Flandes, un viaje para los jóvenes
Bélgica
Los flamencos, desde hace ya algunos siglos, son un pueblo muy activo y llama la atención que en este pequeño territorio haya tanto para ver y disfrutar.
Els Blaus de Roses

bélgica, flandes, un viaje para los jóvenes

Flandes, una región de Bélgica, es un pequeño país que cuenta con 6 millones de habitantes en apenas 13.000 Km². Los flamencos, desde hace ya algunos siglos, son un pueblo muy activo y llama la atención que en este pequeño territorio haya tanto para ver y disfrutar. Grandes ciudades con centros históricos milenarios, llenos de sorpresas culturales y bares típicos. Ciudades de provincia con beaterios medievales y animadas zonas de ambiente. Antiguas zonas industriales y famosos o curiosos museos.

Junto a todo esto, también se puede disfrutar en Flandes de muchas zonas verdes con paisajes muy variados, donde pasear a pie o en bicicleta es un auténtico placer. A lo largo de toda la costa del mar del Norte encontrarás playas de arena y largos diques para pasear e ir de tiendas.

¿Necesitas aún más razones para visitar esta minúscula región del globo terrestre? Aquí tienes tres: las fiestas, la comida y la cerveza. De cada ocasión hacen una fiesta, y la rodean de todo tipo de acontecimientos. A los flamencos les gusta la buena comida. La cocina flamenca tiene fama internacional. Y la cerveza... Aquí se sirven decenas de cervezas de barril.

Bruselas Manneken Pis y Europa

Que Bruselas es una ciudad cosmopolita, es algo que todo el mundo ha oído. El nuevo Parlamento Europeo, la Comisión Europea, la sede de la OTAN y varias empresas internacionales están establecidas en la capital de Bélgica, lo que le proporciona un estilo diferente e indiscutible. Pero, junto a todo esto, Bruselas conserva su ambiente provinciano, con antiguos barrios populares y una gran vida cultural.

Donde mejor se puede comprobar este espíritu bruselense es en 'Stoofstraat', cerca de la Plaza Mayor ('Grote Markt'), donde hace unos siglos el Mannequen Pis apagó una bomba orinando. La parte antigua de la ciudad se puede visitar fácilmente a pie o en bicicleta.

Las principales calles comerciales se sitúan en la parte baja de la ciudad. A menudo 'Muntplein' (la Plaza de la Moneda) se convierte en un escenario de rock u otros conciertos. En el corazón del pentágono, encontramos el barrio Sint Goriks, donde se originó Bruselas: una zona de ambiente progre con pequeñas calles de adoquines, acogedores bares, pequeños restaurantes y excéntricas boutiques.

"Beenhouwersstraat" y las pequeñas calles peatonales situadas alrededor de la Plaza Mayor (Grote Markt) forman una zona de restaurantes, de los más caros, a los típicos restaurantes de mejillones o comidas orientales. Marollen, en la punta sur del pentágono, es un barrio auténtico bruselense donde todavía se habla una mezcla de francés y neerlandés. Los domingos por la mañana, en 'Vossenplein' ponen un mercadillo ('vlooienmarkt') donde puedes encontrar todo tipo de cosas (o vender). También los domingos por la mañana, en el exótico mercado de la estación del Sur ('Zuidstation') puedes comprar productos alimenticios típicos del Mediterráneo, especias, vinos, etc. Bruselas cuenta con unos 70 museos y, entre ellos, el metro no es menos importante. Bajo el suelo se pueden admirar pinturas y esculturas de artistas belgas. El Museo de Arte Moderno expone obras de grandes maestros belgas como Ensor, Magritte, Permeke y Delvaux. También es única la herencia de Art Nouveau, con artistas como Víctor Horta y Henri Van de Velde. No te pierdas el magnífico Museo Horta ('Hortamuseum'), en el barrio de Sint-Gillis. En Bruselas hay muchos bares típicos.

El 'Bécasse' o la 'Mort Subite' son muy frecuentados por jóvenes y se conservan igual que hace 50 años. Aquí también puedes beber la cerveza típica de Bruselas ('geuze' y 'Iambiek'). En 'Les Postiers' vivirás el ambiente de los más conocidos cómics belgas. Y si después de una noche de marcha en una discoteca de última moda te apetece desayunar, puedes hacerlo en 'De Skleven Architek' (en Vossenplein, desde las 5 de la mañana).

Estatua de Brabo y Ayuntamiento de Amberes
Amberes: el mundo a orillas del Escalda

La ciudad situada a orillas del Escalda es el tercer puerto más grande del mundo (después de Nueva York y Rotterdam).
Aquí viven personas llegadas de todas las partes del mundo, como una comunidad judía, que trajo el comercio del diamante.
En el Escalda atracan barcos que realizan largos cruceros. Debido a la gran afluencia de visitantes extranjeros, Amberes conserva su acostumbrada hospitalidad y jovialidad. En la parte vieja de la ciudad, a orillas del Escalda, se contemplan las riquezas que Amberes ha reunido a lo largo de los siglos: un castillo medieval a orillas del Escalda, la Plaza Mayor (Grote Markt) con un ayuntamiento renacentista, la casa señorial donde vivió y trabajó Pedro Pablo Ruhens en el siglo XVII, el taller de uno de los mayores impresores del mundo (Christoffel Platin).

Si no te gustan mucho los museos, quizás vas a cambiar de opinión en Amberes. En el museo al aire libre 'Middelheimpark' puedes disfrutar, por ejemplo, de escultura moderna. En el Museo de Fotografía, un antiguo complejo de almacenes en el antiguo dique, se pueden ver los trabajos de jóvenes artistas. Incluso en el casco antiguo se puede admirar arquitectura moderna y muy moderna. En esta ciudad, conocidos arquitectos han dado rienda suelta a su imaginación. No muy lejos del centro, el barrio 'Zurenborg', combina de forma exuberante los estilos Art Nouveau, Jugendstil, neogótico, y neobizantino. Puedes callejear y dar una vuelta por el mercado de antigüedades 'Lijnwaardmarkt', o por el taller de artistas, al aire libre, en 'Wapper' o en 'Vrijdagmarkt', donde se subastan muebles y enseres antiguos.

Amberes es sobre todo una ciudad ideal para salir por la noche y recorrer los bares típicos frecuentados por los amberinos, entre callejuelas y acogedoras plazas, situadas alrededor de la Plaza Mayor (de Grote Markt). Muchas veces estos bares son viviendas históricas. No te pierdas el café de los artistas 'De Volle Maan', disfruta de conciertos de blues en 'Double Trouble', descansa y charla con amigos en el bar de vinos 'Witziy Poetzly', prueba una de las 150 ginebras diferentes de 'De Vagant' o entra en la callejuela de 'De Herk'.

Gante: agua y arqueología industrial

En el año 1500 nació en Gante el Emperador Carlos V (I de España), lo que se celebrará con grandes conmemoraciones en el año 2000. Gante era, en aquella época, después de París, la ciudad más grande al norte de los Alpes. Era la residencia de los Condes de Flandes, lo que ha quedado reflejado en su atractivo centro medieval. Desde el puente de de Sint-Michiels pueden contemplarse las tres impresionantes torres del "Kuip": la catedral de San Bavón (con el mundialmente conocido "Cordero Místico"), el Campanario o Atalaya (Bellort) y la iglesia de San Nicolás. Desde el mismo puente se puede contemplar también el antiguo puerto fluvial junto a 'Graslei', un maravilloso decorado histórico donde puedes disfrutar de sabrosas tapas o sentarte en una terraza. También se pueden hacer excursiones en barco por los canales de la ciudad formados a partir de los ríos Lys, Ueve y Escalda, y de la conexión de pequeños canales. Cerca está Gravensteen, el castillo gótico de los Condes de Flandes. Las hermosas casas a lo largo del itinerario muestran la riqueza de los gremios o guildas de trabajadores y artesanos de la Edad Media.

Gante cuenta con cinco abadías, tres beateríos y 18 museos. Pero junto a la riqueza histórica hay mucho más, como por ejemplo la Torre de los libros (de Boekentoren), una creación en estilo Art Deco de Henry Van de Velde, o las antiguas fábricas de la ciudad, en los barrios típicos o "beluiken". Las casas de los trabajadores, concentradas una junto a otra, son hoy agradables viviendas restauradas. Una maravilla es también del antiguo beaterio de Santa Isabel ('Sint-Elisabeth'), un oasis refrescante en medio de la ciudad.

Para los grandes acontecimientos culturales, Gante es una ciudad ideal: el Festival de Flandes (de música clásica), el Festival Internacional de Cine... Las famosas Fiestas de Gante atraen cada verano a miles de personas.

En el corazón de Gante hay decenas de mesones, bares y cafés, como los ya clásicos "Het Waterhuis aan de Bierkant" y "Dulle Griet", ambos especializados en cerveza, y "Druppelkot" (donde podrás probar varios tipos de ginebra diferentes). No dejes de dar un paseo por Patershol, un barrio de moda con bares muy característicos, cafeterías con mucho estilo y restaurantes con especialidades de todo el mundo.

brujas,conocida como la venecia del norte
Brujas: el museo al aire libre

Brujas es conocida turísticamente como" la Venecia del Norte", porque está atravesada por una red de canales o "reien" y también porque casi toda la ciudad es medieval. Dentro de las murallas de la ciudad, puedes contemplar una cantidad increíble de monumentos y tesoros artísticos. Hace 800 años Brujas fue la primera gran capital del Condado de Flandes y una de las principales ciudades comerciales de Europa. Actualmente es un gran museo al aire libre.

La parte antigua de la ciudad está totalmente rodeada de murallas. Los muros, las torres y las puertas de acceso se conservan prácticamente intactos. El interior es un laberinto de callejuelas, agradables plazas y canales. En el corazón de Brujas se encuentra la Plaza Mayor (de Markt) con el Palacio Provincial y el Campanario o Atalaya (Belfort). En la Basílica de la Santa Sangre, del siglo XII, situada en el Burg (el fortín) se guarda la santa sangre de Jesucristo.

La catedral de San Salvador es la iglesia parroquial de ladrillos más antigua de Bélgica. En la iglesia de Nuestra Señora se encuentran los mausoleos de María de Borgoña y Carlos el Temerario. Sólo por el marco histórico que les rodea, la mayoría de los museos ya valen la pena. El museo Gruuthuse, en el palacio de los Señores de Gruuthuse por ejemplo, o el museo Groeninge, con la rica colección de los Primitivos Flamencos, o el Antiguo Hospital de San Juan, del siglo XII, que presenta una colección de las obras maestras de Hans Memling. En el Centro de Encaje puedes aprender a hacer encaje de bolillos. Pero lo mejor es deambular por Brujas, por callejuelas que llevan a beaterios seculares, por pequeñas plazas peatonales llenas de terrazas, a lo largo de canales con solemnes casas señoriales blancas. Toma una "Straffen Hendrik" en la cervecería que lleva el mismo nombre en 'Walplein'. Contempla la alfombra de narcisos en el conocido beaterio. Da una vuelta por el mercadillo de segunda mano (de vlooienmarkt) a lo largo de 'Dijver' u observa las pinturas y dibujos bajo los plátanos en 'Huidevetterspleintje'. Brujas vive durante todas las estaciones de año. Se celebran grandes acontecimientos como la procesión de la Santa Sangre. Durante las fiestas ('Relefeesten') se representan escenas medievales en los canales iluminados.

Durante el 'Cactusfestival', que se celebra en el romántico parque Minnewater, puedes escuchar conciertos de blues, de reggae y de música étnica, pero también se disfruta continuamente de fiestas y música por las calles y plazas de esta maravillosa ciudad.

Costa Flamenca: lleno de posibilidades

67 Km. de playa, 13 grandes zonas de baño y decenas de playas vigiladas y rebosantes de vida, eso es la costa flamenca del Mar del Norte. Un agradable clima marítimo con una temperatura media en verano de 20°C, la misma temperatura que el agua del mar, ideal para disfrutar de la playa. Las zonas de baño tienen largos paseos, llenos de bares, cafeterías, restaurantes y tiendas.

Puedes encontrar hoteles y pensiones de todos los precios, encima y detrás del dique, con vistas al mar, claro. En la zona de pólders situada detrás de la costa, hay granjas donde se puede alquilar una habitación o poner una tienda de campaña.

Las ofertas deportivas y culturales son innumerables. Surfing, vela, jugar con las cometas, paracaidismo con arrastre y voleyplaya son sólo algunos de los deportes que puedes practicar en la mayoría de las playas de la costa belga. También tomar el sol y nadar, por supuesto. Los casinos organizan continuamente actuaciones y conciertos. En Zeebrugge puedes escuchar y bailar rock en la playa durante el festival Beach Rock.
Cada zona de baño tiene su punto fuerte. Al norte está el mundano Knokke; conocido por la talasoterapia, su animado casino y por los viveros de mariposas tropicales.

Blankerberge es una pequeña ciudad con concurridas calles comerciales y una animada vida nocturna. De Haan parece salida de la Belle Epoque. Bredene es Ia única zona de baño sin dique de mar, por lo que las amplias dunas son aún más bonitas. Ostende es una ciudad muy elegante donde los amantes de ir de tiendas y de salir por la noche se sienten como reyes. En el Museo Provincial de Arte Moderno se pueden admirar, entre otros, los trabajos del famoso pintor de Ostende, James Ensor. Middelkerke es una playa ideal para los deportistas. En Nieuwpoort es estupendo deambular por el puerto pesquero. Koksijde tiene la duna más alta y De Panne, la playa más ancha de la costa flamenca. Quien se canse de la playa puede introducirse en el interior, en bicicleta, por ejemplo. Aquí se abre un mundo de granjas blancas, canales y pequeños ríos, ciudades históricas y minúsculos pueblos con pólders.

Flandes verde: triunfo de lo agradable

El país llano (le plat pays) de Jacques Brel tiene una variedad increíble de paisajes. El noroeste es realmente tan plano que a veces te puedes sentir atrapado entre el horizonte y las nubes. Donde mejor puedes reconocer el Flandes que cantaba Iacques Brel es en la zona de pólders, detrás de la costa y en la zona oeste: canales con cercos de caña, grandes granjas protegidas por setos, verdes prados, pequeños pueblos a nivel del mar y pequeñas ciudades como Veurne, Diksmuide o Damme. Más allá, a lo largo del enorme Escalda, te encuentras con pueblecitos románticos y decenas de kilómetros de caminos de sirga, donde podrás gozar de agradables paseos en bicicleta.

Al nordeste, en Kempen (que comprende parte de las provincias de Amberes y Limburgo), predomina el brezal y el bosque, salpicado de dunas y lagos. Para los amantes de los paseos y del kajac, es un paraíso. Y para los ciclistas se ofrece una amplia red de diferentes rutas para hacer en bicicleta que se cruzan en varios puntos. Maasvallei, al este, es un puerto de amarre para los amantes de los deportes acuáticos y de los ríos.

El sur de Flandes, sin embargo, es bastante accidentado. Primero suaves ondulaciones, como en Zwalm, Pajottenland (la región de la cerveza brabanzona y la 'kriek') o Hageland. Después empinadas colinas con mucho bosque, como en Heuvelland Occidental (West-Vlaamse Heuvelland) o en las Ardenas Flamencas (Vlaamse Ardennen). En Haspengouw hay todavía un terreno de arcilla virgen con grandes y blancas granjas y extensos huertos. Finalmante, al otro lado del Mosa, en un enclave flamenco, encontramos seis pueblos conocidos como' de Vlaamse Voerdorpen': castillos campestres, bosques y pequeños ríos serpenteantes, que muchas veces parecen zonas vírgenes de Flandes. Ideal para paseos largos y solitarios.

La bicicleta es un medio ideal para recorrer este país que ha dado a conocidos ciclistas como Eddy Merckx o Tom Steels. En prácticamente todo Flandes hay largas rutas señalizadas para hacer en bicicleta.

El país de los festivales de música

Los flamencos son muy poco chovinistas, pero cuando se trata de los festivales de música, no pueden ocultar su orgullo. Tienen festivales como el de Torhout/Wercher, el Festival de música folk de Dranouter o el Rhythm 'n Bluesfestival, que, cada uno en su género, se encuentran entre los mejores de Europa. En verano, puedes escuchar todos los días en un prado un concierto internacional de la música pop. El doble festival de rock Rock Torhout/Werchter atrae a las mejores estrellas del rock del mundo: REM, U2, Smashing Pumpkins, son sólo algunas de las actuaciones mundiales que durante los últimos 20 años han pasado por aquí.

Este festival se celebra durante un fin de semana largo en dos lugares diferentes, a ambos lados del país. Y en el corazón histórico de la Universidad de Lovaina, el festival Marktrock Leuven, con grandes estrellas del rock... Un festival muy innovador es el alternativo Pukkelpop de Hasselt, con actuaciones de los nuevos grupos y las últimas tendencias musicales.
Otros festivales llaman también la atención por su emplazamiento. El Cactusfestival, por ejemplo, con conciertos de pop, blues, afro y reggae, se celebra en un parque del corazón histórico de Brujas.

Durante el festival Beach Rock puedes bailar en la playa de Zeebrugge con la música de grandes estrellas como Joe Cocker, Axelle Red o The Cure.
De un gran valor musical es el festival de Rhythm 'n Blues de Peer, en el corazón de Kempen, en gran parte sobre terreno cubierto, donde han tocado estrellas como BB King, John Lee Hooker y Muddy Waters.

La música étnica, o música del mundo también está muy bien representada. El festival Open Tropen, en Vosselaar es una fiesta de ritmos africanos, latinoamericanos y caribeños y las fiestas antillanas (de Antilliaanse Feesten), en los bosques de Blauwbossen de Hoogstraten, un foro de bandas caribeñas y sudamericanas. (Las fiestas antillanas tienen, desde hace poco tiempo, un hermano de invierno, en el Palacio de Deportes de Amberes). Y finalmente, el principal festival de este género es el Sfinks Festival, en Boechout, donde cada verano se pueden escuchar las nuevas tendencias, en lo que a música étnica se refiere.

Viajar por Flandes

De Ostende a Hasselt sólo se tarda dos horas: en Flandes no hay distancias y disponen de muchas redes ferroviarias. Todas las pequeñas ciudades y muchos pueblos son accesibles en tren, a veces tienes que coger también un autobús. Puedes pedir información sobre los diferentes abonos que existen para jóvenes ¿Prefieres viajar en bicicleta? La infraestructura para bicicletas de Flandes es una de las mejores de Europa Occidental. Hay innumerables posibles rutas.

Encontrar un lugar para dormir en Flandes es muy fácil. En todas las ciudades, desde las más grandes a las más pequeñas hay un albergue juvenil. En el campo se pueden reservar también habitaciones en albergues y casas juveniles.

Y si no te parece suficiente, hay muchas más posibilidades de alojamiento: habitaciones con desayuno incluido en una granja, habitaciones con desayuno incluido en casas de particulares en la ciudad o en el campo, refugios para los que viajan en bicicleta, campings, acampada en terrenos particulares…

Albergues juveniles

Primero, una aclaración: los "pequeños trabajos" obligatorios de los albergues juveniles ya no existen. Tampoco hay que temer a las grandes habitaciones de las granjas: la mayoría de los albergues juveniles tienen habitaciones para una y hasta siete personas. No hay límite de edad, y tampoco se cumple el estricto horario de cierre de las 22:00 horas. Los albergues juveniles te ofrecen todo lo que puedas imaginar: posibilidad de desayunar o cocinar tu propia comida (muchos ofrecen comidas calientes), ducha, un espacio común, una sala para actividades recreativas...
Casi todos están muy bien situados para poder hacer excursiones en bicicleta o practicar algún deporte. Algunos disponen de aparcamientos para bicicletas, otros tienen su propia infraestructura deportiva.

Puedes encontrar albergues juveniles en todos los puntos de Flandes: en las grandes ciudades, en la costa, en pequeñas ciudades cesteras, y en muchas regiones verdes. Es ideal para viajar por Flandes a precios muy económicos. No olvides que tienes que ser miembro de la asociación internacional de albergues juveniles.

Albergues Juveniles
Casas juveniles

Estas casas están destinadas en primer lugar a grupos.
Pero un turista individual también puede encontrar a veces alojamiento y desayuno, en una habitación común, o incluso, a veces, en una habitación individual. Para mayor información sobre esta posibilidad ver la tabla que aparece más abajo.

Tienes que tener en cuenta que para la época de vacaciones estas casas se reservan con mucho tiempo de antelación.
En todas hay un espacio común y una sala para actividades recreativas. La mayoría están en el campo y casi siempre puedes practicar algún deporte, alll o en las cercanías.
Para mayor información y reservas, a veces tienes que acercarte personalmente a estos alojamientos.

Centros para turismo social

Es ideal para periodos largos. Las posibilidades que ofrecen son múltiples: hoteles, casas rurales o campings. En todos puedes comer y disponen de una amplia infraestructura para la práctica de deportes o actividades de ocio. Muchos de ellos están equipados para facilitar el acceso a minusválidos. No olvides que estos centros suelen reservarse con mucho tiempo de antelación. Las reservas pueden hacerse tanto en la organización social a la que pertenece el centro o en el mismo centro.

Campings y refugios para excursionistas

La acampada libre no está permitida en Flandes, pero hay muchos lugares donde puedes instalar tu tienda.

Campings: Muchos de ellos tienen sitio disponible para excursionistas. Hay campings en la costa, en Kempen, cerca de las grandes ciudades o en el campo.
En granjas: En las granjas asociadas a la Federación flamenca de turismo rural puedes poner tu tienda en el prado.
Refugios para excursionistas: normalmente puedes encontrar estos refugios mini-bungalows para cuatro personas en campings o en las zonas de recreo con rutas para bicicletas.

Tipo de viaje
Guárdame en el móvil