Guadalajara, la campiña entre Henares y el Jarama
Castilla - La Mancha
Impresionantes paisajes del Valle del Jarama y la campiña del Henares en perfecta armonía con pequeños núcleos urbanos, sirven de marco a esta ruta de trasfondo historicista, donde podemos admirar bellas muestras del Renacimiento...
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, guadalajara, la campiña entre henares y el jarama

LA CAMPIÑA, ENTRE EL HENARES Y EL JARAMA.


Solitarias carreteras nos permiten adentrarnos a la parte más occidental de la provincia de Guadalajara. Tierras en el pasado dominadas por los Mendoza, familia que condicionó el desarrollo urbanístico y arquitectónico de la mayoría de las poblaciones por las que discurre este itinerario.

Impresionantes paisajes del Valle del Jarama y la campiña del Henares en perfecta armonía con pequeños núcleos urbanos, sirven de marco a esta ruta de trasfondo historicista, donde podemos admirar bellas muestras del Renacimiento en clara conjunción con el mudéjar y el románico.

Comenzaremos la ruta partiendo de la capital, Guadalajara, y tomando en dirección oeste una carretera local; nuestro primer punto de parada se encuentra a tan sólo 4 km.: MARCHAMALO. En esta villa, en su plaza mayor, podremos admirar un notable ejemplo de arquitectura palaciega del s. XVII, el Palacio de Ramírez Arellano con puerta almohadillada y escudo.

Después nos dirigimos por el valle del Henares, admirando el paisaje, hacia YUNQUERA DE HENARES. Ya antes de llegar la bellísima silueta de la torre de su iglesia nos llamará la atención.

Este pueblo conserva en su núcleo bellos edificios como el Palacio de los Mendoza en su Plaza Mayor, notable edifico del s. XVI del que sólo se mantiene su abierta galería porticada con capiteles alcarreños. Esta población, en 1432, fue señorío del Marqués de Santillana y se le declaró villa en 1455. Destacar igualmente su iglesia parroquial de la segunda mitad del s. XVI, aunque su torre es anterior, y está cubierta de finos adornos platerescos. Aquí se celebra anualmente, el primer domingo de junio, el Raid Alta Alcarria, declarado Fiesta de Interés Turístico Regional.

Ahora nuestros pasos se dirigen hacia MÁLAGA DEL FRESNO, en plena campiña del Henares y población de gran tradición alfarera. Su iglesia parroquial, del s. XVI, es la típica muestra de la zona de mezcla de renacimiento y mudéjar. Está construida en piedra de Tamajón y presenta planta de cruz latina, una nave y coro alto a los pies. En el interior hay una talla románica aparecida en un muro en 1976.

Continuaremos nuestro camino atravesando la pequeña población de FUENTELAHIGUERA DE ALBATAGES para llegar a VIÑUELAS, población cercana al valle del río Torete; su típica plaza mayor, renacentista, combina un palacete con casas populares y modernas. En su iglesia parroquial destaca un artesonado de tradición mudéjar del s. XVI.

Portada lateral de la Iglesia, Casa de Uceda
Nos dirigiremos a la pequeña población de CASA DE UCEDA situada a sólo 5 km., interesante conjunto urbano con arquitectura popular construida en aparejo toledano con algunas casonas; la iglesia parroquial, del s. XVI, tiene una magnífica portada plateresca bajo pórtico.

Y de aquí al CUBILLO DE UCEDA, población que perteneció a Uceda desde el momento de la Reconquista y repoblación de la zona, por tanto perteneció a los arzobispos toledanos hasta el s. XVI. En 1583 fue declarada villa con jurisdicción propia. De notable interés es su iglesia parroquial de estilo románico­mudéjar de finales del s. XIII, principios del XIV, con reformas del s. XVI, renacentista, que la convierten en uno de los templos más hermosos de la provincia de Guadalajara. La magnífica portada y el pórtico exterior son platerescos. En el interior, de tres naves, destacan la cubierta de artesonado de madera ochavado con decoración mudéjar en la nave central y las laterales también se cubren con estructura de madera de pares.

Magnífico ábside iluminado con tres ventanas y cubierto con una bóveda, el paso de la nave central al presbiterio se resuelve mediante un arco triunfal de ladrillo; la separación de las naves se realiza mediante arcos de medio punto que apoyan en columnas renacentistas coronadas por capiteles platerescos.

Se conservan dos pilas de agua bendita románicas soportadas por restos de columnas y capiteles, una pila bautismal románica y diversas lápidas funerarias del s. XVI. El ábside, de construcción mudéjar, consta de cuatro cuerpos superpuestos; la torre está levantada sobre base de sillarejo y es del mismo estilo aunque algo posterior en su construcción.

Interior de la Iglesia de Casa de Uceda
El conjunto urbano presenta una arquitectura popular construida en aparejo toledano, algunas buenas rejas y escudos. Al sur de la población hay una ermita y en el camino de Uceda, una fuente llamada "de abajo", de época de Carlos II.

Y ahora nuestros pasos se dirigen a UCEDA. Situada en la campiña entre el Henares y el Jarama, estuvo poblada desde el paleolítico y ha sido asentamiento de romanos, visigodos y musulmanes, pero será con la Reconquista cuando Uceda adquiera verdadera importancia, quedando bajo el poder real, como cabeza de una extensa comarca.

Se trata de la Uscelia romana, conquistada por el pretor Cayo Fluminio en el 190 a.C. Fue levantada por los arzobispos toledanos que poseían el Señorío de Uceda. Esta villa estuvo amurallada en la Edad Media, teniendo varios lados de su recinto sobre pronunciados desniveles.

En la Plaza Mayor se encuentra la iglesia parroquial. Comenzada en el s. XVI y terminada a finales del XVIII por impulso del Cardenal Lorenzana. Destaca su portada clasicista y la torre de cuatro cuerpos. En el entramado del pueblo se conserva alguna casona palaciega del s. XVII, con grandes portadas, y otras de arquitectura popular.

En las afueras, actualmente aislado y rodeado de campos de labor, se encuentran las ruinas de la iglesia de Santa María de la Vega o de la Varga, románica del s. XII-XIII, convertida en cementerio. Sólo conserva la cabecera compuesta por los tres ábsides y el presbiterio, cubiertos con bóveda de medio cañón apuntada, la portada principal de ocho arquivoltas y los muros hasta la línea de impostas sin cubiertas.

Dejamos Uceda y volvemos en dirección al Cubillo de Uceda para coger el desvío que sale a la derecha, carretera que nos llevará hacia El Casar. Atravesaremos la población de MESONES donde podremos admirar una bella iglesia de principios del s. XVI, gótica con reformas posteriores platerescas. Y llegamos a EL CASAR, población situada en uno de los más bellos parajes entre la campiña de Henares y el valle del Jarama, zona de múltiples urbanizaciones, en su mayoría de gente de Madrid que buscan encontrarse con la naturaleza.

Iglesia de Santa María de la Vega, Uceda.
En un extremo del pueblo, con magníficas vistas del valle y de la Sierra Central, se encuentra el Calvario (o humilladero) del s. XVII formado por cuatro altos muros con enormes arcos que no tuvo nunca techumbre. Cerca de él está la Ermita de la Soledad, barroca, del mismo siglo.

En la Plaza Mayor se alzan el Ayuntamiento, setecentista, y la iglesia parroquial de la Asunción, del s. XVI, en la que destacan el pórtico, de capiteles alcarreños platerescos, y el retablo mayor. Posee algunas casas blasonadas y populares del s. XVIII.

Y ya de vuelta hacia Guadalajara, a 7 km., tomaremos un desvío a la izquierda que nos lleva a la villa campiñera de GALÁPAGOS. En ella encontraremos una interesante iglesia parroquial del s. XVI, cuya construcción es atribuida a Pedro de la Riba, maestro que trabajó en varios pueblos alcarreños. En el exterior destaca el pórtico corrido, con siete columnas con capiteles alcarreños bajo arcos de medio punto. En la Plaza Mayor se levanta el Palacio de los Marqueses de Almenara, dieciochesco, con dos relojes de sol, orejeras en su puerta barroca y dos torres en los extremos. En el valle del Arroyo del Torete encontraremos interesantes zonas paisajísticas.

Retornaremos la carretera que traíamos para dirigimos a ALOVERA, población de la campiña del Henares, antiguo asentamiento próximo ya a Azuqueca y en cuyo término, en el llamado "Camino de la Barca", se han encontrado restos de una necrópolis visigoda.

Posee una importante iglesia parroquial renacentista, del s. XVI, con reformas del s. XVI y del XX. La portada se cobija bajo un pórtico de orden jónico. En el interior, una buena colección de retablos de los s. XVI al XVIII.

En el Museo Diocesano de Arte se conserva una pintura sobre tabla de estilo hispano-flamenco del s. XV procedente de esta iglesia.

Algunas casas interesantes, repartidas por la población: en la Plaza Mayor una neomudéjar de finales del s. XIX. Cerca del río Henares se encuentran dos viejos molinos: el de Monárriz y el del Olmo.

Podremos llegar a Guadalajara bien tomando la carretera que va en dirección a CABANILLAS DEL CAMPO y salir a la carretera nacional II, o acercarnos al segundo núcleo más poblado de la provincia, AZUQUECA DE HENARES, donde podremos ver su iglesia parroquial de San Miguel, con un bello pórtico renacentista, formado por cinco arcos sobre columnas con capiteles alcarreños, y la torre. Algunas casas típicas de la arquitectura de la campiña, neomudéjares de finales del XIX, principios del XX y, a la salida de la población, la Ermita de la Soledad, en cuyo interior se guarda una imagen de la Virgen del s. XVIII. En su término se han encontrado importantes restos de una villa romana, en la finca La Acequilla, y dos necrópolis de la misma época.

Portada de la Iglesia de Cubillo de Uceda
Y ya, de vuelta a la capital para tomar cualquiera de las rutas que parten de ella.

Dónde alojarte en Guadalajara
AC Hotel Guadalajara
Guadalajara