Francia - Loir-Et-Cher, naturaleza y patrimonio arquitectónico
Francia
En el corazón del Valle del Loira, el descubrimiento del Loir-et-Cher es una sorpresa maravillosa. Tierra de acogida y de tradición, su naturaleza tan fértil, tan suave, tan agreste y contrastada, constituye un decorado único.
Els Blaus de Roses

francia, francia - loir-et-cher, naturaleza y patrimonio arquitectónico

DESCUBRA EL LOIR-ET-CHER … ENTRE VAGABUNDEO E ACTIVIDAD INTENSA


EL LOIR-ET-CHER ES ARMONIA.  ARMONIA ENTRE UNA NATURALEZA ADMIRABLEMENTE PRESERVADA Y UN EXTRAORDINARIO PATRIMONIO ARQUITECTONICO. SUS CASTILLOS, CASONAS, IGLESIAS Y PUEBLOS SURGEN ANTE LA MIRADA DE SU ESTUCHE DE VERDOR ...

En el corazón del Valle del Loira, el descubrimiento del Loir-et-Cher es una sorpresa maravillosa. Tierra de acogida y de tradición, su naturaleza tan fértil, tan suave, tan agreste y contrastada, constituye un decorado único. Un decorado en que el hombre ha dejado a lo largo de los siglos la más prestigiosa de las huellas: suntuosos castillos conocidos en el mundo entero.

Majestuoso, poético, insólito, domesticado, sibarita... el Loirt-et-Cher declina toda una paleta de emociones y de sensaciones. Es tan maravilloso "navegar" por él en plena libertad...

DEPORTES Y OCIO
fuerza 10 sobre la forma

¡A la región Loir-et-Cher no le falta el aliento! Aunque la naturaleza es frecuentemente agreste, se deja domesticar de buen grado para prestarse admirablemente a la práctica de numerosas actividades deportivas. Los aficionados a las excursiones a pié se sentirán en las nubes: Circuito de los Castillos, «Sendero de los poetas» en el Valle del Loir. .. entre cultura y naturaleza, estos circuitos son a la vez deportivos, cautivadores e inéditos; en cuanto a los apasionados a la equitación, rápidamente se darán cuenta de que están en el corazón de una región con una fuerte tradición hípica. Los aficionados al deporte y a la naturaleza también encontrarán su equilibrio recorriendo el Loir-et-Cher en bicicleta y tomando el nuevo itinerario balizado que sigue el curso del Loira con etapas magníficas. O ¿por qué no un descenso del río real en kayac para un enfoque más insólito del departamento? Con sus numerosas superficies de agua y ríos, el Loir-et-Cher también está predestinado a los deportes náuticos. Asimismo, los apasionados al golf pueden probar su «swing» sobre formidables «green». Por último, el Loir-et­Cher y sus castillos se descubren también «a vuelo de pájaro». En helicóptero, en globo, en avión, en ULM ... los aficionados a las sensaciones fuertes podrán abarcar el panorama con una sola mirada.
¡Aquí la vida al aire libre adquiere todo su sentido!

Viedome, paseo en barco
NATURALEZA
un soplo de aire puro

En el corazón del «Jardín de Francia», el Loir-et­Cher posee un patrimonio natural inestimable.

Su paisaje está hecho de variedad y de contrastes: suave y agreste, verde y acuático. Pantanos, landas, bosques, ríos, estanques y praderas albergan una flora y una fauna diversificada y en ocasiones rara, con un centenar de especies animales y más de mil especies vegetales censadas. Una naturaleza fértil pero frágil, que nos dedicamos a preservar mediante acciones constantes sobre el terreno. Resultado: de la misteriosa Sologne al Perche, pasando por los valles del Loir, del Cher o del Loira, esta tierra es sin duda el destino de un «turismo verde» de alta calidad. Grandes y magníficos bosques permiten al paseante oír el bramido del ciervo, el canto de los paros o el martilleo de los pájaros carpinteros. Los estanques de Sologne, las orillas del Cher y del Loir o del Loira, último río salvaje de Europa, son una invitación para descubrir el departamento bajo otra perspectiva. En efecto, el Cher se ha abierto de nuevo a la navegación y el Loir ofrece paseos poéticos por el agua a bordo de un barco chato llamado «futreau». El departamento Loir-et-Cher es también la comarca de los parques y jardines. Del Parque Botánico de la Fosse en Vallée del Loir al Jardin des Portraits del castillo de Beauregard, el visitante se sentirá subyugado por su belleza y su diversidad.

Por último, Aliotis, el Acuario de Sologne, es una maravilla que hay que descubrir al igual que el Parque Zoológico de Beauval en Saint-Aignan. En Loir-et-Cher la naturaleza es la primera riqueza.

CULTURA
el gran viento de la historia

Los poetas y escritores han cantado su suavidad. Los reyes, seducidos por su clima templado y por sus bosques ricos en caza, edificaron suntuosas mansiones. Unos veinte castillos y casas de campo están abiertos al público.

De fama internacional o menos conocidos siempre suscitan interés gracias a visitas originales. De este modo, Chambord, joya del Renacimiento, realización titánica dirigida por Francois I, gana en majestad al ser descubierta desde el agua. El visitante del castillo de Cheverny puede tomar altura a bordo del mayor globo cautivo del mundo.

El castillo de Blois sorprende por sus visitas insólitas y apasiona por su formidable síntesis de la historia de la arquitectura francesa. Los castillos de Ménars y de Chaumont-sur-Loire, ambos coronando el Loira, ofrecen una magnífica vista sobre el río real. Otros castillos más intimistas seducen por su carácter: Beauregard, le Moulin, Fougères-sur-Bièvre, notable ejemplo de arquitectura feudal, la casa solariega de Troussay, la casa de campo de la Possonnière, casa natal de Ronsard o aún las de Talcy, Chémery o del Gué-Péan. Los ecomuseos despiertan la curiosidad: la Casa de la Caza Furtiva, la Magia de las Abejas, el museo de la Sologne, Musikenfête o la Casa de los Estanques revelan una historia apasionante y una cultura rica. Las ciudades y pueblos del departamento también merecen una parada: Blois y Vendôme, las dos ciudades «Ciudad de arte y de historia», el pintoresco pueblo de Lavardin, clasificado entre los «más bellos pueblos de Francia», las ciudades trogloditas de Trôo y de Bourré, los pueblos típicos de Sologne y sus iglesias con altos sitiales… la lista es demasiado larga.

Aquí las piedras nos recuerdan un rico pasado cultural e histórico.

Parque Zoólogico de Beauval
FESTIVIDADES
una ráfaga de citas

El departamento de Loir-et-Cher es una tierra muy viva. En verano, rebosa de animación. El «Jardín de la France» no podía dejar de celebrar el arte vegetal.

El Festival Internacional de los Jardines es una manifestación única en Europa, que contribuye a la renovación de la creación paisajística. Una cita ineludible para las «manos verdes» y los apasionados a la naturaleza. Al caer la noche, los castillos se convierten en teatros. «Erase una vez Blois» , con textos de Alain Decaux declamados por Robert Hossein, arrastra al espectador con una magia de efectos especiales. El castillo de Chambord también resplandece bajo un formidable juego de luces.

El Loir-et-Cher acoge regularmente numerosas manifestaciones como las «Jornadas Gastronómicas de Sologne», «BD Boum» en Blois, las «Jornadas nacionales de la pesca y de la caza» en Chambord, el Festival de Folklores del mundo de Montoire-sur­Loir, o incluso exposiciones y conciertos dentro del marco del «Verano Cultural». Para acabar, hay que mencionar la animación «Torreón de las Águilas» de Montrichard o incluso el espléndido espectáculo ecuestre de las caballerizas del Mariscal de Saxe en Chambord. Aquí, el programa está dirigido a todos.

GASTRONOMIA
un torbellino de sabores y aromas

Caza mayor de Sologne, esparragos, lucio-percas y anguilas, ñames, quesos de cabra de Selles-sur­Cher, tartas Tatin, fresas inimitables... a los sibaritas más finos se les va hacer la boca agua.

En Loir-et-Cher el hombre ha sabido obtener sin cometer excesos lo mejor de los bosques, de las verdes praderas, de los ríos y de las laderas soleadas. En esa tierra de acogida, el conocimiento de los artesanos se trasmite de generación en generación. En Loir-et-Cher, en las mejores mesas o en los acogedores albergues, la cocina une tradiciones e invenciones culinarias, autenticidad y refinamiento. Cheverny, Cour­Cheverny, Tourraine, Tourraine-Mesland, Coteaux du Vendômois ... son vinos ligeros, brillantes y afrutados que acompañan maravillosamente las especialidades de la comarca.

Hoy es posible descubrir y probar estos vinos, tomando la Ruta Turística de los Viñedos Touraine-Val de Loire. Entre cepas y bodegas, lejos de las grandes vías de comunicación, este itinerario gastronómico conjuga los placeres de la naturaleza y los del paladar. ¡Aquí, el arte de vivir es también el arte de la mesa!

Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil