Irlanda, conócela
Irlanda
La isla está formada por una amplia y plana zona central de terreno calcáreo, rodeada por macizos montañosos de cuarzo y de granito. Interrumpida aquí yallá por relieves montañosos, está cubierta de lagos y surcada por el río Shannon.
Els Blaus de Roses

irlanda, irlanda, conócela

GUÍA PRÁCTICA DE IRLANDA


ALGUNAS NOTICIAS BÁSICAS

Geografía Física: Irlanda es una isla situada en el extremo noroccidental del continente europeo, entre los 511/2º y los 551/2º de latitud norte y los 51/2º y los 101/2º de longitud oeste.

La superficie total de la isla es de 84.421 kilómetros cuadrados, de los que 70.282 corresponden a la República.

La longitud máxima del país de norte a sur es de 486 km., y la anchura máxima de este a oeste es de 275 km., con 5.630 km. de costa. Ningún punto del país se encuentra a más de 96 km. del mar.

La isla está formada por una amplia y plana zona central de terreno calcáreo, rodeada por macizos montañosos de cuarzo y de granito. Interrumpida aquí yallá por relieves montañosos, está cubierta de lagos y surcada por el río Shannon, que con sus 370 kilómetros es el más largo de la isla.

Al este, las montañas de Wicklow levantan sobre Dublín, para extenderse luego hasta los condados de Carlos y Wexford.

Al oeste se suceden varias montañosas que alcanzar su altura máxima en el condado de Kerry, en el suroeste.

Al oeste del río Shannon se extiende un curioso desierto calcáreo, el Burren, con grutas y cursos subterráneos de agua. Los lagos, las montañas y los valles se suceden desde Galway hasta Donegal.

La montaña más alta, el Carrantuohill (1.040m.), se encuentra en el condado de Kerry.

Constitución y Gobierno: Irlanda es una democracia parlamentaria, y su Constitución establece la forma de gobierno y define los poderes y las funciones del Presidente, de las dos Cámaras y del Gobierno.

El Parlamento está compuesto por dos Cámaras: la Cámara de los Diputados (Dáil) y el Senado (Séanad).

El Presidente es el Jefe del Estado, y si hay más de un candidato para el cargo es elegido directamente por el pueblo.

El poder ejecutivo lo ejerce el Primer Ministro (Taoiseach), que es Jefe del Gobierno y responsable frente al Dáil.

Ghaeltacht: El irlandés, o gaélico, es una lengua celta cercana al escocés, al galés y al bretón, y ha sido la lengua utilizada por la mayor parte de la población hasta el 1800. El irlandés, lengua nacional, y el inglés, que se habla en todo el país, son las lenguas oficiales.

Con el nombre de "Ghaeltacht" se indican las regiones del país en las que la lengua irlandesa y la cultura celta están aún vivas. Dichas regiones se encuentran sobre todo a lo largo de la costa occidental.

Población: Con una superficie de 70.282 kilómetros cuadrados, Irlanda cuenta con 3.660.600 habitantes.
Las principales ciudades son: Dublín (c. 1.000.000 habitantes), Cork (c. 180.000 habitantes), Limerick (c. 80.000 habitantes), Galway (c. 60.000 habitantes), Waterford (c. 45.000 habitantes).

Los Condados: La República de Irlanda se divide administrativamente en 26 Condados. Otros seis, en el noreste, forman Irlanda del Norte.

Connemara no es ni una provincia ni un condado, sino una región que ocupa el extremo occidental del Condado de Galway.

El Clima y Las Estaciones: Irlanda tiene un clima templado: el invierno nunca es demasiado rígido y el verano es suave.
Febrero es el mes más frío, con temperaturas que oscilan entre los 4 y los 7 grados.
Julio y agosto son los meses más cálidos, con una temperatura media entre 14 y 20 grados, que puede alcanzar puntas máximas de 30 grados.
Mayo y junio son generalmente los meses más soleados; diciembre y enero son los más húmedos, mientras abril suele ser el mes más seco.

La lluvia y el buen tiempo: Llueve, no se puede negar. Pero no suele llover mucho tiempo, y el sol no tarda en volver a aparecer entre las nubes, después de una buena tormenta irlandesa.

UN POCO DE HISTORIA

Si no se conoce nada de la historia del país se corre el riesgo de no entender nada de Irlanda, de los irlandeses, de los paisajes que se atraviesan, de los monumentos que se visitan, y de los pueblos abandonados que se ven aquí y allá.

La Irlanda de Los Celtas (desde el 7000 a.C. al 1000 d.C.): Todo comienza sin duda 7000 años antes de nuestra era al norte de Dublín, cuando un pueblo desconocido, pero probablemente originario de la península ibérica, se asienta en el valle del río Boyne. Los túmulos de Newgrange (aproximadamente 2500 a.C.) pertenecen a esta civilización.

A partir del siglo V a.C. llegan desde Galicia, en oleadas sucesivas, los Galos y los Celtas que en el siglo I a.C. ya están establemente asentados en el país. Constituyen una población unida por una misma lengua y una misma cultura, pero fragmentada en una multitud de pequeños reinos (hasta 150), siempre en guerra los unos con los otros. Un dato fundamental: los romanos nunca llegaron a Irlanda, que se desarrollará de forma independiente respecto al resto de Europa occidental.

En el 432 d.C. San Patricio llega a Irlanda, y precisamente mientras en el continente arreciaban las invasiones barbáricas, el país se convierte en centro y fortaleza de la cultura cristiana: "la Isla de los Santos y de los Sabios". A esta época se remontan asentamientos monásticos como Glendalough y Clonmacnois, y hallazgos como el famoso cáliz de Ardagh.

Monjes irlandeses recorren de una punta a la otra la oscura Europa de la Alta Edad Media, y en todas partes fundan monasterios: San Gall en Saint­Gallen, en Suiza, San Colombano en Bobbio, en Italia, San Killian en Wurzburg, en Alemania, y otros hasta llegar a Luxeuil y a Kiev. Mientras tanto, en los "scriptoria" de Irlanda otros monjes transcriben las grandes sagas de los Celtas y reproducen los textos sagrados en espléndidos volúmenes miniados (Bcok of Kells). Es la edad de oro irlandesa, y los testimonios y los hallazgos de este período son innumerables: libros, piezas de orfebrería, monumentos.

Hacia el año 800, la llegada de los escandinavos (primero los daneses y luego los vikingos), marca el final de esta edad de oro. Los invasores se establecen en los alrededores de Dublín, y desde allí siembran el terror en todo el país.

Fortalezas, castillos, y también las curiosas torres circulares se construyen para defenderse de sus correrías. Los monasterios son arrasados, reconstruidos, y nuevamente arrasados, hasta que en el 1014 el rey de Irlanda, Brian Boro, derrota a los vikingos en la batalla de Clontarf. En los 150 años que siguen los distintos clanes combaten ferozmente entre ellos, pero a pesar de todo se asiste a un cierto "renacimiento" del arte y de la literatura irlandesa, de lo que da fe la célebre Abadía de Mellifont.

La Irlanda de los Ingleses (desde el siglo XII al siglo XIX): En el año 1160, llamado por un reyezuelo local en dificultades, Enrique II de Inglaterra manda a Irlanda a Richard Strongbow. En un plazo de pocos años los anglo­normandos ocupan Dublín y toda la región circundante (desde entonces llamada "Pale ", el recinto), y los grandes señores feudales se reparten los territorios del este y del centro de la isla. Enrique II se convierte en soberano de Irlanda y los barones anglo-normandos, tutores del orden administrativo de la isla, construyen iglesias y castillos, desarrollan las ciudades y, poco a poco, se vuelven irlandeses.

En el 1541, con el triunfo de la Reforma en Inglaterra, el protectorado se hace más pesado. Enrique VIII se convierte en rey de Irlanda y hace la guerra a la isla, que permanecía fiel al Papa. Como en Inglaterra, se persigue a la iglesia católica, se disuelven y suprimen los monasterios. Quince años más tarde da comienzo la explotación agrícola, y colonos ingleses protestantes ocupan las tierras de los católicos irlandeses que son desalojados. Se reprimen tres levantamientos, y los últimos nobles irlandeses se ven obligados a abandonar el país (la Fuga de los Condes).

Los dos siglos siguientes serán muy duros: en 1650 la represión de Cromwell perturba la isla; en 1690 la derrota de Boyne barre la última esperanza de los irlandeses, la de un rey católico en Inglaterra; entre 1695 y 1725 las Leyes Penales privan a los católicos irlandeses de los últimos derechos que les quedaban.

El panorama se esclarece brevemente coincidiendo con la Guerra de Independencia americana, pero no puede satisfacer a los irlandeses, que quieren mucho más: la independencia de su país. Wolfe Tone intenta obtener el apoyo de la Francia revolucionaria; Hoche falla en Bantry en 1796, Humbert en Killala en 1798 (será el "Año de los franceses"), y por fin Tone se suicida en la cárcel. En el 1800 Irlanda se une a Inglaterra, y se disuelve el Parlamento irlandés.

Hacia la Irlanda de los Irlandeses:
Paradójicamente, es precisamente al ofrecer a los irlandeses la posibilidad de bloquear los trabajos del Parlamento de Londres, como resultado de la unificación de los dos países, cuando los ingleses se ven obligados a cambiar la situación. O'Connell primero, y Parnell después, obtienen la emancipación de los católicos y una nueva ley agraria que transforma Irlanda en un país de pequeños terratenientes. Mientras tanto, sin embargo, una terrible catástrofe cae sobre el país: la Hambruna. Entre 1845 y 1848, un parásito destruye por completo la cosecha de patatas, el principal sustento de la población. Más de 700.000 irlandeses mueren, y 800.000 emigran a América. Irlanda se queda vacía: la población se reduce drástica mente de 8 a 4 millones y, en 1914, 4 millones y medio de irlandeses han abandonado ya el país.

En 1912 el Parlamento de Londres vota la ley para la autonomía administrativa de la isla (Home Rule), pero el inicio de la Gran Guerra retrasa su aplicación, lo que suscita el descontento de los movimientos independentistas (Sinn Fein) que, el día de Pascua de 1916, proclaman la República en Dublín. El ejército inglés reprime el levantamiento, pero en 1919 el Sinn Fein gana las elecciones y guía así la lucha armada hasta el Tratado de Londres de 1921, con el que Irlanda obtiene la independencia, permaneciendo como "Dominio de la Commonwealth": los 26 condados se convierten en el Estado Libre de Irlanda, mientras que los seis condados de Irlanda del Norte siguen formando parte del Reino Unido.

Una parte de la población rechaza la división de la isla sancionada por el Tratado, y en 1922-23 la guerra civil asola la isla. En 1932 sube al poder De Valera. En 1937 se vota una nueva Constitución, y en 1949 se cortan los últimos vínculos constitucionales con Gran Bretaña, e Irlanda se convierte en la República de Irlanda. En 1973 el país entra a formar parte de la CEE.

LAS ARTES EN IRLANDA

Literatura.


No por nada cuatro autores irlandeses -Beckett, Shaw, Yeats y en 1995, Seamus Heaney- han recibido el premio Nobel de literatura. En efecto, la tradición literaria del país se remonta al siglo VI, con las sagas heroicas de los míticos guerreros celtas redactadas en antiguo irlandés, y la sucesiva literatura en poesía y en prosa de los bardos.

Además, muchos autores de origen irlandés han escrito obras literarias universalmente conocidas utilizando la lengua inglesa, llevada a Irlanda por los angla-normandos en el siglo XII.
He aquí los nombres de algunos autores famosos: Jonathan Swift, Oscar Wilde, Oliver Goldsmith, Sean O'Casey, María Edgeworth, Brendan Behan, James Joyce, Thomas Moore, Samuel Beckett, Patrick Kavanagh, James Stephens, Flann O'Brien, Frank O'Connor, Seamus Heaney, Richard B. Sheridan, George Bernard Shaw, William Butler Yeats, John Millington Synge, Bram Stoker.

Para los amantes de la historia, la literatura y la cultura irlandesa, que ya tengan un buen conocimiento del inglés, en verano existe la posibilidad de asistir a una de las tantas "Summer Schools" que hay en todo el país.

Música.


La música siempre ha desempeñado un papel importante en la vida social y cultural de Irlanda. Uno de los primerísimos compositores irlandeses, cuya obra ha llegado hasta nosotros, es Turlough O'Carolan (1670-1738). El Dublín del siglo XVIII atraía a muchos compositores; aquí se representó, por primera vez, el "Mesías" de Hiindel, en 1742. John Field (1782-1837), inventor del nocturno, ha ejercido su influencia sobre compositores europeos como Chopin o Glinka.

La tradición musical se remonta a la época precristiana, cuando los bardos ocupaban una posición destacada en la sociedad. En nuestro siglo, la música tradicional irlandesa ha inspirado a compositores modernos como Seán O'Riada, y ha experimentado un renacimiento en los últimos años gracias a grupos como los Chieftains, los De Dannan, los Clannad, etc.

Originariamente, las baladas no tenían acompañamiento musical, mientras que hoy llevan acompañamiento de violín, flauta, harmónica y, más raramente, de arpa. A estos instrumentos hay que añadir la guitarra y el banjo, con el ritmo marcado por el sonido de las cucharas y del "bodhran", una especie de tambor de piel de cabra.

Otro instrumento tradicional son las "Uilleann Pipes", derivadas de la gaita: con el codo se bombea aire en el instrumento, que luego es modulada por las cornetas.
También hoy la música tradicional está enormemente viva en Irlanda, y se puede asistir a actuaciones improvisadas, "seisiun".
Los "singing pub" acogen actuaciones regularmente, y constituyen un lugar de encuentro para los forofos de este tipo de música, que no se pierden ni uno de los muchos grandes "Fleadh", festivales musicales, o las veladas organizadas por el Comhaltas Ceoltóirí Éireann.

LOS DEPORTES IRLANDESES

En Irlanda existen algunos deportes que son típicamente irlandeses. Algunos de ellos tienen una historia y tradición milenarias y solamente se practican en Irlanda. Todos exigen una rapidez y un ardor notables, siendo únicos en lo que a espectáculo y espíritu deportivo se refieren.

Hurling, es el deporte nacional irlandés típico y, sin duda alguna, el deporte más veloz del mundo. Es como el hockey sobre hierba y se juega con dos equipos de 15 jugadores, cada uno provisto de un palo curvado de leño (hurley), con el que se golpea una pelota de cuero, bien en el suelo o en el aire y deben pasarla de jugador en jugador hasta marcar un gol en la portería del equipo contrario.

Camogie, es la versión dulcificada del hurling y por tanto es un deporte exclusivamente femenino.

Fútbol Gaélico, a caballo entre el fútbol tradicional, llamado "soccer" y la pelota de mano. Las reglas del juego son bastante parecidas a las del hurling.

Carreras de Currach, es una carrera de canoas y era uno de los deportes practicado tradicionalmente por los pescadores en la costa oeste. Estos exhiben sus canoas artesanales (currachs) hechas de tela y piel antes de comenzar la carrera.

Bowling en las Carreteras, es como jugar a los bolos en la calle, jugándose sobre todo en el Condado de Cork. Se trata de cubrir la distancia marcada entre dos puntos, con el menor número de tiradas.

Balonmano, no tiene nada que ver con el "balonmano" que se juega en España. Es un pariente lejano de la pelota vasca. Se juega con la mano y lanzando la bola contra un muro.

Las carreras de caballos y de galgos, así como el beagling, no son exclusivos de Irlanda; sin embargo los irlandeses practican estos deportes de una forma especial.

Carreras de Caballos, son muy populares y duran prácticamente todo el día, en varios hipódromos del país. Desde las elegantes carreras en el Derby del Curraqh, a las populares del hipódromo de Laytown. Cada espectador sabe mucho sobre los caballos, siendo las apuestas una de las grandes atracciones. Las apuestas, el caballo contra los otros caballos, la emoción que producen las apuestas, el ganar, el perder, todo se vive con una gran excitación.
Las carreras más importantes son:
• Fairyhouse (Condado de Meath).
• El Grand National.
• Curragh (Condado de Kildare).
• Airlie/Coolmore Irish 2,000 Guineas.
• Goffs Irish 1,000 Guineas.
• Budweiser Irish Derby.
• Punchestown (Condado de Kildare).
• Irish National Hunt Festival.
• Leopardstown Park, Dublin.
• Hennessy Cognac Gold Cupo
• Kerry Group Irish Champion Stakes.

En varias ciudades del país hay carreras de caballos que duran varios días: Galway (julio), Tralee (agosto) y Listowel (septiembre). El Dublin Horse Show no es una carrera, sino un espectáculo maravilloso con caballos, concursos, saltos y tiene lugar en el mes de agosto en Dublín.

Las Carreras de Galgo tienen lugar durante todo el año y todos los días de la semana (excepto domingos) en todo el país, desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde en 18 pistas especiales o en estadios. Despiertan el interés del público irlandés y de los demás asistentes.

El Beagling, se practica en invierno y es una especie de cacería que se lleva a cabo a pie tras una jauría de perros "beaqles", siguiendo el rastro de una liebre, que después no se mata. Es un deporte que no requiere ninguna experiencia ni habilidad especial, pero sí una buena resistencia física porque el seguimiento es fatigoso.

COMPRAS EN IRLANDA

Interesantes y variadas compras son posibles bien en las tiendas en general bien en los centros de productos artesanales.
Entre estos citamos:
Ballycasey Workshop en Shannon, Co. Clare
Blarney Woollen Milis en Dublín y en Blarney, Co. Cork
Bunratty Folk Park Co. Clare
Craft Centre, Kilworth en Fermoy, Co. Cork
Kilkenny Design Workshop en Dublín y Kilkenny
Marlay Park Courtyard en Rathfarnham, Dublín
Muckross House en Killarney, Co. Kerry

Otros centros que venden objetos artesanales se encuentran en las ciudades de Donegal, Spiddal y Cork. Los productos más interesantes son: tejidos de lana, chales de tweed, gorras de tweed, jerseys de las islas de Aran de pesada lana y salmón ahumado.
Interesantes son también las antigüedades, la plata, la cristalería y los bordados.

En Irlanda hay muchas tiendas y fábricas artesanales donde el visitante siempre es bienvenido, tras cita previa. Para ulteriores informaciones sobre los productos artesanales dirigirse a: Crafts Council of Ireland, Powerscourt Townhouse Centre, South William Street, Dublín 2

Antigüedades, Colecciones y Libros:

Para los apasionados coleccionistas de objetos antiguos y raros y libros existen en Irlanda cada mes ferias verdaderamente interesantes. Royal Hospital Kilmainham, Dublín: Mansion House, Dawson Street, Dublín: 7

COMIDA BEBIDA Y MARCHA

QUÉ SE COME Y QUÉ SE BEBE

Hay un hecho claro: desde hace algunos años, la cocina irlandesa se está reafirmando y las buenas direcciones se multiplican en toda la isla, a todos los niveles. Se encuentra de todo: verduras frescas y naturales, una carne excelente como consecuencia de los ricos y abundantes pastos. Sin embargo, la mayor sorpresa está en los mariscos y pescados cuyo sabor se debe, dicen, a la temperatura del océano Atlántico.

Hay que degustar las especialidades del país: la mantequilla salada, las ostras de Galway, las gambas de la bahía de Dublín, el salmón y la langosta, el jamón asado al horno de Limerick, el cordero y los famosos ahumados.

Aunque en Irlanda se encuentran hoteles y restaurantes con un alto nivel internacional de cocina, el precio depende de la elegancia y del ambiente. Muchos restaurantes tienen salas para almuerzos en grupo.

En muchos pubs es posible degustar el "Pub Grub", consistente en platos fríos o calientes, como salmón ahumado acompañado de ensalada, sopas u otros manjares.

Para los amantes de la buena cocina enumeramos algunos de los acontecimientos más importantes que no hay que perderse:
• Festival de la ostra en Clarenbridge.
• Festival de la ostra en Galway.
• Festival gastronómico en Kinsale

Fuera de las grandes ciudades es difícil encontrar restaurantes que no pertenezcan a un hotel. Sin embargo, no se los pierda: siga la costumbre de los irlandeses que acuden frecuentemente a los hoteles (por ello son siempre muy acogedores) bien para almorzar o tomarse un café.

Qué se come.

La jornada comienza en esplendor con el famoso breakfast: zumo de frutas, "porridge" (gachas), cereales, huevos fritos con bacon y salchichas, tostadas y pan marrón hecho en casa, mantequilla, mermelada, té o café. Tras un desayuno de esta magnitud, los irlandeses se aventuran en un ligero almuerzo, seguido del rito del té, el famoso high tea en el que se puede degustar "scories" y pastas.

La comida más importante es todavía el "dinner", con platos cuidados y nutritivos, precedidos de un aperitivo o un vasito de Jerez.

Por citar algunas de las especialidades locales, no está de más saber que el salmón ahumado es exquisito y compensa por sí mismo el viaje. Peces y crustáceos, desde la trucha de mar a las gambas, son una especialidad. Las ostras, regadas con una buena jarra de Guinness, se sirven en toda la bahía de Galway y son una verdadera golosina. Todo se acompaña del delicioso Soda Bread, el pan hecho en casa con una mezcla de cereales amasados con leche.

Para acabar, una amplia elección de exquisitos quesos, irlandeses y extranjeros, y dulces "home made", el servicio es indiscutible.

Qué se bebe.

Los vinos italianos, franceses y alemanes se encuentran en todos los buenos restaurantes irlandeses, su único defecto es el alto precio.

Tres bebidas irlandesas son inolvidables: la cerveza sobre todo, con la famosa Guinness encabezando la lista, destilada con enorme cuidado y servida a temperatura ambiente. Para los que dudan ante una cerveza negra (stout) hay siempre cervezas marrones (ale) y rubias (lager), servidas en jarras de una pinta (un poco más de medio litro) o en vasos de media pinta.

Después el whiskey irlandés, destilado con procedimientos bastante diferentes de los del whisky escocés: es sólo malta, no cortada. Se destila tres veces y envejece cerca de siete años en cubas de roble. Tiene un sabor verdaderamente especial, debido al particular proceso de malteado. Se bebe seco y a temperatura ambiente.

Y como no, el Irish Coffee, creado por un camarero del aeropuerto de Shannon, en una tarde en que estaba inspirado. Una especialidad conocida en todo el mundo: un café hirviendo, muy fuerte, servido en un vaso especial con una dosis de whisky, mucho azúcar moreno, recubierto de una capa de nata fresca. Bebedlo a través de la nata y ... caeréis largo y tendido.

IRLANDA DE NOCHE

La vida nocturna irlandesa se centra en los pubs. También en las poblaciones pequeñas, en medio del invierno, las calles se animan inesperadamente después de las ocho de la tarde.

Conversar y cantar son los pasatiempos nacionales, y para entrar en ambiente nada mejor que entrar en un pub, ya que éste es el punto de encuentro de los irlandeses. En Irlanda existe un cierto número de "singing pubs", en los que todo el mundo canta acompañado de un músico que toca algún instrumento por el mero placer de hacerlo. Al principio no es fácil comprender lo está pasando, pero no se tarda mucho tiempo en meterse en la situación.

Teatro.


Durante la temporada teatral las ciudades se animan todavía más. Existen varios festivales de música locales y un buen número de localidades en las que tienen lugar obras de teatro puestas en escena por buenos profesionales, tanto en teatros como en los locales de algunos hoteles.
Para los amantes del teatro, señala el siguiente evento: Festival del teatro en Dublín.

Ópera y Conciertos.
Para los amantes de la música clásica, Irlanda es el lugar adecuado. El amor por este tipo de música ha contribuido a la creación de innumerables asociaciones que promueven y organizan una serie completa de conciertos y exhibiciones. El "National Concert Hall", "Royal Dublin Society", "Royal Hospital Kilmainham" y "Rotunda Assembly Rooms" acogen a los mejores artistas irlandeses e internacionales. Destacan las temporadas operísticas de Dublín, y Wexford que son seguidas por un número de amantes que va creciendo cada año.
Para los apasionados de este género, les recordamos: Festival de la Opera en Wexford.

Espectáculos tradicionales Irlandeses.

Un aspecto importante de la cultura irlandesa son los espectáculos tradicionales que se expresan a través de la música y los bailes de gran originalidad interpretativa. Tendrá muchas ocasiones en Irlanda para cuenta de la espectacularidad de las diversas manifestaciones artísticas: teatro-música-baile-cabaret y los famosos "céili" (música tradicional irlandesa), incorporado en todas ellas.
Podrá asistir a alguno de ellos, ya que tienen lugar a lo largo de todo el año. Entre otros señalamos "Teach Siamsa" de Finuge, al lado de Listowel o el de Carraig, cerca de Dingle, en el Condado de Kerry; el "Siamsa Tire" en Tralee también en el Condado de Kerry; el "Comhaltas Ceoltóirá Eireann" en Monkstown, en Condado de Dublín; el "Taibhdhearc na Gaillimhe en Galway; el "Golden Vale Farmhouse" en Bunratty, en el Condado de Clare; el "Abbey Tavern" en Howth, en el Condado de Dublín y el "Killarney Manor" en Killarney, en el Condado de Kerry.

Banquetes Medievales.


En algunos castillos irlandeses tienen lugar regularmente banquetes históricos, en los que la atmósfera medieval es reconstruida hasta el mínimo detalle: caballeros y doncellas vestidos con trajes de época sirven platos medievales, acompañados de sus músicos y bailarines. Le invitamos a viajar en el tiempo al siglo XV, dónde algunos castillos permanecen anclados para siempre en la magia eterna de los tiempos pasados.

Castillo de Bunratty (Condado de Clare): banquetes y música irlandesa, durante todo el año. No olvidar la visita al museo-parque folklórico.
Banquete medieval y danzas irlandesas en Killarney Manor, Killarney (Condado de Kerry).
Castillo de Knappogue (Condado de Clare): banquetes medievales con música de época, abierto de mayo a octubre.
Dunguaire (Condado de Galway): banquetes, música y lectura de poesía, desde mayo a septiembre. Precio medio de los banquetes: 26£IR.
Además de los diversos pubs, teatros, espectáculos, cafés etc. existen clubs y discotecas abiertas hasta altas horas de la madrugada.

LOS MONUMENTOS DE IRLANDA

Irlanda tiene un notable patrimonio ambiental, artístico y cultural. Muchos de sus monumentos, castillos y moradas están abiertos al público, y el visitante curioso se ve plenamente recompensado por la sensación de historia y de belleza que estos lugares todavía transmiten.
El pasado de Irlanda se hace presente en sus vestigios y en sus lugares históricos.

Antes de la época cristiana:

Tal vez los dólmenes, los túmulos como el de Newgrange y los círculos de piedra ya no sorprendan al visitante moderno. Pero los "crannogs", es decir, las ciudades lacustres fundadas en medio de los lagos no son un espectáculo frecuente, y en Craggaunowen, en Clare, se puede visitar un "crannog" magníficamente reconstruido.

En cuanto a las viejas fortalezas, la más sorprendente es la de Don Aengus, en una de las islas de Aran, y la más imponente es Grianan of Aileach, en Donegal.

Las estelas de piedras, alineadas a veces según un orden preciso, son un elemento del paisaje irlandés y muchas presentan inscripciones en caracteres "Ogham", breves mensajes crípticos de carácter, en la mayoría de los casos, dedicatorio (piedras Ogham).

Cruces, abadías, capillas, torres ... Las cruces celtas son innumerables, y por lo menos 150 tienen más de mil años. Entre las más bellas están las de Clonmacnois, Kilfenora, Dysert O'Dea. Casi todas las cruces más antiguas están esculpidas.

Las abadías de la Isla de los Santos son igual de numerosas, y están, en su mayoría, en ruinas. Algunos de estos restos desmoronados evocan el pasado con mucha más fuerza que de lo que podría hacerlo un edificio intacto. Hay centenares de abadías: algunas bien visibles, otras, en cambio, invadidas y ocultas por la hiedra.

Las capillas no son tan corrientes: la más antigua, Gallarus Oratory, se encuentra en la península de Dingle, y está prácticamente intacta. Pero, desde luego, no hay que olvidar las capillas de San Kevin en Glendalough, y de Cormac en Cashel.

Las torres circulares son el tipo de monumento más conocido de Irlanda: todavía existen unas setenta. Eran torres de guardia y de defensa a las que se accedía mediante una escalerilla que luego se recogía inmediatamente.

Castillos anglo-normandos: Son tan numerosos que nadie se ha tomado nunca el trabajo de contarlos; muchos están en ruinas. Los restos de sus torres y de sus murallas se recortan contra el cielo, tanto en el corazón de las ciudades como en los abruptos acantilados. Los de Cahir y Bunratty son los que están mejor conservados, el de Roscommon es el más imponente, el de Doe Castle, en Donegal, el más sugestivo, al estar situado al borde del agua. Pero encontrareis muchos más en vuestro camino, y algunos ni siquiera tienen nombre.

La época georgiana: Es en Dublín donde se encuentra el mayor número de ejemplos de estilo georgiano: desde los grandes edificios públicos como las "Four Courts", a las residencias privadas que se concentran alrededor de St. Stephen's Green. De estas últimas a menudo no se pueden ver más que las puertas, pero habría que atravesar el umbral de alguna de ellas para descubrir los interiores, aún más bellos. Siempre en Dublín, no olvideis dar una vuelta por Fitzwilliam Square y Merrion Square.

Fuera de la ciudad, el estilo georgiano se encuentra en las mansiones rurales: algunas "a medida de hombre" (y a muchas de ellas están transformadas hoy en confortables casas de campo rurales "Country Houses"), otras grandiosas, como Russborough, Castletown y Newbridge House en el este, Bantry House en el sur, Strokestown House en el norte.

Las pequeñas ciudades.

Algunos pueblos irlandeses sorprenden por la vivacidad de los colores, y los irlandeses, que han heredado la sensibilidad artística de los celtas, frecuentemente consiguen verdaderos prodigios en la decoración de las fachadas de sus tiendas.

A continuación damos una lista de algunas de las pequeñas ciudades y de los pueblos más sugestivos de la isla, con el nombre del condado entre paréntesis: Ballyvaughan, Corofin, Lisdoonvarna (Clare); Ballydehob, Glandore, Kinsale (Cork): Ardara, Dunfanaghy, Killybegs (Donegal); Clifden y Roundstone (Galway); Dingle y Sneem (Kerry); Cong y Westport (Mayo); Enniskerry (Wicklow) ... y completad vosotros mismos la lista: ¡ hay cientos de candidatos!

Los Museos y las Galerías.

Los museos y las galerías más importantes, como el National Museum con la Treasure Gallery, la National Gallery, la Municipal Gallery, la Trinity College Library, con valiosos manuscritos, la Marsh's Library, la Chester Beatty Library, el lrish Museum of Modern Art y el Writers Museum están concentrados en Dublín.

Atracciones para el visitante.

Repartidos por todo el país hay "Interpretive and Heritage Centres", museos, parques nacionales, galerías de arte, jardines, monumentos abiertos al público que ayudan al turista a conocer mejor Irlanda.

LA NATURALEZA EN IRLANDA

Curiosidades botánicas.


Algunas ciudades de Irlanda son verdaderas curiosidades naturales, no sólo para los expertos en botánica, sino también simplemente para cualquiera que ame la naturaleza.

El Burren es sin duda el ejemplo más significativo. Es un pequeño macizo montañoso de 260 Km2, entre Ennistymon y Ballyvaughan, en el condado de Clare. Una meseta de roca calcárea de color gris-plata, barrido porlos vientos y yermo, aparentemente árido, pero en realidad rico en cursos de agua subterránea, frecuentemente conectados entre ellos, que a lo largo de miles de años han formado muchas grutas. Una de ellas, Ailwee, está ahora abierta al público. Aún hoy aquí se encuentran todavía especies de plantas ártico-alpinas, supervivientes de la era glacial, que conviven con especies mediterráneas.

Algunos ejemplos: gencianas, orquídeas, saxífragas, enebros ... Y en primavera florecen todas al mismo tiempo, convirtiendo el Burren en un paraíso para botánicos y amantes de la jardinería.

Y no sólo eso: este pequeño macizo también tiene gran interés arqueológico, con vestigios que se remontan al 2000 a.C. ya los albores de la Era Cristiana. Otras regiones enormemente interesantes por su flora rara son: Killarney y Glengarriff por la variedad de árboles, arbustos y líquenes (algunos incluso tropicales); el oeste de Connemara por sus raros helechos; Benbulben, en el condado de Sligo, por su excepcional flora ártico-al pina; el valle del río Suck, en el condado de Galway, por su rica vegetación de turbera; la costa meridional del condado de Wexford.

Los jardines.


Las grandes mansiones irlandesas están inmersas en grandes parques, de los que algunos, abiertos al público, son auténticas maravillas.
Aunque el visitante no encontrará entre ellos muchos ejemplos de jardines formales (como en Italia y en Francia), verá más plantas y arbustos exóticos que en cualquier otro lugar del mundo.

El clima, tantas veces criticado, es el mejor aliado de los jardines irlandeses, que nunca sufren la aridez de la canícula, y sólo en contadas ocasiones sufren los daños de las nevadas. El arte de la jardinería ya estaba ampliamente difundida en Irlanda en el siglo XVIII, y jardines como los de Birr, Kilruddery y Lismore todavía conservan rastros de su creación originaria. En el siglo XVIII se crearon alrededor de las mansiones rurales bellos parques" a la inglesa", que han dejado una huella decisiva en el paisaje irlandés de nuestros días. En la segunda mitad del siglo XIX se crearon bellas colecciones de plantas en Birr, Fota, IInacullin y Powerscourt, y el estilo preferido en los jardines del siglo pasado ha sido el romántico.

Los jardines irlandeses ofrecen un espectáculo inolvidable en todas las épocas del año: camelias y mimosas en invierno; narcisos, magnolias, rododendros y azaleas en primavera, grandes arriates floridos en verano, y el oro y el rojo de los grandes árboles en otoño.

He aquí sólo algunos ejemplos de jardines abiertos al público: Powerscourt y Mount Usher, cerca de Dublín; Muckross House en Killarney; Glenveagh en Donegal, y muchos, muchos otros.

Los parques, las reservas y las turberas.


Imagine un rincón de Europa donde las nutrias todavía nadan libremente en los ríos de las ciudades y las orquídeas crecen en los prados al borde de la carretera. Imagine una isla donde se puede caminar durante horas por preciosas playas o intransitables senderos de montaña sin encontrar rastros de presencia humana. Esto es Irlanda: un refugio incontaminado para quien ama la naturaleza y sus secretos.

Tres son los Parques Nacionales abiertos al público, en el sur, el este y el oeste del país: el Killarney National Park, el Connemara National Park, y el Glenveagh National Park. En cambio, hay sesenta y ocho reservas naturales repartidas por toda Irlanda que incluyen bosques y florestas, edenes ornitológicos, litorales y turberas. Son precisamente éstas, las turberas, auténticos paraísos naturales, las que hacen de Irlanda un país especial. Existe además una serie de Forest Park, cuidados por el Forest & Wildlife Service, grandes extensiones de bosque abiertas al público, dotadas de aparcamientos, áreas para picnic y senderos bien indicados. Entre ellos: Avondale en Wicklow, Gougane Barra en West Cork, y Lough Key Forest Park en Roscommon.

Y no hay que olvidar que Dublín posee uno de los mayores parques públicos urbanos de Europa, Phoenix Park, de 712 hectáreas, donde se encuentra también el famoso Parque Zoológico.

Por último, recordamos el Fota Wildlife Park, donde se pueden ver animales raros y en vías de extinción en un área protegida y no contaminada.

El país de los pájaros.


Los árboles de los que se alzan en vuelo cientos de cuervos a nuestro paso, los lagos abarrotados por patos de todas las especies, los frailecillos sumergiéndose en el agua, son todas escenas corrientes en Irlanda, que constituyen un espectáculo inolvidable.

El país tiene mucho que ofrecer, en todas las épocas del año, al naturalista y al "bird-watcher" (observación de pájaros). Y aunque, siendo una isla, tiene menos especies de aves que nidifican que en el resto de Europa, tiene sin embargo colonias de aves marinas de importancia internacional, con 21 especies que nidifican regularmente.
Además, durante el invierno Irlanda es el primer punto de arribada para muchas aves migratorias procedentes de las regiones árticas de Groenlandia, Islandia y Canadá.

Entre las reservas ornitológicas abiertas al público, recordamos:
• North Bull, en la bahía de Dublín.
• Wexford Harbour, Wexford Slobs y Saltee Islands, en el condado de Wexford.
• Las islas de Skelling, Puffin y Blasket, y Castlemaine Harbour, en el condado de Kerry.
• El río Shannon.

Las islas.


Las islas que se desgranan a lo largo de las costas irlandesas suelen ser fascinantes, y, en cualquier caso, siempre curiosas. Esta es la descripción de algunas de ellas, con indicaciones sobre las posibilidades de conexiones reconocidas y aprobadas. Para más información es aconsejable dirigirse a las oficinas de turismo locales.
• Cape Clear Island: accesible desde Baltimore, en el condado de Cork. Habitada. Se habla gaélico. Grandioso panorama costero sobre la "Roaring Water Bay" (Bahía del Agua Rugiente). Bien visibles, al suroeste, el islote y el faro de Fastnet, el punto más meridional de la isla, bien conocido por todos los apasionados de la vela.
• Sherkin Island: accesible desde Baltimore, en el condado de Cork. Todo bahías y ensenadas. Importantes vestigios franciscanos.
• Dursey Island: unida mediante un teleférico a Allihies, en el condado de Cork.
• Garinish Island (llnacullin): se llega desde Glengarriff, en el condado de Cork. Espléndidos los jardines.
• Skelling Michael: uno de los lugares más mágicos de Irlanda. Un abrupto espolón de roca desnuda, con restos de un asentamiento monástico que se remonta probablemente a la época entre los siglos IX y XII: iglesia, oratorios, cruces de piedra, seis celdas para los monjes de muros de piedra en seco. Aliado se ve el islote de Little Skelling, donde vive una de las mayores colonias del mundo de frailecillos.
• Blasket Islands: grupo de siete islas, de las que puede llegarse a la mayor desde Dingle, en Kerry. Habitada hasta 1953, esta gran isla está hoy desierta, igual que las otras seis, y sólo la habitan ovejas.
• Islas de Aran: puede llegarse en barco desde Doolin, Galway, Spiddal, y Rossaveal, y por avión desde Galway. Tres islas habitadas: Inishmore, Inishman, Inisheer (por orden de tamaño), donde la lengua y las tradiciones irlandesas permanecen fuertemente enraizadas y vivas. Gigantescas fortificaciones precristianas (Dun Aengus), altos acantilados, un ajedrezado de muritos de piedra que encierran campos minúsculos.
• Inishbofin: en el condado de Galway, habitada y profundamente tranquila.
• Clare Island: en el condado de Mayo, donde se respira el recuerdo de la reina Granuaile, sanguinaria contemporánea de Isabel I de Inglaterra. Al oeste, acantilados altísimos.
• Inishmurray Island: en el condado de Sligo, habitada hasta 1947. Importante asentamiento monástico.
• Arranmore Island: se llega desde Burtonport, en el condado de Donegal, habitada. Hay un lago de truchas arco iris.
• Tory Island: en el condado de Donegal, habitada, antiguo centro cultural y espiritual. Se habla gaélico.
• Ireland's Eye: se llega desde Howth, cerca de Dublín.
• Dalkey Island: cercana a Dublín. Restos de una iglesia y de fortificaciones.
• Saltee Islands: en el condado de Wexford. Oasis ornitológico protegido, donde se reúnen, en primavera y a principios del verano, más de tres millones de aves. Antiguo lugar de peregrinaje.

Las playas de Irlanda.


Desde luego no es el caso de mencionarlas todas, sobre todo porque uno de los placeres de Irlanda consiste en descubrir su propia playa, compartirla con las vacas y los conejos y no contarle a nadie el secreto.

Sin embargo, conviene saber que:
• el mar está más caliente en agosto y en septiembre, y el agua es más cálida en la costa occidental que en la oriental;
• hay que ver sin falta algunas inmensas playas: Ballyrnastoker Bay, Tranarossan y Rossnowlagh en Donegal; Belmullet y Keel en Mayo; Ballyconneely y Lettergesh en Galway; Ballybunion, Inch y Rossbeigh en Kerry;
• las playas de la costa meridional, entre Waterford, Wexford y Cork, y las que se encuentran inmediatamente al sur de Dublín son las más visitadas en verano por los irlandeses.

QUÉ HACER EN IRLANDA

GOLF

250 clubs de golf dan la bienvenida en Irlanda a los apasionados golfistas extranjeros con sus campos de 9 a 18 hoyos. Irlanda dispone de equipos de golf adecuados a todas las categorías de jugadores: desde los profesionales de los torneos internacionales a los principiantes o, a las parejas de amigos que juegan su partida semanal. También los principiantes son admitidos en los campos. Las tarifas "green fees" van de 10 a 30£IR, a menudo por día; mientras por un profesor de golf se paga, de media, 30£IR por una clase de media hora.

En la mayor parte de los campos de 18 hoyos es posible encontrar un "pro- shop", esto es una tienda especializada en artículos deportivos para jugar al golf y un servicio de bar y restaurante.

Existe en Irlanda el "tournament circuit", un itinerario por 12 campos de golf de campeonato, ideal para jugadores expertos. Diversos campos, en varias zonas del país, ofrecen clases de golf a los principiantes y a los que quieran mejorar su planteamiento del juego. Para todos los golfistas de vacaciones se sugieren una serie de clubs, reunidos en seis grupos, entre los que cada cual puede encontrar los recorridos apropiados a su propia destreza.

EOUITACIÓN

Los caballos irlandeses son conocidos en todo el mundo y desde tiempos inmemoriales son sinónimo de Irlanda. Los ricos pastos dan a los caballos irlandeses una estructura ósea increíblemente fuerte y el clima templado, gracias al cual permanecen al aire libre día y noche, es ideal para su formación. Los caballos irlandeses de óptima reputación, consiguen fama en los hipódromos de todo el mundo, en los concursos hípicos y en las batidas de caza del zorro.

Hay fundamentalmente tres especies: el pura sangre, el Irish Draught (que es la base del verdadero caballo irlandés) y el Connemara Pony. Del Irish Draughtdescienden los conocidísimos "Irish Hunter", un media sangre óptimo para los paseos a caballo normales y para la cacería del zorro, y el otro igualmente famoso "lrish Showjumper", un excelente saltador. Por lo que respecta al Connemara Pony, que alcanza una altura de 148cm, su inteligencia y su carácter hacen de él un animal apropiado para cualquier tipo de deporte ecuestre, para cualquier edad, capaz de llevar en su lomo a un adulto en una batida de caza del zorro, y al mismo tiempo bastante dócil como para adaptarse a un niño o a un principiante.

Irlanda ofrece una amplia gama de vacaciones a caballo. La mayor parte de los establos tiene ponis y caballos para excursiones o paseos por el campo, por colinas, o por tranquilas y arenosas playas. Para todos, desde el principiante hasta el experto jinete, Iranda es el lugar adecuado para aprender a cabalgar. Los jinetes extranjeros deben asegurarse de tener un equipo adecuado de equitación: ¡la gorra y las botas de montar son obligatorios una vez en la silla de montar!

Excursiones a Caballo

Se trata de recorridos a caballo de una semana que suponen unas 4/5 horas al día, apropiados para jinetes expertos. La diversión se encuentra en intentar cada día un camino y un terreno diferentes: recorridos de montaña, senderos entre bosques o cabalgadas sobre la arena de las espléndidas playas atlánticas.

Con las meriendas campestres y las noches bajo las estrellas, este tipo de vacaciones da a los jinetes la posibilidad de hacer nuevas amistades y de probar la verdadera hospitalidad irlandesa. Los equipajes se transportan por separado, por encargados de tal menester, a los diversos lugares de parada nocturna.

En 1993 se abrieron recorridos para excursiones a caballo en el condado de Donegal, en el condado de Sligo, en la península de Dingle y en el Ring of Kerry en el condado de Kerry, en la zona de Lough Derg, en Nore Valley, en el condado de Waterford, en el condado de Wicklow.

Cursos de Equitación y Paseos a Caballo

Vacaciones a caballo en Irlanda puede ser una de las combinaciones que incluyen el viaje y el alojamiento, o cabalgadas al aire libre que cuestan 12£R por una hora, o 45£IR por media jornada.

Carromatos y Caballos

Los carromatos tirados por caballos no son de los que transportan reyes, sino simples y aparejados sólo con lo necesario, sin adornos especiales: literas y ropa de cama para 4 hornillo de gas y fregadero con depósito para el agua.

No es necesario ningún conocimiento ni habilidad específicos. Se pueden cubrír distancias que van de 12 a 15 kilómetros al día. La tarifa semanal de alquiler va desde las 540£IR en temporada alta, un suplemento de 7£IR para pasar la noche en lugares de descanso preparados para la ocasión.

Cacería del Zorro.

La cacería del zorro y la de la liebre con jauría de perros son muy famosas en Irlanda y se practican casi todos los días durante la temporada (de noviembre a marzo).

Algunos clubs de caza hospedan también jinetes extranjeros, a condición de que sean expertos.

La tasa de participación en una cacería, "cap fee ", es de cerca de 30-80£lR al día, a lo que se suma el alquiler de los caballos de caza, cerca de 80£R al día.

PESCA

Pesca en Agua Dulce.


Los lagos y los ríos irlandeses están llenos de peces -salmones, truchas de mar, truchas fario, lucios, percas, etc.­¡tantos que se puede hablar del "Paraíso de los pescadores"! Los apasionados de este deporte encontrarán por doquier numerosas tiendas de artículos de pesca, donde también podrán escuchar consejos útiles, y podrán alojarse en simples "Bed and Breakfast", aunque también en hoteles de lujo: sólo hay un problema: ¡hay tanto para elegir!

"Game fishing". Pesca de la trucha y del salmón.

Los cursos de agua atestados de salmónidos son objeto de especial atención. El pez más buscado, el salmón, vive en casi todos los ríos que desembocan en el mar. La trucha fario es la más común y la más abundante en los lagos calcáreos del oeste: Corrib, Mask, Conn y Baltra. También se halla muy difundida la trucha de mar o la trucha asalmonada y, en algunos lagos del país, la trucha arcoiris.

Para la pesca de la trucha fario no se requiere ninguna licencia. Sin embargo, para la pesca del salmón y de la trucha de mar es necesaria una licencia gubernativa, expedida por el Central Fisheries Board, Balnagowan House, Mobhi Boreen, Dublín 9, y se puede adquirir en algunas tiendas de artículos de pesca y en algunos hoteles. Una licencia válida para toda la temporada en todo el país cuesta 25£IR.

Además, muchos cursos de agua ricos en salmones son propiedad privada y, por ello, para pescar allí se necesita permiso de pesca. Para aguas propiedad de clubs el precio de tales permisos va de 20£IR a 70£IR al día para la pesca del salmón, de 10£IR a 60£IR al día para la pesca de la trucha. El precio de las reservas privadas puede variar considerablemente, de 10£lR a 100£IR al día.

Cada río tiene unas reglas diferentes por lo que respecta a la duración de la temporada de pesca, pero, en general, el mejor período para truchas y salmones es de marzo a fines de septiembre. En general la pesca está vedada de septiembre a comienzos de enero.

Es posible alquilar barcas en casi todos los lagos y los ríos pagando 35£IR-40£IR, aproximadamente, por persona y día, con un suplemento diario de 6/7£IR por un motor fueraborda. Cuando los hay, un guía puede costar de 15£IR a 25£IR al día.

"Coarse Fishing". Pesca de no salmónidos.

Irlanda es una isla constituida por altiplanos costeros de granito y areniscas y de una zona central casi llana y calcárea; y es justo aquí donde se encuentran las condiciones ideales para la pesca de los no salmónidos, entre los cuales podemos encontrar lucios, percas, albures y, naturalmente, varias especies de híbridos. La pesca de este tipo de peces no está vedada, cualquiera que sea el período del año y no es necesario tener licencia. En las zonas de pesca privada se requiere un permiso sólo en casos particulares.

El coste diario por el alquiler de una barca va de las 8£IR a las 20£IR, con motor de 14£IR a 19£IR, y con motor y barquero de 24£IR a 30£IR. Está terminantemente prohibido usar peces vivos como cebo, como también lanzar más de dos cañas al mismo tiempo en el mismo curso de agua. En Irlanda es una buena costumbre devolver al agua todas las presas inferiores a los 40cm de largo y las superiores a los 40cm que no puedan consumirse: ies cuestión de simple sentido común!

Pesca en el mar.

Con 5.630 kilómetros de costa que comprenden bellísimas extensiones de arena dorada, escollos sobre el mar, rocas que afloran en la superficie marina, ensenadas, y calas pintorescas y, sobre todo, profundidades maravillosas, se dan las condiciones ideales para la pesca en el mar.

Gracias también a la Corriente del Golfo, que suaviza la temperatura del agua, la pesca en el mar puede ser practicada durante todo el año, e Irlanda ofrece la posibilidad de pescar al menos 70 variedades de peces, entre los cuales se destacan rayas, platijas y, naturalmente, lenguados y caballas.

Pesca en alta mar.

Para salir al mar se puede disponer de barcos equipados convenientemente, que pueden dar cabida a cinco o seis pescadores y a un patrón de barco.

El coste de este tipo de pesca va desde 12£IR hasta 30£IR por pescador y día. El equipo necesario puede ser alquilado en casi todos los barcos a partir de un precio de 7£IR aproximadamente por persona y día.

Pesca desde la orilla.

Desde escollos, malecones, playas y promontorios se pueden pescar pescadillas negras, lubinas, pescadillas, salmonetes, congrios, platijas, rayas, etc.

En las bahías y en las pequeñas ensenadas desde barcas dotadas de motor fueraborda y usando el mismo equipo y el mismo tipo de cebo que en la pesca en alta mar se pueden pescar además bacalao, pequeños escualos y escuadros.

Concursos y Festivales.

Hay también concursos y festivales de todo tipo de pesca que atraen a infinidad de visitantes.

SENDERISMO

Irlanda tiene mucho que ofrecer a quienes les gusta caminar: el campo fresco y sin contaminar, bosques y montes, colinas y montañas de extraordinaria belleza. Hay 300 itinerarios de recorridos a pie, provistos de una óptima señalización y catalogados según el grado de dificultad.

Contamos también con abundantes recorridos de "larga distancia": el más largo comienza en el condado de Wicklow y permite llevar a cabo un espléndido paseo de más de 250km hasta Clogheen, Co. Tipperary.

Son bellísimos también los senderos señalizados de los condados de Kerry, Galway, Mayo, Donegal, Louth, Leitrim, Cavan, Kildare, Kilkenny y Tipperary.

Existen también estupendos itinerarios a seguir en las diversas ciudades que os guiarán en el descubrimiento de edificios antiguos, museos, galerías ... Pedid información sobre el "Heritage Tours" que os interese en las Oficinas Turísticas locales.

CRUCEROS EN BARCO

Si habéis siempre soñado con ser el capitán de vuestro propio barco, dejad que vuestro sueño se realice en Irlanda. Aquí tenemos cuatro grandes cuencas fluviales para cruceros: el majestuoso río Shannon, navegable desde Lough Key hasta Killaloe, a través de Lough Ree y Lough Derg; los espléndidos lagos del Lowe y Upper Lough Erne unidos entre sí y navegables de Belturbet a Belleek, el Gran Canal y el río Barrow.

El Shannon es el río más largo y también el que mayor caudal de agua posee de Irlanda y de Gran Bretaña. Su fuente se encuentra en Derrylahan en el condado de Cavan y discurre por 345 km hacia el sur, a través de Limerick y hasta el Atlántico. A sus orillas se alzan castillos, abadías y viejas fortificaciones.
Es navegable durante 259 km con sólo seis presas, y no se encuentra sometido al influjo de las mareas durante más de 200 km. Su cuenca está constituida por 15 lagos, entre los que se encuentran el Lough Ree y el Lough Derg, de proporciones tan colosales que parecen mares internos.

El Shannon es un río extremadamente interesante para fotógrafos, botánicos, ornitólogos, artistas y arqueólogos y es ideal para los pescadores. Por toda su longitud discurre a través de un paisaje no degradado por la contaminación y por el tráfico comercial. El Erne es el segundo río irlandés en cuanto a longuitud y es navegable durante más de 80 km. Estos dos ríos fueron unidos por un canal en mayo de 1994.

El Gran Canal une Dublín a los ríos Shannon y Barrow.

Diez compañías irlandesas ofrecen 480 barcos con cabina en alquiler, que pueden dar cabida, según sus dimensiones, de 2 a 8 pasajeros, y están equipados como verdaderas casas flotantes. A bordo no faltan las comodidades: literas y ropa de cama, agua caliente y fría, gas, electricidad, lavabo, ducha y frigorífico.
No es necesario ningún permiso náutico, pero el "capitán" debe tener al menos 21 años y por lo menos dos personas a bordo deben tener claras las maniobras básicas. Tras una hora de instrucción gratuita (o más si se requiere) estaréis en condiciones de navegar tranquilamente descubriendo ríos y lagos, pueblos y villas a sus orillas.

Los barcos se alquilan por semanas o por períodos más breves, un fin de semana, por ejemplo, en función de que estén disponibles. El precio es de unas 600£IR a la semana por cuatro personas, en temporada alta.

Otra alternativa es un crucero en un barco-hotel de lujo, el Shannon Princess, construido (según el esquema de un barco de pasaje holandés) para ofrecer la máxima comodidad a 12 pasajeros.

CICLOTURISMO

He aquí otro modo atractivo de descubrir el país, recorriendo los caminos campestres, siguiendo las ensenadas de la costa, tomando contacto con las personas que se encuentre en su camino.

Llevar su bicicleta propia no es difícil tanto si se viaja en avión como si se viaja en barco. Una vez llegado se puede atravesar Irlanda en tren con la bicicleta y comenzar el recorrido donde se quiera. O bien se puede alquilar una bicicleta directamente en el lugar elegido, por un precio de aproximadamente 10£IR al día o de 40£IR por semana, incluido el seguro. En Irlanda hay cerca de 100 establecimientos donde alquilar bicicletas, y es también posible, tras haber llegado a un acuerdo previo con el que las alquila, devolver la bicicleta en un lugar diferente de donde se ha alquilado.

Podéis decidir si organizar en solitario vuestro viaje en bicicleta o dirigiros a una agencia y uniros a un grupo de ciclistas.

CAZA

La temporada de caza está establecida cada año por el Ministerio de Agricultura y normalmente comienza a principios de septiembre hasta fines de enero para las especies migratorias (permanece abierta de junio a enero para las palomas).

Irlanda es un país de caza verdaderamente "deportiva" y no hay comprensión o simpatía alguna por los que causan estragos.

La licencia de caza y la de importación de armas de fuego deben ser requeridas con dos meses de anticipación y pueden ser enviadas solamente por correo. Es por ello aconsejable dirigirse a una agencia de viajes especializada para despachar las diligencias de las formalidades y poder escoger la combinación de viajes más idónea.

Por estar estipulada la cuarentena de animales procedentes del extranjero está prohibido llevar perros propios.

OTRAS ACTIVIDADES

Vela


En Irlanda el mar es omnipresente y la tradición de la vela es antiquísima; fue precisamente en Cork donde se funda en 1720 el primer club náutico del mundo. No hay que sorprenderse, pues, si la vela es un deporte tan difundido en nuestro país. Además en Irlanda este deporte tiene una gran tradición y las costas, que se extienden por 5.630 km, se recortan en múltiples ensenadas y bahías protegidas: un interesante panorama tanto si se es principiante como si se es experto en la materia.

El programa de las regatas es amplio y abierto a muchas clases y tipos de embarcaciones y los visitantes extranjeros son bienvenidos.

Por lo que respecta a los cruceros, las costas al sur y al oeste son las más adecuadas y ofrecen amplias posibilidades de atracaderos seguros.

Se organizan carreras de vela para principiantes o para "lobos de mar" en varios centros a lo largo de la costa irlandesa (£IR260 aproximadamente con alojamiento en hostales). Existe además la posibilidad de alquilar embarcaciones a vela por horas (£IR15-20 aproximadamente).

Canoa.

Es posible practicar remo en numerosos ríos irlandeses, y los que mejor se prestan a este deporte son: Liffey, Barrow, Nore, Boyne, Slaney, Lee, Shannon, Suir y Munster Blackwater.

Windsurf.

En Irlanda es posible practicar Windsurf en cualquier parte donde haya agua: la brisa necesaria está siempre presente. En muchos puntos las costas ofrecen olas apropiadas para el surf.

Esquí Nautico.

Óptimas posibilidades en río, lagos y, sobre todo, en las zonas costeras con mar en calma. El mejor período para este deporte es de abril a octubre, pero en algunos clubs náuticos se practica todo el año.

Submarinismo.

En las costas noroccidentales, occidentales y sudoccidentales la visibilidad subacuática supera de media los 12 metros y llega a los 30 metros en los bellos días estivales. Se dan, pues, las mejores condiciones para la fotografía submarina, sobre todo, porque el fondo es rico en frondosa vegetación de miles de colores y se pueden encontrar muchas especies de crustáceos y peces. La flora y la fauna submarina son tan ricas y variadas como para hacer de este país un paraíso para el biólogo.

Está terminantemente prohibido a los submarinistas, provistos o no de bombonas de oxígeno, pescar o recoger cualquier tipo de crustáceos o de conchas, incluidos los cangrejos de mar, las langostas, las gambas, las ostras, las vieiras, etc.

Centros Polideportivos.

Ideales para recuperar la forma física, ofrecen la posibilidad de diversos deportes, como: marcha con brújula, escalada, submarinismo, windsurf ...

Parapente.

Con sus cadenas de montañas y la brisa del sudoeste que sopla continuamente del Atlántico, Irlanda es el país del parapente por excelencia. Se practica todo el año.

Agroturismo.

Irish Country Holidays, la Asociación Rural Nacional, ha lanzado su nuevo programa para el desarrollo del agroturismo en Irlanda, que prevé la implicación del turista en la vida de una comunidad agrícola y en todos aquellos aspectos sociales, culturales y ambientales que ello comporta.

Si buscáis la paz y la tranquilidad y queréis tomar parte activa en las actividades propias de una granja irlandesa, podéis alojaros durante 3/4 días o 1/2 semanas en una de las granjas de las doce regiones en las que éstas se encuentran.

APRENDER INGLÉS

Además de ser un atractivo destino de vacaciones, Irlanda es el lugar ideal para estudiar inglés, tanto para adultos como para jóvenes. No hay duda de que el mejor modo de aprender un idioma es hacerlo en el lugar donde se habla y disfrutar hablándolo. Irlanda ofrece no sólo los medios de estudio más modernos sino también un recurso incomparable: sus gentes.

Comprobará que es fácil entender a los irlandeses, hablan inglés con claridad, con un acento suave y con gran encanto; pero más importante es el hecho de que siempre están dispuestos a pararse a charlar un rato. Los irlandeses son abiertos y habladores y les gusta conocer gente.

Cuando George Bernard Shaw escribió que el mejor inglés se hablaba en Dublín podía haber añadido también que es aquí donde se habla "la mayor cantidad de inglés". La conversación fluye en las animadas calles, en los cafés y en los pubs.

(Aunque su lengua materna es el inglés, todos los irlandeses, desde el momento que empiezan el colegio, empiezan a estudiar gaélico, la antigua lengua celta, de modo que comprenden las dificultades de quien está aprendiendo un idioma).

Estudiar en Irlanda es formar parte de una tradición viva. En la antigüedad, Irlanda era conocida como la tierra de los santos y de los eruditos, y estudiantes de todo el mundo entonces conocido venían a estudiar a las universidades monásticas. Siglos después los eruditos irlandeses ayudaron a formar universidades como las de Lovaina, Nuremberg, Salamanca y el Nuevo Mundo.

Irlanda ha producido innumerables escritores que han moldeado el curso de la literatura inglesa George Bernard Shaw, James Joyce, Oscar Wilde, Samuel Beckett y Seamus Heaney. Pocos países tan pequeños pueden enorgullecerse de tantos ganadores de Premios Nobel de literatura.

Tanto si está empezando a estudiar inglés, como si desea mejorar su fluidez, venga y aprenda en el país donde hablar es fácil y divertido. Una tierra donde el don de la palabra está altamente valorado, Irlanda cuenta con una orgullosa tradición en la enseñanza del inglés. Atraemos a estudiantes de todo el mundo para estudiar en un ambiente realmente cosmopolita.
Irlanda se ha ganado una buena reputación por su nivel académico, sus profesores altamente cualificados y su organización profesional. Al mismo tiempo, en los centros educativos de Irlanda se disfruta de un ambiente cálido y agradable.

Hay una gran variedad de programas y lugares de estudio para elegir. Puede refrescar su inglés a nivel de conversación en cursos cortos de verano, o en programas de mayor duración puede prepararse para exámenes internacionales, como el Cambridge y TOEFL.

Los centros educativos cuentan con las mejores condiciones para aprender a niveles académicos altos; clases bien equipadas, materiales de enseñanza al día, programas de curso bien organizados y una gran variedad de facilidades y servicios extra.

Todos los centros son rigurosa y regularmente inspeccionados por el Departamento de Educación. Su dedicado personal está cualificado, lo que garantiza que sus necesidades educativas serán totalmente entendidas y cubiertas. Se utilizan los métodos de enseñanza más modernos y los cursos son adecuados tanto para principiantes como para estudiantes avanzados. Las clases nunca son de más de quince alumnos.

¡Pero el aprendizaje no se detiene en la puerta de la clase! Los centros facilitan el acceso a excelentes instalaciones deportivas para nadar, jugar al tenis, montar a caballo, jugar a los bolos y muchas otras actividades. Siempre hay una gran variedad de actividades sociales y culturales para elegir ­excursiones, viajes de fin de semana, películas y teatro.
Alojamiento: Puede alojarse en casas particulares o si lo prefiere en casas de huéspedes u "hostales". Los organizadores de los cursos facilitan el alojamiento a sus estudiantes.
Numerosos jóvenes prefieren alojarse con familias irlandesas.

En una tierra donde la tradición y los lazos familiares son todavía fuertes, éste es el modo ideal de llegar a entender con profundidad nuestra cultura e idioma.

La vida familiar irlandesa es cálida, relajada y agradable - en realidad, se sentirá como si estuviese en casa; dentro del círculo familiar es fácil hacer amigos de verdad.

APRENDER GAELlCO


Existen muchos cursos de gaélico para los que quieran aprender esta antiquísima lengua todavía hablada en algunas regiones de Irlanda.

ALGO QUE HABLAR

PEQUEÑO VOCABULARIO


• Country Houses = casas de campo (alojamiento y desayuno)
• B & B o Bed and Breakfast = alojamientos en familias con desayuno
• Town and Country Homes = casas en la ciudad y en el campo con alojamiento y desayuno
• Guesthouses = pensiones
• Farmhouses = granjas
• Cottages = casas de campo
• Part Board = media pensión
• Full Board = pensión completa
• Continental Breakfast = desayuno a lo español (ligero)
• Irish Breakfast = desayuno a lo irlandés (abundante)
• Fried eggs = huevos fritos
• Poached eggs = huevos escalfados
• Scrambled eggs = huevos revueltos
• Kippers = arenques ahumados
• Porridge = gachas
• Brown Bread = pan negro integral
• Soda Bread = pan blanco integral hecho en casa
• Table d'Hote = menú a la carta
• Irish stew = estofado irlandés
• Sirloin steak = solomillo
• Fry = salchicha, morcilla y tocino fritos
• Bacon and cabbage = tocino con berza
• Pub Grub = tapa en un pub
• Lounge Bar = zona del bar con mesas
• Public Bar = zona del bar con taburetes
• Pint = pinta, cerca de 1/2 litro de cerveza
• Half Pint (Glass) = cerca 1/4 litro de cerveza
• Stout = cerveza negra
• Ale = cerveza color marrón
• Lager = cerveza rubia
• Irish Coffee = café irlandés
• Inc. = incluido
• C.I.E. = compañía Irlandesa de Transportes
• One Way (trafficl = sentido único
• Unlimited mileage = kilometraje ilimitado
• Chemist = farmacia
• High tea = plato caliente servido por la tarde y acompañado de té
• Afternoon tea = té a media tarde acompañado de pastas
• Interpretative Centre/Heritage Centre = centro para visitantes en el que por medio de paneles, fotografías y vídeo se ilustra el patrimonio cultural e histórico de una región, un condado o una zona en particular
• Crafts/Craft Centre = puntos de venta de recuerdos y productos artesanales irlandeses
• Function Room = sala del hotel que se puede reservar para cualquier necesidad
• Room Ensuite = habitación con baño

VOCABULARIO IRLANDÉS


• Oifig an Phoist = oficina postal
• Garda = policía
• Fleadh = festival
• Mná = señoras
• Fir = señores
• Geill SIí = ceder el paso
• Taoiseach = Primer Ministro
• An Lár = centro de la ciudad

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil