La Rioja, ruta de los dinosaurios
La Rioja
La Rioja nos ofrece la posibilidad de realzar un auténtico viaje al pasado, de trasladarnos a un mundo desaparecido en el que los dinosaurios dominaban la fauna del planeta.
Els Blaus de Roses

la rioja, la rioja, ruta de los dinosaurios
LAS HUELLAS DE DINOSAURIOS

La Rioja nos ofrece la posibilidad de realzar un auténtico viaje al pasado, de trasladarnos a un mundo desaparecido en el que los dinosaurios dominaban la fauna del planeta.

Gracias a unas especiales características geológicas podemos contemplar innumerables icnitas, nombre técnico con el que se conocen las pisadas fósiles de los dinosaurios, que nos presentan en La Rioja uno de los yacimientos más interesantes de Europa y del mundo.

Las huellas conservadas en nuestra comunidad datan del Cretácico, período geológico posterior al Jurásico y momento del inicio de los movimientos de los continentes. Es un período de clima benigno y húmedo que reunía las características necesarias para la vida de los dinosaurios. En aquella época, hace 120 millones de años, nuestra Comunidad presentaba un aspecto muy diferente al actual con abundantes zonas pantanosas y densa vegetación, conformando el hábitat ideal para el desarrollo de estos animales.

Así una extensa zona que ocupa la cuenca alta del río Cidacos, del río Linares y del río Alhama y parte de la cuenca media del Leza nos brinda hoy la posibilidad de esta aventura del pasado. Podemos además observar otra gran variedad de fósiles de diversa procedencia. Es frecuente encontrar huellas de gusanos, gran número de bivalvos fósiles o gasterópodos con forma de caracola.

Es posible contemplar fósiles de plantas: raíces, troncos de árboles y algunas hojas y algas.

Todavía nos quedan las marcas fosilizadas del comportamiento del barro. Por ejemplo es fácil encontrar rizaduras de oleaje fosilizadas, idénticas a las que podemos contemplar en los fondos arenosos de los cursos de agua. Visibles son las marcas de la desecación del terreno o de los deslizamientos del barro debido a terremotos.

¿COMO SE FORMAN LAS HUELLAS?

Los dinosaurios habitaron las tierras de La Rioja hace aproximadamente 120 millones de años. ¿Cómo es posible que aún hoy podamos observar sus huellas? Todos hemos tenido la experiencia de pasear por la orilla del mar y ver como las pisadas que vamos marcando desaparecen con la llegada de una nueva ola. Entonces ¿por qué algunas de las marcas dejadas por los dinosaurios son observables aún hoy?

Imaginemos uno de estos animales caminando por un terreno fangoso, su peso iría marcando el rastro. Muchas de ellas desaparecerían por efecto del agua o por la acumulación de un barro del mismo tipo. En otras, el barro al ir secándose se endurece ligeramente, haciéndose más resistente a los agentes erosivos y con el tiempo, esta huella será cubierta por una nueva capa de sedimentos. Con el paso del tiempo estos tipos de tierras se transforman en diferentes clases de rocas dando así origen a la huella fósil. Después la erosión o los movimientos geológicos irán haciendo aparecer cada uno de los estratos. Si el material donde el animal marcó su huella es más duro que el de relleno veremos las pisadas hundidas, de manera similar a las que dejamos al caminar. Pero si sucede lo contrario el estrato de cubrición puede mostrando una imagen negativa.

No obstante, este proceso no es ni sencillo ni frecuente. Así los yacimientos de La Rioja nos muestran un conjunto de excepcional interés por la calidad y cantidad de hallazgo.

¿CÓMO SE ESTUDIAN LAS HUELLAS?

Las icnitas aportan a los científicos información en dos líneas diferentes. La primera proporciona diversos datos sobre la anatomía de los dinosaurios, completando así la información obtenida gracias a los restos óseos encontrados. La segunda, y quizá más interesante por ser el único elemento de estudio en este sentido que disponemos en la actualidad, nos brinda la oportunidad de conocer algunos aspectos de la actividad y el comportamiento de estos animales.

Lo primero que se realiza es observar su forma. Las huellas tridáctilas (de tres dedos), las más corrientes, corresponden generalmente a dinosaurios bípedos (que caminan sobre dos patas). Son de muy variados tamaños y pertenecen a dos grupos de dinosaurios diferentes: los ornitópodos, herbívoros y los saurópodos, carnívoros. Las huellas redondeadas, de cinco dedos que a veces se pueden observar, pertenecen a saurópodos cuadrúpedos herbívoros en ocasiones de gran tamaño. Las marcas de las patas delanteras o manos suele ser de menor tamaño. Por su tamaño y profundidad se puede calcular con cierta aproximación el tamaño del animal correspondiente.

Otro tema de estudio por parte de los paleontólogos es el rastro del que se estudian diferentes parámetros. Así la zancada, que es la distancia existente entre dos icnitas consecutivas producidas por el mismo pie que nos proporciona importantes datos sobre la velocidad de marcha. También se estudia el ángulo de paso, que es el formado por tres icnitas consecutivas, y que nos orienta sobre la forma de avanzar.

La relación entre ambos datos nos indica si el animal caminaba a su paso o corría.

MUSEO DE ENCISO

El Centro Paleontológico de Enciso, situado en el interior del pueblo, en una antigua fábrica de zapatillas rehabilitada, se dedica a la investigación sobre restos de dinosaurios de La Rioja (fundamentalmente icnitas) y a la difusión del resultado de sus investigaciones. En él hay una sala con contramoldes de huellas, reproducciones a escala reducida de dinosaurios y de algunas partes interesantes (patas, cráneos, uñas, etc.…) También contiene una serie de paneles que se dirigen a la mejor comprensión de los yacimientos con pisadas que hay en el entorno, con explicaciones detalladas de su significado, es decir, de la clasificación de las pisadas de dinosaurio, del comportamiento deducido, … basados en la información que se obtiene de los yacimientos con pisadas que se encuentran al aire libre en los alrededores.


Dónde alojarte en Logroño
Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil