Granada - Cájar, cultura del Argar
Andalucía
En un pasado muy remoto nos encontramos con el asentamiento en este pueblo, también en la comarca, de unos hombres primitivos que pertenecían a la llamada "Cultura del Argar". Los restos encontrados datan de 2.500 años a. C.
Els Blaus de Roses

andalucía, granada - cájar, cultura del argar

Un poco de historia.

En un pasado muy remoto nos encontramos con el asentamiento en este pueblo, también en la comarca, de unos hombres primitivos que pertenecían a la llamada "Cultura del Argar". Los restos encontrados datan de 2.500 años a. C.

Fue una arquería llamada CUIYAR y después palacio de un Noble Árabe (enamorado de esta tierra y de su entorno) más tarde pasaría a ser el primitivo CAXAR, cuyo nombre árabe significa: lugar donde se criaba mucha seda. Había entorno a 400 morales.

Fue lugar de encuentro entre las tropas moras y cristianas en la llamada "Batalla de la Zubia", cuando la Reina Isabel quiso ver Granada desde esta perspectiva (en Agosto de 1491).

Allá por el siglo XVI S. Juan de Dios se acercaba hasta Cájar, todas las semanas, para recoger las limosnas de sus agricultores para su Hospital.

El cronista "Henríquez de Jorquera" escribía allá por 1600: "lugar de tierras muy valiosas y las que más rinden a su Majestad, por lo que sus habitantes están ricos, por sus muchas cosechas de seda, vino y pan". Tiempos después, fue lugar en el que el lino, el cáñamo y más tarde la patata, seguían confirmando aquella riqueza de la que hablaba "Henríquez de Jorquera".

Actualmente Cájar está ubicado en la vega de Granada y en la falda de las primeras estribaciones de Sierra Nevada, situado ligeramente al sudeste de la Capital y a escasos kilómetros de ésta. La cercanía le da entidad de barrio urbano dentro de esa gran zona metropolitana que rodea a Granada.

Calle Rosal. Cájar
En Cájar están empadronados actualmente 2.768 habitantes, aunque las personas que realmente habitan (disfrutando de y participando en los servicios municipales) se incrementan en invierno y un 100% en el periodo estival.

Esta era una zona eminentemente agrícola. Ahora, tanto el sector industrial como el de servicios están por desarrollar y las pequeñas iniciativas que en este sentido existen son empresas familiares. Por diversas razones, entre las que está la proximidad a Granada, se le ha dado aCájar un valor de zona residencial, lo que ha supuesto para el sector de la construcción un auge considerable. Todo esto llevó a Cájar a un crecimiento rápido, especialmente en población flotante, siendo utilizado por muchos de sus"habitantes de hecho" como pequeña ciudad dormitorio, afluyendo a el una gran diversidad de personas e intereses, y en muchos casos siendo Cájar una segunda residencia.

Un dato que demuestra lo que en nuestro pueblo se ha construido en estos últimos años es que aún siendo término municipal más pequeño de Andalucía con una extensión de 200 Has. de las cuales sólo 100 están ocupadas por edificaciones, tenemos alrededor de 1.500 viviendas  muchas de las cuales (un 65%) han sido construidas después de 1960.

Vista panoramica desde la bojaira, Cajar
Atractivo.

Nuestra Iglesia parroquial que data de 1785, en sus proyectos y planos trabajó entre otros Ventura Rodríguez (como en otras muchas de aquella época), está construida con estilo neoclásico, de formas simples y muros desnudos, con una sólida mampostería. Su altar mayor, algunas de sus pinturas, sus imágenes y la pulcritud que mantiene son dignas de visitar y admirar. De esta misma forma los cuatro conventos de congregaciones femeninas que hay en Cájar; hoy dedicados a distintas labores entre las que se encuentran residencia de ancianas, escuela hogar, casa de espiritualidad ... ; merece la pena contemplarlos y gozar de la tranquilidad de sus parajes y la paz de sus moradores.

De un tiempo a esta parte nuestro pueblo está viviendo un florecimiento cultural y asociativo, destacando entre todas las actividades la música, por lo que es relativamente frecuente que alguno de los cuatro grupos locales (que se dedican a esta noble tarea), convierta las calles y recintos de Cájar en escenario improvisado en el que tanto paisanos como allegados podemos disfrutar de la más diversas variedades de música: polifónica, flamenca, instrumental de banda, de instrumentos de cuerda.

Tampoco falta a los caxareños su probada hospitalidad, que está aderezada con su tradicional comida, heredada "del pasado andalusí". Prueba de ello la podemos encontrar en los doce establecimientos esparcidos por todo el pueblo, que se dedican a deleitar el paladar de vecinos y visitantes. Tres de ellos, por sus características, están orientados de manera prioritaria al "buen yantar", para que nos entendamos: en silla, mesa, mantel, platos, cubiertos y demás enseres. Otros cinco se ocupan más del alterne, sin que esto signifique merma alguna en su calidad y servicio. Hay otros tres establecimientos que se dedican a hacer "arte culinario" con la harina y sus derivados. Y por si faltase algo, qué vamos a contar de la industria de chacinas y pro­ductos del cerdo que tiene sede en Cájar, más que para relatar son para degustar.

Plaza Encarnación Marín. Cájar
Pero quizá lo más atractivo sea su tranquilidad, alguien llamó a Cájar "lugar donde la tranquilidad ha encontrado su sitio". En Cájar no hay grandes centros de diversión, sus parajes y calles transmiten serenidad, sus jardines y chalés mirando a Granada y a su Alhambra  invitan al descanso y al sosiego... estos ingredientes hacen de Cájar un "Carmen al pie de la Sierra".

Es posible que lo mejor se nos haya quedado en el tintero y tengamos que recurrir a aquello de "más vale un paseo por sus calles y plazas, un rato de charla con sus gentes, una buena tapa en sus bares o un buen menú en sus restaurantes, que mil palabras" aunque éstas (las palabras) estén impresas...

Dónde alojarte en Granada





Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil