Turismo y viajes en Internet
 
        
GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
 
portada

Reino Unido
Gales, un viaje por la tierra de leyendas
Mundo Reino Unido Gales Gales del Sur Cardiff

Gales es una tierra de leyendas. Dragones que escupen fuego, poderosos brujos y magos y feroces gigantes. Pero ¿qué decir de una de las grandes figuras de la época medieval, el Rey Arturo de Camelot? ¿Existió?


artículo
  fotos   vídeos   opiniones  
       

reino unido, gales, un viaje por la tierra de leyendas

GALES, TIERRA DE LEYENDAS Y NATURALEZA BRAVA


Los Orígenes de Gales

El hombre tal vez evolucionase en otras partes del mundo, pero los primeros dioses llegaron a Gales. De hecho, existen fundadas evidencias de una sofisticada civilización, conocedora del arte, la agricultura y de una religión organizada, la cual se remonta a unos 24.000 años. "La Dama Roja", cuyos antiguos huesos se descubrieron en la Península de Gower fue enterrada ritualmente por su gente para que los dioses la recogiesen y la cuidasen. (Los huesos, en realidad, pertenecían a un joven).

Muchas otras cosas se han descubierto que sugieren una civilización en Gales que se remonta a mucho antes, tal vez a unos 250.000 años. Desde entonces, la actividad volcánica, el clima cambiante y los glaciares de la Edad del Hielo que se fueron derritiendo dieron forma a las montañas y a los valles de Gales y definieron su línea costera. Más recientemente llegaron los celtas, la gente del vaso ("Beaker folk") y los navegantes íberos, y todos trajeron a esta tierra sus propias religiones, ritos y leyendas. Y más tarde los romanos, escoceses, irlandeses y muchas otras razas europeas. Todas han contribuido a formar los orígenes de Gales. Todas han contribuido a formar al alma de esta mítica tierra.

Nant Gwynant, Snowdonia
Una civilización más antigua que las pirámides

Para los historiadores y antropólogos fue una revelación encontrar estructuras megalíticas en Gales que eran unos 1.500 años más antiguas que las pirámides de Egipto. Existen unas 150 de estas estructuras por todo el país, conocidas como cromlechi. Estas reliquias y una gran cantidad de artefactos científicamente fechados demuestran que en Gales existió una civilización muy anterior a las de muchos lugares que anteriormente se había pensado que se hallaban entre los primeros que desarrollaron una sociedad rudimentaria.

Mitos y Leyendas

Gales es una tierra de leyendas. Dragones que escupen fuego, poderosos brujos y magos y feroces gigantes. Pero ¿qué decir de una de las grandes figuras de la época medieval, el Rey Arturo de Camelot? ¿Existió? ¿Y si fue así, quién era? ¿Y dónde está el legendario Camelot? ¿Es su historia un simple mito que ha perdurado debido al romanticismo que despierta, o existen pruebas que añadan sustancia a este gran hombre? La verdad auténtica está en Gales. Todas las evidencias indican que el auténtico Rey Arturo de la leyenda fue, de hecho, un noble galés del siglo VI que dirigió a los celtas en la guerra contra las hordas sajonas invasoras. Textos respetados del siglo IX y XV cuentan con muchas referencias al "Rey Arturo" y a sus "Caballeros", y hablan de la "Ciudad de Caerleon" como en lugar en el que se hallaba la Corte del Rey Arturo y su famosa Mesa Redonda. Se dice que su alma y los espíritus de todos sus caballeros reposan vigilantes, listos para acudir en ayuda de sus compatriotas galeses cuando el país les llame.

Arturo es una de las muchas aguerridas figuras en la historia galesa que lo dieron todo por su patria. Desde la princesa Gwenllian, que perdió la vida defendiendo el Castillo de Kidwelly del siglo XII, a la que tal vez sea la figura galesa más grande de todas, Owain Glyndŵr, que dirigió a la nación en 1400 durante una guerra de 10 años por la independencia. De hecho, Gales cuenta con un patrimonio heroico. Una de las figuras más misteriosas y perdurables de la leyenda galesa es la de Merlín. Jefe druida, sabio erudito y mago, se dice que fue el mentor del Rey Arturo. Las pruebas de su existencia radican en el hecho de que, en galés, la ciudad de Carmarthen (Caerfyrddin) se traduce con el significado de "La Fortaleza de Merlín".

Los romanos

Durante los 60 años que lucharon por hacerse con el control de Inglaterra y Gales, los romanos y los celtas aprendieron a respetarse y a aceptarse mutuamente. Ambas culturas apreciaban la disciplina, las artes de la guerra, la habilidad retórica, la elegancia y la belleza. Al compartir una naturaleza apasionada y pragmática y un gusto por la vida, ambas poblaciones llegaron a coexistir felizmente, como testifican los muchos enclaves romanos en Gales.

Cuando los romanos se retiraron después de 300 años, los jefes guerreros celtas como Arturo lucharon para conservar las comodidades civilizadas de la vida romana frente a las hordas invasoras sajonas.

Abaraeron , Bahía de Cardigan
Cálida bienvenida

Cuando los galeses le dan la bienvenida, lo hacen de corazón. Mirándole a uno a los ojos mientras le dan la mano calurosamente. Y además de su franqueza, la gente hace gala de un suave lirismo. Se dará cuenta de ello en los pubs y en las tiendas de los pueblos y ciudades. Cuando hablan parece que canten. Y cuando cantan, hablan en un idioma rebosante de romance, expresando tradiciones y realidades tan antiguas como las mismas colinas de Gales.

La poesía y la canción son parte de la vida a lo largo y ancho de esta orgullosa nación. Poesía y canción que siempre están a flor de piel, y siempre vivas en el corazón de este pueblo. Ya sea en un improvisado coro en un pub, durante un partido de rugby o en un eisteddfod (concurso de poesía, música, canto y danza), si tiene el privilegio de escuchar canciones galesas, experimentará una alegría. Y una pasión que no se pueden expresar con palabras.

El idioma

La manera en que se utiliza el idioma en Gales tiene sus raíces en la antigua cultura celta. A pesar de que actualmente la mayoría de la gente habla en inglés, las viejas costumbres se manifiestan tanto en la manera de hablar como en el placer por contar historias. Algo tan sencillo como indicar direcciones puede convertirse en un viaje lírico, en el que tiene cabida la historia, el folclore y bastante cotilleo local. Esta rica y poderosa facilidad con las palabras surge del mismo idioma galés: el idioma vivo más antiguo en Europa.

En armonía con la naturaleza

El milano real. El lirio de Snowdon. Los delfines de la Bahía de Cardigan. Todas son especies en el frágil margen de la naturaleza. El que todas se encuentren en Gales es un testimonio de la magnífica conservación de su entorno natural, con Parques Naturales que cubren casi todo el campo galés y una gran parte de la costa de Gales, Este nivel de protección ha tenido tanto éxito, que muchas otras criaturas (antes amenazadas) son ahora habitantes comunes del paisaje galés. Todos los días pueden verse águilas ratoneras volando sobre los pantanales y bancos de arena del estuario del Severn. Y frecuentemente se han visto familias de nutrias en las orillas de muchos ríos de Gales. Por todas partes hallará caminos y reservas naturales en las que podrá ver desde exóticas mariposas a flores de bosque, muchas de las cuales no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Decir que Gales siente un profundo amor por la naturaleza es, de hecho, un eufemismo.

Costas llenas de magia

Las montañas se interrumpen inesperadamente para dar paso a bellas y accidentadas playas vírgenes. Las animadas poblaciones costeras disfrutan del bullicio de los puertos y antiguos muelles. Los castillos y puentes de piedra se elevan en los tranquilos estuarios por donde fluye suavemente el agua entre poblaciones históricas y animados puertos pesqueros. Esto es Gales de costa a costa, la mayor parte de la cual se halla en Parques Nacionales para conservar el delicado equilibrio de la naturaleza con el fin de que puedan disfrutar de ella las futuras generaciones.

Usted puede pasear por muchos senderos costeros, desde Pembrokeshire, en el sudoeste, donde el bravo oleaje del Atlántico atrae a muchos surfistas y amantes de la vela, hasta el bello y accidentado paisaje de la Península de Llyn, en el norte; existen infinidad de viajes de descubrimiento por hacer. Incluso existe un viaje en tren que le lleva casi hasta la cima del Snowdon, la montaña más alta de Gales. Desde aquí, en un día claro, puede ver la costa de Irlanda. Pero esto es otra historia …

Puerto de Cardiff
Cardiff, la gloria culminante de Gales

Cardiff una de las capitales europeas más interesantes, vibrantes y de crecimiento más acelerado, ostenta hoy en día una nueva corona: su puerto. Con un panorama espectacular y el dique de la bahía - Cardiff Bay Barrage - que encierra un lago sin mareas, constituye un escenario sensacional donde situar la nueva Asamblea de Gales con su amplia gama de restaurantes y bares en torno a cuales se desarrolla la vida nocturna de la ciudad. La antigua sala de baños que data de hace un siglo es hoy el Sports Café, un restaurante de 250 plazas que ofrece juegos interactivos, películas y actividades deportivas; el nuevo bulevar Bute Avenue, comunica el puerto renovado con el centro.

Cardiff Castle, espectacular telón de fondo, domina el perfil de esta elegante y apasionante ciudad. A pocos pasos de sus almenas hay comercios de categoría internacional, pasajes victoria nos que albergan marcas de fama mundial y modernos y ajetreados edificios. Al mediodía, los cosmopolitas y vistosos restaurantes del Café Quarter ofrecen algo diferente entre las amenidades de una gran capital en vías de expansión.

Los siette magníficos

Muchos países se enorgullecen de tener magníficos castillos, Gales tiene unos cuantos. De hecho, tiene más castillos por kilómetro cuadrado que cualquier otro país de Europa. Desde campamentos romanos a fortalezas normandas y fuertes sajones, la historia de Gales se ha escrito en piedra. Muchos han aguantado el paso del tiempo y en ellos han vivido muchas generaciones de famosas familias galesas. Todos están magníficamente conservados y cuidados para que el mundo pueda disfrutar de ellos. En los antiguos cuentos galeses, el Príncipe tenía que pasar a través de nubes de niebla hasta llegar a los castillos encantados donde experimentaba aventuras mágicas. Y en Gales hay tanto castillos que no es necesario ir muy lejos para encontrar lugares mágicos.

Algunos de los castillos más populares en Gales:

1. Caernarfon Castle - Construido en un emplazamiento famoso desde tiempos romanos, las torres octagonales originales y la elaborada obra de sillería recuerda a las murallas de Constantinopla, y su objetivo era impresionar.

2. Conwy Castle - Este imponente castillo protege la ciudad medieval mejor conservada de Europa.

3. Cardiff Castle - En el corazón de la capital del país se levanta una fortaleza que empezaron a construir los romanos, continuaron los normandos y fue renovada por un personaje victoria no que creó una bella fantasía gótica para que en ella habitase la familia.

4. Powis Castle, cerca de Welshpool - Powis Castle, una suntuosa mansión, no siempre fue un lugar tan majestuoso. Originalmente se construyó como fortaleza fronteriza en el siglo XIII, para luego convertirse en augusta casa solariega.

5. Caerphilly Castle - Sus inmensas fortificaciones y fosos con agua impidieron que ningún enemigo tomase jamás este castillo. Eduardo II, solía refugiarse en Caerphilly cuando se sentía amenazado por las revueltas de los barones.

6. Pembroke Castle - Lugar de nacimiento de Enrique Tudor, el galés que se convertiría en el Rey Enrique VII, primero de la dinastía Tudor.

7. Beaumaris Castle - La ingeniosa fortaleza de Eduardo I, situada en la isla de Anglesey, protegía el transporte marítimo en el estrecho de Menai, y contaba con una compuerta que permitía que un barco de guerra completamente cargado navegase hasta el mismo castillo durante la marea alta.

Trabajo, descanso y diversión

Para aquellos que disfrutan practicando deportes, Gales ofrece una gama completa de mágicas experiencias que harán de la estancia algo incluso más especial. Y la rica diversidad del paisaje galés ofrece un escenario perfecto para disfrutar plenamente de una amplia gama de actividades.Desde excursiones en bicicleta de montaña por las colinas a paseos en globo sobre las majestuosas bahías, desde la emoción del rafting en aguas bravas por impresionantes rápidos a la intensa pasión de excursiones en cuatro por cuatro por increíbles senderos de montaña. O quizás le apetezca más una actividad más tranquila, como una partida de golf o un paseo por majestuosas montañas para tener esa vista de pájaro Esa es la belleza de Gales, que la posibilidad de elección es inmensa.

Hinchas en la Copa Mundial de Rugby
Gales da la bienvenida al mundo

Cada año el calendario galés se desborda con tantos acontecimientos. En 1999 Gales fue el centro del universo con el último gran acontecimiento deportivo del siglo XX: la Copa Mundial de Rugby. Para el pueblo galés representa una celebración de la pasión nacional.

El resto del año Gales ofrece al turista una gama ilimitada de acontecimientos de categoría internacional. Por ejemplo, en mayo se celebra el Festival de Hay que reúne a los novelistas, poetas y personalidades más importantes. En julio El International Musical Eisteddfod de Llangollen es un festival de danza, canto y música de todas partes del mundo: por su parte, el Royal Welsh Show que se celebra en Builth Wells es una feria agropecuaria. En agosto, el Royal National Eisteddfod saca a relucir lo mejor de la cultura tradicional galesa: la población fronteriza de Brecon, a su vez, es sede del mejor festival de jazz de Gran Bretaña.

Disfrutando del auténtico sabor de Gales

Una tierra rica en miel, salpicada por la espuma del mar, y fresca como el amanecer. No es de extrañar que los galeses tengan tan buen apetito. Su pasión por vivir la vida al máximo casa muy bien con la enorme cantidad de productos frescos que surgen de las granjas, ganaderías, pescaderías y viñas del país. El queso es uno de los productos favoritos, y se incluye en muchos de los platos tradicionales, como el pan con queso tostado y las salchichas de Glamorganshire.

Otra de las especialidades galesas que siempre sorprenden al visitante es el llamado laverbread, un plato hecho de algas marinas comestibles. Dicen que fomenta la longevidad y tiene propiedades afrodisíacas. Los huevos de Anglesey, el cordero asado galés, el cawl chenin, los pasteles galeses o el bara Brith; hay tantos platos tradicionales galeses que vale la pena probar que el visitante se sentirá mimado en exceso. Y esto también es aplicable a los gustos de todo el mundo. El aprecio que siente el galés por la comida supone el que haya restaurantes que sirvan comidas para todos los gustos, comida francesa, italiana, latinoamericana, china, japonesa, india … incluso alta cocina Mongol. iQué aproveche!

Broad Haven, Pembrokeshire
Cuando regrese a su casa, se llevará en el corazón un pequeño trozo de Gales. Y si quiere compartir sus recuerdos con los amigos y la familia, un bonito recuerdo o regalo galés le ayudará a revivir parte de la magia de Gales. La posibilidad de elección es amplia. Un gran número de artistas y artesanos acuden a Gales en busca de tranquilidad e inspiración, por lo que existen multitud de Joyeros, artesanos en tallas de madera, tejedores, escultores, ceramistas, artistas, poetas y músicos que crean artículos de gran belleza con los que podrá deleitar a sus amistades. La mejor idea es encontrar regalos que reflejen la experiencia que ha disfrutado en Gales. Tal vez una botella de excelente vino galés, un libro de recetas galesas, o una grabación de música o poesía galesas.

Aquí tiene unas cuantas ideas para empezar:

• Un "cucharón de amor" tallado a mano.
• Un libro de poemas o historias galesas, antiguas o modernas.
• Un objeto de cerámica hecho a mano en una tienda de artesanía local.
• Una grabación de música galesa de canciones tradicionales populares, música de arpa o de coros de voces masculinas.
• Una botella de vino, cerveza o incluso whisky galeses.
• Un libro de recetas de cocina galesa.
• Una pieza de joyería hecha a mano, quizás en oro galés o con preciosos diseños celtas.
• Un cuadro, un grabado o una fotografía de un lugar que le haya encantado.
• Una alfombra o alfombrilla galesas hechas en una de las fábricas de tejidos locales …
• Un cesto de comida Taste of Wales.

Región Sur de Gales

La región sur de Gales tiene una costa con numerosas y bellas playas y magníficos acantilados. Tres playas ostentan la prestigiosa Bandera Azul europea. El Parque Nacional de Brecon Beacons y los valles de Wye y Usk -zonas de gran belleza natural - son un verdadero paraíso para el senderismo y el ciclismo. Los sitios históricos abundan con asentamientos romanos, castillos del Medievo, trenes de vía angosta y museo viviente en la mansión rural de Llancaiach Fawr. En el Big Pit y Rhondda Heritage Park tendrá una vivencia emocionante de lo que era una mina de hulla.

La obra de Dylan Thomas, uno de los poetas más famosos del parnaso galés, se expone en el Dylan Thomas Centre de Swansea y en la Boathouse de Laugharne. En medio de la campiña de Carmarthenshire, por su parte, se alza el nuevo jardín botánico de Gales, el National Botanical Garden.

        opiniones   enviar   imprimir  

Zona
Europa
Europa noroeste
 
Tipo de viaje
aventura
cultural

Poblaciones del reportaje
Reino Unido Gales Gales del Sur Cardiff

   
Els Blaus de Roses

Turismo de Gerona. Ayuntamiento





Dónde alojarte en Cardiff

The Parc hotel
Cardiff












  portada

| Hoteles
| Suscripción
Abcviajes
Revista de viajes e información turística. 
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid