Jardines del Rey, playas de arenas blancas
Cuba
Majestuosos, los Jardines del Rey entrañan para el visitante una invitación permanente al disfrute de playas de la mejor calidad.
Els Blaus de Roses

cuba, jardines del rey, playas de arenas blancas
Majestuosos, los Jardines del Rey entrañan para el visitante una invitación permanente al disfrute de playas de la mejor calidad.

La región turística jardines del Rey, al norte de la provincia Ciego de Ávila, forma parte del archipiélago Sabana-Camagüey, el más extenso y numeroso de los cuatro que rodean la isla de Cuba al reunir 2.517 cayos e islotes, entre éstos dos de gran extensión: Cayo Romano (777km2) y Cayo Coco (370 km2).

Al Adelantado Diego Velázquez, quien los llamó de esta manera en 1514 en honor al rey español Fernando el Católico, deben su nombre los jardines del Rey, paraje que más de cinco siglos después de conocerse continúa ofreciendo formidables incentivos para nuevos descubrimientos. Cayo Coco y Cayo Guillermo -dos de las joyas más preciadas de este collar de islas- atesoran la belleza de lo virginal. Allí el hombre sólo asegura las comodidades del mundo moderno para complementar lo que la naturaleza ha creado durante siglos, y que hoy se preserva con esmero.

vista de las playas de Cayo Güillermo
A sus 22 kilómetros de playa, Cayo Coco suma el atractivo de poseer el 90% de su extenso territorio cubierto de vegetación, sirviendo de refugio a numerosas especies de la fauna (ninguna dañina al hombre), entre las que se destaca una nutrida colonia de flamencos rosados.

Cayo Guillermo es más íntimo e igualmente acogedor. Apenas ocupa 13,2 km2 y posee tres playas con una longitud de 3,5 km, entre las que llama particularmente la atención Playa Pilar por su alto valor escénico. Allí se destacan las dunas más altas del Caribe insular.

El valor turístico de Jardines del Rey se refuerza, además, por la concurrencia de elementos naturales de excepcional belleza como su interesante y variada avifauna (más de 200 especies conviven en la zona), así como el alto grado de conservación que presentan los ecosistemas marítimos y terrestres del área.

Jardines del Rey fue inmortalizado por el escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien en su obra "Islas en el Golfo" llamó la atención sobre el atractivo verdor de la zona.

Jardines del Rey posee un terriotorio extenso de vegetacion
Cómo llegar:

Quienes viajan directamente desde Europa o América a los Jardines del Rey, arriban a través del Aeropuerto Internacional Máximo Gómez, de Ciego de Ávila, cubriendo luego los cerca de 80 km que lo separan de la cayería por carretera, y luego a través de otra carretera, esta vez sobre el mar (pedraplén), de 17 km de extensión. En Cayo Coco existe un aeropuerto que recibe diariamente naves de pequeño y mediano portes, y es posible acceder también por la marina Puertosol Cayo Guillermo.

Para Conocer los Jardines:

El trayecto entre el aeropuerto Máximo Gómez y los Jardines del Rey tiene varios puntos de interés. El primero de éstos es Morón, una pintoresca ciudad conocida por el monumento al Gallo de Morón; más adelante llama la atención el Poblado Holandés de Turiguanó, una comunidad ganadera construida a comienzos de 1960. Ya sobre el pedraplén, el parador La Silla invita a hacer un alto por su privilegiada posición para admirar las bandadas de flamencos rosados que tienen su hábitat en la porción sur de Cayo Coco.

Para afirmar que conoció la cayería, además de disfrutar a plenitud las playas Pilar, Flamencos, La Jaula y Las Coloradas, hay que recorrer los senderos de las Dunas de La Loma del Puerto y el de Las Dolinas; visitar el sitio La Güira, que recrea un típico asentamiento de carboneros; conocer el faro Diego Velázquez, en Paredón Grande e inclusive rentar una motocicleta y trazar, a su antojo, la ruta que le llevará por caminos seguros e inolvidables.

Laguna La Redonda, ideal para la pesca
Desde Jardines del Rey es también posible conocer las lagunas La Redonda (un escenario incomparable para pescar truchas) y de La Leche; la zona de Florencia, de alto valor paisajístico y muy apropiada para montar a caballo; los Aguachales de Falla y la Loma de Turiguanó, para los que gustan, de la caza menor, y la apacible Ciego de Ávila —capital provincial— poseedora de un pequeño centro histórico de encantador estilo arquitectónico. La ciudad está muy cerca de la Finca Oasis, un lugar que permite acercarse a la vida campestre.

Para Disfrutar los jardines:

El grueso de las opciones de recreación nocturna y restauración de los Jardines del Rey se concentra en los establecimientos hoteleros. Mas resultan de imprescindible visita la Cueva del jabalí, en Cayo Coco, donde en un atractivo ambiente natural se ofrecen diariamente espectáculos en vivo y con música grabada o el Parador de San Fernando, a la entrada de Morón, donde convergen la buena mesa y la posibilidad de escuchar música y bailar.


Fuente: Ministerio del Turismo de Cuba

Poblaciones del reportaje
Zona
Guárdame en el móvil