GUÍAS   FOTOS   VÍDEOS   NOTICIAS
Gales, rutas para viajeros
Reino Unido
El patrimonio céltico de Gales salta a la vista siguiendo este descansado itinerario con una ruta que atraviesa antiguos centros célticos
Els Blaus de Roses

reino unido, gales, rutas para viajeros

RUTAS PARA VIAJEROS EN GALES


El Gales céltico

El patrimonio céltico de Gales salta a la vista siguiendo este descansado itinerario con una ruta que atraviesa antiguos centros célticos.

Día 1

Caerleon, que para muchos es el Camelot del rey Arturo, es el primer destino. El anfiteatro romano, según dicen, es el sitio originario de la famosa Mesa Redonda. Seguir camino con rumbo hacia el Norte, dedicando unas horas a recorrer a pie o en bici el gigantesco terraplén llamado Offa's Dyke, porque lo hizo construir el rey de ese nombre en el siglo VIII para marcar la frontera con Inglaterra.

En Powys abundan los crómlech y castros: seguir las líneas imaginarias que unen cerros y valles, líneas que tenían un significado mágico en épocas pasadas. Tras proseguir camino con rumbo al Oeste, deténgase en Bronllys Castle, típica fortificación normanda, o bien a orillas del río Wye para hacer una merienda campestre. Carreg Cennen Castle, en las proximidades de Llandeilo, representa sin duda el punto más espectacular en Gales. Hacer noche en Carmarthen.

Día 2

Atravesando las montañas Preseli por antiguos caminos de herradura por cuyos bordes baja burbujeando el agua cristalina del monte, la presencia de los celtas se siente por doquier: las canteras de piedra azul se trabajaban hace 4.000 años y las rocas se transportaban a Stonehenge.

En Cenarth, camine aliado de las cascadas y observe las diminutas barquillas de cuero que usaban los pueblos célticos para pescar y como medio de transporte. Seguir el hermoso valle de Gwaun hacia abajo y detenerse en Castell Henllys, fortificación de la Edad de Hierro que ostenta edificaciones redondas reconstruidas.

Abundan los sepulcros. No dejar de ver el crómlech de Pentre lfan, el más atmosférico de todos. Detenerse asimismo en Nevern para ver el tejo "sangrante" y la cruz céltica. Proseguir camino con rumbo hacia el diminuto St. David, llamado así en homenaje al patrón de Gales.

Ir en barca a la isla de Ramsey, sede del mártir San Justiniano, que también se puede contemplar desde el puerto de Whitesand.

Día 3

Tomar rumbo al Sur y atravesar la línea Landsker que divide Pembrokeshire en dos: Inglaterra al Norte, Gales al Sur. Una serie de castillos se levantan sobre la línea a horcajadas. Destaca el de Llawhaden, por su ambiente y su ubicación, prácticamente escondido.

El castillo de Carew se merece una visita -la fachada Sur es arquitectura normanda pura, la Norte isabelina reconstruida -, como también la maravillosa cruz celta del pueblo.

El litoral de South Pembrokeshire es espectacular. Destaca King Quoit en Manorbier (data de hace 5.000 años) y Sr. Govan's Chapel, magnífica capilla de los primeros años cristianos metida en los acantilados de St. Govan's Head. Cuente los escalones que descienden a la capilla: a la subida el número nunca es el mismo.

Para acabar, Freshwater West, punto azotado por el viento. Siéntese en las dunas y contemple el mar. No hay más tierra hasta América. Recuerde: una buena parte de los beatos que llegaron a Gales en la Edad Media desembarcaron en Freshwater West.

Gales: tierra de inspiración

Los espectaculares paisajes de Gales han sido fuente de inspiración de héroes, estadistas, artistas y poetas. Visite los lugares que desataron su imaginación siguiendo esta ruta costera y montañosa.

Día 1

Punto de partida, Caernarfon, con sus barcos deportivos y muelles velados. Wordsworth y Samuel Johnson han escrito sobre su castillos, John Piper lo ha pintado Atraviese Snowdonia, fuente de inspiración de J.M. Turne, Elgar y Mendelssohn. No se pierda el impresionante puerto de montaña de Llanberis.

En Llanystumdwy no deje de visitar el Lloyd George Museum ni de subir la callejuela. Que lleva a su antiguo hogar, hoy en día centro literario.
Como ya lo hicieran Noel Coward y muchos otros, deténgase en Portmeirion, pueblito de estilo italiano obra de Clough Williams lllis, lugar donde se rodó la serie de televisión "El prisionero", "Men of Harlech" es la canción galesa que más emoción inspira: visite el magnífico castillo de Harlech y contemple el escenario por sí mismo.

A continuación tomar rumbo hacia el Sur, pasando por la rugosa montaña Cader Idris; tras hacer noche allí, según dice la leyenda, uno baja de la montaña hecho un poeta o bien loco. Quizá Corris o Tywyn le parezcan más apropiados.

Día 2

Machynlleth es la primera parada con la casa parlamentaria de entramado de madera del patriota Owain Glyndŵr. En Aberystwyth, vaya a pasear por el malecón, construido en 1865 por Eugenius Birch - decano de arquitectos de malecón - y parcialmente destrozado en una serie de tormentas un año después. La población hoy en día es la sede del festival galés del cine que se celebra anualmente. Más al Sur está Fishguard, donde desembarcaron los últimos invasores de Gran Bretaña el año 1797.

Admire el magnífico tapiz conmemorativo de 30 metros de longitud, deténgase a comer en el "Royal Oak" donde se formalizó la capitulación, y diríjase a pie a Lower Fishguard, donde se ambientó la película de Richard Burton "Under Milk Wood". Prosiga hacia el Oeste a lo largo de la costa de Pembrokeshire. El paisaje es sobrecogedor; por otra parte, abundan las galerías y estudios de pintores.

Día 3

Atraviese las impresionantes montañas Preseli con rumbo hacia Tenby, pueblo en el que vivieron los pintores Gwen y Augustus John. El castillo alberga un excelente museo. Prosiga con rumbo al Este, pasando por la paz y tranquilidad de Llandowror. Griffith Jones, predicador metodista, fundador de las famosas escuelas ambulantes de Gales, vivía allí. La gira termina en Laugharne, que según se piensa es el pueblo donde se ambienta "Ilrder Milk Wood" de Dylan Thomas.

Desde la casa - Boat House - donde vivía Thomas el panorama es estupendo. Tómese una copa en su bar favorito, Brown's Hotel, o vaya a curiosear en la excelente librería del pueblo. En el castillo de Laugharne vivió otro escritor, Richard Hughes, autor de "A High Wind in Jamaica". Laughame, población fuera del tiempo y de mucho ambiente, es un punto magnífico para contemplar la puesta del sol detrás del verdor de los montes de Gales.

El Gales recóndito

Gales es un misterio de tranquilas calzadas y pueblitos  olvidados, ideal para las manitas y el ciclismo. Este itinerario pasa por los lugares más recónditos.

Día 1

Punto de partida, Caerwent, que en su día fue el asentamiento romano más importante de Gales el Sur, y que hoy en día es menos conocido que Caerleon, situado a corta distancia. Se han excavado viviendas y un templo, aunque la mejor manera de empaparse del ambiente es dar un paseo por las murallas bien conservadas.

En Chesptow, puerta a Gales desde tiempos remotos, visite las librerías, cafés y edificios medievales, para a continuación seguir viaje por el valle del Wye, río arriba. Deténgase en Tintern Abbey, inmortalizada por el poeta William Wordsworth, y diríjase a la Old Station para tomar un tentempié.

El valle del Wye ostenta hermosos pueblitos. Deténgase en Brockweir para ver cerámica y en Llandogo antigüedades y galerías de arte. El centro comarcal de Abergavenny está rodeado de montes. Las montañas de Sugar Loaf y Black Mountains ofrecen unas visitas espectaculares y magnífico terreno para el senderismo. Visite Llanthony Priory y el Skirrid Mountain Inn, quizá el pub más antiguo de Gales.

Día 2

En la región central de Gales vaya a los montes desiertos en poni o bici y visite Llandrindod Wells, que en su día fue un próspero balneario victoriano.

En Rhayader visite un centro de raros milanos reales. Hacia el norte, en la tranquila población de Llandinam, nació David Davies, primer millonario galés. En el pueblo se ha erigido su estatua.

Visite Powis Castle que se levanta en un rocoso afloramiento a corta distancia de Welshpool, y tome un tren del Welshpool y Llanfair Light Railway. Para acabar el día nada mejor que un paseo por la orilla del lago Wyrnwy, probablemente el más escénico y menos conocido de los lagos galeses.

Día 3

Tras atravesar las montañas Berwyn tomar rumbo a Bala para ir a caminar alrededor del lago natural más largo de Gales. Prosiga camino a continuación hacia Betws-y-Coed. El pueblo está rodeado de docenas de senderos forestales. Acomódese al lado de la hermosa cascada de Swallow o bien vaya a curiosear en las tiendas de novedades y artesanía.

En Capel Curig verá bien por primera vez el Snowdon; de allí baje por el valle de Ogwen donde la roca de Milestone Buttress plantea un reto mental y físico a los escaladores.

Tras atravesar tranquilamente Bethseda y hacer un rodeo, se llega a Beddgelert, a sotavento del Snowdon. Es uno de los pueblos más bonitos de la región, rodeado de cerros y montañas. No hay mejor manera de acabar el día que sentarse al atardecer al lado de Llynnau Mymbyr para ver ponerse el sol lentamente detrás del macizo Snowdon.

Gales visto con los ojos de escritores

Para los galeses el terruño es muy importante. Esta ruta pasa por lugares que han servido de inspiración a autores galeses. Un consejo: hacer el viaje con una antología de literatura galesa.

Día 1

Punto de partida, Pontypridd y el valle de Rhondda. La obra de Richard Llewellyn, "How Green Was My Valley", se centra en torno a Gilfach Goch. Gwyn Thomas, Ron Berry y Robert Morgan han escrito cosas preciosas sobre esta antigua región minera.

Tomar rumbo a Merthyr Tydfil. El novelista Jack Jones y los poetas Harri Webb y Glyn Jones han inmortalizado la vida cotidiana del pueblo. La obra de Webb "Local Boy Makes Good" es un clásico dentro de su categoría.

Tras atravesar los Brecon Beacons se llega a Hay-on-Wye, el "pueblo de los libros de segunda mano": justo el sitio para comprar una antología de literatura galesa. Proseguir camino a Montgomeryshire. Es la tierra de R. S. Thomas: "A Peasant" y "Cynddylan on a Tractor" fueron escritos en la parroquia de Manafon.

Día 2

Rumbo al Norte, adentrándose en Snowdonia, hacer una parada en Corwen para reflexionar sobre el poema simbólico de A. G. Prys-Jones sobre la sublevación de Glyndŵr. Snowdonia es tema de numerosos poemas, desde Wordsworth y Southey hasta los galeses T. Rowland Hughes y Sally Roberts Jones. En esta región los poetas Taliesin y Elidir Sais cantaron sus himnos en homenaje a los príncipes galeses en siglos remotos.

En la península de Llŷn visite Pwllheli, que en su día fue un gran puerto conmemorado en "Schoonermen" de R. S. Thomas. Deténgase en Criccieth, lugar en el que Robert Graves ambienta "Welsh Incident". Tomar rumbo al Sur, pasando Cader Idris y Aberystwyth, sede de la Biblioteca Nacional de Gales. A continuación proseguir camino hacia Pembrokeshire, condado en el que Waldo Williams pasó sus días y escribió su obra en Mynachlog-ddu.

Anthony Conran ha traducido sus poemas al inglés. Hacer una pausa en la tranquila población de Haverfordwest, cuyos ritmos ha captado con toda precisión el escritor de relatos. Robert Nisbet.

Día 3

En Pembroke Dock, al Sur de Cleddau, nació la influyente revista literaria "Anglo-Welsh Review". Su fuerza motriz fueron los poetas Roland Mathias y Raymond Garlick. El ambiente singular de South Pembrokeshire ha influido en la obra de escritores como Tony Curtis, Alison Bielski y Phil Carradice.

Prosiga rumbo al Este, hacia Laugharne, pueblo donde vivió Dylan Thomas y que enmarca "Under Milk Wood". Visite Fern Hill, situado en la otra orilla del estuario, para luego proceder a Swansea.

Visite el sitio natal de Dylan, pasee en el parque de Cwmdonkin, escenario de "The Hunchback in the Park".  El espíritu del poeta amigo de Thomas. Vernon Watkins, perdura en la península de Gower. La ruta termina en Cardiff, ciudad que Dannie Abse evoca en poemas como "The Game" y el medio autobiográfico "Ash on a Young Man’s Sleeve". La obra de Peter Finch también alude al ambiente inusual de la ciudad.

La influencia de Gales en el mundo

Música y literatura, marinería y minería: la influencia galesa en el resto del mundo no tiene igual. Dos rutas para vivir el ambiente singular del país.

Primera parte: Gales del norte

Día 1

Para empezar, LIandudno, donde Alice Liddel (la Alicia de carne y hueso que inspiró Alicia en el País de las Maravillas) pasó su infancia. Visite la mina de cobre de Great Orme, que data de hace 4000 años.

A continuación, Bangor, con su catedral, universidad y malecón restaurado: atravesar después el estrecho de Menai hacia Anglesey por el elegante puente colgante de Thomas Telford. Deténgase en Aberffraw, que en su día fue capital de Gales del norte, y en el famoso Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwll­llantysiliogogogoch: la segunda mitad del nombre fue añadida el siglo pasado. En Anglesey abundan los pequeños puertos que antiguamente eran centros de comercio con el resto del mundo. En Moelfre se alza un pilar para conmemorar el naufragio del "Royal Charter" acaecido en 1859 con 450 muertos. Dickens escribió sobre el tema: la tormenta culpable ha pasado a la historia como "la tempestad del Royal Charter".

En Beaumaris visite el castillo más perfectamente concéntrico del mundo y no deje de ver el Museum of Childhood.

Día 2

Carnarfon fue antiguamente un gran puerto de goletas. Deambule por el muelle al pie del magnífico castillo de Eduardo I; a continuación recorra la península Llŷn parando en puertos antinguamente animados como Aberdaron y Abersoch. Se dice que la isla de Bardsey alberga los huesos de 20.000 beatos: tres peregrinaciones a este lugar solían equivaler a una peregrinación a Roma.

En Porthmadog haga un recorrido en un tren del ferrocarril de Ffestiniog, construido para el transporte de pizarra desde Blaenau Ffestiniog. En Blaenau Ffestiniog visite las cavernas de pizarra de Llechwedd y descubra la razón por la que Gales del Norte se convirtió en centro mundial para el comercio de la pizarra. Por último, tomar rumbo hacia el Este atravesando el Parque Nacional de Snowdonia y el impresionante puerto de montaña Horseshoe Pass hacia lIangollen donde cada Julio se celebra un festival Internacional de música llamado International Musical Eisteddfod.

Segunda parte: Gales del sur

Día 1

Para empezar, el puerto de Cardiff. En su día fue el centro de exportación de carbón más grande del mundo: hoy representa una zona de renovación portuaria que se cuenta entre las más interesantes del mundo.

Tomar rumbo al Norte hacia Pontypridd: puede ser que "Ponty" esté Jugando un partido de rugby en el estadio de Sardis Road. Adentrarse en el valle de Rhondda que en el XIX fue centro de la industria carbonera. Las calles de media luna que forman las casas de los mineros todavía imparten al lugar un sabor singular.

En Rhondda Heritage Park descienda al fondo de la mina y luego recorra el pueblo reconstruido que recrea la época. Tal vez desee escuchar un conjunto coral de Gales: el de voces masculinas de Treorchy tiene fama mundial.
Proseguir camino a Merthyr Tydfil, que en su día fue la capital mundial del hierro. Visite el túnel de Trevithick, conmemorando el primer recorrido en tren en 1804.
Deténgase en el castillo de Cyfarthfa, residencia del maestro herrero William Crawshay, hoy en día convertido en museo. A corta distancia por carretera, al otro lado de los Brecon Beacons, atravesando un paisaje que se cuenta entre los más bonitos de Gales, se llega al centro comarcal de Brecon para hacer noche.

Día 2

Dedique cierto tiempo a Brecon para visitar el museo de los South Wales Borderers - habitantes fronterizos de Gales del Sur -, entre quienes destaca Rourkes Drift. Diríjase a continuación a Ebbw Vale, haciendo una parada para ver el museo de minería llamado Big Pit a 100 metros debajo de la superficie. La obscuridad total de la mina cuando las luces se apagan momentáneamente es algo que nunca deja de impresionar. En las cercanías, en Blaenavon, se encuentra la fundición de hierro mejor conservada del mundo.

Recorra el valle de Gwent atravesando poblaciones que sirvieron de inspiración al novelista Aelxander Cordell para su obra "Rape of the Fair Country". En Newport visite el Church House Inn donde nació el poeta W. H. Davies, autor de "Supertramp", y reanude el camino con rumbo al puente transportador - Transporter Bridge -, uno de los contados ejemplares en el mundo que siguen en funcionamiento.

Para una última impresión del impacto que la Revolución Industrial tuvo en Gales, recorra a pie un trecho del canal de Monmouthshire y Brecon, que se encuentra a corta distancia, para apreciar esa enorme escalinata de esclusas por las que el canal asciende más de 56 metros de altura en 800 metros de recorrido.

Gales: mitos y leyendas

Gales es un país de mitos y leyendas. Visite ciertos puntos inmortalizados en el folklore de Gales.

Día 1

Punto de partida. Anglesey, la isla de las fábulas. Allí existió, antes de su destrucción el año 61 a. de J.C. a manos de Suetonius Paulinus, el principal centro druida de la antigua Gran Bretaña, con gran derramamiento de sangre. Las brujas de Llandona y la serpiente de Penmynydd son dos mitos de la isla; por suparte, el magnífico tesoro del rey Arturo está escondido, según la leyenda, en una gruta en Llangwyfan.

Tierra firme enmarca más hazañas artúricas legendarias. Dinas Emrys,  al pie del Snowdon, fue la escena de una gran batalla (engendrada por Merlín) entre el dragón rojo de los celtas y el blanco de los sajones. Llyn Llydaw es, supuestamente, el lago al que el moribundo rey Arturo tira Excalibur. Debajo de la cresta del Lliwedd, en Snowdon, hay una cueva llamada Llanciau Eryri, donde los caballeros del rey Arturo aguardan su retorno.
El ascenso a la cima del Snowdon - a pie o en tren - constituye la mejor manera de impregnarse del ambiente.

En Beddgelert, hacia el SO, se ambienta la leyenda a la que los galeses más apego tienen, según la cual el perro Gelert salvó al nene del príncipe Llewelyn para luego morir a manos de su amo.

Día 2

Dirigirse hacia Dolgellau y Cader Idris, lugar en el que Arturo dio muerte al gigante Idris en la cima de la montaña más bella de Gales. Deténgase en el laberinto del rey Arturo en Corris. Un recorrido en barca por cavernas subterráneas le lleva a través del tiempo a las leyendas artúricas. Celtica, en Machynlleth, es otra fascinante atracción que se dedica a recrear las vistas y sonidos del pasado galés.

Proseguir viaje con rumbo a Aberystwyth. El tren del Vale of Rheidol Railway conduce al Devil's Bridge - donde el diablo sufrió una espectacular derrota a manos de una galesa - tras atravesar una campiña espectacular.

Día 3

Siga la carretera que recorre el litoral de Cardiganshire. Hundido en el mar se encuentra un lugar encantado llamado Cantre’r Gwaelod,paraíso que antiguamente se extendía desde Pembrokeshire hasta Bardsey. Cuando hace buen tiempo y el sol se refleja en el agua es posible atisbar ese lugar desaparecido. ¿O no?

Dirigirse a continuación a Narberth, escenario de numerosos relatos en el Mabinogion. Allí tenía su palacio Pwyll, príncipe de Dyfed. A corta distancia, dirección Norte, se halla Efail Wen, punto donde el siglo XVIII estallaron los famosos disturbios que han pasado a la historia con el nombre de Rebecca Riots. En Camarthen, sitio natal de Merlín el Mago, termina nuestra ruta.

Ciudades frente al mar

Swansea y Cardiff, los centros urbanos más importantes en Gales, son ciudades cosmopolitas y acogedoras. Estas dos rutas ofrecen una perspectiva diferente de Gales.

Día 1: Swansea

Swansea es el suelo natal de Dylan Thomas. Nació en una casa de Cwmdonkin Drive, abierta al público, donde también se encuentra el parque donde jugaba de niño. En el Dylan Thomas Centre hay una exposición permanente que explica su vida y obra. El mar está siempre a corta distancia en Swansea. El puerto, otrora ajetreado, hoy en día alberga embarcaciones deportivas; el Industrial & Maritime Museum recrea el sabor de lo que fue en épocas pasadas. Diríjase hacia Mumbles y Gower. Fue la ruta del ferrocarril Swansea & Mumbles, fundado en 1807, primero en el mundo en el transporte de pasajeros.

Mumbles tiene un ambiente encantador, parte pueblo pesquero, parte centro de veraneo. Recorra el malecón a pie o ascienda a la cumbre de Mumbles Hill para admirar la vista del faro y de la bahía de Swansea.

La península Gower, a lo largo de sus 45 kilómetros de costa, tiene estupendas playas y vistas sobrecogedoras desde los acantilados.
Como puntos de destino, además de las puntas de Rhossili y Worms Head, no hay que olvidar las tranquilas calas y poblaciones como Reynoldston.

De regreso en Swansea, vaya de compras al centro; la visita al mercado es obligada. Allí encontrará almejas frescas de Penclawdd y "Iaverbread" (comida hecha de algas); de lo contrario solo pasear entre los numerosos puestos del mercado es un placer.

Día 2: Cardiff

Punto de partida, el puerto de Cardiff, con sus muelles modernizados; visitar la hermosa iglesia noruega o bien deambular por el puerto con sus estupendas esculturas modernas. Las mentes curiosas encontrarán mucho para entretenerlas horas enteras en el centro de ciencias Techniquest.

El castillo de Cardiff se encuentra en el centro y se merece una visita con sus restos romanos y normandos, sus museos y edificaciones decimonónicas. Es posible que uno prefiera dedicar más tiempo al National Museum and Galleries of Wales, con su mundialmente conocida colección de cuadros impresionistas y postimpresionistas.

El Museum of Welsh Life en St. Fagans está a corta distancia. AIIí se han reconstruido edificios provenientes de todas partes de Gales para ofrecer una estupenda vitrina del patrimonio nacional de Gales.

El Café Quarter es el sitio ideal para recuperar energías antes de pasear por los pasajes victorianos llenos de tiendas que han dado fama a la ciudad. Por la noche vaya a St. David's Hallo al New Theatre para escuchar un concierto o ver una obra teatral.

Dónde alojarte en Cardiff
The Parc hotel
Cardiff


Poblaciones del reportaje
Guárdame en el móvil

GUÍAS FOTOS VÍDEOS NOTICIAS
Abcviajes
Revista de viajes e información turística.
En abcviajes encontrará infinidad de guías turísticas y artículos para el viajero. 
| Hoteles
| Suscripción
Home | © abcviajes - Quantum Digital Groups, S.L. C/ Capitán Haya, 60, 28020, Madrid