Florencia, un paseo entre historia y arte
Florencia - Italia
Pasear por sus calles, admirar su belleza, mezclarnos con florentinos y turistas mientras degustamos alguno de los platos típicos o nos refrescamos con algún delicioso helado, son solo un añadido más de los que ofrece esta villa.
Els Blaus de Roses

florencia - italia , florencia, un paseo entre historia y arte

La bella Italia, así llaman a este país que con su historia, monumentos, arte y gastronomía nos enamora cada vez que lo pisamos y nos incita a volver una y otra vez. Y es que, como una droga, nos envuelve y queremos descubrir todos los lugares que guarda. La diversidad de sus tierras hace que la elección sea muy difícil, pero esta vez, dentro de la Toscana, nos adentramos a descubrir Florencia, un oasis de arte y cultura.

Conocida como la “ciudad del arte”, Florencia nos invita a descubrir además de historia, sus destacables monumentos y su ambiente urbano que nos fascina. Retomándonos en el pasado de la villa, Florencia era una ciudad etrusca, que, llegados de Asia Menor, se establecieron en estas tierras en el siglo IX a.C. Una muestra de ellos son los numerosos objetos y restos arqueológicos que observamos en el Museo Arqueológico de Florencia. El periodo de máximo esplendor fue a partir del siglo XI, cuando la ciudad paso a ser capital de la Toscana. Fue esta una de las razones por las que se erigieron bellos edificios, que aún hoy en día nos asombran, como la Basílica de San Miniato al Monte. A pesar de los conflictos internos que hubo, en el siglo XIV llego el Renacimiento en Florencia, lo que impulso la construcción de monumentos y edificios a cargo de renombrados artistas, como es el caso de la cúpula de la Catedral de Florencia, obra de Filippo Brunelleschi. Desde 1865 y hasta 1871 Florencia se convirtió en la capital de Italia. Aunque durante la Segunda Guerra Mundial y la crecida del rio Arno, provocaron grandes destrozos en la ciudad, Florencia pudo recuperarse y mantener su casco histórico, que desde 1982 fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Catedral de Santa María del Fiore. Turismo Italia

Nos dejamos llevar entre las pequeñas callejuelas del casco antiguo de Florencia, seduciéndonos entre la arquitectura y el ambiente señorial de la villa, mezclándonos con los florentinos y turistas que buscan los rincones más especiales de la ciudad.

En pleno corazón de Florencia, y como un símbolo de la villa, se haya la Catedral de Santa María de las Flores, una verdadera obra de arte y quizás el monumento más fotografiado de la villa. Ubicada en la Piazza del Duomo junto con el Campanile de Giotto y el Baptisterio di San Giovanni, configuran el centro espiritual y religioso de la villa. El duomo no pasa desapercibido además por su grandeza, siendo una de las iglesias más grandes de la cristiandad, también por su bella fachada de mármol blanco, verde y rojo tan admirada por los turistas. Este edificio, que caracteriza el panorama de la villa, se comenzó a construir en 1296 y finalizo en 1368. La cúpula, que tardo 14 años en ser construida por Filippo Brunelleschi, es una verdadera obra de arte en sí y sin duda merece la pena subir los 463 escalones y admirar las escenas del Juicio Final de Giorgio Vasari y Federico Zuccari, además de asombrarnos ante unas mágicas vistas sobre la villa. Por otro lado, también tenemos la posibilidad de subir al Campanile de Giotto, que ofrece las mismas vistas de Florencia.
Campanario de Giotto. Turismo Italia

En cuanto al Baptisterio, cabe mencionar que es el edificio más antiguo de la ciudad. Aunque a un priori, por su ubicación, enfrente de la catedral, pasa a veces desapercibido, no podemos dejar de admirar los detalles que lo hacen único. Teniendo una decoración exterior parecido a la de la catedral, su interior nos deslumbra con el mosaico bizantino de la cúpula y también la Puerta del Paraíso, una de las tres puertas que tiene, la cual Lorenzo Ghiberti tardó 26 años en confeccionar con escenas del Antiguo Testamento.

No menos importante es la Basílica de Santa Cruz, la iglesia franciscana más grande del mundo. Se empezó a construir en el año 1294 sobre las ruinas de una pequeña iglesia y su belleza renacentista no pasa desapercibida. En su interior, además de pinturas de gran valor artístico, observamos casi 300 tumbas, algunas de importantes personajes de la historia italiana. En la panorámica que acoge este templo, hallamos también muchos artistas callejeros que presentan sus trabajos a los turistas que se pasean por la Plaza de Santa Croce.
Basílica de la Santa Cruz. Turismo Italia

Otro templo religioso de singular belleza e importancia es la Basílica de Santa María Novella, siendo desde 1221 el templo principal de los dominicos en Florencia. Esta colorida iglesia nos llama la atención desde el primer momento por fuera, aunque su interior es sin duda el punto culminante, pues cuenta con detalles muy cuidados. Además de frescos que nos narran la vida cotidiana de Florencia en la Edad Media, observamos su claustro, en tonos verdes, construido en 1332 que alberga el conjunto de frascos titulados “Triunfo de la Orden Dominica”. No podemos dejar de visitar también la Iglesia del Santo Spirito, en el barrio de Oltrarno, la cual destaca por su fachada, ya que no sigue la misma línea que los otros templos de la villa. Con una decoración más austera en su exterior, su interior es uno de los mejores ejemplos del Renacimiento en Florencia. Fue construida sobre las ruinas de un convento agustino destruido por un incendio en el año 1341. Filippo Brunelleschi fue el encargado de la construcción, y aunque fue el que empezó los diseños, tras su muerte, fueron sus seguidores que continuaron el trabajo. A lo largo de sus tres naves y las 40 capillas laterales observamos numerosas frascos, retratos y obras de importantes artistas, como Rosseli y Ghirlandaio. Encontramos también el crucifico de madera de Miguel Ángel, siendo símbolo de este templo, y también dos claustros y el Cenáculo, conservado del antiguo convento y donde se halla un frasco de Andrea Orcagna y esculturas de los siglos XI y XV.
Palazzo Vecchio. Turismo Italia


Seguimos callejeando por las pequeñas arterias de Florencia, rodeados por palacios y casas señoriales, como Casa Vasari, residencia del pintor florentino que podemos visitar, el Palacio Corsini-Serristori, el Palacio Soldani, el Palacio Medici Riccardi, el Complejo de San Firenze, uno de los pocos ejemplos del barroco de Florencia o el Palacio Gondi. Una vez en la Plaza de la Señoría, siendo la plaza más importante y donde se desarrolla la vida social de la ciudad, observamos el bello Palazzo Vecchio o Palacio Viejo, sede del Museo dei Regazzi. En sus salones admiraremos obras de renombrados artistas como Bronzino, Miguel Ángel y Giorgio Vasari, entre otros. Del exterior del edificio destacan sus tres niveles y sus ventanas neo-góticas en mármol, como también la Torre de Arnolfo, construida alrededor del 1310. Nos llamará la atención que no está alineada respecto al cuerpo del edificio ya que se apoyó sobre una casa-torre preexistente. Antiguamente fue el lugar donde se encerraban prisioneros, mientras que hoy en día podemos subir por la pequeña escalera en forma de caracol y observar el campanario compuesto por tres campanas y la copia de una gran veleta. A la derecha de este bonito edificio hallamos la Loggia della Signoria, un edificio semi-abierto que servía para acoger las diferentes asambleas públicas y las ceremonias oficiales de la Republica florentina. Desde el siglo XVI, a través de sus arcos de medio punto, podemos disfrutar de diferentes obras maestras de la escultura, convirtiéndose en uno de los primeros espacios expositivos del mundo. Otro punto a tener en cuenta es el Palacio Bargello, conocido popularmente como Palazzo del Popolo, actual sede del Museo Nacional del Bargello. Fue construido entre 1255 y 1261 para ser residencia del “podestà”, un gobernador magistrado extranjero que variaba cada año, pasando por ser sede del Bargello, prisión y finalmente museo. Durante muchos años, la torre de este bello edificio fue la más alta de Florencia y albergaba una campana llamada Montanina que servía para avisar a los florentinos en caso de guerra o asedio. Cabe mencionar también su patio interiores, que nos impresionará con sus detalles.


Galería Uffizi. Turismo Italia

La Galería Uffizi, a escasos metros de la Loggia della Signora, alberga una de las colecciones de pintura más ricas del mundo. Además, durante nuestro recorrido por este museo, encontramos estatuas romanas y griegas, estampas y dibujos, aunque sin duda la parte más famosa son las obras del renacimiento italiano. El exterior de este edificio, que forma un pasaje en medio, es ideal para descansar y admirar la majestuosidad del edificio. Esta galería comunica con el Ponte Vecchio, el puente colgante quizás más famosos del mundo y además, el más antiguo puente de piedra de Europa. En un principio las casas colgantes fueron ocupadas por carniceros y matarifes que fueron cerrados por el mal olor, dejando paso a nuevas tiendas de joyas y orfebres. Sin duda, este puente es un punto donde pararse a admirar la belleza de la ciudad, sus coloridas casas, el ritmo vibrante de la ciudad y todo el romanticismo que la rodea.
Ponte Vecchio. Turismo Italia

La Galería de la Academia de Florencia es también una parada imprescindible durante nuestra visita, dado que es el segundo museo más visitado de la villa. Desde que abrió sus puertas en el año 1784, ha sido un punto de inspiración y estudio de los alumnos de bellas artes, gracias a su gran colección de esculturas, pinturas e instrumentos musicales. Y es aquí, uno de los tesoros escultóricos más admirados, pues entre las paredes de este museo se halla la obra maestra de Miguel Ángel, David, una escultura de mármol blanco realizada entre 1501 y 1504 que representa David antes de enfrentarse con Goliat. Sin duda, merece la pena dedicarle un rato durante nuestro viaje a Florencia.

En todo el casco antiguo de la villa, mientras paseamos, podremos disfrutar de diferentes cafeterías, heladerías artesanas, restaurantes con platos típicos, tiendas de suvenires, como también tiendas de marcas italianas e internacionales, ideal para adquirir algún recuerdo de la ciudad.
Florencia desde la Plaza de Miguel Ángel. Turismo Italia

Cruzar el puente y seguir por las orillas del río Arno nos permitirá gozar de un ambiente magnifico mientras cogemos otra perspectiva de la ciudad y mientras ascendemos hacia la Plaza de Miguel Ángel, uno de los mejores miradores de la villa, y donde un David en bronce nos da la bienvenida. Fue aquí donde perdimos todos los suspiros que nos quedaban por Florencia, pues la silueta de la ciudad de dibujaba ante nosotros, dejándonos contemplar su belleza. Descendiendo desde ese precioso mirador, hacemos una parada en el Palacio Pitti, la antigua residencia de los gran-duques de la Toscana y del Rey de Italia. Este bello palacio renacentista, que data del 1458, actualmente alberga un complejo museístico, donde entre galerías y museos podemos dejarnos seducir por el arte renacentista, barroco, trajes de época, piezas de orfebrerías y los apartamentos reales. Además de todas las significativas obras que guarda, acoge también los Jardines de Boboli, un lugar donde relajarnos después del paseo cultural.

Florencia es un viaje infinito, pues esta bellísima ciudad italiana ofrece atractivos, monumentos y rincones para volver tantas veces como nos sea posible. Pasear por sus calles, admirar su belleza, mezclarnos con florentinos y turistas mientras degustamos alguno de los platos típicos o nos refrescamos con algún delicioso helado, son solo un añadido más de los que ofrece esta villa.