Hungría - Lago Balatón, destino vacacional
Hungría
El Lago Balatón es una de las principales atracciones turísticas de Europa Central. Ya a fi nales del siglo XVIII, eran muchas las familias austríacas más acomodadas que viajaban al Lago Balatón, en el corazón de la Transdanubia, atraídas por su fama.
Els Blaus de Roses

hungría, hungría - lago balatón, destino vacacional

DESTINO VACACIONAL DE EUROPA CENTRAL


El Lago Balatón es una de las principales atracciones turísticas de Europa Central. Ya a fi nales del siglo XVIII, eran muchas las familias austríacas más acomodadas que viajaban al Lago Balatón, en el corazón de la Transdanubia, atraídas por su fama de balneario de verano para disfrutar de los deportes náuticos y para relajarse en la aristocrática ciudad termal de Balatonfüred.

Rodeado de volcanes antiguos que han dado origen a tierras fértiles donde se cultivan viñedos y frutales, el Lago Balatón, a unos 100 kilómetros de Budapest, es el mayor de Europa Central y Occidental, con 77 km de largo y 4-5 km como promedio de ancho y apenas 2,5 metros de profundidad, aunque en algunos puntos supera los 12 m. Se considera el «mar húngaro» y constituye la segunda atracción turística del país, después de Budapest. Además de sus cualidades paisajísticas y vacacionales, el Balatón ha jugado un papel político-social importante a lo largo de los años. Desde finales del siglo XVIII, empezó a adquirir fama como balneario de verano, donde acudían familias acomodadas de Pest, Buda y Austria. Tras la Primera Guerra Mundial, el lago ya acogía a unos 50.000 turistas y poco antes de la Segunda, la cifra subía hasta los 250.000 veraneantes.

El turismo activo tiene su principal escenario en el Balatón, donde se puede practicar la navegación a vela, el windsurfing; puede montarse en bicicletas de agua, en canoas y kayaks o practicarse la pesca. Sólo los deportes que requieren embarcaciones a motor están prohibidos como forma de protección de las aguas del lago y del medio ambiente.

Por supuesto, también puede optarse por tomar tranquilamente el sol mientras se disfruta de un buen vino de la región en algunas de las terrazas al borde del lago. Debido a su poca profundidad, las aguas se calientan por el sol con facilidad, llegando a unos 25°C, lo que constituye un gran atractivo para sus visitantes.

En torno al lago, con 256 km de orillas, hay 130 playas y una amplia variedad de servicios: hoteles, balnearios, instalaciones náuticas, restaurantes, tiendas, cafés, etc. Es muy frecuente la forma de alojamiento en casas particulares, que se anuncia en alemán e inglés: «Zimmer frei» y «Bed and Breakfast».

El lago se nutre de diferentes cursos de agua, especialmente del río Zala, así como de fuentes termales, lo que produce un agua dulce, un poco alcalina, con excelentes propiedades para la salud, especialmente para casos de reumatismo.

El Balatón tiene dos orillas de mayor extensión muy diferentes entre sí: en el margen sur, se alza la zona turística con altos hoteles y minúsculas playas; y en el norte, se hallan más poblaciones históricas y lugares de interés, senderos de montaña, mejores vinos y mucha menos ostentación.

A poca distancia hacia el interior, se encuentra Hévíz, el lago termal más grande en Europa (47.000 m2). Tiene forma de embudo, llegando a 45 m de profundidad en el centro, donde surgen las aguas calientes que, al llegar a la superficie, se mantienen en unos 35°C en verano y 26°C en invierno. Toda el agua del lago se renueva cada 28 horas. Sus aguas son sulfurosas y minero-medicinales, muy beneficiosas para combatir problemas musculares y la artrosis. También son curativos los lodos del fondo del lago.

En torno al lago, podemos visitar las localidades más atractivas de sus orillas. Tihany está situada en la parte del norte, y al oeste, Badacsony, región famosa por sus excelentes vinos. Tihany es uno de los lugares más hermosos del Lago Balatón, con preciosas vistas gracias a su privilegiada situación como península que se adentra en las aguas del lago y parece dividirlo en dos. Es reserva natural para muchas aves y espacio protegido desde el 1952. El pueblo ofrece un carácter amable y bohemio, con preciosas casas rurales restauradas con jardines volcados hacia el lago y llenos de álamos, acacias y plantas de lavanda. En lo alto de la colina, destacan los imponentes edificios de la Abadía Benedictina y de la iglesia con dos campanarios. En su interior, el altar y el púlpito son de estilo barroco, mientras la cripta es romana y data del año 1055. En verano, todos los martes y miércoles, se puede escuchar un recital de órgano en la abadía. Aquí se encuentra la sepultura del rey Andrés I. Vale la pena visitar la Casa del Pescador (Halászház) y alguno de los casi cien géiseres que hay en la península. Desde su embarcadero, parten diversas excursiones por el lago y se puede cruzar a la orilla sur en sólo diez minutos.

Balatonfüred es el principal lugar turístico del Balatón, es el primer centro turístico medicinal y de recreo en Hungría. Es, tal vez, la mayor localidad y la más visitada también, gracias a su prestigioso balneario, célebre desde hace más de dos siglos por sus aguas termales muy beneficiosas para el corazón y la circulación de la sangre, y que actualmente funciona como el hospital de corazón más importante del país. La ciudad ha conservado su aspecto aristocrático como lugar frecuentado por la élite política, cultural y artística. Su preciosa fuente Lajos Kossuth, del año 1800, que ofrece agua mineral natural gratuita, constituye el centro de la ciudad y la principal atracción del balneario. A orillas del lago, hay un largo paseo de tilos, muchos de los cuales fueron plantados por ilustres personajes, como Indira Gandhi o Rabindranath Tagore —el primero que inició la tradición tras su estancia en el balneario en el 1926. En el Hotel Árkás, un enorme edificio que, originalmente, fue casa de convalecencia, desde el 1825, se celebra cada año el tradicional baile de las Anas, un acontecimiento que tiene lugar el día de Santa Ana, el 26 de julio. El poder curativo de sus aguas termales y la tradición vinícola de Balatonfüred es la combinación perfecta para unas vacaciones saludables, experiencia que estamos viviendo en la llamada «Ruta de los Wellness»; y es una de las muchas razones para hacer una escapada, un viaje o una ruta por Hungría, un país amistoso que hoy está de moda.

Lo más destacable de Nagyvázsony es el castillo de Pál Kinizsi, un héroe legendario de los tiempos del rey Matías, dotado de gran fuerza. También hay otras ciudades dignas de conocerse, quizás, un poco más lejos del agua pero con numerosos encantos y, en algunos casos, una larga tradición histórica, como Felsőörs, que tiene una pequeña y coqueta iglesia románica del siglo XIII, pero su mayor atractivo son las diferentes casas tradicionales entre los viñedos, con los distintos colores según la cantera de procedencia de sus piedras: negro de basalto, blanco de caliza y rojo de gres.

Siófok, junto con Fonyód, Balatonboglár, Balatonlelle y Szántód, son las principales localidades de la orilla sur. En todas ellas, abundan las playas, los hoteles y restaurantes, las atracciones deportivas, las tiendas y, sobre todo en verano, ciertas sitios de diversión.

Keszthely es la localidad más occidental del lago y especialmente célebre por su magnífico Castillo de Festetics, con más de cien habitaciones. Destaca su grandiosa biblioteca, que contiene 52.000 volúmenes, y su parque, donde se dan magníficos conciertos en verano. La familia Festetics, que habitó el castillo entre 1745 y 1945, impulsó el desarrollo de la región. El conde György Festetics fundó el primer Colegio de Agricultura en Europa, construyó el balneario de Hévíz, abrió las puertas de su biblioteca al público e impulsó la vida cultural. En la ciudad, hay interesantes edificios señoriales y un atractivo museo, el Museo Balatón, con una exposición sobre la primitiva navegación en el lago.

 

Guárdame en el móvil