Laredo, un abanico de posibilidades
Cantabria
Laredo se encuentra enclavada en un lugar privilegiado de la costa oriental de Cantabria. Rodeada de montes y del Mar Cantábrico.
Els Blaus de Roses

cantabria, laredo, un abanico de posibilidades

La Costa Esmeralda. De todo en torno a la playa

La mar ora rizada, ora en calma deja que las olas dibujen líneas de espuma blanca sobre el cristal esmeralda que acaricia las orillas de La Salvé, la playa de Laredo y la más importante del litoral cántabro. Laredo vive en torno a la concha que dibuja su playa y que abraza en su parte mas moderna cortejándola con sus larguísimas avenidas.

Desde un maravilloso día de playa hasta la practica del wind o toda clase de deportes nauticos con sus correspondientes competiciones internacionales tienen en la villa su posibilidad. Laredo dispone de un importante Club Nautico, ejemplo de motor organizativo.

El Laredo imperial, la historia se hizo aqui

La puebla vieja

La puebla de Laredo recostada sobre la loma de La Atalaya mantiene el encanto medieval de sus rúas y empedradas callejas mientras a sus pies descansan las añosas casas del Arrabal que junto con el templo gótico de la Asunción conforman el conjunto histórico laredano. Un conjunto que difiere poco del que pudo ver el emperador carlos V a mediados del siglo XVI, cuando procedente de Bruselas, desembarcó en esta villa marinera camino del monasterio cacereño de Yuste para terminar sus días. Pasear por esta parte de la villa es transportarse al encanto de otras épocas, sin duda con todo el duende, de la gran España.

La villa de Laredo en su parte más moderna se extiende a lo largo de la playa. Extensas avenidas que sirven de arterias para que los modernos edificios jalonen el paisaje hata el Puntal. La limpieza y pulcritud de sus servicios colaboran a la mejor calidad de vida. Los amplios jardines y parques conforman una ciudad preparada para recibir el mejor turismo.

Laredo es marinero

Laredo es ante todo marinero. Un pueblo que espera la llegada de sus pesqueros para que arriben a buen puerto al mismo tiempo que las brumas cubren de vaho el color esmeralda de su espejo. Lugar de contrastes donde el denominador común es la mar. Aquí se puede uno recoger del sol mientras se repasan las redes que sirven para arrancar los frutos al mar Cantábrico o encarar la suerte de la diversión practicando cualquier deporte náutico.

Las conservas laredanas son famosas en todo el mundo. Inversiones de 8000 millones en el polígono de La Pesquera con 600 puestos de trabajo conforman las infraestructuras laredanas con toda la dinámica y exigencias del siglo XXI. La importancia de lo ejecutado ha convertido a Laredo en pionero del sector. Hasta aquí llegan directivos de otras empresas conserveras para tomar referencias de lo que debe ser una industria conservera.

El arte hace historia. Laredo inmemorial

Los antepasados laredanos dejaron un interesantísimo patrimonio, liderado por su iglesia de Santa María de la asunción, imponente manifiesto del gótico en su construcción y flamenco en sus tallas del retablo. Es en esta iglesia donde las manifestaciones culturales más importantes que se pueda imagninar tienen su constacia. Conciertos de masa corales, orquestas filarmonicas...

Laredo canta con sus Corales, magníficos coros de voces que ha investigado los canticos populares, entre otros. La villa dispone de su Universidad de verano, cada día más pujante en el concierto de lo académico.

La mar de sabores. El arte del buen comer

Los edificios de las rúas cargadas de añeja historia han sabido adaptarse a los tiempos trocando las bodegas y bajos de sus edificios en lugares con nombre propio. No dude que estará en la cuna del buen comer. Aqui su afamados establecimientos le haran llegar directamente del mar Cantábrico el pescado de la costera de bocarte o bonito. Así como las mejores marmitas o cualquiera de sus especialidades de marisco o culinarias de la zona. Es el culto por el buen gusto.

Lo mas verde de Laredo

Un tunel de 1860 totalmente reconstruido conecta el mismisimo casco urbano con el paraje más agreste y verde de la zona. De ello dan cuenta sus inmensos acantilados y los enormes espacios verdes donde se puede practicar toda clase de deportes ecológicos, senderismo, etc.

Laredo cautivador

Laredo está siempre alegre. Sus calles reflejan el humor y la hospitalidad de la villa. Vivir es dar un cheque con plena garantía a la vida. La tradición qiuiere que en determinadas fechas sus callles se vistan de ilusión. Cucañas, charangas, verbenas son elementos que aglutinan en torno a ellos mismos jornadas plenas de vitalidad y ganas de vivir.

También los más pequeños tienen sus propias fiestas infantiles que junto con las verbenas el teatro y los conciertos de los mayores conforman la oferta lúdica de la villa pejina.

Laredo es ambiente

El ambiente festivo de las noches laredanas en fin de semana y durante el verano, convierten a Laredo en la Capital del Ocio del Cantábrico. Parrillas de pescado fresco, buena música, y una villa acogedora son garantía de buen ambiente y diversión.

La batalla de flores

Un pueblo completamente unido, sorprende año tras año a sus visitantes, con su famosa Batalla de Flores.
Laredo y sus flores protagonizan sin duda la fiesta por excelencia. Declarada de interés turístico nacional la villa pegina sorprende por su imaginación y alegría. Es el último viernes de agosto como si quisiera decir adiós con una sinfonía de aromas y bullicio, a su temporada estival, año tras año.

Laredo inexplicable

Como una caricia es la arena de Laredo. Llene sus pulmones de paz y libertad en un entorno único donde lo marabilloso es lo cotidiano. Un mar esmeralda espejo que durante el estio se hace añicos plateados es el auténtico atractivo marino de esta costa Oriental de Cantabria donde se puede pedir todo a los ratos de ocio.
Aqui se toca la naturaleza mientras se escucha el rumor de las olas. Laredo es la patria de los azules y los verdes lo que le confiere un denominador de contrastes.


La villa marinera de Laredo está situada geográficamente al Norte de la Península Ibérica y a escasos 50 kilómetros por autovía desde Santander, capital de Cantabria. Los aeropuertos de Parayas en Santander y el internacional de Bilbao son las puertas de arribada para disfurtar de los encantos que rodean a esta bella localidad del cantábrico. La autovía del Cantábrico es el enlace por carretera con Europa a través del País Vasco mientras que los ferrys de Santander y Santurce son su entrada por via maritima.

Estratégicamente situada en el eje central que forma el gran Museo Guggenheim Bilbao (a 20 min.) y el conjunto Histórico-artístico de Santillana del Mar Cuevas de altamira (a 40 kms.) También, dentro del eje, se encuentra el alabado Parque de la Naturaleza de Cabárceno (a 20 kms.). Este espejo que bordea la playa de La Salve y que durante el estio se hace añicos plateados es el atractivo turístico de esta zona de Cantabria oriental que a comienzos del siglo XX acogío personalidades cercanas a la monarquía y posteriormente a masas humanas de la vecina Francia y hoy a gentes procedentes de su area de influencia.

Las ricas aguas ya salobres que acarician el puntal de La Salvé facilitan no solo la llegada de los salmones a contracorriente en su último y definitivo viaje si no también la gran variedad de pescado que desde tiempos inmemoriales ha servido de alimento y comercio a esta población pejina y que en sus establecimientos pueden desgustarse junto con los salazones, el bacalao en sus diversas especialidades culinarias, marmitas, mariscos o cualquier pescado o carne fresca que el cliente solicite, aderezados todos ellos con los productos horticolas procedentes de sus escalonadas huertas o, simplemente pasear por sus empedradas rúas contemplando el bullicio que todos los fines de semana y durante el verano convierten a Laredo en la capital del ocio del Cantábrico. Entre la cultura que Laredo ofrece a sus visitantes se encuentran los cursos que la universidad de Cantabria organiza cada verano en la villa pejina. la importancia de estos cursos, ha colocado a Laredo en el tercre puesto del ranking detrás de la Unviversidad internacional de Santander (UIMP) y El Escorial. Los responsables esperan poder desarrollar cursos específicos relacionados con el medio marino y las ciencias biológicas.

Los deportes naúticos tanto a vela como a motor es posible desarrollarlos en su amplia bahía. El afamado Club Naútico de Laredo se encarga de proporcionar las embarcaciones y los elementos necesarios para disfrutar del mar.

Las lomas de La Atalaya sirven no solo para practicar el senderismo, sino que nos descubren la grandiosidad de la bahía laredana que se abre a los pies del caminante. Desde este promontorio puede deleitarse en la observación de los trabajos de restauración que vienen ejectándose en el fuerte militar uibicado en La Atalaya. El Buciero santoñés, en otro tiempo codiciado por franceses e ingleses, se ofrece al otro lado de las aguas de la bahía. La contemplación de los acantilados abruptos y la línea de horizonte del Cantábrico es otra de las sugerencias que pueden realizarse. Para los que decidan adentrarse por esta costa de la España Verde.

Visite lo antes posbile esta villa turística y sumerjase en sus calles de la puebla vieja o pasee por una de sus espaciosas avenidas o muy cuidados parques. Laredo capital de la Costa esmeralda le está esperando. Sus gentes son tan hospitalarios como su paisaje.

Dónde alojarte en Cantabria
Posada de Pedreña
Marina de Cudeyo


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil