Guadalajara - Trillo, puerta del alto Tajo
Castilla - La Mancha
Trillo es un típico pueblo alcarreño, donde se marcan como cicatrices que perviven al paso del tiempo los rasgos indelebles de la comarca. Paisaje y paisanaje se dan la mano en un entorno recio y austero.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, guadalajara - trillo, puerta del alto tajo

ARQUITECTURA

Habitado Trillo desde tiempos prehistóricos, se consolida su poblamiento tras la conquista, a finales del siglo XI, en tiempos de Alfonso VI, pasando a formar parte del Común de la Villa y Tierra de Atienza y rigiéndose por su Fuero. El Infante Don Juan Manuel, en 1325, construyó el castillo cuyas ruinas coronan el núcleo. A mediados del siglo XV pasa a la jurisdicción de los Condes de Cifuentes, hasta que, en 1749, Trillo es declarado Villa con jurisdicción propia.

El siglo XVI, años de Renacimiento pleno, se construyen los magníficos edificios de la iglesia de Trillo, Azañón y Morillejo. Mientras, los núcleos se conforman como excepcionales conjuntos de la arquitectura popular de piedra y de entramados de adobe y madera, entre los que destacan las casonas solariegas de las que se conservan singulares ejemplos en Trillo y Azañón.

Durante este tiempo, la comarca se puebla de magníficos ejemplos de arquitectura románica, como las iglesias de Viana y de la Puerta. La arquitectura cisterciense, con centro en el monasterio de Santa María de Óvila, se extiende por estas tierras de frontera produciendo ejemplos tan singulares como la ermita de Morillejo.

ENTORNO

Uno de los mayores atractivos es la integración de la arquitectura en un paisaje conservado e imponente. Los puentes medievales son una de sus mejores muestras, como éste sobre el río Solana en La Puerta, o los construidos sobre los ríos Cifuentes y Tajo en Trillo.

Los núcleos se apiñan amparados por impresionantes farallones rocosos, como en La Puerta, o en emplazamientos marcadamente defensivos, coronando cerros, como los de Azañón y Viana, este último amurallado.

La iglesia parroquial de Trillo, grandiosa obra del siglo XVI, se integra, en el límite extremo del núcleo medieval, confluencia de los ríos Tajo y Cifuentes, en un privilegiado entorno, hoy parque fluvial urbano, dominado por cascadas, puentes y una vegetación exuberante.

NATURALEZA

El último recorrido del río Cifuentes, a su paso por Trillo, antes de desembocar en el Tajo, con sus continuos saltos y la abundante vegetación, que apenas deja penetrar la luz, conforma uno de los parajes más bonitos y atractivos de la Villa. El puente sobre el Tajo abre su puerta de un sólo ojo río arriba y nos conduce hacia la zona alta del Tajo.

ACTIVIDADES

El río Tajo a su paso por Trillo y alrededores ofrece al visitante la pureza de sus aguas, donde practicar todo tipo de actividades acuáticas. En la imagen superior se puede observar a unos piragüistas en pleno descenso y a la derecha a un pescador practicando su deporte favorito.

También se utilizan las aguas del Tajo para eventos taurinos. Con motivo de las fiestas patronales de Trillo, a principios de septiembre, se organiza un encierro por el Río.

Actualmente Trillo cuenta con unas instalaciones adecuadas para la práctica de cualquier deporte. Un polideportivo cubierto, con pista múltiple de fútbol-Sala, baloncesto, y frontón. Campo de Tiro al plato, Circuito permanente de Moto Cross, Piscina Olímpica, etc.

Un centro Turístico y Rural, a escasos metros del río Tajo, con capacidad para mil personas, completa el abanico de posibilidades para practicar un turismo activo y sano.

BALNEARIO

El Real Balneario de Trillo, situado en un espléndido paraje en la ribera del Rio Tajo, debe su fundación oficial a Carlos III en el año 1770, aunque sus aguas termales y mineromedicinales ya se utilizaban por los habitantes del inicial asentamiento romano y así se continuó haciendo durante siglos.

Formando parte de los magníficos jardines barrocos que rodean los edificios del balneario, se conservan bañeras, piscinas y solárium originales, elegantes obras de cantería ahora convertidas en atractivos restos arqueológicos.

GASTRONOMIA

La zona de Trillo y sus alrededores ofrece al turista sus platos típicos. Desde las famosas migas, al cabrito frito o asado, pasando por los derivados de la caza y los dulces postres basados en la miel de la Alcarria, hasta los aguardientes artesanales de Morillejo y los típicos vinos del terreno.

Dónde alojarte en Guadalajara
AC Hotel Guadalajara
Guadalajara

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil