Irlanda, Días 1 y 2. Dublin - Sligo - Galway
Irlanda
El recorrido de este primer día es viajar hacia el noroeste, recorriendo Irlanda de un lado a otro, hacia la costa opuesta en el Condado de Sligo...
Els Blaus de Roses

irlanda, irlanda, días 1 y 2. dublin - sligo - galway

Día 1. Dublin-Sligo (179 kms)

Nuestra propuesta, como ya hemos comentado con anterioridad, comenzaría en Dublín,  intentando llegar a primera hora, ya que el proceso de recogida del vehículo puede llevarnos un rato. Como hay bastantes aeropuertos españoles que ofrecen vuelos directos a la capital de Irlanda, alguno debería llegar a una hora temprana con alguna de las tres compañías que operan actualmente desde España a la capital irlandesa: Iberia, y las líneas low-cost “Ryan Air” y “Air Lingus”.

El recorrido de este primer día es viajar hacia el noroeste, recorriendo Irlanda de un lado a otro, hacia la  costa opuesta en el Condado de  Sligo (County Sligo) por la N4. Es un viaje muy cómodo, casi exclusivamente por carreteas amplias y modernas, cuya duración normalmente sería de menos de dos horas, pero que nosotros vamos a hacer con toda la tranquilidad del mundo, parando tan a menudo como nos apetezca. Además, si usted no ha conducido nunca por la izquierda, y siendo su primer día por ese carril extraño para usted,  seguramente realizará el recorrido en un tiempo bastante superior a esas dos horas.  Sin problemas, tómese su tiempo y hágase con los mandos y con la carretera, ya que las vías este primer día son mayoritariamente buenas.

Lo normal es que se llegue a Sligo a primera hora de la tarde, si se ha parado a comer por el camino. Sligo, que en irlandés significa “lugar de conchas” es un agradable pueblo costero, capital del condado homónimo, situado entre el Atlántico al oeste y el coqueto lago de Gill (Lough Gill) al este. La república de Irlanda cuenta mayoritariamente con tres provincias (Ulster aparte): Connacht, Munster y Leinster. Sligo es la segunda mayor población de Connacht. El pueblo, de unos veinte mil habitantes, está muy ligado al poeta ganador de un  premio Nobel WB Yeats. Esa tarde es estupenda para tomar posesión del establecimiento donde se alojen y pasear tranquilamente por el lugar viendo las dos catedrales (la católica y la protestante) o la fachada del ayuntamiento. Siendo el primer día,  somos partidarios de no cargarlo mucho con visitas y acontecimientos.

Día 2. Sligo-Galway (116 kms)

Hacia el oeste, seguimos por la N59, dirección Bangor, junto al Parque Nacional de Ballycroy. A medida que nos adentramos en el condado de Mayo, las carreteras se van estrechando, pero ganando en belleza. La belleza salvaje de los condados del oeste, abiertos al terrible y enfurecido Atlántico irlandés, al que cientos de miles de nativos se arrojaron para buscar la supervivencia en otras tierras, especialmente en el siglo XIX, cuando la hambruna. Siguiendo por esta carretera, pasamos por algunas pequeñas localidades donde puede merecer la pena bajarse y tomar algo en el pub local. Estamos en la zona de Irlanda donde el idioma irlandés céltico está más extendido, así que no será difícil que puedan apreciar esta antiquísima y singular lengua. Estas localidades son Inishcrone, la bellísima aldea de Ballina (ojo a su festival del salmón la segunda semana de Julio), Crossmolina o el propio Bangor, el precioso pueblecito junto a un meandro del río que sirve de entrada al Parque Nacional. Conducir por la zona es algo verdaderamente bonito y escénico.

Nunca dejando la N59, nos seguiremos dirigiendo hacia el sur, dirección Newport, siempre disfrutando del paisaje. Una vez que dejemos atrás esta pequeña localidad conocida por su tradición pesquera, seguiremos en dirección al precioso pueblecito de Clifden, donde merece la pena descansar y en donde podremos ver algunas de las mejores vistas del Atlántico de toda Irlanda.

Ya, antes de llegar a Galway, destino de nuestra segunda etapa, no podemos perdernos el pueblo de Oughterard, por donde pasamos con el coche, y sus bonitas y soltarías carreteras bajo los árboles centenarios y sus casas de piedra, decoradas admirablemente en primavera y verano, así como su castillo, Aughnanure Castle, situado junto al inmenso lago Corrib, que tiene una larga y sangrienta historia de asedios y disputas. Desde allí, Oliver Cromwell, artífice de la última gran conquista inglesa de Irlanda, bloqueó Galway.

Por fin llegaremos a la interesante localidad de Galway, una de las pocas de la costa oeste que se pueden llamar “ciudad”. De hecho, se trata de una de las ciudades más importantes de la república. Una población que,  pesar de ser el principal enclave de la “poco civilizada” costa oeste, despide un aire refinado y cosmopolita muy curioso. Ciudad culta y juvenil (tiene dos universidades, a pesar de tener poco más de 60 mil habitantes), es sede de varios festivales, su zona de restaurantes junto al puerto es bonita y alegre, y hay varias zonas de “marcha”, que no se circunscriben sólo al típico pub irlandés, sino que tienen aire de bar europeo. También podremos encontrarnos una zona de tiendas interesante, pero atención: cierran a media tarde.

Galway
Galway fue durante siglos el principal puerto comercial de la costa oeste, y tuvo unas relaciones muy fluidas con España por la hostilidad al común enemigo: la corona protestante inglesa. Merced a ello, hubo por ejemplo un constante fluir de vino español a Galway, y de salmón irlandés a España, pues los súbditos de nuestro Felipe II tenían la exclusiva de aquellos mares, muy a pesar de sus múltiples competidores comerciales. Esa huella aún se ve en nombres como “Spanish Arch”, “Spanish Promenade” o “San Lorenzo Fort”. Como curiosidad final, decir que se cuenta que fue en las costas de Galway donde Colón halló evidencias de tierra más allá del Atlántico, y un modesto monumento lo conmemora. Un paseo por la zona de “Spanish Arch” al caer la noche, tras relajarse en el hotel, es imperativo.

Fotos y Texto Antonio Pérez Gómez


Estás leyendo: Irlanda, Días 1 y 2. Dublin - Sligo - Galway



Tipo de viaje
Guárdame en el móvil
Comentarios:
Javi 18-06-2012
fantástica guía de Irlanda
Responder