Extremadura, un lugar privilegiado
Extremadura - España
Extremadura seduce por sus extensos paisajes naturales y su sorprendente riqueza cultural. Un lugar privilegiado que ha conseguido llegar al siglo XXI salvaguardando su patrimonio natural. Quien visita Extremadura no suele tardar en regresar
Els Blaus de Roses

extremadura - españa, extremadura, un lugar privilegiado

GUÍA TURÍSTICA DE EXTREMADURA


Extremadura seduce por sus extensos paisajes naturales y su sorprendente riqueza cultural.
Éste es un paraíso medioambiental de valor incalculable. Un lugar privilegiado que ha conseguido llegar al siglo XXI salvaguardando su patrimonio natural, con un estado generalizado de conservación ambiental excelente, en el que el contacto directo con la naturaleza es algo habitual.

El legado cultural de Extremadura es también otro trazo que hace de éste un destino único. Herencia de distintas civilizaciones de la Península Ibérica, la riqueza cultural extremeña es palpable en su soberbio patrimonio histórico-artístico, con cascos históricos que han conseguido mantenerse llenos de vida. Es también un legado que se manifiesta cada día de forma cotidiana, en la perduración de tradiciones populares y hábitos festivos y gastronómicos centenarios. Costumbres que han ido conformando el carácter de cada uno de sus territorios y de las que se hace partícipe al forastero. El carácter afable y hospitalario de la gente de Extremadura convierte cualquier estancia en una experiencia irrepetible, casi mágica.

Tal vez por todo eso, el mejor reclamo turístico de Extremadura no se encuentre en ningún lugar concreto, ni exista un mapa que pueda dirigirnos hasta él de forma directa. Lo que hace de Extremadura un destino único es la oportunidad que nos brinda de vivir la experiencia del verdadero viaje. No se trata de ningún recurso turístico ante el cual tomarse una fotografía, es una sensación que llevarse de vuelta. Sólo se encuentra en el recuerdo de quien ha viajado por esta tierra y sólo existe una manera de encontrarla de nuevo.

Quizás eso explique el hecho de que quien haya visitado Extremadura no suela tardar en regresar.

1.- Aspectos Generales

Extremadura, con una extensión de 41.602 kilómetros cuadrados, un 8% del territorio nacional, se encuentra situada en la parte occidental de la Submeseta Sur, limitando al norte con el Sistema Central y al sur con Sierra Morena y completando estos límites naturales la vecina Portugal al oeste y al este las tierras de Castilla-La Mancha.

Casi 1.100.000 habitantes pueblan estas tierras, con una media de unos 25 habitantes por kilómetro cuadrado frente a los 80 de España, donde Badajoz se erige como la ciudad más populosa de la región seguida de la capital cacereña y de Mérida, que ostenta el título de capital autonómica. Plasencia, Trujillo, Coria, Navalmoral, Almendralejo, Don Benito, Villanueva de la Serena, Jerez de los Caballeros o Zafra son algunos de los núcleos más importantes de la Comunidad Autónoma.

- ALGUNOS DATOS

El clima está influenciado por la cercanía del océano Atlántico y su ubicación en plena meseta, aunque con rasgos y características del clima mediterráneo.
Las lluvias nos acompañan en otoño y primavera, con temperaturas suaves casi todo el año, excepto los meses de verano que alcanzan importantes elevaciones.

Dos grandes ríos atraviesan estas tierras extremeñas, el Tajo y el Guadiana, y destacan los embalses de Alcántara, Valdecañas, García Sola, Cíjara, Orellana, Zújar y La Serena, el segundo de Europa en capacidad. Éstos proporcionan kilómetros de costa dulce tan apropiada para actividades deportivas y náuticas.

- VÍAS DE ACCESO

Cuenta Extremadura con una red de carreteras bastante completa y bien distribuida a través de su amplia geografía, no olvidemos que las dos provincias extremeñas son las de mayor extensión de todo el territorio español.

Badajoz, Cáceres y Mérida se encuentran unidas entre sí bien por autovías, caso de la A-5 entre Badajoz y Mérida o la A-66 entre Cáceres y Mérida, o por carreteras autonómicas, como la Ex-100 que une las dos capitales de provincia.

Una extensa red de carreteras secundarias permite el acceso hacia los núcleos y capitales principales extremeñas desde cualquier población de Extremadura, con un estado de conservación excelente.

Por ferrocarril podemos acceder a la región extremeña tanto desde Madrid como desde Sevilla e incluso desde Portugal, disponiendo en unos años de vías de comunicación férrea de alta velocidad, gracias al trazado del AVE que unirá Madrid con Lisboa.

Extremadura dispone de aeropuerto por la utilización del existente en la localidad de Talavera la Real, a escasos minutos de Badajoz, Mérida y Cáceres.

Se complementa estas formas de acceder a la región extremeña con una completa oferta de servicios de autobuses regionales con líneas diarias, que unen Extremadura con la mayoría de las regiones españolas.

2.- Arte e Historia de Extremadura

La situación geográfica de las tierras extremeñas ha hecho de ellas una zona de asentamientos continuos de todas las culturas y pueblos desde el Paleolítico hasta la llegada de los romanos en el siglo II a.C.

Tras encarnizadas luchas contra los pueblos vetones y lusitanos, Roma lograría avanzar sus dominios hasta las tierras al norte del río Tajo, creando en el año 25 a.C. una nueva provincia en Hispania, La Lusitania, cuya capital sería Emérita Augusta, la actual Mérida.

Del largo período de establecimiento de Roma en La Lusitania, data un legado histórico-artístico tan extenso como importante: teatros, anfiteatros, templos, puentes, acueductos, presas, termas, monumentos funerarios o calzadas como la famosa “Vía de la Plata”, itinerario romano que unía las tierras de Itálica con Astorga.

Los Museos Provinciales de Cáceres y Badajoz y, sobre todo, el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida nos brindan la oportunidad de conocer un buen número de piezas arqueológicas de esta época.

El dominio visigodo de Extremadura, y en concreto de Mérida, convertiría a ésta desde el año 469 en un centro estratégico de la Hispania visigoda, surgiendo interesantes muestras artísticas, con claras influencias romano-cristianas y de bellas formas bizantinas, orientales y africanas, que a su vez marcarán estilísticamente al resto del reino visigodo español y que se conoce también con el nombre de arte hispanovisigodo.

- ALGUNOS DATOS

Estas muestras artísticas de arte visigodo se pueden admirar tanto en el Museo de Arte Visigodo de Mérida como en los Museos Provinciales de Cáceres y Badajoz.

Algo más de cinco siglos durará la presencia de los árabes en tierras extremeñas, entre el 711 y 1248. En las tierras extremeñas sobresale a principios del siglo XI Badajoz, que se convertirá en un importante reino taifa.

La posterior llegada de almohades y almorávides traerá cambios e influencias religiosas y artísticas a estas tierras lindantes de los ríos Tajo y Guadiana.

Durante unos siglos, el establecimiento musulmán sobre las tierras extremeñas dejó en numerosas localidades importantes muestras histórico-artísticas de esta época, sobresaliendo antiguas fortificaciones militares o asentamientos castrenses. De esta época histórico-artística existen numerosos hallazgos, magníficamente expuestos en algunos de los Museos extremeños, especialmente en el Arqueológico Provincial de Badajoz.

El hecho de que las tierras extremeñas estuvieran en poder del mundo árabe, supuso un freno para que las influencias artísticas y culturales europeas. El románico no dejará su huella hasta finales del siglo XIII.

Son los núcleos de cierta importancia al norte de la región extremeña los que tienen los mejores ejemplos del arte románico o protogótico, destacando sobre todos ellos Plasencia, con su admirable catedral.

También la imaginería románica tiene algunas muestras de enorme interés histórico artístico, destacando la imagen de la Virgen de Guadalupe del siglo XII o la Virgen del Sagrario en la catedral de Plasencia.

La cultura islámica aún continuará dejando su influencia en edificios civiles, militares y, sobre todo, religiosos, gracias al estilo mudéjar.

Este estilo se daría con mayor profundidad en los territorios extremeños, dominados por la Orden de Santiago en la provincia pacense y en aquellas poblaciones en torno al Real Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad.

Los materiales utilizados en este tipo de construcciones de estilo mudéjar, donde se manifiesta siempre la sobriedad como característica común, son la mampostería vista y muchas veces enclavada, los sillares de granito y, sobre todo, el ladrillo aplantillado.

Al igual que ocurriera con el románico extremeño, el estilo gótico en Extremadura nacerá con retraso. En sus inicios, será una continuidad de románico y protogótico, siendo los siglos XV y XVI los de mayor esplendor.

Las construcciones se realizarán en piedra y granito, no faltando la madera y el adobe entre los materiales más usados, predominando en los grandes edificios las bóvedas de crucería, auténtico símbolo constructivo de estos siglos y de este estilo.

Durante este período histórico artístico, Extremadura será lugar de frecuentes visitas de monarcas, siendo muy significativo el hecho de que al final de sus días, el Emperador y Rey de Castilla Carlos I, quisiera descansar en el Monasterio de Yuste como lugar donde buscar la paz de sus últimos años de vida.

Los descubrimientos del continente americano tendrán en Extremadura importantes personajes nacidos en estas tierras, tales como Hernán Cortés, Pizarro, Orellana y otros muchos, que se convertirán en protagonistas extremeños universales del siglo XVI español.

Como ocurriera con el románico y el gótico, nuevamente las corrientes renacentistas llegarán e Extremadura con cierto retraso.

Extremadura conocerá unas décadas de gran esplendor renacentista, estilo éste que ha dejado magníficas huellas en nuestro patrimonio. Catedrales e iglesias renovarán sus medievales edificios, lográndose obras de gran belleza, donde las influencias renacentistas de espacialidad y monumentalidad se reiteran durante este siglo.

Austrias y Borbones gobiernan en España y en Extremadura. Una parte importante de su campesinado, formada por moriscos que vivían pacíficamente en territorios dependientes de las Órdenes Militares, tendrán que abandonar sus tierras y sus casas expulsados por orden de Felipe III en 1609, siendo la bella localidad de Hornachos una de las más afectadas por esta expulsión.

El barroco llegará en el XVII con ciertas reticencias, pero se desarrollará con mayor viveza en el siglo XVIII, en cuya segunda mitad compartirá también protagonismo con la corriente neoclásica.

Un pintor extremeño brillará con luz propia, Francisco de Zurbarán, nacido en Fuente de Cantos, pudiéndose admiraren la sacristía del Monasterio de Guadalupe parte de su admirableobra.

Iglesias, conventos y ermitas recogerán las novedades artísticas barrocas y, escasamente, algunas construcciones civiles y militares, todas con claras influencias tardomanieristas, estilo Austria y el llamado barroco bajo extremeño.

Ya bien entrado el siglo XIX el clasicismo inspirado del mundo grecolatino, que se había iniciado en la centuria anterior, terminará por triunfar.

El siglo XX traerá el modernismo y múltiples y ricas expresiones artísticas de vanguardia, acompañadas algunas de éstas de corrientes filosóficas y culturales que dejarán sus huellas en los innumerables pintores, escultores o arquitectos extremeños o foráneos que han desarrollado su tarea en esta región. Ejemplo de este modernismo es Wolf Vostell, cuyo Museo ubicado en el antiguo lavadero de lanas de Malpartida de Cáceres causa indudable admiración internacional.

En Museos como el Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) y el de Bellas Artes en Badajozo el Museo de Bellas Artes y Casa de los Caballos deCáceres, el visitante podrá adquirir una visión amplia y magníficadel arte extremeño y vanguardista de los últimos siglos.

Especial mención merecen los originales y atractivos Museos Etnográficos existentes en numerosos núcleos extremeños, con amplias muestras de un legado cada vez más admirado, donde se reconoce el valor antropológico y cultural de estas muestras, algunas de ellas con miles de piezas didácticamente expuestas en dependencias que antaño fueron castillos, casas señorales, casas de labranza o edificios vanguardistas creados a tal fin. Destacan los situados en las poblaciones de Olivenza, Don Benito, Plasencia, y Huerta de Ánimas, junto a Trujillo.


Estás leyendo: Extremadura, un lugar privilegiado



Dónde alojarte en Mérida
Poblaciones del reportaje
Tipo de viaje
Guárdame en el móvil