madrid.

San Lorenzo de El Escorial
San Lorenzo de El Escorial es conocido por el importante monasterio que mandó construir Felipe II.
Para verlo desde lo alto, en el mismo lugar donde el rey controlaba cómo se desarrollaban las obras que comenzaron en 1563, sube a la Silla de Felipe II. También son espectaculares las vistas que se observan desde el Monte Abantos. En Navidad es impresionante su belén formado por figuras de tamaño natural.

Sierra del Rincón
La Sierra del Rincón es uno de los lugares más bonitos de la sierra madrileña. En ella se encuentra el Hayedo de Montejo, un bosque de gran valor ecológico que parece sacado de un cuento y que es importante cuidar. También esconde la Laguna del Salmoral, donde anidan numerosas aves acuáticas.
La Sierra del Rincón está formada por cinco pueblos que conservan su carácter rural y sus pequeñas casas de piedra. Puedes conocer las costumbres y tradiciones de sus vecinos en el Museo Etnológico de Horcajuelo de la Sierra o haciendo la Senda de los Oficios de La Hiruela, un recorrido de una hora y media que te acercará a huertos frutales, un colmenar, un molino harinero y una carbonera. No olvides pasear por el Valle de los Sueños, un original proyecto en el que diversas esculturas salpican el entorno natural de Puebla de la Sierra.


Estás leyendo: Madrid, pasa unas magníficas vacaciones familiares



Dónde alojarte en Madrid





Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil