Holanda - Ámsterdam, sus principales recorridos
Países Bajos
A orillas del río Amstel encontramos la fascinante ciudad de Ámsterdam, queriendo decir “dique del Amstel”, y aunque por muchos es considerada como la Venecia del norte de Europa, nos sorprenderá descubrir una metrópoli abierta a sus visitantes.
Els Blaus de Roses

países bajos, holanda - Ámsterdam, sus principales recorridos

A orillas del río Amstel encontramos la fascinante ciudad de Ámsterdam, queriendo decir “dique del Amstel”, y aunque por muchos es considerada como la Venecia del norte de Europa, nos sorprenderá descubrir una metrópoli abierta a sus ciudadanos y sus visitantes, y con unas características claramente definidas que la hacen única. La capital de los Países Bajos se caracteriza por unos edificios de estilo Barroco Holandés y del Renacimiento, muchos de los cuales son declarados de valor histórico, que hacen  contraste con las nuevas y modernas construcciones. Podemos disfrutar de la ciudad de muchas maneras dependiendo de nuestros gustos o preferencias. Conocer sus gentes tan afables, sus paisajes de ensueño, casi siempre acompañados de puentes  y canales, o que mejor manera que disfrutar de la ciudad como un ciudadano más recorriéndola en bici. La bicicleta se puede considerar como una atracción más, ya que las podemos encontrar por todos los rincones imaginables y de una gran variedad y diseño

Recorriendo Ámsterdam

Típicas Bicicletas holandesas
Remontándonos a los inicios descubrimos que la ciudad fue construida alrededor de su casco antiguo, lo que le da una forma de “caracol” y que podemos aprovechar para hacer nuestro recorrido y explorar la ciudad sin perdernos ningún detalle. Empezando desde la Plaza Dam, donde encontramos el emblemático Palacio Real. De estilo arquitectónico clasicista, el palacio fue construido como salón de la ciudad durante la Edad de Oro neerlandesa en el siglo XVII y hoy en día, después de ser restaurado, se puede visitar. Justo al lado del palacio podemos observar el Nieuwekerk o “Iglesia nueva”, después de sufrir varias reconstrucciones hoy en día es un espacio multiusos, como centro de exposiciones y convenciones, sala de conciertos y café. Enfrente encontramos el Monumento Nacional de Dam que se caracteriza por un obelisco rodeado por figuras alegóricas, siendo este el lugar donde se construyó el primer dique en el siglo XIII, para así controlar las inundaciones. Se considera como el monumento más importante de toda Holanda. Cerca de este monumento encontramos Madame Tussauds – Museo de Cera donde tenemos una cita pendiente con un sinfín de famosos personajes con los cuales podemos compartir fotos divertidas. Dado que todos estos edificios y monumentos están en la Plaza Dam, hacen de ella un lugar bastante transitado y vivo. A partir de aquí podemos elegir diferentes caminos que nos depararan diferentes aventuras.
Madame Tussauds- Museo de cera.
Bajando por la calle Dam, nos encontramos con una zona de compras, desde comercios alternativos hasta grandes cadenas donde podremos aprovechar para comprar regalos y souvenirs. Pero la mejor manera para disfrutar de las compras en Ámsterdam es visitar sus mercados. El más recomendable es el Mercado de las flores flotante. Debe su nombre por su ubicación, a lo largo del canal Singel, donde cada día llegan flores frescas que lo llenan de aromas y colores. Es uno de los lugares perfectos para comprar uno de los símbolos del país, los tulipanes o cualquier otro recuerdo típico holandés. Otros dos mercados recomendables, si nos gusta disfrutar de una gran diversidad de artículos, son el Waterlooplein, con puestos de discos viejos, ropa vintage y artículos de segunda mano o el Mercado Noordermarkt, siendo una mezcla de rastrillo y mercado de antigüedades, además de productos ecológicos y biológicos. Cerca de esta zona nos adentramos en el conocido Barrio Rojo. Siendo este uno de los barrios que más visitas recibe por la fama que se ha ganado, hemos de decir que además es una de las zonas más antiguas de Ámsterdam. Lo que más llama la atención son las prostitutas, siendo uno de los oficios más antiguos del mundo, que adornan las vitrinas rojas que podemos curiosear atrevidamente. Encontramos un gran número de Sex- Shops y tiendas que ofrecen todo tipo de objetos y juguetes para adultos. El barrio Rojo es el lugar donde hoy en día se entremezclan culturas y libertad de expresión. Por esta razón podemos encontrar negocios chinos y locales de y para homosexuales, con muchos edificios adornados con banderas. Otros locales de gran importancia turística y no tan turística, son los coffeeshops. Con una apariencia de bar, encontramos estos locales ambientados donde en sus mostradores podemos comprar marihuana, hachís, diferentes tipos de papel para liar o los famosos bizcochos que pueden transformar nuestros sentidos. Esto no es todo lo que podremos encontrar en este barrio, una de las joyas de la ciudad también se encuentra aquí, es Oudekerk (Iglesia Vieja). Esta iglesia esta dedicada al Patrón de Ámsterdam, San Nicolás, y aunque después de las reformas que ha sufrido perdió algunas imágenes y reliquias, su visita es prácticamente obligatoria.

La ciudad de los museos


Nos acercamos hasta el Museumplein, ya sea andando o con alguno de los tranvías, y como indica su nombre nos encontramos ante la plaza que alberga el mayor número de museos. Si somos amantes del arte éste es el lugar adecuado para nosotros, ya que encontramos el Rijkmuseum o Museo Nacional donde hallamos obras de los grandes maestros del “Siglo de Oro” y también una fantástica colección de objetos históricos. Ante el majestuoso edificio que alberga este museo, nos llama la atención la escultura con el lema turístico que caracteriza la ciudad “I Amsterdam” o “Soy Ámsterdam” y donde todo turista se para a hacerse una o varias fotos. Otros importantes museos  que localizamos en esta plaza es el Museo Vincent Van Gogh, donde podremos admirar la colección más importante del artista y el original Museo Stedelijk o Museo de Arte Moderno en el cual muchos artistas holandeses nos presentan sus obras y que seguro que no nos dejará indiferentes la forma de “bañera” del edificio. Por ultimo, en la misma plaza, encontramos otro emblemático edificio que nos llama por sus detalles en dorado como es el Concertgebouw o Sala de Conciertos de Ámsterdam, además de ser considerada una de las tres mejores salas de conciertos del mundo. Si tenemos la oportunidad podríamos aprovechar nuestra visita y disfrutar de algunos de los eventos que se organizan en la sala y gozar de los sonidos.  
Concertgebouw- Sala de conciertos de Amsterdam


Aun más Ámsterdam: historia y placer

La mejor manera para descubrir la magia de esta ciudad es perdernos en ella y descubrir lo que esconden sus rincones.  Debido a la división del cauce del río Amstel en numerosas vías navegables, encontramos un elevado número de puentes que conectan las islas que componen la ciudad y que nos harán disfrutar de unas panorámicas realmente estupendas. Pero esto no es todo lo que podemos observar desde los puntes, sino que además encontramos las casas flotantes, ya que después de la Segunda Guerra Mundial había escasez de viviendas y muchos lugareños  optaron por vivir en una casa situada en los canales, como si fuera un barco.  Otra manera para disfrutar de los canales es hacer un crucero por ellos y de esta forma observar la ciudad desde otra perspectiva descubriendo algunos lugares encantados. Otro lugar que no nos dejara indiferentes es Rembrandtplein. Esta plaza céntrica ofrece a sus visitantes un gran abanico de ofertas de bares, restaurantes, discotecas, pubs, cines y otros locales que nos harán pasar un agradable rato. La plaza debe su nombre al pintor Rembrandt y por esta razón una estatua de bronce adorna el centro del lugar. Podemos disfrutar de este lugar tanto de día como de noche, cuando con las luces  nos encontramos ante una imagen mágica del lugar.
Casas flotantes de Amsterdam.
Si somos auténticos fans de la cerveza, no podemos dejar de visitar la antigua fábrica de Heineken. Aunque no podemos definir este espacio como un museo, durante nuestra visita en Heineken Experience podremos abrir todos nuestros  sentidos para poder ver, oler, saborear y disfrutar de esta experiencia que nos enseñará como se elabora la famosa cerveza holandesa acompañado también con un divertido espectáculo interactivo.   Por otro lado, algunos edificios han quedado como testimonio de algunos de los sucesos que han marcado la ciudad. Durante la Segunda Guerra mundial, Ámsterdam fue ocupada por los nazis durante cinco años, lo que hizo que muchos judíos fueron deportados a campos de concentración y exterminio. La casa de Ana Frank es uno de estos edificios que han quedado marcados por su historia, es el lugar donde la joven escribió su diario mientras se escondían de los nazis.  
Heineken Experience
Otra zona que ha sido marcada por su pasado es el Begijnhof o el Noviciado, un lugar religioso que nos hace transportarnos en otra época y descubrir como vivían algunas mujeres en el siglo XIII. Este grupo de casas bien cuidadas, y donde encontramos una de las dos únicas casas de madera de Ámsterdam, son el lugar donde las mujeres vivían como monjas pero no habían tomado los votos. Esta hermandad de católicas cuidaba de los enfermos y ofrecía educación a los pobres. Podremos disfrutar de su tranquilidad y gozar de su historia. Con este largo listado de monumentos, zonas y actividades no hace falta decir que Ámsterdam es una ciudad llena de curiosidades que harán que disfrutemos de nuestra visita y que recordaremos para siempre. ¿Te atreves a ser Ámsterdam?

Fotos y Texto Miroslava Mihaylova Topalova - AbcViajes.com

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil