Holanda - La Haya, vive su cultura
Países Bajos
Cuando pasees por La Haya, te darás cuenta de que acoge una gran cantidad de edificios y lugares históricos. La oficina de turismo local (VVV) ofrece varias visitas guiadas a pie que te mostrarán los palacios y los hospicios de la «Residencia Real».
Els Blaus de Roses

países bajos, holanda - la haya, vive su cultura

Cuando pasees por La Haya, te darás cuenta de que acoge una gran cantidad de edificios y lugares históricos. La oficina de turismo local (VVV) ofrece varias visitas guiadas a pie que te mostrarán los palacios y los hospicios de la «Residencia Real».

Binnenhof
Binnenhof, el complejo del Parlamento

Durante siglos, el Binnenhof de La Haya ya sido el centro neurálgico de la política de Holanda. Todos los asuntos políticos y de estado se debatían y siguen debatiéndose aquí. Los edificios del Binnenhof (el Parlamento) y su dilatada historia merecen de sobras que les dediques parte de tu tiempo.

Realiza una visita guiada
El centro de visitantes del Binnenhof te permite realizar una visita guiada a través del Ridderzaal (Salón de los Caballeros) y conocer el Senado o el Congreso del Parlamento. El tour comienza con un vídeo introductorio que explica la historia del Parlamento holandés y de los edificios que componen el complejo. Conviene reservar con antelación.

Política holandesa en acción
Se realizan visitas guiadas todo el año. No obstante, si tu visita coincide con alguna reunión política, no podrás acceder a todas las salas del Binnenhof. El momento idóneo para visitar el Binnenhof es el tercer martes de septiembre, cuando los políticos y los miembros de la Familia Real se reúnen para presentar el presupuesto del año siguiente.

Las plazas de La Haya
Las plazas de La Haya

La Haya, conocida como la Residencia Real, cuenta con muchas plazas bonitas cargadas de historia. En este artículo solo se cubren las seis plazas principales, situadas en el centro de la ciudad y que se encuentran a diez minutos a pie las unas de las otras.

Binnenhof
El Binnenhof o complejo del Parlamento lleva siglos siendo el centro neurálgico de la política de Holanda. Los edificios del Binnenhof, como el Ridderzaal (Salón de los Caballeros), el Senado y el Congreso del Parlamento y la «Pequeña Torre», donde vive el primer ministro, merecen que les dediques buena parte de tu tiempo.

Buitenhof
La plaza Buitenhof está justo al lado del Binnenhof y es un lugar excelente para disfrutar de una copa o tomar un bocado. En verano podrás sentarte en la terraza de una de sus muchas cafeterías. También hay un cine, por si te apetece ver una película.

Plein
También junto al Binnenhof, aunque justo al otro lado, se encuentra la plaza Plein. Esta plaza histórica está rodeada por magníficos edificios, y ofrece gran cantidad de tabernas y restaurantes durante el día. Sin embargo, por la noche, esos mismos establecimientos se convierten en bares y discotecas. Plein es uno de los principales focos de vida nocturna de La Haya.

Plaats
La plaza Plaats es una de las más pequeñas de La Haya. Se encuentra justo frente al lago Hofvijver y propone un amplio abanico de restaurantes, tabernas y tiendas. Esta plaza fue testigo de numerosos acontecimientos históricos, ya que está junto a la antigua prisión.

Lange Voorhout
La plaza Lange Voorhout ofrece imágenes preciosas durante todo el año; es un lugar muy fotogénico. Destacan los tilos, el majestuoso Hotel Des Indes y el antiguo palacio real, que hoy en día acoge la colección de Escher. En primavera, miles de flores de azafrán tiñen de color esta plaza.

Grote Markt
Con el paso de los siglos, la plaza del mercado de La Haya se ha transformado en una gran cafetería al aire libre, rodeada de bares y discotecas. En esta plaza siempre hay gente pasando un buen rato, desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche. Durante el verano, en la plaza Grote Markt suelen celebrarse conciertos.

El Palacio Noordeinde
El Palacio Noordeinde

La Haya está salpicada por varios palacios y el Paleis Noordeinde (Palacio Noordeinde) es uno de ellos. Ha pertenecido a la Casa Real desde 1609, cuando el Estado se lo entregó como obsequio a la viuda de Guillermo de Orange. En la actualidad, la Reina de Holanda lo utiliza como lugar de trabajo.

El Palacio Noordeinde y el arte
El Palacio Noordeinde está ubicado en el centro de La Haya, en la calle con la que comparte nombre. Puedes sacar fotografías desde la calle, pero el palacio no está abierto al público. Puedes aprovechar tu visita al lugar con un paseo por esta calle, famosa por tener la mayor «densidad de arte» de toda Holanda.

El jardín del palacio y los establos reales
Al otro lado del Palacio Noordeinde podrás disfrutar de momentos de paz y tranquilidad en el jardín del palacio. Se trata de un pequeño parque de entrada gratuita. Justo al lado del parque se encuentran los establos reales, donde se guardan los caballos y los carruajes de la Casa Real.

La Villa Eikenhorst
La Villa Eikenhorst

La Villa Eikenhorst es la residencia del príncipe heredero Guillermo Alejandro, la princesa Máxima y sus hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane. La Villa Eikenhorst se encuentra en la boscosa finca De Horsten, en Wassenaar.

La finca De Horsten
En sus inicios, los horsts de Wassenaar eran tres playas elevadas que fueron adquiridas por el príncipe Federico a mediados del siglo XIX. Desde entonces, la zona ha formado parte del patrimonio de la Familia Real Holandesa. En la actualidad, la finca De Horsten está compuesta por tres propiedades: Raaphorst, Ter Horst y Eikenhorst.

Uno de los edificios más conocidos de De Horsten es el palacio De Paauw, sede del ayuntamiento de Wassenaar.

Si vas de Wassenaar a La Haya por la carretera principal N44, podrás ver este edificio a tu derecha desde la carretera Rijksstraatweg. Saliendo de La Haya, puedes realizar una excursión en bicicleta de 30 minutos hasta Wassenaar. Después, sigue la ruta de 5 kilómetros por las fincas (llamada Landgoederenroute) para ver las casas de campo, las propiedades y las zonas forestales más bonitas de la finca De Horsten.

Pasea por De Horsten
La Villa Eikenhorst no está abierta al público, pero puedes pasear por sus alrededores. La finca De Horsten es una magnífica zona forestal que atrae a muchos senderistas. Hay numerosas pistas, con distancias de entre 1 y 7,5 km. Algunas de ellas también se pueden realizar en silla de ruedas.

Pon el broche a tu paseo en el salón de té de De Horsten, degustando una taza de Jägertee (té caliente con ron) y una tarta recién horneada. El salón de té abre de miércoles a domingo de 10:00 h a 17:00 h. Hay un aparcamiento cercano en Papeweg.

El Palacio de la Paz de La Haya
El Palacio de la Paz de La Haya

Het Vredespaleis (El Palacio de la Paz) de La Haya se construyó sobre la base de los ideales de pacifismo y paz mundial. A finales del siglo XIX, estos principios estaban en plena ebullición, como nunca antes se había visto. Cuando se finalizó la construcción del Palacio de la Paz en 1913, era tan grandioso como la mismísima idea de la paz mundial.

Un diseño de todo el mundo
El palacio se materializó gracias a la colaboración colectiva de países de todo el mundo. Durante la visita guiada, descubrirás todas las aportaciones diferentes y características que hicieron los países para hacer posibles los bonitos jardines, la arquitectura y el diseño interior del Palacio de la Paz.

Ciudad de la paz y la justicia
Ninguna otra ciudad del mundo es más apropiada para albergar el Palacio de la Paz que La Haya, la ciudad de la paz y la justicia. Hoy en día el edificio todavía lo utilizan la Corte Internacional de Justicia, la Corte Permanente de Arbitraje, la Biblioteca del Palacio de la Paz y la Academia de Derecho Internacional de La Haya. Si realizas una visita guiada, descubrirás todos los detalles de esta emblemática estructura.

El Palacio Huis ten Bosch
El Palacio Huis ten Bosch

El Palacio Huis ten Bosch de La Haya es la residencia de la Reina Beatriz. La monarca y su familia se mudaron a este palacio en 1981. Hasta ese momento, la Reina Beatriz, el príncipe Claus y sus hijos vivían en el Castillo Drakensteyn, en Baarn. El Palacio Huis ten Bosch está situado en el bosque Haagse Bos y se encuentra a tan solo 15 minutos en coche de la finca De Horsten, en Wassenaar, donde vive el príncipe Guillermo Alejandro con su familia.

La historia del Palacio Huis ten Bosch
En 1645, el príncipe Federico Enrique (Frederik Hendrik, en neerlandés) encargó la construcción del Palacio Huis ten Bosch. Sería una residencia de verano para él y su esposa, la princesa Amalia. El Palacio Huis ten Bosch perteneció a varios príncipes hasta que fue nacionalizado durante el periodo de domino francés, entre 1795 y 1813. Desde la proclamación de Guillermo I como Rey de los Países Bajos en 1815, el Palacio estuvo habitado esporádicamente por miembros de la Familia Real Holandesa. Durante la Segunda Guerra Mundial resultó muy dañado, pero las profundas reformas que se llevaron a cabo volvieron a hacerlo habitable. La Reina Beatriz, el príncipe Claus y sus tres hijos se mudaron al Palacio en 1981 y, de hecho, la Reina sigue residiendo en él en la actualidad.

Las funciones del Palacio Huis ten Bosch
La principal función del Palacio es servir de residencia a la Reina Beatriz. No obstante, se ha habilitado un ala del Palacio para alojar a invitados y es idónea para actos de representación. Como manda la tradición, los medallistas holandeses en los Juegos Olímpicos y los nuevos gabinetes gubernamentales se presentan junto con la Reina en la escalinata del Palacio Huis den Bosch.

El Palacio Huis ten Bosch no está abierto al público, pero podrás verlo desde la carretera Bezuidenhoutseweg o durante un paseo por el bosque Haagse Bos.

La finca Clingendael

La finca Clingendael acoge uno de los parques más bonitos de La Haya. Varias familias de aristócratas que la han habitado desde el siglo XVI han construido diversos jardines. De ellos, el más famoso es el jardín japonés, que solo abre seis semanas al año.
Detrás de la residencia Huys Clingendael y el viejo jardín holandés hay una gran parque de columpios y una explanada donde los niños juegan, los jóvenes dan patadas a un balón y las familias van de pícnic. También puedes visitar el salón de té para tomar una taza de té o de café acompañada de tarta de manzana o helado.

Los jardines de Clingendael
La finca Clingendael atesora varios jardines impresionantes. El más célebre es el jardín japonés, catalogado como patrimonio nacional. Sus estrechos senderos y pequeños puentes te guían por una alfombra de musgo salpicado de plantas singulares, cañas de bambú, casetas de descanso y un sorprendente estanque.

Otros jardines de la finca Clingendael que valen mucho la pena visitar son el jardín de rosas, el jardín de azaleas y rododendros, y el jardín tradicional holandés, con sus setos, sus arriates de flores y un sinuoso muro rodeado de árboles frutales.

Paseos por la finca Clingendael
La finca Clingendael abre todo el año y el acceso es gratuito. En cambio, dada su fragilidad, el jardín japonés solo abre desde principios de mayo hasta mediados de julio (09.00 h - 20.00 h) y la tercera y cuarta semanas de octubre (10.00 h - 16.00 h). La entrada principal de la finca se encuentra en Wassenaarseweg. Sigue las indicaciones amarillas para realizar una excursión de 4 km, o las rojas si prefieres hacer una ruta de solo 2 km.

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil