Flandes, conozca todas sus ciudades del arte
Bélgica
La ciudad más antigua de Bélgica, Tongeren, ofrece una atrayante mezcla de cultura, historia y arquitectura. Sint-Truiden es la capital de la fértil región de Haspengouw... venga a conocer más.
Els Blaus de Roses

bélgica, flandes, conozca todas sus ciudades del arte

CIUDADES DE ARTE EN FLANDES


TONGEREN

La ciudad más antigua de Bélgica, Tongeren, ofrece una atrayante mezcla de cultura, historia y arquitectura

Tongeren goza de la reputación de ser la ciudad más antigua de Bélgica, fundada por los romanos y primera sede episcopal del país. Ambiorix, jefe de la antigua tribu de los Eburones, indujo a César a escribir que los belgas eran los más temibles de todos los galos. Las murallas romanas y medievales recuerdan este glorioso pasado.

En Tongeren se alza la majestuosa Onze-Lieve-Vrouwebasiliek (Basílica de Nuestra Señora), cuya cámara o sala del tesoro es de las más ricas de Bélgica. Para los apasionados de la música, un concierto en la basílica es, sin duda, una experiencia inolvidable.

No se lo pierdan

Mercadillo dominical

En Tongeren se celebra, cada semana, el mercado de segunda mano y de antigüedades más grande del Benelux. Cada domingo, desde las seis de la mañana hasta la una del mediodía, decenas de anticuarios exponen sus mercancías en los Leopolds-wallen y en el Veemarkt. Mucha gente de los alrededores acude a este mercado.
 
No se lo pierdan

El Museo Arqueológico

El museo galo-romano es el museo arqueológico más bonito de Bélgica. Los objetos que en él se exponen, en un ambiente único, recrean la historia del hombre de esta parte de Europa.

SINT-TRUIDEN

Sint-Truiden es la capital de la fértil región de Haspengouw. En esta tierra,  los castillos son el principal atractivo. Además, el centro histórico de la ciudad merece, por sí solo, una visita.

El Grote Markt (Plaza Mayor) es el corazón de Sint-Truiden, con el Ayuntamiento y la iglesia de Nuetra Señora. Otra joya cultural la encontramos en el Begijnhof o Be-guinaje (beaterío). Los frescos restaurados de la iglesia del "Beguinaje" son únicos en Flandes. En la plaza del "Beguinaje" se puede visitar también el Festraetstudio, con su magnífico reloj astronómico, igualmente restaurado.

HASSELT

La simpática ciudad de Hasselt es famosa por su centro comercial. Pero la capital de la provincia de Limburgo esconde también otros ases en la manga.

En el corazón de Hasselt, en una auténtica destilería del siglo XIX, podrán visitar el Museo Nacional de la Ginebra. En esta original instalación se muestra el proceso completo de producción y destilación, desde la baya hasta el vasito de licor. Su visita concluirá, irremediablemente, con una degustación, donde podrá probar las distintas ginebras belgas.

La ciudad se ha ganado, en los últimos años, la denominación de ciudad de la moda, hecho demostrado por la presencia del Museo Municipal de la Moda. Además de una referencia histórica de la moda, del siglo XVIII al XX, encontrarán también la moda actual y una colección de fotografías del mundo de la moda, además de exposiciones regulares.

El Jardín Japonés, con sus cerezos y sus lirios, es fruto de un proyecto de colaboración entre Hasselt y la ciudad japonesa de Itami. Las joyas de este parque, de 2,5 hectáreas de extensión, son la casa de ceremonias y la casita del té, donde periódicamente se puede asistir a una degustación.

MAASEIK

Maaseik está considerada la perla arquitectónica del Maasland de Limburgo. Pintura, arquitectura e historia se dan la mano con la espléndida naturaleza a lo largo de las orillas del río Mosa. Es el lugar idóneo para el turista versátil.

Más de 25 edificios del típico estilo del Maasland ("la llanura del Mosa") están protegidos. Junto a ellos, la pintoresca plaza es el mayor polo de atracción. En el centro de la plaza se yergue la estatua en mármol blanco de los pintores góticos Jan y Hubert Van Eyck, con la que Maaseik, su ciudad natal, continúa rindiendo homenaje a sus pintores, 600 años después de su muerte. También merece visitarse la gran exposición sobre Van Eyck en el claustro de los Frailes Menores, del siglo XVII y la antigua iglesia de San Buenaventura, donde se honra la memoria de estos maestros flamencos.

El Museactron, es un interesante museo interactivo que merece una visita. Es un triple museo: además de un museo arqueológico, se exhibe la farmacia privada más antigua de Bélgica, que es todo un museo de la farmacia y el museo del pan, que recrea una panadería del siglo XVII.

DIEST

Diest ofrece uno de los más bonitos “Beguinajes” de Flandes. Es un placer respirar el aire relajante de este lugar sacro, mientras se contemplan las fachadas barrocas.

La Plaza Mayor está circundada por las antiguas fachadas de casas con nombres de fábula, como “el árbol de oro”, “Flor de Lis”, “El lirio”. El ayuntamiento, del siglo XVIII, cautivará, sin duda, su mirada, al igual que la Iglesia de San Sulpicio, que merece toda su atención.

TIENEN

Tienen es la ciudad más antigua del Hageland, la "llanura de los setos". El museo municipal Het Toreke, es un buen ejemplo, con su colección de objetos ornamentales y vajillas provenientes de las villas galo-romanas y de los sepulcros. La iglesia gótica de Nuestra Señora, llamada "ten Poel", en la Plaza Mayor, ilustra perfectamente la riqueza de la ciudad en el medievo. La fachada, con tres amplios portales góticos, es realmente majestuosa.

ZOUTLEEUW

Zoutleeuw era, en los siglos XIII y XIV, una de las siete grandes ciudades de Brabante. Escapó del iconoclasmo y de los saqueos del siglo XVIII para perpetuar su herencia histórica. La Iglesia de San Leonardo, en la Plaza Mayor, es la única iglesia en Bélgica cuyo interior medieval se ha conservado prácticamente intacto. También merecen una visita el magnífico Ayuntamiento y el Mercado de las Telas.

No se lo pierdan

Het Vinne

El parque provincial "Het Vinne", de 120 hectáreas y situado en Zoutleeuw, está atravesado por una extensa red de canales. Encontrarán numerosos senderos señalizados. Es un buen lugar para pasear en bicicleta. (Se alquilan en el parque).

AALST

Aalst es conocida por sus espectaculares fiestas de carnaval: una visión personal y humorística de los acontecimientos más destacados del año. ¡Un punto de referencia para los juerguistas!

Quien ama la cultura se detendrá en la Plaza Mayor. Allí se encuentra la estatua de Dirk Martens, el primer tipógrafo de los Países Bajos meridionales. También el Ayuntamiento, con su pintoresco patio interior, es sobresaliente. El Belfort (campanario), a un tiro de piedra de la plaza, es otro interesante monumento de la ciudad.

DENDERMONDE

La Plaza Mayor con su Belfort (campanario), la Sala de Tejidos y la Casa de los Carniceros, nos recuerdan el glorioso pasado de Dendermonde. Quien visite esta ciudad deberá visitar la Colegiata de Nuestra Señora. Por último, el típico "Beguinaje" (beaterío) de San Alexio, con sus 6l casas del siglo XVTI, es un oasis de paz en medio de la ciudad.

El Caballo Ros Beiaard

Esta leyenda medieval narra la historia de los cuatro hijos de Aymon, señor de Dendermonde. Sentados en la silla del caballo mágico, Ros Beiaard, realizaron muchos hechos prodigiosos. Al final, Ros Beiaard fue ahogado en el río Dender, porque los hijos tuvieron que cederlo a Cario Magno. Cada diez años, Dendermonde recuerda el famoso caballo con el desfile llamado precisamente "de Ros Beiaard".

OUDENAARDE

Oudenaarde es el centro de la tapicería del último tercio de la Edad Media. Hay que visitar la Casa de Lalaing: en este edificio se conservan y restauran los antiguos tapices de Oudenaarde. También el "Beguinaje" (beaterío), el Ayuntamiento y el Salón de los Tejidos Góticos merecen una visita.

DE WESTHOEK (Veurne, Diksmuide, Ierper y Poperinge)

Veurne, Diksmuide, leper y Poperínge se encuentran en el llamado Westhoek ("ángulo occidental"), una región que sufría mucho durante la primera Guerra Mundial. El resultado es una mezcla fascinante de edificios recientemente restaurados y evocadores monumentos sobre la guerra.

Iniciamos nuestra visita a través del Westhoek en Veurne, corazón de la región, al suroeste del río IJzer. Durante la ocupación de los Países Bajos en el período de los Habsburgo,Veurne era un puesto de guarnición español. Aún hoy se habla de la Veurne Española. De este período son testigos silenciosos los numerosos edificios y monumentos, entre ellos el Pabellón Español. También la procesión anual Boete-processie (Procesión de Penitencia) nació durante esta ocupación. El último domingo de julio, los penitentes, descalzos y encapuchados, recorren la ciudad, sosteniendo una cruz y representando escenas bíblicas. La Plaza Mayor, de planta casi cuadrada, está circundada principalmente por edificios renacentistas. El Ayuntamiento fue construido con los ladrillos amarillos típicos de esta zona.

Durante la primera Guerra Mundial, las orillas del río IJzer fueron marco de una lucha encarnizada. Las profundas huellas de la batalla no han desaparecido aún del todo del paisaje de Diksmuide. Varios monumentos recuerdan la guerra, como los laberintos de las trincheras del Dodengang (la Trinchera de la Muerte); la alta IJzertoren, desde cuya altura se tiene una vista maravillosa de Diksmuide y sus alrededores, y la Paxpoort. Todos ellos son magníficas denuncias de lo absurdo de la guerra. También leper estuvo durante cuatro años bajo la artillería de la "Gran Guerra".

En la Plaza Mayor, la Sala de los Tejidos y el Ayuntamiento, forman un único edificio de dimensiones impresionantes. En la Sala de los Tejidos se ha instalado el Museo Conmemorativo Flanders Fields, donde el silencio se impone mientras se contemplan las muestras de la devastación causada por la primera Guerra Mundial.

Desde lerper sale la Hoppenlandroute, una ruta turística que lleva a Poperinge. La Talbot House era, en 1915, lugar de encuentro para los soldados británicos y la casa se ha conservado en su estado original. A Poperinge se la llama, a menudo, la capital de la región del lúpulo, el ingrediente que da a la cerveza su aroma inconfundible. En el Museo Nacional del Lúpulo, podrán aprender todo lo relativo al cultivo del lúpulo. Sería imperdonable producir el ingrediente principal de la cerveza sin organizar las fiestas correspondientes: cada 3 años se celebra el Hoppestoet (Desfile del Lúpulo), mientras que otros años (como en 1998 y 1999) se organiza el Fin de Semana Nacional de la Cerveza.

KORTRIJK

Los numerosos estudiantes universitarios y el gran centro comercial, peatonal, hacen de Kortríjk una ciudad muy viva. Además, aquí se puede disfrutar del patrimonio histórico y cultural creado con el paso de los siglos.

Y no es por casualidad: el centro tan concurrido, con el Grote Markt (Plaza Mayor) como eje, es una colección de magníficos edificios. El Ayuntamiento de Kortrijk (en francés: Courtrai), es uno de los edificios más sobresalientes de Flandes. Y el tranquilo "Beguinaje" (beaterío), con más de 40 casitas bien conservadas en estilo barroco, es seguramente uno de los más bellos del país.

En el Museo Nacional del Lino, en la Beeuw-saerthoeve, que tras ser restaurada ha recuperado su antiguo esplendor, se explica el método de cultivo y la transformación del lino, de la semilla al tejido. El siglo XLX fue, para Kortrijk, un período de gloria de la producción de lino. El río desempeñaba un papel crucial: el agua del "Río de Oro" era insustituible para la maceración del lino.

Tipo de viaje
Guárdame en el móvil