Israel, El Mar Muerto
Israel
El nombre sólo podría engañarle, pues la región del Mar Muerto está ciertamente llena de vida. Esa vida se encuentra en las aguas del Mar Muerto, a 400 metros bajo el nivel del mar, ricas en minerales, y se encuentra en las fuentes termales.
Els Blaus de Roses

israel, israel, el mar muerto
ENTRE EN AMBIENTE

El nombre sólo podría engañarle, pues la región del Mar Muerto está ciertamente llena de vida. Esa vida se encuentra en las aguas del Mar Muerto, a 400 metros bajo el nivel del mar, ricas en minerales, y se encuentra en las fuentes termales, cargadas de minerales y fuente de salud o en el famoso barro negro de propiedades terapéuticas. Y se encuentra también en los rayos de sol y en el mismo aire que respira.

Pero además de todas sus beneficiosas propiedades para la salud, la región está llena de posibilidades para la aventura, la exploración, el turismo y la relajación de lujo.
Dése un gusto o haga un tratamiento. Disfrute de los regalos de la naturaleza y los tesoros del pasado en un clima de perpetua primavera y verano: más de 330 días de sol al año.
Cualquier visita a Israel, que bien merece la pena, no estará completa sin una visita o estancia en la región del Mar Muerto para pasárselo en grande en el punto más bajo de la superficie terrestre.

BELLEZA EXTRAÍDA DE LA NATURALEZA

Olvídese del concepto de terapia, y tendrá la más maravillosa variedad de tratamientos de belleza y lujo que jamás pueda imaginar. Tomar el sol sin miedo a quemarse, relajarse y sentirse bien en las aguas del mar o de las fuentes termales, ricas en minerales. Disfrute de los tratamientos con barro, que le dejarán la piel con una tersura que nunca Imaginó.

Las beneficiosas propiedades de esta zona para la belleza son conocidas desde los tiempos de Cleopatra, hecho probado por el descubrimiento arqueológico de una antigua fábrica de cosméticos en la región, con evidencias de haber servido a esta histórica reina.

A lo largo de la costa del Mar Muerto, desde el Río Jordán, en el extremo septentrional, a Sodoma en el extremo meridional, abundan los balnearios de todos los tipos y categorías, desde el más popular al más fastuoso. Incluso en una excursión de tan solo un día hay tiempo para flotar en el Mar Muerto e incluso para embadurnarse todo el cuerpo de ese singular y único barro negro. En la actualidad se vuelven a exportar los productos cosméticos para el cuidado de la piel de la región del Mar Muerto. Varias empresas han perfeccionado una gran variedad de productos a base de los minerales de las aguas y los elementos de la vegetación del desierto, que incluyen sales de baño, barro para tratamientos faciales, jabones, cremas o lociones. Pero una visita a la región significa una visita al origen y fuente de toda esa riqueza.

Y TAMBIÉN SALUD

En la actualidad se está descubriendo lo que los antiguos sabían hace mucho tiempo: que el área del Mar Muerto es una fuente de salud y, por infinidad de factores, desde el propio aire a las aguas del mar y de los manantiales que lo nutren, ricas en minerales.

Al contrario que los tratamientos con todas las características de una terapia, las técnicas utilizadas en el Mar Muerto se parecen más a actividades recreativas y placenteras. Los principales beneficiarios de las especiales cualidades de salubridad son las personas que sufren de afecciones de la piel tales como psoriasis o similares, y de afecciones articulatorias, que comprenden desde lesiones deportivas a artritis y reumatismo.

Para comprender los aspectos beneficiosos de la zona le presentamos algunas informaciones básicas. El Mar Muerto, conocido también como el Mar de Sal, debe su nombre al hecho de que prácticamente nada vive en su interior debido a un 30% de concentración de sales y minerales. Ello explica la enorme densidad del agua, que permite flotar sin esfuerzo alguno incluso a los que no saben nadar.

Algunos de estos minerales son extraídos de las profundidades de la tierra por los manantiales. Esta aguas mantienen su calor incluso después de subir a la superficie y fluir hasta el Mar Muerto, las Fuentes Termales de Mazor en Ein Gedi y las Fuentes Termales de Zohar en Sodoma.

El Mar Muerto se nutre también del Río Jordán, los manantiales de agua dulce de los alrededores y del agua que corre desde sus cuencas. En su recorrido transportan los barros de gran riqueza mineral que se depositan en partes de sus orillas: el barro "peloid", altamente terapéutico en afecciones dermatológicas y articulatorias.

Y un último factor, el clima soleado durante todo el año sumado al ambiente del desierto contribuyen a la rápida evaporación del agua, creando así una alta concentración de oxígeno y bromo en el mismo aire que respiramos. Esto produce un efecto relajante en el individuo lo que, gracias a un ambiente libre de polen, es favorable para algunos tipos de alergia.

Los trastornos de la piel se tratan primeramente con una exposición programada al sol. Se cree que la mayor distancia que tienen que viajar los rayos de sol - unos 400 metros extra por debajo del nivel del mar - intensificado por una capa de vapor creada por la evaporación, sirve para filtrar los rayos de sol, modificando así la dañina porción ultravioleta. Esto permite unos períodos más largos de exposición a los beneficiosos rayos solares. Después de sólo diez días en el centro de tratamiento climatológico de la región, bajo supervisión médica, la mayoría de las personas experimentan un rejuvenecimiento de la piel que se mantiene durante mucho tiempo después de su vuelta a casa.

De igual forma, las personas aquejadas de problemas articulatorios se encuentran con los primeros alivios de los síntomas por el simple hecho de estar en el árido medio ambiente de la región. Y mayor es esa recuperación si además flotan en el Mar Muerto, puesto que la ingravidez alivia la presión sobre las articulaciones. Y los beneficios son por lo general aún mayores si se someten a la aplicación de emplastos y envolturas de barro "peloid" y a la inmersión en piscinas de agua mineral nutridas por manantiales naturales de aguas sulfurosas.

GLORIAS DEL PASADO

En la antigüedad, las personas que buscaban un ambiente espiritual, podían caminar hasta el Mar Muerto desde Jerusalem en un día. En efecto, Jesús fue bautizado en el punto en el que el Río Jordán desemboca en el Mar Muerto.

Hoy, un cómodo trayecto en coche o autobús le lleva hasta los importantes lugares de aquellos memorables días.

Entre estos lugares está Qumram, donde los esenios, estrechamente relacionados con la vida y los tiempos de Jesús, vivían su estricta disciplina religiosa y donde nos dejarían los famosos Manuscritos del Mar Muerto. Se han excavado restos de sus edificios, y se ha hecho posible el acceso a algunas de las cuevas naturales de las laderas de la colina (para algunas otras habría que ser una cabra de montaña).

Bajando la carretera está el magnífico palacio y fortaleza de Masada, construida por Herodes sobre una elevada meseta como posible refugio. Aunque éste nunca llegó a ocuparla, los judíos zelotes hicieron frente aquí a los conquistadores romanos, manteniéndoles bajo control durante años. En este enclave se han llevado a cabo los más exhaustivos trabajos de excavación de todo Israel, y es fascinante en sus diferentes niveles.

Los romanos habrían apreciado el funicular que en la actualidad transporta a los visitantes hasta la cima.

No obstante, los más intrépidos siempre pueden optar por subir a pie el Sendero de la Serpiente por la vertiente de la montaña, calculando el tiempo de su subida para llegar a contemplar la salida del sol sobre el Mar Muerto. Desde la cara oeste, se puede trepar por la rampa de tierra hecha por los romanos para el asalto final al promontorio de Masada.

SAL Y UNA PIZCA DE PIMIENTA

Puesto que la región del Mar Muerto está lejos de cualquier centro urbano, sus hoteles han de hacer frente al reto de satisfacer todas las necesidades de sus huéspedes, lo que hacen con gran estilo, proporcionándoles todo lo necesario, desde un alojamiento agradable y cómodo a una cocina variada e infinidad de programas de entretenimiento y diversiones.

En lo que se refiere al alojamiento, el visitante puede elegir entre los bungalows privados y los hoteles de clase turista a los complejos turísticos de lujo. Por respeto al clima del desierto, incluso las instalaciones más modestas cuentan con aire condicionado.

Las excursiones por la región, junto con la cultura, ponen el excitante elemento de aventura. Expertos escaladores/guías organizan desafiantes excursiones por el desierto, que incluyen rappel por entre los abundantes despeñaderos, riscos y cuevas. Los safaris por el desierto en vehículos todo terreno constituyen una experiencia especial, y comprenden visitas al Monte Sodoma, un monte de sal, o a las formaciones de sal en el interior de cuevas, y una visita al pilar de sal que posiblemente sea la esposa de Lot, de acuerdo al relato bíblico. Pero no todo es sal y arena. Cuando David huía del rey Saúl en busca de refugio, encontró consuelo en Ein Gedi, donde los manantiales de agua dulce dan vida a un exuberante oasis. Hoy esta zona comprende magníficas reservas naturales en Nahal David y Nabal Arugot, creadas para proteger estos espectaculares parajes y enclaves naturales. Los aficionados al senderismo pueden seguir el curso de los arroyos y refrescarse bajo las ocultas cascadas. Los más expertos en la práctica del trekking se verán compensados por vertiginosos riscos, enclaves arqueológicos, una magnífica vista panorámica y el avistamiento ocasional de un íbice o un hyrax así como otros animales bíblicos que vagan libremente por la zona. No faltan posibilidades en la región del Mar Muerto. Tanto si es sólo para una visita de un tour diario, para un alto en el camino, o una larga estancia, seguro que se lo pasará en grande en el punto más bajo de la tierra.

ALGUNOS DATOS

Acceso: En coche o autocar, a 2 horas de Tel Aviv, a menos de 2 horas del Aeropuerto Ben-Gurion, a 1 hora de Jerusalem. En avión a 30 minutos de Tel Aviv. Servicio regular de autobuses públicos desde cualquier parte de Israel; coches de alquiler.
Alojamiento: Desde hoteles clase turista hasta complejos turísticos de lujo y balnearios; campings y ciudades de vacaciones.
Clima: la media anual de precipitaciones es inferior a los 40 mm. (2 pulgadas); el nivel medio de humedad 34%-50%; media de temperaturas diurnas máximas, entre 20 grados C. (68°F) en 1 enero y 39 grados C. (102°F) en julio; templado en primavera y otoño.
Elevación: 400 metros (1.300 pies) por debajo del nivel del mar, el punto más bajo de la tierra.
Para más información, mapas y folletos, ponerse en contacto:
Dead Sea Regional Tourist Organization
Dead Sea Post, 86-910 Israel
Tel. 972-7-65994408, Fax. 972-7-6584527
O la oficina Nacional de Turismo Israelí más cercana.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil