La Janda, conoce sus atractivos turísticos
La Janda - Cádiz
Playas paradisíacas, ancestral cultura, privilegiado entorno natural, suculenta gastronomía, colorido de sus fiestas y mucho más es lo que encontrarás en la maravillosa comarca de La Janda. ¡ No te la pierdas !
Els Blaus de Roses

la janda - cádiz, la janda, conoce sus atractivos turísticos

Medina Sidonia

Coronando el Cerro del Castillo (a 300 m. de altitud), Medina conserva intacto todo el sabor medieval. Fundada por los fenicios, fue una importante colonia romana y capital de la cora musulmana de Sidonia. A mediados del s. XV entró a formar parte del Señorío de los Duques de Medina Sidonia.

Declarada Conjunto Histórico y Premio al Embellecimiento de los Pueblos Andaluces, tan rico pasado ha dejado en la localidad numerosos testimonios artísticos. La Ermita de los Santos Mártires es el ejemplo de arte visigodo más antiguo de Andalucía.

De la época medieval son las ruinas del castillo, edificado sobre el antiguo alcázar musulmán y el Castillo de Torrestrella, (ambos de los ss. XII-XIV). De los numerosos arcos medievales, algunos musulmanes y anteriores a la conquista, destacan el Arco de la Pastora (s. X), del Sol (ss. X-XIII) y el Arco de Belén (ss. XII-XV).

Las muestras de su arquitectura religiosa son innumerables, destacando la Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor Coronada, un magnífico ejemplo de los estilos gótico y plateresco. Otros templos que no pueden dejarse de visitar son los de la Victoria, San Juan de Dios y Santiago. 

Si entre los conventos destacan el de San Cristóbal, Jesús, María y José y el Monasterio Carmelita del Cuervo (situado en el interior del Parque Natural de los Alcornocales), en cuanto a los edificios civiles sobresale el Ayuntamiento manierista del s.XVII, las Caballerizas del Duque, la Casa de los Enrile (s. XVIII) y el Mercado de Abastos del s. XIX.

Posee la villla una delicia repostera con Denominación de Origen propia, el Alfajor de Medina. Este producto es un dulce de origen árabe elaborado a partir de técnicas tradicionales y utilizando ingredientes de primera calidad: miel pura de abeja, almendras, avellanas, harina, pan rallado y especias (cilantro, clavo, matalahúva, ajonjolí y canela). Con forma de canutillo, posee un color tostado al corte y un aroma ligeramente especiado mientras su sabor, recuerda a una mezcla de frutos secos y miel.

ASIDO CAESARINA
De la antigua Asido Caesarina romana se conservan en su Conjunto Arqueológico restos de las cloacas, alcantarillado, criptopórticos, salas, viviendas y parte de la calzada que discurre a cuatro metros por debajo de la calle.

Paterna de Rivera

Aunque poblada desde el Neolítico, sus vestigios más numerosos datan del período romano, con hallazgos de villas con fabulosos suelos de mosaicos, tumbas y monedas de Gades. En esta época sus pobladores gozarían ya de las propiedades medicinales de los baños de Fuente Santa y de Gigonza, siendo conocida por sus aguas como el Valle de los Baños. La presencia musulmana queda también constatada por hallazgos como un candil almohade (s. XII).

Tras la Reconquista cristiana pasa a formar parte del Señorío de los Ribera que siglos después, en el año 1503, constituye la villa como Consejo-Ayuntamiento. Pasa a denominarse Paterna de Rivera en honor a sus señores y permanece dependiente de Alcalá de los Gazules, de la que se emancipa en 1825. 

Paterna es conocida por haber sido la cuna del cante por peteneras, que recibe el nom tiebre de la cantaora que lo creó. Posee el pueblo un bonito monumento en su honor y es sede del Concurso Nacional de Cante por Peteneras.

Entre los monumentos de este blanco caserío andaluz destacan la Parroquia de Nuestra Señora de la Hiniesta (s. XVI) de factura gótica y renacentista, que se erige en la plaza principal del pueblo; y la Casa de Don Perafán de Ribera del s. XVII, un bello ejemplo de la arquitectura doméstica popular.

GANADERÍAS Y YEGUADAS
Dedicada tradicionalmente a la agricultura, es famosa por sus ganaderías de reses bravas y de caballos hispano árabes. El Campeonato Nacional de Doma que se celebra en el municipio anualmente es una cita ineludible para los amantes de este arte. Durante la Feria de la localidad se desarrollan sus famosos encierros callejeros a caballo y la suelta de toros.

San José del Valle

Sus orígenes se remontan a la época musulmana, en el emplazamiento llamado Hisn Tanbul, que albergaba una fortaleza defensiva erigida sobre un antiguo enclave romano. La fundación de la población actual está ligada a establecimientos religiosos, que buscando la paz y el retiro de estas tierras, se establecieron aquí, atrayendo con ellos a los primeros colonos.

Punto de intersección entre la Ruta de los Pueblos Blancos y la Ruta del Toro, a unos seis kilómetros del centro urbano se encuentra el Castillo de Gigonza (ss. XIII-XIV) uno de los monumentos más relevantes y mejor conservados de la zona. Aunque se trata de una fortificación medieval, en el lugar estaba enclavada la ciudad de Saguntia, fundada por los turdetanos y posteriormente anexionada a Roma como ciudad estipendiaria. Muy cerca del castillo están las ruinas de los Baños de Gigonza, baños de aguas sulfurosas que gozaron de gran fama a finales del s.XIX- principios del s.XX.

Cuenta con un patrimonio medioambiental envidiable. A un paso del Parque Natural de los Alcornocales, disfruta de parajes tan bellos como el nacimiento de las aguas de Tempul o la Sierra de Cabras y especies animales tan interesantes como corzos, ciervos, ginetas, zorros, águilas imperiales, búhos reales o milanos.

Es todo un paraíso cinegético, por lo que en cualquiera de sus ventas se puede hacer una parada para degustar sus tradicionales platos de caza o comprar su rico pan de campo. También hay rutas señalizadas para hacer senderismo o recorridos en bicicleta de montaña.

FUNDACIÓN
En 1695, los Carmelitas Descalzos se asentaron en el Cerro de la Cruz, donde erigieron un convento, del que sólo se conservan ruinas de la iglesia. Convertida en pedanía jerezana, San José consiguió su independencia de ésta en 1995.

EMBALSES Y PANTANOS
Muy cerca de San José se encuentran los embalses de Guadalcacín II y de los Hurones. El primero posee una playa artificial donde bañarse o practicar piragüismo, remo, surf, vela...El Charco de los Hurones, como se le llama comúnmente al segundo, está rodeado por bellísimos paisajes montañosos y exuberante vegetación, ideal para pasar un día en contacto con la naturaleza o pescando.

Vejer de la Frontera

Declarada Conjunto Histórico y galardonada con el Premio Nacional de Embellecimiento, el legado árabe se plasma en su arquitectura popular y en el urbanismo de barrios como el de la Judería. Se asienta en una bella colina a cuyos pies discurre el río Barbate.

Numerosos vestigios confirman el paso de fenicios, cartagineses y romanos por esta tierra. En el año 711 tendría lugar muy cerca de aquí la Batalla de la Janda, en la que los visigodos perdieron el dominio de la Península en favor de los árabes. 

Amurallada desde siempre, aún conserva en buen estado varias torres (del Mayorazgo, de San Juan y de la Corredera) y las cuatro puertas de la villa medieval integradas a la perfección en el conjunto urbano: la del Arco de la Segur, la de la Villa, la de Sancho IV y la Puerta Cerrada. El castillo (ss. XI-XVI) se sitúa en la parte más alta del casco antiguo, accediendo a él por un bello arco de herradura. Combina elementos musulmanes y cristianos.

La arquitectura sacra ha dejado también magníficos ejemplos: la Iglesia Parroquial del Divino Salvador (ss. XIV-XV) domina el caserío desde arriba y muestra una bella evolución del arte gótico-mudéjar, renacentista y barroco; la Iglesia de las Monjas Concepcionistas con el Arco de las Monjas; el Convento Hospedería de San Francisco y, en las afueras, se encuentra la Ermita visigoda de Nuestra Señora de la Oliva. 

Entre sus edificios civiles sobresalen el Palacio barroco del Marqués de Tamarón y la Casa del Mayorazgo, ambos del s. XVIII, o los Molinos de Viento de San Miguel (s. XIX). 

Vejer de la Frontera cuenta a tan sólo 9 kilómetros de su núcleo urbano con una de las playas más famosas del litoral gaditano, la playa de El Palmar. Sus finas arenas doradas se extienden a lo largo de más de 4 kilómetros y contrastan con la claridad de sus aguas y un bonito entorno natural. El viento de la zona es el aliado de los aficionados al windsurf. 

Alrededor de la Torrenueva, una torre vigía de los ss. XVII y XVIII cuya función consistía en vigilar y defender la costa gaditana de las incursiones de piratas y bandoleros, se suelen situar los aficionados al naturismo.

NOCHE FLAMENCA DE LA SEGUR
Este certamen flamenco celebrado durante la 2ª quincena de agosto está declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional. Su escenario es el marco incomparable de la fortaleza medieval.

MONTENMEDIO
Es un complejo novedoso que combina oferta turística con representaciones artísticas y deportivas. Merece la pena visitar su colección de arte contemporáneo. Ofrece opciones de restauración y alojamiento, así como una enorme oferta de ocio para todos los públicos, destacando actividades como monta a caballo, conducción de quads y todoterrenos o avistamiento de aves


Estás leyendo: La Janda, conoce sus atractivos turísticos



Dónde alojarte en Cádiz
Sol Sancti Petri Apartamentos
Chiclana de la Frontera


Hotel Vincci Costa Golf
Chiclana de la Frontera

Hotel Meliá Sancti Petri
Chiclana de la Frontera

TRYP Jerez Hotel
Jerez de la Frontera


Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil