Granada, una aventura sin fin
Granada - España
La provincia de Granada ofrece innumerables atractivos turísticos: la alhambra, uno de los monumentos más visitados de España y uno de los más bellos del mundo.Además cuenta con una de las mejores estaciones de esquí de Europa: Sierra Nevada
Els Blaus de Roses

granada - españa, granada, una aventura sin fin

GRANADA, TURISMO DEL SOL Y PLAYA

Granada es la provincia costera andaluza con menos litoral, 73 kilómetros. Pero, sin duda, posee el clima más afortunado, La suavidad de los vientos del norte de África, la calidez de las aguas del Mediterráneo y la protección que le aportan las cercanas cumbres de Sierra Nevada, la dotan de un microclima subtropical único en Europa. Más de 320 días al año y una temperatura media anual de 20 grados centígrados convierten la Costa Tropical de Granada en un enclave paradisíaco.

El auge turístico que experimentó el litoral español en los años sesenta y setenta del siglo pasado llegó con retraso a la costa granadina. Un hecho que, a largo plazo, va a terminar beneficiándola: no ha sufrido el turismo masivo ni un desgaste del paisaje marítimo provocado por las agresiones urbanísticas realizadas en otros lugares. Las autoridades locales planean ahora lo que será el futuro “boom” turístico de la Costa Tropical: un desarrollo sostenido y respetuoso con el medio ambiente; una apuesta por el turismo de calidad que contempla la creación de unas diez mil plazas hoteleras.

Fundado por los fenicios unos mil años antes de Cristo con el nombre de Sexi, Almuñecar es un pueblo cargado de historia que conserva importantes necrópolis de aquella época, restos de fábricas de salazones romanas, cinco tramos de acueducto también romano y un castillo árabe.
Otros atractivos más prosaicos son el Acuario de fauna mediterráneo, el jardín botánico El Majuelo, un parque ornitológico de aves exóticas y un parque de atracciones acuáticos. A pocos Kilómetros de Almuñécar se encuentra el puerto deportivo Marina del Este, lugar de amarre de veleros y barcos fuera – borda que cuenta con varias escuelas y centros de buceo. En total, su término municipal ofrece al visitante 26 playas.

Salobreña se convierte en la imaginación del visitante en una gran montaña de terrones de azúcar. Sus pequeñas casas blancas y cúbicas se arremolinan frente al mar alrededor de una colina coronada por un monumental castillo árabe. Desde la cima se pueden contemplar, en un solo golpe de vista, deliciosas panorámicas sobre Sierra Nevada, el Mediterráneo y la fértil vega de Salobreña, donde se recolectan frutos subtropicales como la chirimoya, el aguacate y el mago y aún se mantiene el cultivo de la caña de azúcar.

Motril, la mayor  población de la provincia tras Granada, es un destacado centro turístico que mantiene además una importante actividad agrícola e industrial, de la que es claro exponente su puerto, recientemente ampliado. Entre sus monumentos destaca la iglesia Mayor de la Encarnación, construida en forma de fortaleza durante el siglo XVI por el cardenal Mendoza sobre la antigua Mezquita Mayor; la Casa de la Palma, ingenio azucarero de origen musulmán, que hoy alberga el Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar, y el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, construido sobre el antiguo palacio de recreo de la reina Aiza, madre de Boabdil, el último monarca de la dinastía Nazarí.

Junto a las playas de estas localidades existen infinidad de pequeñas calas, tranquilas y recónditas, abiertas entre los acantilados abiertos por las sierras de la Contraviesa, Lújar y Los Guájares. Destacan las de las localidades de Torrenueva, Calahonda, Carchuna, Castell de Ferro, La Rábita y La Herradura, que completan la oferta turística de sol y playa del litoral granadino.

Almuñécar, Motril y Salobreña: Son los tres principales destinos turísticos. Sus extensas playas, de arenas gruesas y aguas limpias, galardonadas todos los años por la Unión Europea con varias Banderas Azules, acogen especialmente en verano a miles de visitantes españoles y, en menor medida, extranjeros. Sin embargo, estas localidades no sufren los problemas de masificación que afectan a otros destinos de sol u playa.

GRANADA, TURISMO RURAL

La paz que se respira en sus pequeños pueblos blancos, los cinco parques naturales existentes en la provincia y el Parque Nacional de Sierra Nevada, convierten a Granada en un paraíso para quienes buscan el descanso, el sosiego y el contacto con la naturaleza durante sus vacaiones. La provincia no es ajena al auge de este turismo verde y para satisfacer la creciente demanda ha desarrollado una completa infraestructura de servicios y alojamientos rurales, que van de ofertas tan lujosas como la del Hotel la Bobadilla, en Loja, a otras tan pintorescas como los alojamientos turísticos en cuevas de la zona norte. El contacto más directo con la naturaleza lo ofrece Granada en sus seis espacios protegidos.

Parque Nacional de Sierra Nevada: Con una extensión de casi 170.000 hectáreas, este impresionante macizo montañoso fue declarado por la UNESCO en 1986 Reserva de la Biosfera para proteger sus numerosos endemismos de flora y fauna, que convierten a Sierra Nevada en una de las zonas de mayor Biodiversidad de Europa. Además de esquiar y escalar en hielo durante el invierno, el Parque Nacional ofrece la posibilidad de paseos a pie, en bicicleta o a caballo por infinitos senderos. Las zonas de menos altitud tienen también la protección de Parque Natural.

Parque Natural de la Sierra de Baza: Ocupa una superficie de 52.000 hectáreas en la parte central de la cordillera Penibética, con cimas que alcanzan os 2.200 metros de altitud. Las viviendas trogloditas existentes en el monte Jabalcón atestiguan que esta sierra estuvo habitada ya en la prehistoria y posteriormente por íberos, como da fe la Dama de Baza. Los pinos de varias especies constituyen la vegetación predominante, aunque destacables por su porte resultan los álamos centenarios que crecen junto al cauce de los ríos que la surcan.

Parque Natural de la Sierra de Huétor-Santillán: Su proximidad a la ciudad de Granada lo convierte en un lugar de esparcimiento muy apreciado por su población. Tiene una extensión de 12.500 hectáreas en las que predomina un paisaje de media montaña en el que los barrancos y picos se mezclan con simas, arroyos y manantiales. Entre estos últimos destaca el de Pinares de la Alfaguara, cerca del municipio de Víznar, desde donde los árabes llevaron el agua que abastece los aljibes y acequias de la Alhambra.

Parque Natural de la Sierra de Catril: Abarca una superficie de 12.000 hectáreas y es de topografía muy accidentada, de enormes paredes verticales salpicada de collados y numerosos barrancos, por los que discurren gran cantidad de arroyos hasta formar el río Castril, corazón y centro del Parque. El buitre leonado encuentra en los acantilados un hábitat ideal. Cerca se encuentra la Cueva de don Fernando, la de mayor profundidad y longitud de la provincia de Granada, con salas y galerías de gran belleza.

Parque Natural de las Sierras de Tejeda y Almijara: Con una extensión  de 40.600 hectáreas constituye un impresionante macizo montañoso que forma barrera geográfica entre las provincias de Málaga y Granada. El paisaje ofrece un abrupto y escarpado relieve con grandes y pronunciadas laderas, alternadas con sus características crestas en diversas hileras que, delimitando valles y profundos  barrancos, se van desarrollando perpendicularmente a la línea de costa. La fauna más abundante es la cabra montés.

Junto a los espacios naturales, los pueblos de la provincia constituyen otro gran atractivo turístico. Muchos de ellos conservan intactas sus costumbres ancestrales, su artesanía, rincones cargados de historia y una gastronomía de elaboración sencilla pero sabor gratificante.

Montefrío, en el Poniente de Granada, está formado por un bello conjunto de casas blancas jalonadas de templos y coronada por una impresionante peña que sustenta el castillo musulmán. Cerca de la población, en la Peña de los Gitanos, el hombre prehistórico legó a la provincia uno de sus mayores tesoros arqueológicos: decenas de dólmenes megalíticos rodeados de espléndidas praderas. 
En la misma comarca, destaca Alhama de Granada, que se asoma desde su impresionante tajo, y Loja, con un rico patrimonio monumental tanto musulmán como renacentista.

Decenas de pequeños pueblos blancos, de empinadas y estrechas calles empedradas, conforman la Alpujarra, una comarca privilegiada, que se esparce por las laderas de Sierra Nevada. Aislada durante siglos por las montañas, ofrece al visitante tierras casi vírgenes por recorrer, la posibilidad de disfrutar de sus peculiares fiestas, conocer su complejo pasado árabe, degustar su contundente gastronomía serrana y apreciar la hospitalidad de sus gentes sencillas. Lanjarón, pueblo famoso por sus aguas y su balneario, es la puerta a esta sorprendente tierra de agrestes paisajes. El barranco del río Poqueira es uno de los principales destinos turísticos de la zona. Lo componen los pueblos de Pampaneira, Bubión y Capileira, donde existen, como en el resto de la comarca, diversos alojamientos rurales.

Junto a la Alpujarra se encuentra el fértil Valle de Lecrín. Las plantaciones de naranjos y limoneros perfuman el aire en primavera de un embriagante aroma a azahar. Antiguos molinos de harina, castillos árabes y cortijos con encanto salpican está tranquila y luminosa comarca. Además de las mayores poblaciones, como Padul y Dúrcal, multitud de pequeños pueblos se sumergen entre frutales, olivos, almendros, viñedos y cerezos:  Albuñuelas, Restábal, Melegís, Talará, Mondújar… Por muchos de sus términos municipales pasa el GR-7, un sendero de largo recorrido que une Andalucía con Grecia y que en la provincia se bifurca para atravesar la Alpujarra y el Valle de Lecrín.

La comarca del Altiplano, en el norte de la provincia, se eleva hasta una altitud de mil metros sobre el nivel del mar. Esta sorprendente zona destaca por el contraste de sus paisajes. Rodeada por varias sierras, el centro está ocupado por una gran llanura, casi desértica, salpicada por cultivos y oasis junto a los ríos.
La erosión de la tierra ha creado en este lugar un mar de caprichosas torres puntiagudas que se tienen al atardecer de un atractivo color rojo intenso.  Las evidencias arqueológicas halladas han corroborado a los científicos que en esta zona, entre las localidades de Baza y Orce, habitó hace un millón de años uno de los más antiguos predecesores del hombre europeo.

El paisaje de la comarca de El Marquesado es también árido, pero hermoso. Presenta desde extensiones semidesérticas de apariencia lunar hasta pequeñas colinas que crecen en el horizonte para alcanzar las cimas de Sierra Nevada. La principal población de la comarca es Guadiz, que alberga el mayor barrio troglodita de Europa, donde más de 3.000 familias viven aún en cuevas, pero ahora con todas las comodidades.
El pueblo minero de Alquife y las pequeñas localidades de Jérez del Marquesado, La Calahorra, Purullena y la Peza aportan grandes posibilidades al turista rural. En Píñar se encuentra la Cueva de las Ventanas, perfectamente acondicionada para la visita turística.

Las secuoyas “Mariantonias”

Treinta gigantescos árboles forman en la granadina Sierra de La Sagra uno de los escasos bosquetes de secuoyas existentes en Europa. La mayor de ella alcanza los 47 metros de altura y serían necesarias cinco personas con los brazos extendidos para rodear los 7,10 metros que mide el perímetro de su tronco. Llevan plantadas en la finca de La Losa unos 175 años, muy poco tiempo relativo, ya que estos árboles pueden llegar a vivir mil años y superar los cien metros de altura.

En los dos pequeños rodales existentes, distantes unos 300 metros entre sí, existen dos variedades: “Sequoiadendron giganteum” y “Sequoia sempervirens” aunque los lugareños prefieren un nombre más sencillo y las conocen como “Las mariantonias”. Los 13 ejemplares mejor conservados se encuentran dentro de una finca vallada, propiedad del barón de Bellpuig, que previa solicitud facilita la visita. Al segundo rodal se puede acceder libremente y, por ello, su estado de conservación es peor.

Alojamientos turísticos en cuevas

Los alojamientos turísticos en cuevas de las comarcas de Guadix y El Marquesado, y El Altiplano, se han convertido en uno de los productos turísticos más atractivos y singulares de la provincia de Granada. Actualmente existen, en las dos zonas mencionadas en el barrio granadino del Sacromonte, una treintena de establecimientos reglados catalogables como alojamientos turísticos en cuevas. Todos ellos tienen como denominador común el servicio de calidad, el respeto al medio ambiente, y la recuperación y conservación de una de las tradiciones constructivas y arquitectónicas más peculiares de Europa.

Excavados en las entrañas de la tierra, constituyen un magnífico ejemplo de integración de la obra del hombre con la naturaleza y el paisaje. Cada una de las cuevas es totalmente diferente a las demás. Son, además, un magnífico ejemplo de adaptación de la arquitectura popular a las características del medio físico donde se encuentran: tierras duras y resecas que, sin ofrecer resistencia a ser excavadas, resultan compactas –por lo que no existe peligro de derrumbamiento- e impermeables- en ellas se goza de una temperatura agradable que se mantiene en torno a los 18º resultando frescas en verano y cálidas en invierno.

Las modernas casas cueva ofrecen al huésped todas las comodidades exigibles a una alojamiento turístico de calidad y servicios complementarios que las convierten en óptimos centros de estancias vacacionales: desde paseos a caballo a suntuosos baños árabes, pasando por restaurantes de cocina tradicional, completas bibliotecas o granjas de producción de ganado y cultivos ecológicos.
Por todo ello, se comercializan con magnífica aceptación tanto en mercados nacionales como internacionales.

Balnearios y baños árabes: El estrés laboral y la ajetreada vida de las grandes ciudades lleva cada vez a más personas a plantearse destinar sus vacaciones a una cura de reposo en un balneario. Estos establecimientos han dejado de imaginarse como lugares sólo reservadas para personas mayores y se ha convertido en destinos de lujo, que ofrecen una variada oferta de ocio alternativo. Romanos y árabes han legado a la provincia termas y baños de tanto prestigio como los de Alhama de Granada, Graena y Alicún de las Torres; y las propiedades medicinales del agua de Lanjarón son conocidas en todo el país.
Junto a estos tradicionales balnearios, en los últimos años han abierto en la capital granadina varios spa y centros de tratamiento con agua. No obstante, la oferta más innovadora y atractiva ha llegado de la mano de los modernos baños árabes, varios establecimientos existentes en la provincia que recuperan el gusto por el agua de los antiguos pobladores de la ciudad. Decorados con azulejos y yeserías que imitan los Baños Reales de la Alhambra, mantienen la típica estructura de estos establecimientos, con salas frías, templadas y calientes. En ellos se puede disfrutar, además del relajante baño, de masajes y especiado té moruno.
En la página de Sierra Nevada en Internet podrá encontrar datos e información actualizada sobre las pistas, calidad de la nieve, nuevos remontes, venta de forfaits, oferta hotelera y otros muchos servicios. En la web existe también un enlace al Gabinete de Prensa de Cetursa, la empresa pública que gestiona la estación ivernal.

GRANADA, TURISMO DE NIEVE

Sorprende a muchos visitantes que en Granada, en Andalucía, tierra famosa por sus playas y la abundancia de sol, se pueda esquiar. No sólo se puede, sino que Sierra Nevada es actualmente una de las mejores estaciones invernales de España. El millón de personas que cada año la visitan acreditan esta calidad, que se vio recompensada en 1996 con la organización del Campeonato del Mundo de Esquí.

El pico Mulhacén, el más alto de la Península Ibérica, se eleva hasta los 3.478 metros, una altitud que garantiza la abundancia de nieve de calidad a pesar de que la estación de esquí de Sierra Nevada sea la más meridional de Europa.

Está privilegiada situación geográfica garantiza además un gran número de días de sol en pleno invierno. La concesión del Campeonato del Mundo de Esquí en 1996 supuso un enorme espaldarazo internacional a la estación granadina. Las inversiones públicas y privadas que entonces se acometieron permiten ofrecer hoy a Sierra Nevada las más modernas instalaciones y servicios. La estación dispone de 115 pistas con diferentes grados de dificultad y una longitud total de 103 kilómetros, en los que se puede practicar tanto el esquí como el snowboard.

Uno de los principales atractivos de Sierra Nevada es la posibilidad de esquiar de noche en una pista iluminada y especialmente acondicionada.
Cuenta, además, con un circuito de 6 kilómetros para esquí de fondo, disciplina que también se puede practicar en la segunda estación, la de la Ragua.

El acceso rápido y cómodo a las pistas de Sierra Nevada desde el área residencial y comercial de Prado llano está garantizado por 22 moderno remontes: dos telecabinas, 16 telesillas, 2 telesquís, tres alfombras y una telecuerda, que permiten transportar hasta 50.500 esquiadores cada hora. Alrededor de 50 cañones para la producción de nieve garantizan el perfecto estado de las pistas.

Pero Sierra Nevada también existe en verano. En la época estival, con días despejados y térmicas óptimas, ofrece unas condiciones inmejorables como punto de despegue de parapentes, hasta el punto de que es sede habitual de pruebas del Campeonato del Mundo de esta especialidad deportiva. El lugar ideal para el aterrizaje son, sin duda, las idílicas playas de la cerca Costa Tropical. Sierra Nevada resulta también óptima para el senderismo, la escalada y las rutas en bicicleta de montaña.

Turismo activo

El aficionado a los deportes “de aventura”  podrá completar las actividades practicadas en Sierra Nevada con el submarinismo y el windsurf en la Costa Tropical; el golf en los cuatro campos existentes en la provincia; además todas las comarcas de la provincia atesoran bellos parajes ideales para ser recorridos a pie, en bicicleta de de montaña o a caballo. En Río Verde se puede practicar el descenso de barrancos y también actividades más relajadas, como la pesca deportiva de la trucha, en Riofrío. La Cueva del Agua, en Iznalloz, es idónea para iniciarse en la espeleplogía.

Estación Recreativa del Puerto de La Ragua: Situado en la parte menos conocida del Parque Nacional de Sierra Nevada, el Puerto de la Ragua alberga la segunda estación invernal de la provincia de Granada, con óptimas condiciones para la práctica del esquí de fondo. Dispone de un dominio de 40 kilómetros de pistas repartido en seis circuitos, un albergue-refugio, un circuito de acondicionamiento físico, varios de orientación y una completa red de senderos para recorrer a pie y en bicicleta de montaña.

GRANADA, TURISMO DE CONGRESOS E INCENTIVOS

Los congresos y los incentivos empresariales constituyen uno de los segmentos turísticos emergentes en Granada. Desde la construcción del Palacio de Exposiciones y Congresos, las infraestructuras de comunicación y los servicios hoteleros han aumentado en la cantidad y calidad necesaria para afrontar la gran demanda de este turismo, que aporta grandes beneficios económicos a la provincia. Aunque no la única, el Palacio de Exposiciones y Congresos es la principal sede para este tipo de acontecimientos. Se trata de un edifico de diseño moderno y funcional, ubicado en pleno centro de Granada y que ofrece los más avanzados servicios tecnológicos: vídeoconferencia vía satélite, central digital telefónica con varios protocolos de comunicaciones, más de tres mil conexiones de voz y datos, circuito cerrado de televisión y sistema de traducción simultánea, entre otros.

En sus siete niveles, el Palacio dispone de nueve salas con una capacidad global de 3.560 personas. La mayores son la sala García Lorca, en la que caben 2.000 congresistas, y la Manuel de Falla, que puede acoger hasta 560 personas. El resto, de menor capacidad, ofrece un variado abanico de posibilidades capaz de adaptarse a las necesidades de los organizadores de cualquier acontecimiento.

Los dos niveles de “hall” del edificio, suman una superficie de 3.000 metros cuadrados, ideales para la instalación de exposiciones y ferias. Y el Anfiteatro Carlos I, situado en la terraza, al aire libre, es idóneo para la organización de conciertos nocturnos, actividades culturales y cenas de gala, ya que tiene una capacidad para 1.700 personas.

Granada, miembro de la Federación Europea de Ciudades de Congresos, ha realizado en los últimos años un notable esfuerzo por ampliar la oferta de instalaciones para este segmento. Además del Palacio, en la ciudad y la provincia existen gran cantidad de hoteles y centros con capacidad para acoger convenciones, jornadas y simposios.
Entre estas instalaciones destacan el recinto ferial de Fermasa, en Armilla, y el Auditorio Manuel de Falla.
Asimismo, existen numerosas empresas dedicadas a la organización de congresos, que prestan servicios de secretaria, protocolo, azafatas, traducción y prensa.

El Palacio, también espacio escénico: La Sala García Lorca, la mayor del Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada con una capacidad para 2.000 personas, es idóneo para acoger actividades culturales como conciertos, representaciones teatrales y ópera. La sala posee unas magníficas condiciones acústicas y un gran escenario por el que pasan anualmente espectáculos nacionales e internacionales.


Estás leyendo: Granada, una aventura sin fin



Dónde alojarte en Granada

Hotel Carmen
Granada




Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil