Guadalajara - Sierra Norte, el placer de perderte
Castilla - La Mancha
La variedad de paisajes y recursos naturales de Ia Sierra Norte de Guadalajara animan al viajero a adentrarse en conjuntos arquitectónicos singulares en muchos casos excepcionales que nos acercan a la cultura, las tradiciones,etc.
Els Blaus de Roses

castilla - la mancha, guadalajara - sierra norte, el placer de perderte

La variedad de paisajes y recursos naturales de Ia Sierra Norte de Guadalajara animan al viajero a adentrarse en conjuntos arquitectónicos singulares  en muchos casos excepcionales que nos acercan a la cultura, las tradiciones, el modo de vida, el arte y la historia de esta comarca. A través de seis recorridos por la Sierra, el visitante se podrá perder y conocer el románico rural, la arquitectura negra y la dorada, el Camino del Cid, los pueblos del Alto Jarama o los espacios naturales más atractivos.

ALTO JARAMA


En la Sierra de Ayllón encontramos el pequeño municipio de El Cardoso de Ia Sierra, a 1.275 metros de altura, del que también dependen pequeños núcleos de población como son Bocígano, Colmenar de la Sierra, Penalba de la Sierra, Cab Ida y Corralejo. Hasta aquí se puede llegar por la carretera, que une Roblelacasa con Corralejo. Por otro lado, hay que destacar que el municipio de El Cardoso se encuentra a unos 5 kilómetros del Hayedo de Montejo, en la provincia de Madrid. De manera que esta es otra posibilidad de adentrase en la provincia de Guadalajara. La singularidad de esta zona de la parte alta del rio Jarama se explica por la existencia de varios parajes naturales dignos de ser recorridos y contemplados por el amante de la naturaleza.

Iglesia parroquial de Puebla de Valles
Este es el caso de un bosque de robles y hayas en las estribaciones del Pico del Lobo, una cascada de unos ocho metros sobre el Jaramilla y el término municipal de Penalba de la Sierra o los bosques de ribera tanto en el Jarama como en el Jaramilla en perfecto estado de conservación.

Ventana de casa en Valverde de los Arroyos
Otro recorrido por el valle del Jarama sería el que discurre por las poblaciones de Retiendas, Puebla de Valles, Valdesotos, Tortuero y Valdepeñas de Ia Sierra. Un tramo singular de esta ruta es el que se sitúa entre Retiendas y Puebla de Valles, que destaca por sus cortados además de por la presencia de un viejo monasterio cisterciense, el monasterio de Bonaval, a dos kilómetros del pueblo de Retiendas. En este trazado propuesto, al tratarse de municipios pequeños, la principal recomendación es destacar Ia existencia de todo tipo de servicios para el viajero —excepto gasolina— en el municipio serrano de Tamajón, a pocos kilómetros de Retiendas.

Castillo del Cid. Jadraque
CAMINO DEL CID


Por la Sierra de Miedes, desde tierras sorianas, el Cid Campeador, un héroe de carne y hueso, se adentra en la provincia de Guadalajara. Su paso por estos lugares, hoy convertido en una ruta histórico-cultural, se ha marcado desde dos itinerarios tomando como punto de partida el "Poema del Mio Cid'. De esta forma, las huellas del Cid en Guadalajara tienen dos itinerarios, el denominado camino del destierro -que discurre por poblaciones de la Sierra Norte y un segundo por el Señorío de Molina.

Castillo de Atienza
Desde Miedes, el Cid se dirigió con sus mesnadas hacia Atienza, recorriendo pequeños emplazamientos de la Sierra Norte como Bañuelos, Romanillos de Atienza, Casillas y Bochones. Sin embargo, la villa atencina será bordeada ante el emplazamiento de la fortaleza. El camino seguirá por poblaciones que hoy forman parte de la llamada “Arquitectura negra” como Naharros, Robledo de Corpes o Hiendelaencina, además de otras de transición a la Alcarria como son Congostrina y La Toba. Así, llegará hasta Castejón de Henares, a través de Jadraque y Matillas. En este emplazamiento, el Cid manda en algarada a Alfavar Fáñez de Minaya hasta Hita, Guadalajara y Alcalá. De vuelta a Castejón sus mesnadas y negociando el restate del botin, parte Henares arriba y cruzando las Alcanias llega hasta Cuevas de Anguita, atravesando Barbatona (Sigüenza), Alcolea del Pinar y Aguilar de Anguita.

ARQUITECTURA NEGRA Y DORADA


Los pueblos negros se ubican en el extremo noroccidental, limitando con Madrid y Segovia al oeste, la sierra del Alto Rey al norte, la cuenca del Cañamares al este y la línea que une los embalses de El Vado, Alcorlo y el de Pálmaces al sur. Las principales sierras que lo integran son las de Ayllón, Alto Rey, del Ocejón y Ia Bodera, siendo el pico más emblemático el del Ocejón, con 2.048 metros de altura. Los ríos Bornova, Cañamares, Jarama y Sorbe atraviesan esta comarca. Pero a los llamados pueblos negros se les puede añadir un segundo tipo de construcciones que denominaremos "arquitectura dorada”  y que se diferencia de los pueblos negros en el uso de cuarcitas y calizas para los muros y Ia pizarra en las cubiertas.

Espadaña. Gascueña de Bornova
Los edificios que conforman los llamados “pueblos negros” y los de Ia arquitectura dorada son las viviendas -de no muy grandes dimensiones e incluyendo también dependencias auxiliares como las cuadras, los cobertizos o los pajares-; las parideras para guardar el ganado; el horno-de propiedad municipal- ; las fraguas; los lavaderos públicos o las Iglesias. Los mejores ejemplos de arquitectura negra los encontramos en Matallana, La Vereda, Campillo de Ranas, Umbralejo, La Huerce, Zarzuela de Galve, Tamajón, Almiruete, Majaelrayo o Valverde de los Arroyos. Mientras, ejemplos de arquitectura dorada sedan an Cogolludo, Monasterio, Zarzuela de Jadraque, Nava de Jadraque, Arroyo de Fraguas, El Ordial, Aldeanueva de Atienza, Zarzuela de Jadraque, Prádena de Atienza, Robleluengo, Hiendelaencina o Congostrina.

La excepcionalidad de estas construcciones serranas ha llevado a la Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a proponer a la Unesco que estos pueblos se conviertan en Patrimonio de la Humanidad.

Minas. Hiendelaencina
RUTAS


PARAJES NATURALES


Otro de los grandes atractivos de nuestra comarca hay que buscarlo en los paisajes naturales que dibujan las Sierras de Ayllón -que incluye la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz-, de Pela, el Alto Rey, Ministra o el Pico del Ocejón (a 2.048 metros de altura). Desde aquí se pueden contemplar panorámicas en las que se conjugan de manera armónica barrancos, embalses artificiales, pinares, quejigares, sabinares o hayedos.

Ciudad Encantada. Tamajón
Una de las joyas de la Sierra Norte es el Hayedo de Tejera Negra, en Cantalojas, declarado Parque Natural en 1978. A este parque natural protegido habrá que añadir próximamente el barranco del Rio Dulce, en las inmediaciones de Sigüenza y también en término municipal de Mandayona, Sauca, Torremocha del Campo y Algora. En este caso, la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha declarará paisaje protegido el cañón fluvial del río Dulce, además de una zona periférica de protección.

El Hayedo de Tejera Negra, que abarca el valle del río Sorbe y la umbría del río Lillas tiene una superficie de 1.641 hectáreas. Su bosque de hayas, uno de los más meridionales de Europa, se convierte para los amantes de la naturaleza en punto obligado de visita a lo largo de todo el año, aunque de forma especial durante el otoño por la variedad cromática que se puede contemplar. A las hayas les acompañan otras especies como el acebo, el tejo, el abedul, los robles o los pinos.

Mientras, el río Dulce y su cuenca se incluyen desde el punto de vista geográfico en las parameras de la Alcarria. De manera que se trata de una amplia región llana y elevada que está cortada por una red fluvial muy encajada que da lugar a profundos barrancos. Esta configuración da lugar a un paisaje singular que sirve de hábitat a una interesante representación de aves rapaces, mamíferos carnívoros, vegetación de ribera y en general a especies asociadas a roquedos, farallones y cortados fluviales.
Sin embargo, la riqueza y los encantos del Barranco del Río Dulce se ven ampliados gracias al patrimonio religioso de su entorno, sus casas medievales, los ejemplos de arquitectura popular-parideras, corrales, palomares- o los castillos.

Hayedo de Tejera Negra. Cantalojas
Otros espacios naturales que guarda la Sierra Norte son el Valle del Cañamares, desde la presa de Palmaces hasta Pinilla de Jadraque, caracterizado por la vegetación de ribera y cortados calizos, la chorrera de Despeñalagua en Valverde de los Arroyos - un salto de agua de unos 100 metros-, la cueva de Harzal en Olmedillas, los sabinares y la pequeña ciudad encantada" de Tamajón o la Laguna de Somolinos, de origen glacial y donde nace el río Bornova. Precisamente serán los ríos que recorren la sierra -el Bornova, el Jarama o el Cañamares- los que en su discurrir configuren barrancos de gran belleza, al tiempo que sus aguas frías y cristalinas serán recogidas en los pantanos de Palmaces, Alcorlo y El Vado. Así encontramos parajes singulares originados por estos ríos en el Jarama, entre los municipios de Retiendas y Puebla de Valles o el valle del río Salado, entre Santamera y Huérmeces del Cerro, en cuyos barrancos encuentran cobijo una significativa población de buitres.

Pico Ocejón
ROMANICO RURAL


El patrimonio de la Sierra Norte tiene en las iglesias, ermitas y demás edificios religiosos del románico sus mejores joyas arquitectónicas. El arte románico se introdujo en Castilla con la primera repoblación cristiana a finales del siglo XI y principios del XII, expresándose de forma especial a través de la construcción de pequeñas iglesias en los municipios que se ubican en esta sierra. Armonía, sencillez, originalidad y encanto definen estas construcciones, de los siglos XII y XIII, que se distribuyen per esta serranía.

Catedral de Siguenza
Un paseo por el tiempo en el que los ejemplos más singulares del románico rural los encontramos en Cincovillas; la iglesia de Santa Coloma de Albendiego, en el que destaca su ábside y las ventanas adonadas con celosías mudéjares; San Bartolomé y la capilla de San Galindo en Campisábalos; la iglesia do Villacadima con notables influencias mudéjares, la iglesia de la Natividad de Hijes o ol templo de Pinilla de Jadraque.

En la villa medieval de Atienza se podrán visitar las Iglesias de Santa María del Rey, el Salvador, la Trinidad, San Gil y San Bartolomé (convertidas en museos donde se guardan piezas del amplio patrimonio religioso que encierra esta villa), además de la Iglesia de Nuestra Señora del Val. Otros templos del románico rural de la Sierra son la iglesia parroquial de San Martín Obispo en Alcolea de las Penas o en el nacimiento del río Salado, la iglesia de Paredes de Sigüenza y de Riba de Santiueste, ambas con planta románica.

Puerta de la Iglesia parroquial de Campisábalos
En el valle del Henares se sitúa Sigüenza, reconquistada en el siglo XII. Precisamente será en los primeros años de este siglo cuando Bernardo de Agen, primer obispo de la Edad Media se proponga la edificación de una catedral qua se localizara entre el castillo y la iglesia de Santa María de los Huertos, sobre las ruinas de una vieja basílica visigoda. La catedral estará rodeada de grandes muros y defendida per dos gruesas torres. De estilo románico son las portadas de la fachada principal, los pilares del crucero, algunos de la nave central y todos los muros inferiores de la iglesia. Además de la catedral, son de esta época las iglesias de Santiago y San Vicente. Así mismo, en el entono de Sigüenza encontramos otros edificios religiosos del románico rural en Carabias, Pozancos y Palazuelos.

De Ia época medieval, expresión de un pasado bélico y de luchas entre moros y cristianos, son las fortificaciones de Atienza, Galve de Sorbe, Jadraque o Sigüenza, hoy convertido en parador de turismo. Sin duda lugares desde los que se pueden contemplar los paisajes característicos de esta sierra.

Pórtico Iglesia de Carabias
FIESTAS DE INTERES TURISTICO PROVINCIAL


Romerías, botargas, danzas tradicionales, rondas, procesiones, bailes además de celebraciones religiosas y otras de carácter pagano son los principales ingredientes de la oferta festiva de la Sierra Norte. De primavera a invierno, la comarca ofrece un calendario festivo que coincide con el propio ciclo estacional. En esta relación se incluyen las fiestas declaradas de Interés Turístico Provincial.

Enero:
Hogueras de San Vicente en Sigüenza (21 de enero)

Febrero:
Fiesta de Santa Águeda en Cogolludo (5 de febrero)
Vaquillones y Zorramangos en Villares de Jadraque. (Mattes de carnaval)

Abril:
Pasión Viviente de Hiendelaencina (21 de abril)

Junio:
La Caballada de Atienza (11 de junio)

Julio:
Loa y danzas del Corpus en Valverde de los Arroyos (2 de Julio)

Agosto:
Danzas a la Virgen del Pinar en Galve de Sorbe (15 de agosto - suele trasladarse al domingo más cercano)

Septiembre:
Fiesta del Santo Niño en Majaelrayo (Primer domingo de septiembre)

Octubre:
Feria del Ganado de Cantalojas (12 de octubre)

Dónde alojarte en Guadalajara
AC Hotel Guadalajara
Guadalajara

Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil
Comentarios:
Alfredo 28-05-2012
Lo que más me gustó de mi paso por éste lugar fue la visita al Castillo del Cid ¡UNA PASADA!.

Bye.
Responder